streaming de video

Blue Ray, compras online… ¿realmente somos dueño de lo qué compramos?


Hace años que descargar contenido está al alcance de cualquiera sin necesidad de tener conocimientos técnicos específicos, incluso visualizarlos desde una web si solo queremos verlo y no conservarlo.

También podemos pagar una cuota mensual asequible para poder hacerlo de forma legal, podría definirse como un «alquiler» de larga duración. No somos dueños del contenido pero mientras paguemos podemos ver todo el catálogo sin limitaciones.

Sigue existiendo la posibilidad de comprar el producto y ser sus propietarios pero ¿somos dueños del contenido o del soporte? Depende de la edad que tengáis os habrá pasado como a mí que hemos comprado muchas veces cosas que a día de hoy, aunque queramos, ya no podemos utilizar.

Compré cintas de música, CD…. Incluso algún vinilo. De todo eso no puedo reproducir nada porque no tengo ningún aparato para ese formato. Por supuesto puedo comprar unidades lectoras de CD que se conectan por USB e incluso siguen vendiendo tocadiscos… pero no me da la gana meter un cacharro para reproducir algo en formato físico pudiendo hacerlo en digital.

Colección BluRay en estantería

Con las películas pasó exactamente igual; todos tuvimos un VHS (incluso un Beta) y después un lector de DVD para las películas. Luego quitamos ese lector de DVD y compramos otro que soportase el formato DivX y con suerte estarán todos en algún trastero olvidados.

En la actualidad podemos seguir comprando películas en DVD, también tenemos el BluRay o podemos comprarlas en formato digital en iTunes, YouTube, Google Play… Usted puede elegir el formato que más le guste.

Por este motivo tengo ahora una duda doble, ¿compramos el producto? Y si lo hacemos, ¿en formato físico o digital?

ejemplo de servicios de streaming de video

Muchos optan por comprar el BluRay, además se pueden adquirir ediciones de coleccionista en otros idiomas a muy buen precio. A fin de cuentas los BluRay disponen de muchos idiomas ¿qué más da comprar una película en Sueco si luego incluye el doblaje y los subtítulos tanto al Español como al Inglés?

Sin embargo ahora vienen los problemas que yo le veo a esto; en primer lugar el espacio. A día de hoy se intenta tener los mínimos muebles posibles e incluso es habitual colgar las televisiones de la pared.

Lejos quedan esos días en que se tenían unas librerías enormes donde se colocaba el televisor y se utilizaban para guardar la vajilla, cubertería, copas y manteles que (en el mejor de los casos) se utilizaban dos días al año. 

¿De verdad queremos comprar un mueble enorme solo para guardar las cajas de los BluRay? La gente que tenía decenas de películas en VHS terminó tirando a la basura todas esas cintas siendo conscientes entonces tanto del dinero tirado a la basura como del espacio que ganaba al deshacerse de ellas; y no os equivoquéis, no hay mucha diferencia entre dos cintas de VHS y tres cajas de BluRay.

Pero el problema no es ya si dispondremos de un lector de BluRay dentro de X años, o si seguirá estando en el catálogo del servicio donde compramos la película para poder verla. Porque no nos llevemos a engaño que compremos una película en iTunes o YouTube no significa que la sigan teniendo dentro de X años; si la productora cancela el acuerdo adiós a la película y no esperemos que nos devuelvan el dinero.

Para mí el problema es la resolución de dicha película. Si vamos a comprar un televisor hoy lo común es que tenga una resolución de 4K, algo ridículo teniendo en cuenta que tan apenas hay contenido en esa resolución, pero siempre van por delante del mercado.

Supongamos que compramos la película en la resolución normal a día de hoy que es 1080  (vamos a llamarlo 1K).

Dentro de ¿diez años? Cambio de televisor, ¿qué resolución tendrá? ¿16K, 24K? Porque al ridículo paso que vamos igual incluso me quedo corto. Ya se están anunciando televisores 8K cuando ni tan siquiera disponemos de la mayor parte del contenido en 4K.

Mi temor es ¿cómo se verá una película en 1K en un televisor 16K? Si cogemos una película en DVD y la ponemos no ya en un televisor 4K sino en uno de 1K deja mucho que desear en cuanto a calidad. El problema de las películas en VHS no es que no podamos reproducirlas, se pueden pasar a formato digital; el problema es que tienen una resolución tan baja que al verlas en un televisor actual tienen una calidad pésima.

Tengo una pequeña colección de películas que he ido cogiendo en oferta en iTunes pero soy consciente de que aunque he pagado por ello no soy su dueño.

Espero vuestras opiniones y sugerencias para este problema.

Si habéis llegado leyendo hasta aquí será porque os ha parecido interesante el artículo, ¿no? En caso de ser así os agradecería mucho que lo compartierais.