Lata de Spam

El Spam y los algoritmos de búsqueda de palabras


Hace un par de días publiqué una entrada en la que comentaba la serie de «Miss Sherlock» que acababa de ver en HBO.

Era una entrada sencilla, más por obligarme a escribir y comentar una serie que me había resultado entretenida que por una verdadera necesidad de comentar una obra de arte.

De hecho ya lo dejaba claro en el título de la entrada en la que la catalogaba como «Deliciosamente mala», y fue esa definición que utilicé la que me lleva a escribir esta entrada.

Lata de Spam

Mi utilización de esas dos palabras era para referir que, pese a no ser una gran serie, era buena a su manera y me resultó «refrescante» encontrarme con una serie diferente de lo que acostumbro a ver.

La entrada la publiqué por la tarde y por la mañana, mientras desayunaba, me sorprendió ver bastantes mensajes de correo electrónico y todos procedentes de WordPress ¿qué había pasado? 

Un montón de comentarios pendientes de moderación y avisos de Spam a mansalva.  Parece ser que páginas de contenido para adultos tienen en sus términos de búsqueda esa combinación de palabras para videos, artículos, tiendas… Que entienden que el significado es otro bastante diferente al que quise utilizar yo.

Lo que realmente me sorprendió es que dichos comentarios se libraron de filtro de Spam de Akismet, que es lo que realmente me llamó la atención porque hacía años que esto no me sucedía.

En fin, habrá que tener cuidado y darle bastantes vueltas a lo que uno escribe.

Distintos porcentajes de batería de los móviles

¿Merece la pena preocuparse por la batería de nuestros móviles?


Si hay un tema recurrente en las conversaciones cotidianas es la típica frase de «no me dura nada la batería de mi móvil».

De por sí esta frase da para varios temas, que se zanjarían con otra frase típica del estilo «como quieres que te dure si no lo sueltas ni en la cama», pero supongamos por un instante que somos buenos amigos y condescendientes.

Yo personalmente opto por responder con otra pregunta ¿qué más te da? Estás con el móvil y ves que te queda poca batería, o consideras que vas a estar unas horas sin acceso al cargador, pues enchúfalo un rato y te olvidas.

Porcentajes de batería de los móviles

Vivimos en una época en la que tenemos a nuestra disposición cargadores de móvil y enchufes por todas partes.  En casa, trabajo… incluso en el transporte público se han habilitado tomas para darle «una carga rápida al móvil» ¿Dónde está el problema?

Quizá el problema venga de que no somos consciente de las horas que estamos utilizando el móvil al cabo del día. De la enorme pantalla que tiene, que estamos viendo videos, conectados a internet, descargando datos y enviándolos constantemente ¿cómo no va a durar poco la batería? Lo raro sería que nos durase tres días.

Además debemos tener en cuenta otro tema ¿qué vida útil suelen tener los teléfonos? Por regla general la gente se compra teléfonos de gama baja «aunque ellos piensen que son gama media» dispositivos de menos de 200 euros que, por regla general, los aguantan un par de años.  En ese tiempo la batería todavía está en buenas condiciones, no merece la pena ni cambiarla por otra que como mucho nos duraría no se ¿30 minutos más al día? Es irrisorio.

En mi caso particular los iPhone se van heredando.  Yo compro uno, a los dos o tres años lo hereda mi mujer y al tiempo lo hereda mi hija.  Es decir, el teléfono tiene una vida útil de unos 6-7 años y lo que hago es, cuando lo va a heredar mi mujer, cambiarle la batería; pero si a los dos o tres años desapareciese de mi familia no lo haría.

El único «cuidado» que le hago a la batería es que mientras se está cargando no se utiliza. Lo demás me da igual.

Si se tienen problemas de acceso a un enchufe al cabo del día se compra una PowerBank que son muy pequeñas y no molestan y problema resuelto, ya te dura para acabar el día.

En serio, no os preocupéis tanto por lo poco que os dura la batería de vuestro móvil y preocupaos más de las horas que lo utilizáis al cabo del día.

Logotipo de Apple

¿Por qué se odia a Apple?


Tengo 40 años (en un par de meses 41), soy aficionado a la tecnología desde hace unos ¿27 ó 28 años?  Y soy testigo de muchos cambios en este sector. Subidas y bajas de Intel y AMD, desaparición de marcas de referencia, dispositivos que nunca hubiese imaginado poder tener en un hogar convencional, velocidades y potencia increíbles… Sin embargo también soy testigo de una constante, de hecho me atrevería a decir que es lo único que no ha cambiado en todo este tiempo; un odio irracional hacia Apple.

Logotipo de apple

Cuando comencé en este mundillo sabía que existía Apple, todos a mi alrededor lo criticaban incluso más que a Microsoft, ninguno teníamos uno y como mucho lo podíamos haber visto en algún despacho o Universidad, pero todos lo odiábamos ¿por qué? No tengo ni idea.

Cuando crecí y realicé algún curso de diseño mi profesor tenía Mac, yo tenía confianza con él y me burlaba de él diciéndole “como tienes un ordenador tan caro si usas los mismos programas que yo en el PC el mío tiene más potencia”.  Juventud, divino tesoro, lo curioso es que ese mismo argumento que yo utilizaba hace más de veinte años se dice textualmente a día de hoy.  No se ha cambiado NADA.

Si me seguís sabréis que soy Maquero, llevo unos 13 años utilizando Mac y estoy encantado con el ecosistema y sus equipos, vueltas que da la vida como se suele decir.

Un buen día estaba en casa harto de andar cambiando cada año piezas a mi torre PC, me enteré que Apple se había pasado a usar procesadores Intel y esa misma tarde fui al Corte Inglés y me compré un Mac mini.  Y desde entonces tenemos todo Apple, ¡viva la fiesta!

No tengo intención de hablar sobre si es mejor o peor ni intentar convencer a nadie para que se cambie.  De hecho puedo decir con total sinceridad que jamás he recomendado a ninguna persona de mi entorno que se pase a Mac.

En esta entrada tan solo quería dejar este pensamiento “al aire”, de como es posible que haya evolucionado y cambiado tanto la tecnología pero en este aspecto siga igual pese a que ahora Apple y sus equipos son conocidos a nivel mundial, no como cuando yo era un chaval que tan solo lo conocíamos los “frikis” del tema.

Pero si incluso se está valorando mejor a Microsoft que a Google en muchos círculos Geek, algo impensable hace unos años ¿y se siguen utilizando los mismos argumentos para criticar a Apple?

Yo no tengo nada más que decir en este aspecto, ni ganas la verdad, pero si alguien tiene alguna idea de porque puede suceder esto que me lo explique en los comentarios por favor.

Logotipo de Final Cut Pro X

Edición multicámara en Final Cut Pro X


Tengo el blog abandonado, lo sé y lo siento. También tengo abandonado el Canal de Youtube lo siento y eso lo siento aún más.

Pero estoy en ello, lo prometo. El blog intentaré ir escribiendo cada semana, me lo voy a proponer en serio. El canal de YouTYube deberá esperar más porque estoy inmerso en un proyecto bastante más ambicioso, pero mientras tanto voy a ir publicando pequeños videos explicando cosas que descubro en Final Cut Pro X.

Logotipo de Final Cut Pro X

En esta ocasión se trata de algo muy sencillo, crear un archivo multicámara para trabajar de una forma muy rápida y sencilla editando una grabación en la que hayamos utilizado varias cámaras.

Para el proyecto en el que estoy trabajando grabé una entrevista utilizando dos cámaras. Una Nikon y el propio iPhone y el audio lo grabé utilizando una grabadora Zoom H6. Debo decir que primero realicé la grabación y luego me preocupé como demonio ese editaba eso porque en mi cabeza parecía muy complicado.

Pero nada más lejos de la realidad, en dos minutos ya sabía como hacerlo. Es tan sencillo que he grabado un video en el que muestro y explico el proceso y dura unos pocos minutos.

Si tenéis curiosidad por saber como se realiza os dejo a continuación el video que es muy corto y siempre se aprende más viéndolo realizar, por lo menos en este caso.

De nuevo pido perdón por el abandono y prometo publicar algo cada semana.

Distintos tipos de Smartphones

Los Smartphones no han llegado para quedarse, ya forman parte de nuestra vida


Los Smartphone no han llegado para quedarse, los smartphone ya forman parte de nuestro día a día. Incluso tienen más aceptación que los microondas de los cuales también recuerdo que mucha gente renegaba de ellos porque sus ondas iban a derretir nuestro cerebro; conozco a gente que no tiene microondas en su casa pero no conozco a nadie que no tenga un Smartphone.

Distintos tipos de Smartphones

Cuando hablamos de estas “nuevas tecnologías”, que un tema aparte sería el preguntarnos porque narices se le sigue llamando “nueva tecnología” a algo que ha evolucionado tanto como para poder encontrarse dispositivos muy económicos porque se ha masificado tanto la fabricación que los componentes pueden encontrarlos grandes fabricantes a precios de saldo.

En fin a lo que vamos, al hablar de smartphones, redes sociales, spam… Siempre se habla de proteger a los niños. Obviamente no voy a estar en contra por supuesto, pero estamos olvidando un colectivo que creo es incluso más vulnerable que los niños, las personas mayores.
Cuando un niño tiene acceso a un smartphone en mayor o menor medida los padres están al tanto de lo que hace con él, dentro de las posibilidades de cada uno claro está, pero cuando se le entrega un smartphone a una persona mayor se le entrega, se le dicen cuatro funciones que a los cinco minutos han olvidado y ahí se queda solo, tocando en todas partes intentando recrear los pasos que se le enseñaron.

Por regla general los niños tienen un don natural para recordar esas pautas que les llevaron al éxito. “Mi padre tocó ese cuadro de arriba a la izquierda, luego en el botón rojo y ahí pude ver a Mickey Mouse” y ahí que van y oye, no fallan.
Tampoco es raro encontrarnos a niños que manejan mejor el smartphone que sus padres. Tampoco es raro escuchar el típico “mi hijo me cambió la foto de WhatsApp y no consigo volver a cambiarla”.

Pero ¿Qué ocurre con los abuelos? Se les entrega un smartphone configurado ya con internet, con WhatsApp preparado y se les explica como se escribe….

A los pocos días veremos como envían SMS pensando que son un WhatsApp, que nos llaman asustados porque les ha salido un mensaje indicándoles que tienen algún virus, una cadena de mensajes con alguna chorrada… Incluso también es bastante común encontrar a personas mayores que meten en un cajón ese cacharro y exigen que se les vuelva a dar “uno de los de siempre”.
Y ellos no tienen culpa de nada, porque no han conocido esa tecnología, nadie les ha explicado nada y no tienen en que fijarse para aprender.

Los niños aprenden por imitación y porque tienen un acceso constante a esos dispositivos, le roban el teléfono al padre, a la madre, al hermano…. Se fijan constantemente en todo lo que se toca en la pantalla y en lo que se hace. Comentan con sus compañeros de clase y hablan constantemente de estos dispositivos, de los juegos que pueden instalarse, las redes sociales, trucos…. Puede que no tengan uno, pero desde luego están absorbiendo información sobre lo que se puede con ellos de forma constante.
Otro tema es, por supuesto, si esta información es buena o no, o si la van a saber aplicar… Que en la mayoría de los casos ya os digo que no va a ser así.

Pero las personas mayores están solas, no tienen en quien fijarse, ni con quien hablar y si le preguntan a sus hijos o nietos no van a querer responderles o lo harán de malas maneras. Con las consabidas frases tipo “pero si te lo expliqué ayer”, “ya has vuelto a liarla” y similares.
Se les da u n dispositivo y como “ya son adultos” se considera que deben saber manejarlos, pues no, la cosa no funciona así.
“Pero si tu nieto lo maneja estupendamente”, pero él vive rodeado de estos dispositivos y se fija en todo lo que se hace. A ver en quien se fijan estas personas que viven solas….

Está muy bien darle un smartphone a los abuelos para poder enviarle fotos de los nietos, que hablen con ellos, tenerlos más controlados…. Por supuesto, nadie dice lo contrario.
Pero por favor, tened paciencia, sed conscientes de que en cinco minutos no se van a acordar de todo lo que les enseñemos, que van a ser víctimas muy fáciles para estafas a través de las redes sociales, que no saben distinguir un enlace de phishing de uno real y que ni tan siquiera entenderán la diferencia.

Entreguémosle tecnología a las personas mayores, por supuesto, pero no pensemos que con el mero hecho de dárselo van a aprender a utilizarlo por ciencia infusa.

Pantalla de Actividad del Apple Watch

Actividad, Apple Watch y un servicio a medias por culpa de Apple


Si me seguís ya sabréis que hacía mucho deporte y era usuario de un pulsómetro Polar hasta que se me rompió y me pasé a un Apple Watch por los extras y porque podía seguir utilizando la App de Polar y la banda pectoral, que era lo que más me importaba.

Desde aquel día ya han pasado varios años, y ha habido cambios en mi vida, por diversos problemas de salud he estado varios años sin poder hacer el deporte que me gustaría pero afortunadamente esto a cambiado y vuelvo a comenzar a hacer deporte.

Y es ahora que retomo el deporte y ya no me gusta el servicio que ofrece Polar cuando quería utilizar en exclusiva el soporte de Apple porque, seamos sinceros, es muy bueno en lo referente a salud. Utilizando la base de HealthKit con su integración con Salud y la App propia de actividad en el Apple Watch vamos más que servidos. Una persona que quiera competir notará carencias como es evidente pero para la gran mayoría es más que suficiente.

Esfera del Apple Watch

Sin embargo, si os habéis fijado, he dicho la App propia de actividad en el Apple Watch y eso es lo que para mí no tiene sentido, que solo esté en el Apple Watch ¿por qué solo está disponible para Apple Watch? Es evidente que para vender más relojes pero ¿por qué no incluirla también para el iPhone? Con tantos servicios de salud ¿por qué limitar el hacer deporte solo al Apple Watch? Podríamos comenzar a correr utilizando el iPhone, incluso podríamos comprar una banda pectoral bluetooth y vincularla si alguien avanza o quiere un mayor control sobre sus entrenamientos.

Hay factores que no tienen ningún sentido en esta App, como el hecho de no poder comprobar bien sea desde el Mac o incluso desde un iPad las sesiones de entrenamiento.

También falta el poder programar nuestros entrenamientos previamente por si queremos hacer series por ejemplo, o marcarnos un recorrido que queramos hacer comodamente desde el Mac o iPad utilizando los Mapas de Apple para saber previamente cuantos Km o desnivel nos vamos a encontrar. Pero no voy a hablar de estos temas que me parecen un poco más avanzados, hoy tan solo voy a hablar de algo que es aún más básico y no tiene ningún sentido.

En el iPhone tenemos la App Actividad en la que podemos consultar los datos de los entrenos, nuestros retos, competir contra amigos… Está francamente bien, sin embargo no podemos iniciar una actividad deportiva ¿lo veis lógico? Yo no.

Lo curioso del tema es que no me había dado cuenta antes de esta tontería de Apple, tenía un Apple Watch, vinculaba mi banda pectoral de Polar a él y realizaba mis entrenamientos, cero problemas ¿qué ha cambiado para que ahora suponga un problema? Muy sencillo, que el deporte que hago ahora es Skate, es decir, ir en monopatín.

Puede parecer una chorrada de deporte.. No os voy a mentir yo también lo pensaba, llegué a este deporte por casualidad y no era consciente tanto del esfuerzo que supone practicarlo como de los riesgos que entrañaba. Para que os hagáis una idea, simplemente patinando quemé 700 calorías en 50 minutos y me dolía todo el cuerpo. Digo solo patinando porque por supuesto no hablemos de intentar saltar, hacer giros con el monopatín ni nada por el estilo, no me quiero imaginar lo que quemará alguien que sea capaz de hacer esas cosas… ya os lo contaré en un año jeje.

El problema viene cuando el segundo día me ocurrió lo que tenía que pasar… me vine arriba. Más o menos me sentía seguro, tenía un cierto control sobre la tabla así que dije vamos a intentar un truco sencillito y ya os imaginaréis lo que ocurrió. Me pegué un costalazo que se me cortó la respiración.
Pero ese no es el problema, una caída es una caída, sino que mi muñeca golpeó contra el suelo cayendo sobre un costado del Apple Watch. Esto tiene dos consecuencias directas: que se pudo romper el Apple Watch y que por haber chocado contra el reloj éste se me “clavó” en el hueso y me dolió la muñeca durante un mes.

Por lo tanto no quiero llevar el Apple Watch cuando vaya en monopatín ¿véis ahora el problema? Exacto, no puedo hacerlo con la propia App de Apple. Es cierto que puedo utilizar cualquier otra App de entreno y ésta enviará el entrenamiento a Salud de Apple y por lo tanto aparecerá también en la de Actividad… Pero ya tengo que utilizar un servicio de terceros.

Imagino que muchos diréis no seas tiquismiquis, pero hay un detalle muy importante que imagino la mayoría de las personas no caerán en un primer momento. Si tengo que utilizar un servicio de terceros mis datos de ubicación, recorrido, constantes vitales y demás son gestionados por una tercera empresa.
Ya vimos como los usuarios de Strava provocaron que bases militares secretas quedaran expuestas, por supuesto ese no es mi caso, pero igualmente no quiero ceder ningún dato privado a una empresa de la cual no me fio. No me queda más remedio, así que la utilizaré porque quiero llevar un control de mis pulsaciones y el esfuerzo que realizo y no quiero cargarme ni el reloj ni la muñeca…

Espero que Apple saque una versión para el iPhone en un futuro, de momento me conformo con que quede constancia de mi pataleta.

Personaje de internet

Favores tecnológicos, desagradecimineto y ¿derecho a la pataleta?


He hablado ya en varias ocasiones sobre la obligación que tenemos los aficionados a la tecnología de prestar nuestros servicios constantemente a todo aquel que pueda necesitarlo: amigos, familiares, compañeros de trabajo, vecinos, desconocidos a los que alguien les ha comentado que ese sabe de informática.

Todos estamos de acuerdo en que estamos hasta las narices de la situación, somos muchos los que directamente nos negamos en redondo a hacerlo incluso sin buscar excusas les decimos que pasamos y nos dejen en paz. O solicitamos una compensación económica acorde a los servicios prestados.

Destrozando ordenador

Pero hoy quiero ir un paso mas allá, hoy quiero hablar de lo que ocurre cuando por la razón que sea, aceptamos ayudar a alguien y no ya solo no nos lo agradece sino que pueden suceder diversas catástrofes adicionales.

  • No le gusta nuestra solución y pide a otra persona que lo mejore que no tiene ni idea, la lía parda y nos exige que volvamos a ayudarlo
  • Intentamos ayudar pero es un problema que o bien no sabemos solucionar o no podemos por una razón X y nos sueltan el típico vaya, pensé que tú sabías de ésto
  • Indicamos que le ayudamos, pero tiene que ser el día X o Y porque el resto nos van mal y se queja porque esos días le van mal a él y a ver porque no podemos ir el día Z

Pueden ocurrir otras situaciones, pero ya veis por donde van los tiros. Accedemos a ayudar y no solo no nos lo agradecen sino que nos recriminan que no hemos cumplido con sus expectativas.

Y a ese punto es donde quería llegar, ¿tienen derecho a recriminarnos? ¿Tenemos derecho a ofendernos? ¿Tenemos derecho a exigir que se nos agradezca el esfuerzo realizado? ¿Es justo que todo lo que recibamos por nuestro esfuerzo, tiempo y conocimientos se limite a un té o café y unas galletas de Hacendado?

Siendo sinceros, haciendo un ejercicio de observar la situación desde una posición externa todo se limita a que una persona pide un favor a otra y ésta accede. En cuanto alguien pide un favor es un problema binario se accede a realizarlo o se rechaza.
Como véis las opciones son dos, sin condiciones. Nosotros podemos decir lo que queramos podrían agradecerlo, ya que invertimos nuestro tiempo y nos piden ayuda que nos hagan caso… Todas esas frases que tantas veces hemos dicho y por desgracia seguiremos diciendo.

Pero eso es un formalismo, digamos que son normas básicas de educación pero ni tan siquiera es eso. Si lo pensamos fríamente un favor es eso… Un favor: algo que debe hacerse desinteresadamente, sin esperar ni exigir nada a cambio.

Ya hemos dicho que cuando alguien nos pide un favor es algo binario, tenemos la opción de aceptar hacerlo o de rechazarlo y exactamente lo mismo ocurre cuando una persona solicita un favor y se lo dan. Puede estar satisfecha con el resultado de ese favor o no estarlo. ¿A qué a nosotros también nos han hecho favores que hemos dicho que mejor no nos lo hubieran hecho? Pero esas situaciones, por regla general, las olvidamos.

Tenemos un amigo que se supone sabe de fontanería, le pedimos que unos cambie un radiador, arregle un grifo o cualquier cosa y nos la lía parda inundando medio piso para hacer eso mejor no haberme ayudado, pero como somos nosotros estamos en nuestro derecho a decirle eso ¿verdad?

Por lo tanto como resumen, todos estamos de acuerdo en que los que saben de informática están más expuestos al típico oye tú que sabes de esto… que un fontanero, electricista o mecánico. Pero ya tenemos claro que no hay nada que nos obligue a tener que ayudar a todo aquel que nos lo pida y, que si lo hacemos, debemos apechugar con las consecuencias de que no queden satisfechos con el resultado y encima nos critiquen o recriminen… Y no podremos decir nada porque nosotros hemos accedido a ayudarles.

Así que como resumen os aconsejaría que, salvo que sea un familiar-amigo muy importante y que no nos quede más alternativa, rechazar ayudar a todo el mundo. Pero hacerlo con estilo no quiero ayudarte, sin dar más explicaciones porque no debemos dar ninguna explicación a la hora de rechazar hacer un favor.