Logo de internet explorer

Tanto nativo digital y no distinguen entre navegador y buscador web


He sido uno de los afortunados aficionados a la tecnología que ha visto la expansión de la «era de la comunicación». De como muy poca gente tenía ordenador en casa (sin conexión a internet siquiera) a que todo el mundo lleve uno en el bolsillo conectado las veinticuatro horas del día a la mayor red de información que la humanidad haya podido soñar.

Sin embargo el conocimiento que tiene la gente es él mismo en aquella época que en esta, nulo.

Logotipo del navegador Internet Explorer

No voy a profundizar en temas técnicos, ni hablar sobre la diferencia de las personas mayores con la de los jóvenes no, para nada.

Con tanta tontería que siempre se ha dicho de: «a los niños de hoy no hay que enseñarles nada porque nacen sabiendo», se desmonta con una simple pregunta ¿qué navegador utilizas?

Una persona mayor te dirá Google y un chaval joven te dirá Google; en este punto se les podrá preguntar «¿te refieres a Chrome?» Y dirán no, no Google, entro en internet y en Google escribo lo que quiera.

Vamos a dejar de lado el tema técnico que tanto nos gusta a los frikis de conexión a internet y demás; que es irrelevante.

La cuestión es que si le dices a un chaval que se instale X navegador muchas veces no saben ni de qué les hablas. Son incapaces de diferenciar entre un navegador, un buscador, internet… Porque les da exactamente igual, lo único que les importa es que pulsan un icono y hacen cosas.

Si una web o servicio no les funciona y les dice: «prueba con este otro navegador», entran en cortocircuito ¿cómo van a utilizar internet sin utilizar internet? Si internet es ese botón de ahí ¿les hablaré de magia negra? ¿brujería?

Me lo tomo a broma porque no queda más remedio, pero realmente me parece muy triste, tantas posibilidades, tanta información… Y todo sigue igual que hace 25 ó 30 años, los amigos informáticos siguen siendo amigos informáticos; la gente no es que no sepa o no tenga acceso a la información es que le da exactamente igual, si pasa algo «llamaré a un amigo que sabe de esto».

Y esto es aplicable a todo, a las contraseñas que utilizan, no saben lo que es un respaldo en la nube, se estropea su teléfono y esperan que hagas un ritual para recuperar esos datos que tan importantes son pero nunca se preocuparon por guardar en otro sitio, sus fotos privadas a saber quien tiene acceso a ellas…

Es triste, no puedo utilizar otro adjetivo.

Si habéis llegado leyendo hasta aquí será porque os ha parecido interesante el artículo, ¿no? En caso de ser así os agradecería mucho que lo compartierais.

Servicios de pago


En internet hay, fundamentalmente, dos modelos de negocio: un servicio gratuito en el que la empresa suele ganar dinero a través de tus datos, y el modelo tradicional de vender ese servicio. Desde que tengo la oportunidad he decidido pagar por algunos servicios puntuales de los segundos para evitar que mis datos se muevan de aquí para allá más de la cuenta. Estos servicios por los que pago son los siguientes:

Fastmail

El email es una cosa muy delicada para confiársela a cualquiera. Junto con la mensajería instantánea, es donde transcurre lo más importante de nuestra vida digital, porque es lo que está más en contacto con el MundoReal©.

Yo he pasado por varios servicios, todos gratuitos. El primero y de cajón: Gmail. Mucha capacidad (cuánto agradecí los 10MB de archivos adjuntos allá por 2006, cuando no había servicios de sincronización de archivos). Luego Google empezó con su megalomanía y cada vez me sentía menos cómodo. También pasé por GMX (me cerraron la cuenta sin venir a qué y muchos mensajes eran marcados como SPAM), y por último, por Autistici (un grupo de activistas italianos).

Por eso decidí emplear un servicio de pago dedicado exclusivamente al email. Así tendría la tranquilidad de que nadie metería la nariz (en un servicio de pago, al menos, puedo amenazar con dejar de pagar), por lo que sería un cliente y no el producto. Por recomendaciones me decidí por FastMail.

Es un servicio con una larga trayectoria, estable y fiable, con un webmail bastante sencillo y que permite sincronización con IMAP (fundamental). Tengo contratados 15GB, más que suficientes, y ofrece herramientas de importación de los otros servicios. No ofrece etiquetas como Gmail, pero yo me apaño con las tradicionales carpetas.

OwnDrive

Es una instalación de OwnCloud, un software que se puede instalar en cualquier servidor y que permite diferentes funciones. La básica y fundamental es la sincronización de archivos al estilo Dropbox, pero también ofrece sincronización de contactos, calendarios y tareas (las que más uso), edición de documentos (adiós Drive si no es colaborativo), visualización de imágenes y PDFs, reproducción de música mediante Ampache, lector RSS, notas, acceso a la carpeta de otros servicios y un largo etcétera.

Ciertamente no es tan barato como las opciones centralizadas como Dropbox (tienen precios difícilmente superables), pero dado que no ofrecen únicamente la sincronización de archivos, yo lo pago la mar de a gusto. Antes estuve en una opción más barata pero carecía de opciones fundamentales por la que volví a este, que estuve usando durante mucho tiempo en su versión gratuita con 1GB de capacidad. Es una tranquilidad saber que en cualquier momento puedo coger mis datos e instalarlo en un servidor de mi elección o en un aparato en casa.

InoReader

El lector RSS del cual ya os hablé largo y tendido hace un tiempo, el cual ha empezado a usar incluso Daniel hace bien poco. Las funciones sociales y sus muchísimas características hacen que merezca la pena (y mucho) el precio que cuesta una cuenta Profesional.

Pinboard

Lo reconozco: tengo síndrome de Diógenes digital. Me encuentro mil enlaces por internet que me gustan, y de esos mil guardo quinientos “por si acaso”. La cuestión es que esos enlaces “por si acaso” al final (aunque sea después de años) me sirven de una u otra forma (por ser útiles o por pura nostalgia).

En su momento usé Delicious, pero sus constantes cambios de dueño y de interfaz (cada vez menos usable), sumado a una buena cantidad de comentarios positivas de este servicio, me hicieron decantarme por el espartano Pinboard. Nada de diseños dospuntocero maravillosos: enlaces, etiquetas y una caja de búsqueda, más que suficiente.

Como otros servicios similares permite ver enlaces de otros usuarios, suscribirse a ellos y demás, pero la única utilidad que yo le doy es la de baúl de enlaces. Aquí acaban los enlaces que no leí tras marcarlos como favoritos en InoReader. Vale $11 al año (hasta hace poco era un pago único, pero llegué tarde).

¿Evernote?

Convencido por Daniel he empezado a usar Evernote y lo cierto es que me resulta bastante útil. Además, no he visto nunca que tenga problemas de privacidad: su única pega es no ser libre. De momento estoy con la cuenta gratuita, pero si en algún momento me quedo sin espacio o echo de menos las opciones que ofrece una cuenta premium, es un servicio que me plantearía muy seriamente pagar.

¿Cuáles pagas tú?

Es un truco muy viejo y burdo para empezar un debate en los comentarios, pero oye, si cuela… deja en los comentarios qué servicios consideras que merecen tanto la pena como para rascarse el bolsillo por ellos.

Estudiar en casa gracias a Internet


Todos tenemos muy claro que internet ha cambiado muchas cosas, si preguntamos a la gente de nuestro alrededor seguramente lo primero que nos dirán que es :”la facilidad que ofrece para comunicarnos con nuestros seres queridos”, además de lo tremendametne barato que resulta hacerlo ahora.

Sin duda ese es uno de los grandes logros que ha tenido, seguramente ha continuación mucha gente diría las posibilidades de entretenimiento que nos ofrece: podemos ver vídeos, escuchar música, acceso a películas…  Y por supuesto, también se han reducido los costes mucho en este aspecto.
Sin embargo hay un aspecto que, para mi, es muy importante y la gente no parece ser consciente de él, se trata del conocimiento, poder aprender cosas de una forma muy económica o incluso totalmente gratis.  Para mi, es algo que me encanta desde que tuve mi primera conexión a internet a finales de los 90.
estudiar-desde-casa
Gracias a internet, actualmente podemos desde estudiar un grado en derecho hasta aprender a arreglar un pinchazo en nuestra bici mediante un vídeo, sorprendente ¿verdad?  No considero que sea malo que la gente no sea consciente de ésto, sino que es algo tan innato y que la gente realiza de forma tan natural que se dan cuenta del gran cambio que ha habido en éste aspecto.
Mi hija de 7 años no creo que tenga muy claro el concepto de lo que era una enciclopedia en diversos y pesados fascículos, no ya solo eso, ni siquiera sabrá que durante unos pocos años las enciclopedias se vendían en un DVD, que tiempos aquellos, ¿verdad?
Ha sido tan profundo el cambio que hemos tenido en ese aspecto que si tenemos alguna duda el primer sitio donde vamos a mirar es en la barra de nuestro navegador.  Si queremos aprender algo buscamos algún tutorial o vídeo sobre el tema.  Si queremos algo más serio, sigue siendo el primer lugar en el que buscamos información sobre centros que ofrezcan una titulación o lo que nos interese.
Afortunadametne cada vez hay más oferta en la educación online, tanto de materias para estudiar como de centros reconocidos por el ministerio de educación para estudiar en ellos.  Eso nos beneficia a los que buscamos una educación de calidad con la comodidad de poder estudiar desde nuestras casas.
Así que la próxima vez que tengáis que pensar en que grandes cambios ha representado internet no olvidéis mencionar uno de los más importantes, la forma en que ahora podemos acceder no sólo a conocimientos, sino a titulaciones. 🙂

92 Los niños en los medios e internet.


El tema de los niños en los medios públicos hace años que me ronda la cabeza, obviamente acentuado desde que tengo una hija.

De pequeño salían niños continuamente, niños pequeños en la televisión, no sólo en programas infantiles sino también en telediarios, documentales… Ahora lo único que se ve es un borrón en la pantalla lo pongas donde lo pongas.  Esto ya comenzó hace años poniéndoles una franja negra sobre los ojos a los niños en programas de televisión y recuerdo que de pequeño me provocó gran consternación.
La primera vez que lo vi me extrañó mucho y le pregunté a mis padres porque esos niños tenían una franja negra sobre los ojos, ellos no dudaron en responderme que era para “proteger su intimidad”.  Esa respuesta no terminó de convencerme, a continuación pregunté si los adultos no tenían intimidad y me dijeron que leyese mi cómic de mortadelo y filemón.
Lo siguiente que recuerdo es estar viendo un programa infantil y preguntar a mis padres porque ahí los niños no tenían la franja en los ojos.  Lo primero que me dijeron es porque iban a ponerles esa franja, ese era un programa para niños.  Mi siguiente pregunta fue que si los niños en los programas de niños no tenían privacidad y volvieron a decirme que leyese a Mortadelo y Filemón.
Ahora que yo soy padre me doy cuenta que he asimilado como algo normal que los niños no deben aparecer en la tele, ni en internet ni en ningún sitio, deben estar ocultos como si no existiesen.  La primera vez que fui consciente de esto es cuando entrevisté al gran periodista Enrique Meneses que hizo un comentario sobre este respecto, dijo algo así como: “cuando en el futuro estudien nuestra época se preguntarán porque no existían niños”.  Haciendo una clara alusión en que en periódicos, revistas e informativos no muestran a los niños
Desde entonces me he estado haciendo preguntas sobre este tema, ¿qué tiene de malo que salgan los niños en internet?  Si seguís mi podcast estoy seguro que en varias ocasiones habréis escuchado a mi hija, le encanta salir en ellos y luego escucharse.  Al tratarse de solo voz parece algo distinto, que no pasa nada porque la gente sepa que tengo una hija y escuchen su voz.
Sin embargo, el paso a Youtube ya parece otra cosa porque ahí la ven y es la sociedad que nos rodea los que han hecho que nos parezca mal que salgan los niños, a lo cual cada vez le veo menos sentido.
Salen niños en series, películas y programas infantiles, pero no solo eso.  En youtube también podemos ver a muchos niños pequeños, hay varios vídeos muy famosos en los que los protagonistas son niños pequeños e incluso bebés y nos encanta verlos. ¿Por qué entonces se les tapa la cara aquí?  En un principio se decía que si era porque los padres eran famosos, ricos o delincuentes.  Enrique Meneses cuando lo entrevisté dijo que era por un caso famoso donde se secuestró a los hijos de un rico y desde entonces se les ocultaba para que los delincuentes no supiesen quienes eran los hijos de los famosos.
Eso sería la idea original pero no le veo mucho sentido, si alguien quiere secuestra al hijo de alguien con esperar disimuladamente frente a la puerta de su casa tendrá información más que suficiente.  Con internet el tema cambió y pasó a ser para protegerse de los pederastas que campan a sus anchas por internet…. pero tampoco estamos hablando de sacar a los niños desnudos o en ropa interior ni mucho menos, por lo tanto tampoco le veo mucho sentido.
Sobre este mismo tema he leído varios artículos sobre el tema y no solo de España.  En Estados Unidos hay  debates encarnizados sobre este mismo tema y hay argumentos muy buenos tanto a favor como en contra, por lo tanto creo que no va a haber una respuesta sencilla a este tema.
Yo no tengo claro este tema, menos aún cual debería ser la edad “mínima” para que un niño deje de ser niño y pueda mostrársele,  ¿un preadolescente? ¿Adolescente? ¿Mayor de edad?  En fin, solo tengo dudas, ¿cúal es vuestra opinión al respecto?

http://www.ivoox.com/92-ninos-e-internet_md_2852066_1.mp3″ Ir a descargar

Me entrevistan en la tele


Hace una semana el bueno de Paco Cester tuvo a bien entrevistarme para su sección “Todo incluido” dentro de un programa de la emisora local ZTV.

Al contrario de lo que ocurre en los podcast el tiempo es bastante limitado, por lo que la entrevista dura 5 minutos.  A continuación os pongo el enlace a Youtube por si alguno estáis interesado en verlo.

Mi entrevista comienza en el minuto 13:35

 

05 ¿Qué es la tecnología para un niño?


Hoy es un día especial en mi casa, Rebeca cumple 5 años y siempre está rodeada de gadgets y escondiéndolos para utilizarlos ella.  Como siempre está contándonos historias me ha parecido una buena idea grabar unos minutos con ella a ver que nos puede contar, espero que os guste.

Reproducir audio