Logo de internet explorer

Tanto nativo digital y no distinguen entre navegador y buscador web


He sido uno de los afortunados aficionados a la tecnología que ha visto la expansión de la «era de la comunicación». De como muy poca gente tenía ordenador en casa (sin conexión a internet siquiera) a que todo el mundo lleve uno en el bolsillo conectado las veinticuatro horas del día a la mayor red de información que la humanidad haya podido soñar.

Sin embargo el conocimiento que tiene la gente es él mismo en aquella época que en esta, nulo.

Logotipo del navegador Internet Explorer

No voy a profundizar en temas técnicos, ni hablar sobre la diferencia de las personas mayores con la de los jóvenes no, para nada.

Con tanta tontería que siempre se ha dicho de: «a los niños de hoy no hay que enseñarles nada porque nacen sabiendo», se desmonta con una simple pregunta ¿qué navegador utilizas?

Una persona mayor te dirá Google y un chaval joven te dirá Google; en este punto se les podrá preguntar «¿te refieres a Chrome?» Y dirán no, no Google, entro en internet y en Google escribo lo que quiera.

Vamos a dejar de lado el tema técnico que tanto nos gusta a los frikis de conexión a internet y demás; que es irrelevante.

La cuestión es que si le dices a un chaval que se instale X navegador muchas veces no saben ni de qué les hablas. Son incapaces de diferenciar entre un navegador, un buscador, internet… Porque les da exactamente igual, lo único que les importa es que pulsan un icono y hacen cosas.

Si una web o servicio no les funciona y les dice: «prueba con este otro navegador», entran en cortocircuito ¿cómo van a utilizar internet sin utilizar internet? Si internet es ese botón de ahí ¿les hablaré de magia negra? ¿brujería?

Me lo tomo a broma porque no queda más remedio, pero realmente me parece muy triste, tantas posibilidades, tanta información… Y todo sigue igual que hace 25 ó 30 años, los amigos informáticos siguen siendo amigos informáticos; la gente no es que no sepa o no tenga acceso a la información es que le da exactamente igual, si pasa algo «llamaré a un amigo que sabe de esto».

Y esto es aplicable a todo, a las contraseñas que utilizan, no saben lo que es un respaldo en la nube, se estropea su teléfono y esperan que hagas un ritual para recuperar esos datos que tan importantes son pero nunca se preocuparon por guardar en otro sitio, sus fotos privadas a saber quien tiene acceso a ellas…

Es triste, no puedo utilizar otro adjetivo.

Si habéis llegado leyendo hasta aquí será porque os ha parecido interesante el artículo, ¿no? En caso de ser así os agradecería mucho que lo compartierais.

Imagen del buscador DuckDuckGoi

Buscadores, de Google a DuckDuckGo


No voy a engañar a nadie, estoy hasta las narices de Google. Desde que hace ya muchos años recibí una invitación para crear mi primera cuenta en Gmail la cual esperaba con ansia porque daba la alucinante cantidad de 1Gb para almacenamiento de correos a llovido mucho.

El lema con el que se hizo famosa “Don´t be evil” también hace muchos años que quedó atrás…

Eslogan de Google Don´t be evil

No voy a engañar a nadie, he utilizado todos los servicios de Google, o eso creo. También he tenido varios teléfonos Android, durante más de un año estuve usando únicamente un Note 3.

Pero poco a poco he ido dejando de utilizar sus servicios, el problema principal es que por defecto se busca utilizar sus servicios porque son los más conocidos. Tienen una muy buena calidad, especialmente si tenemos en cuenta que son gratuitos, y por lo tanto no es necesario buscar “alternativas”.

Sin embargo a día de hoy ya puedo decir que el único servicio que utilizo de Google es YouTube, y por supuesto la cuenta de correo electrónico para gestionarla.

El último servicio de Google que me he quitado es el buscador por defecto, hace ya unos meses me cambié a DuckDuckGo y he estado esperando a poder utilizarlo a fondo para ver las diferencias que encuentro con Google y si es un digno rival para utilizarlo en exclusiva.

Depende de la edad que tengáis es posible que os resulte extraño no utilizar Google para buscar. De hecho incluso a conocido a muchas, y cuadno muchas personas no me refiero a dos o tres… Que si Google no funcionaba ya pensaban que Internet se había caido, o que no podían buscar en otro sitio.

Yo utilicé internet durante muchos años antes de que existiera Google y reconozco que eran tiempos difíciles. Atrás quedan buscadores como Ozú y Olé, incluso muchos desconocerán lo que eran los metabuscadores que permitían realizar búsquedas en varios buscadores a la vez… Google canibalizó las búsquedas. Y hay que darle gracias porque realmente mejoró increiblemente la experiencia de internet. Pero mi mentalidad no acepta que exista un monopolio.

Por esto abandoné Google y ahora tengo todos mis dispositivos configurados para que el buscador por defecto sea DuckDuckGo, y tan contento oigan.

Logotipo del buscador DuckDuckGo

Seamos sinceros, no funciona tan bien como Google, pero es más que suficiente. Y las ventajas que aporta compensan con creces su utilización. Aunque tan solo sea porque las búsquedas no estén “corrompidas” por mis búsquedas anteriores y las elecciones de mis contactos ya me vale.

También es cierto que falla bastante cuando buscas una página principal de una empresa por ejemplo. En lugar de mostrarte la página de la empresa te meustras blogs que hablan de ella por ejemplo, pero bueno que se le va a hacer.

Y otra cosa, que si es muy relevante, por lo menos para nosotros, es que está optimizada para búsqueas en inglés. Es decir yo busco amazon y me va a llevar a amazon.com no a amazon.es. Lo cual también debo reconocer que lo comprendo. Imagino que esto cambiará porque el buscador a mejorado una barbaridad en los últimos años. Yo recuerdo haber utilizado este buscador hará unos cinco años y me ponía nervbioso no encontrar nada, ahora encuentro todo lo que busco.

Como digo esto es algo personal, más que personal algo por principios. No acepto ningún monopolio, y menos aún que las empresas comercien con mis datos y “encima” tenga que darles las gracias.

Tampoco quiero engañar a nadie, mi abandono de los servicios de Google ha sido de una forma natural, si no estaba cómodo con otra alternativa segúia utilizando sus servicios, y lo voy a seguir hacienod. Pero si encuentro algo mejor, aunque haya que pagar, prefiero pagar siempre y cuando considere que merece la pena el producto.

Google Messenger, ¿realmente es necesario?


La semana pasada Google lanzó una nueva App de mensajería, ya no se ni cuantas tiene la verdad.

Lo cierto es que no uso ninguna de las que tiene, ni me importan lo más mínimo. Sin embargo, de ésta última sí me ha llamado la atención es que está pensado en exclusiva para la gestión de SMS y MMS…. si, esas cosas que antes nos arruinábamos enviando antes de tener whatsapp.

Esta App es, sin duda, un claro ejemplo de lo erróneo que es basar una opinión global sobre lo que vemos a nuestro alrededor.

Como ya he comentado antes, todos nosotros utilizábamos muchísimo los SMS e incluso los MMS… a pesar de que eran carísimos.
Cada día menos gente los utiliza, a nuestro alrededor, gracias a que hay teléfonos muy baratos que permiten utilizar WhatsApp.

Google Messenger

 

Sin embargo, ésta situación es muy distinta, tanto en el antes como en el ahora.

No sólo en Estados Unidos, sino en otros países regalaban paquetes de SMS, o podías comprar por un precio razonable un paquete de ellos. No estamos hablando de 10 o 20, sino de regalar 1.000 mensajes o más, algo que sin duda duraría más de un mes… o no.

Teniendo ésto en cuenta, y que sigue existiendo e incluso ahora muchas compañías en Estados Unidos sobre todo regalan todos los SMS que se utilicen.
Teniendo eso en cuenta, nos es más fácil comprender que mucha gente no utilice Whatsapp, ¿para qué si antes usaban SMS y MMS y los tienen gratis?

Por lo tanto, si mucha gente sigue utilizándolos es normal que Google saque una App para poder utilizarlos de una forma más cómoda, ¿por qué? Muy sencillo, es otra fuente inagotable de información sobre la gente.
La App es gratis y, seguramente, los famosos robots de Google leerán buscando información relevante sobre nuestras aficiones para, luego, vendernos esa publicidad a “medida” para nosotros.

Debo reconocer que soy el primero que se sorprendió por el anuncio de ésta App de mensajería, pero estoy seguro que si Google ha lanzado esa App, y teniendo en cuenta que mató Google Reader imaginaos cuantos millones de personas continuarán utilizando los SMS y MMS…
Para que os hagáis una idea, en menos de una semana ésta App fue descargada por más de once millones de personas.

Aquí tenéis el audio del mini podcast publicado hoy sobre éste tema
http://www.ivoox.com/mini-02-google-messenger_md_3748862_wp_1.mp3″ Ir a descargar

 

Google, su gama Nexus y la genial idea de no actualizarlos


Normalmente no me gusta hablar de este tipo de noticias, pero el anuncio oficial de ayer por parte de Google que no iba a actualizar sus teléfonos Galaxy Nexus a la nueva versión 4.4 Kit Kat me dejó totalmente perplejo, más aún porque dieron una explicación oficial de porque no lo hacían:” No estaban obligados a ello”.

Pero vayamos por partes para que no haya malentendidos con esta noticia.  La familia Nexus son los teléfonos oficiales de Google, ellos le encargan a una compañía que les fabrique un teléfono que llevará el sistema operativo Android limpio, sin capas ni modificaciones de ningún tipo.  Ahora es cuando están más de moda por el precio que tienen de unos 300-400 euros, pero ya llevan años existiendo, el Galaxy Nexus de hecho tampoco fue el primero de esta serie, aunque me he encontrado con bastantes personas que así lo piensan.
Como la numeración de la versión nos indica, la 4.4 no es una actualización “mayor” del SO, mejora el rendimiento del teléfono y hay cambios importantes en la interfaz pero, por alguna razón que desconozco, Google no quiere pasar a llamarlo versión 5.0 al igual que ya ocurrió el año pasado que pasaron a llamarla 4.3, aunque en esa ocasión vi mas normal el no avanzar la versión porque poco cambiaba.
Los requisitos para que los teléfonos puedan acceder a esta actualización del SO es que tengan un mínimo de 512 megas de RAM, algo que no es complicado que ocurra la verdad.  En el caso que nos ocupa el Galaxy Nexus tiene 1 Giga de RAM, entonces ¿por qué Google no va a actualizar uno de los pocos teléfonos oficiales que tiene?  Ellos nos dan la respuesta :” porque no están obligados a ello”, como podemos ver en su página de “preguntas frecuentes”.
Google
Ahí es cuando aún me quede más “ojiplático” como suele decirse, ¿no actualizan su gama de teléfonos porque no están obligados?  Cuando lanzaron esta línea de teléfonos dijeron que lo hacían para luchar contra la fragmentación, que serían teléfonos que se actualizarían solos sin restricciones ni del fabricante del teléfono ni de la operadora que se tuviese contratada, ¿y ahora dicen que no lo actualizan porque no están obligados a ello?
Google nos indica que solo va a actualizar sus teléfonos durante los 18 meses que obliga la ley, ¿qué significa eso?  Que sus teléfonos solo van a recibir una actualización mayor de su SO, ni más ni menos.  El Nexus 4 recibe esta actualización a la 4.4 pero es la última que va a recibir; el Nexus 5 recién salido al mercado recibirá tan solo una actualización el próximo año y así sucesivamente.  Una decepción en toda regla.
El mayor problema que veo aquí es que la mayoría de los usuarios dirán: “me da igual, porque luego le meto una ROM con lo que yo quiero y ya está”.  Esa respuesta me parece un error por múltiples motivos, pero solo voy a mencionar dos:
     – Que tú puedas rotearlo, no exime de su obligación a Google para actualizar sus teléfonos.  Tu con tu teléfono haz lo que quieras, pero que Google cuide sus terminales.
     – Si roteas un Nexus, ¿de qué sirve la gama Nexus?  La idea de esta gama de terminales es “conocer la experiencia Android”.  Al eliminar la ROM oficial y meter una cocinada, ¿qué diferencia a ese Nexus de cualquier otro teléfono con Android?  Aparte del precio claro que, en este caso, queda relegado a un segundo plano.
Imagino que parte de la decisión de hacer esto es una “obligación” impuesta por el fabricante del hardware.  Éstos teléfonos se venden muy baratos y el margen de beneficios del fabricante es nimio, por mucha compensación que le pueda dar Google y le interesará vender los máximos teléfonos posibles.
Algo que no deja también de ser curioso porque, según Google, lo que le interesa es que la máxima cantidad de gente posible utilice su SO más actual.
Aquí es donde yo ya me bajo del tema y paso de él, no le veo sentido por ningún sitio y veo muchos puntos de interés contrapuestos entre Google, la filosofía Nexus, el fabricante del hardware y el interés de la propia Google en luchar contra su propia fragmentación.

Google… tu antes molabas


Aún recuerdo con cariño la aparición de Google en el mundo de los buscadores de internet, fue a raíz de implementarse con Yahoo, al igual que muchos millones de usuarios más.  Lo que provocó sin lugar a dudas el declive de Yahoo, aunque eso es otra historia.

 

Había probado muchos navegadores: Ozú y Olé eran unos buscadores de muchos de vosotros no recordaréis; Altavista tal vez os suene más, pero tampoco mucho más;  Yahoo fue sin duda el primero de los grandes, pero en su portal había demasiada información que distraía; Google era algo totalmente distinto, una página sencilla, escribías lo que querías encontrar y, en la mayoría de los casos, acertaba.

ozu

Lejos queda aquel maravilloso descubrimiento, han pasado muchas cosas desde entonces. Algunas de ellas asombrosas como que Yahoo vuelva a ser un digno buscador de internet, y más asombroso aún, que incluso Bing el buscador de Microsoft también sea bueno.

 

Pero no todo va a ser bueno, Google ya no es “sincero” con los resultados de sus búsquedas, no es el único por supuesto, y seguramente a mucha gente le gustará los cambios que ha hecho, pero no es mi caso y este blog es mío 😉

 

Si yo busco hoy un fisioterapeuta en Zaragoza en Google y pulso sobre el enlace del quinto que me sale en la lista de resultados Google lo recordará.  Esto de por sí no tiene mayor relevancia, sin embargo si vuelvo a buscar fisioterapeuta en Zaragoza alguna vez más y vuelvo a pulsar sobre el mismo que pulsé la primera vez modificará el resultado de la búsqueda.

Ese fisioterapeuta que me mostraba en quinto lugar ahora me saldrá en primer lugar “falseándome” por así decirlo el resultado de la búsqueda.  Lo gracioso del asunto es que ese cambio solo lo veré yo, el resto de personas tendrán un resultado de búsqueda totalmente distinto, que ni tan siquiera se parecerá a mi primera búsqueda inicial.

2

Desde que sacó Google+, bueno, en realidad seguramente ya sería desde antes, Google modifica las búsquedas en base a nuestros contactos.  Sabe quienes son nuestros “amigos” o más bien dicho “conocidos” porque los tenemos agregados en Google+, porque nos escribimos correos electrónicos a través de Gmail o porque cambia datos con otras compañías, vaya usted a saber.

 

Lo malo del tema es que como Google ha decidido que ese quinto resultado de “fisioterapeuta Zaragoza” es el que más me ha gustado porque lo he visitado varias veces, me lo va a mostrar siempre en primer lugar pero no solo eso.  Si alguno de mis contactos a través de Google hace esa misma búsqueda le saldrá como primer resultado el que yo he visitado en varias ocasiones.  ¿Por qué?  Pregúntenle a Google.

Y pasa lo mismo a la inversa, si yo busco información sobre un libro, película, equipo de música, coche o lo que me de la gana; si alguno de mis contactos ha estado buscando esa información, el resultado que me mostrará en mi búsqueda será lo ellos más hayan visitado.

Por alguna razón a Google le parece una gran idea que lo que mis contactos consideren relevante para mí también lo sería, que digo yo, “Señor Google” ¿no cree usted que sí quisiese saber la opinión de mis amigos se la preguntaría a ellos?

 

Es más, en la mayoría de los casos huyo de las recomendaciones de mis amigos, puede ser porque nuestros gustos en determinadas cosas sean totalmente opuestas, o porque no tengo ningún amigo con los conocimientos específicos sobre ese tema en concreto.  En cuyo caso mi “contacto” también habrá estado dando vueltas por internet buscando información sobre ese mismo tema, entonces yo agradecería no ir leyendo los mismos artículos que él.  Es igual de posible que él encontrase información buena y veraz y me haya ahorrado tiempo, pero también es posible que danzase por blogs o foros de poca monta y me haya “contaminado” mi búsqueda.

th

En cualquier caso lo que yo quiero es un buscador que busque lo que yo le pido, no que me muestre lo que mis “contactos” ya han buscado.  Por lo tanto “Señor Google”, yo te entierro como tú enterraste a Google Wave.

Adiós Google, hola Yahoo


Creo que al igual que la mayoría de vosotros llevo años utilizando los servicios de Google.  Ya no recuerdo la última vez en yahoo que utilicé los famosos buscadores de mis inicios como Ozú, Olé, Altavista…  Es cierto que durante una temporada utilicé Yahoo, incluso la tuve como página de inicio en el navegador, me resultaba cómodo tener ahí un montón de noticias e información diversa, aunque pronto me di cuenta de la cantidad de tiempo que perdía leyendo chorradas y me lancé hacia el minimalismo de Google.

Llevaba un tiempo un tanto mosqueado con Google, su obsesión por controlarnos en todo momento, por “regalar caramelos” como si fuésemos niños para fidelizarnos y darles todos nuestros datos.  Al principio me parecía bien que supiese lo que buscaba para ofrecerme publicidad, era normal.  Después también me pareció normal que un robot leyese mis correos electrónicos a cambio de ofrecerme un magnífico correo electrónico… Pero ya no.

Tanto en el ordenador como en el teléfono he cambiado el motor de búsqueda, quitando Google y volviendo a Yahoo.  En España es alarmante que todo el mundo utilice Google como motor de búsqueda, creo que es el único país en que el porcentaje de uso es tan elevado.  En América no es así y en Rusia ni de lejos… China no cuenta claro je,je.

Creo que hace años que no entro en la “página” de Google para buscar algo, actualmente podemos realizar las búsquedas desde la barra del navegador, tanto en los ordenadores como en los teléfonos, simplemente con cambiar en las preferencias el motor de búsqueda está el problema resuelto.  Yo hice el cambio hace meses y no he tenido ningún problema ni tener que recurrir a “San Google” por no encontrar algo.  Incluso en algunos casos he encontrado mejores resultados en Yahoo, todo sea de paso.

Es cierto que en su día el dominio de Google en las búsquedas era aplastando, hoy en día ya no es así.  Con su manía de ofrecer “búsquedas personalizadas” creo que ha empeorado.  Si yo estoy buscando un dato muy técnico o específico de un tema en concreto no quiero conocer la opinión de mis amigos que, seguramente, no tendrán ni idea del tema.  Si quisiese conocer su opinión ya se la pediría a ellos o lo preguntaría en Twitter.  Un día incluso hicimos una prueba a través de Twitter y estuvimos 3 personas escribiendo las mismas palabras para hacer búsquedas y a ninguno de los 3 nos ofrecían los mejores resultados, incluso en algunos momentos no nos ofrecía resultados el buscador, increible pero cierto.

El correo electrónico es otra cosa que estoy abandonando, para redes sociales o cosas públicas, por llamarlas de algún modo, utilizo el correo de Google.  Lo hago porque me viene bien y me resulta útil, para el blog y podcast es la mejor opción sin lugar a dudas.  Tengo el correo de Gmail que es gratuito y muy bueno, lo vinculo con todas mis redes sociales, tengo un perfil en Google+ porque me ofrece los Hanghouts, que son una herramienta maravillosa para los podcaster y con eso también tengo la cuneta de Youtube, que nos da mas visibilidad, estadísticas y si tenemos publicidad algún año nos de para invitar a cenar a nuestras parejas.

En este aspecto no hay ninguna duda, hay que utilizar Google porque nos es cómodo y las herramientas que nos da no las tiene nadie más.  La combinación de correo electrónico que no solo nos brinda eso, sino también una cuenta en Youtube, perfil en Google+ y la posibilidad de los Hanghouts compensa cualquier cosa, adelante con ello.

Pero en mi vida privada o en asuntos importantes no pienso utilizar las cuentas de Gmail, en realidad hace años que dejé de utilizarlas.  Para asuntos importantes o gubernamentales uso la cuenta de Apple.  Recibo muy poco correo en esa cuenta, pero el que llega es importante.  No soy un ingenuo, se que también es leído por robots, de hecho utilicemos el correo que utilicemos será leído por algún robot, si quiero que nadie lo lea la única opción que queda es encriptarlo.

Para el resto de casos, como pueden ser familiares o amigos, he vuelto al correo de Microsoft, mas ahora que se integra con Skype y que ya no tiene ese nefasto nombre de “correo caliente”, que vaya tela el genio que le puso el nombre todo sea dicho de paso.

Cuando estuve utilizando el Google Nexus lo que menos me gustó es que tuviese que pasar todos mis contactos a la cuenta de Gmail, así como quien no quiere la cosa pasaron a tener todos los datos de mis contactos.  Direcciones, teléfonos, sus distintas cuentas de correo, en que redes sociales los tenía agregados, ¿tan poco valoro esa información?  Desde luego que no, no quise hacer esa importación y estuve apañándome con los que ya me habían enviado un correo electrónico y haciendo malabarismos para no meter todos los datos.

Soy consciente de que ninguna empresa regala nada, pero ellas también deben ser conscientes de que yo no voy a regalarles mis datos, aficiones, datos de mis contactos ni ningún otro dato simplemente porque estén de moda.  Esto es un trueque, como los que hacíamos de pequeños en el patio del colegio, un cambalache sin más.  Por lo tanto si ellos quieren que yo les de algo será porque me ofrecen algo que nadie más me ofrece.

Google Glass para los que usamos glasses


Hace unos días salió a la luz las características de las gafas de google, una visión futurista de las aplicaciones que pueden tener los objetos cotidianos.

Pese a que no estamos preparados para esta tecnología, ya que la inserción en la interactividad 2.0 no está completada en la sociedad, creo que resiste un problema de fondo que nadie ha reparado en solucionar: los que ya usamos gafas.

Tenemos un 50,6% de la población española que requiere de corrección en la visión, bien mediante gafas o lentillas, personas que no quieren o pueden operarse y depende de estos elementos. Llevar unas gafas imposibilita llevar las Google Glass … eso es evidente ya que no se pueden poner cristales graduados, pero ¿y los que usan lentillas? pues hay que pensar que las lentillas no proporcionan el 100% de la visión normal de un ojo, sino una aproximación a esa visión perfecta.

cocoons-over-the-glasses-2013

Las Google Glass no proporcionan ajustes de visión, como si ofrece una cámara de video o fotografía profesional .. luego entonces ¿que podremos ver?. Es más, si la gente no se pone gafas (de visión) y son capaces de tropezar y caer por tal de estar guapa y no llevarlas … ¿qué ha cambiado para que ahora las lleves?

Otra cuestión que me asalta es el hecho de que centra la visión en un ojo, y salvo excepciones, todos miramos con dos ojos, ¿fomentará esta tecnología la deficiencia del “ojo vago”?.

EN RESUMEN: nos emocionamos con la tecnología pero no pensamos en los riesgos para la salud o en la inclusión de todos en estos avances, luego, ¿para que sirve avanzar si lo hacemos solo los mejores ADN’s?. Te recomiendo la película Gattaca y que pensemos un poco antes de emocionarnos con lo nuevo.