Análisis LG G4, la mejor cámara


Hola muy buenas lo que sean cuando leais esto. Hoy os venimos a presentar un pedazo de móvil. Un movilaco en toda regla.

Le tenía echado el ojo desde que salió por lo que había leído y visto de su cámara, a la que le voy a dedicar un buen rato en el análisis.

Análisis en video

Aspecto físico

Comienzo con el aspecto físico. Mola, mola mogollón el diseño que tiene. Pesa 155 gramos, a mi gusto buen peso. Pantalla de 5,5 pulgadas en 2k con tecnología IPS, en cristiano se traduce en se ve de lujo. Los pixeles no se aprecian para nada, y en la mejor evaluación que puedo hacer, cuando lo ha probado algún compañero de clase ha sido “Que bien se ve, se ve genial”. Los colores y el contraste está bien equilibrado, me gusta como se ve la verdad. No se han pasado haciendo que se vea demasiado irreal.

Además con curiosidad tiene una pequeña curvatura tipo a la del Lg g flex, pero bastante menos cantosa. Se nota si te lo dicen, y no está de más, lo hace algo más cómodo ya que sienta bien en la mano.

Si continuamos con la parte frontal, tenemos la cámara frontal que dicen que es ultra gran angular, pero vamos angular ser es, pero he visto algun angular mayor en una frontal. Es perfecta para selfies, que así se cabe todo el mundo en la foto. Y además está el sensor de luz y el led de notificaciones

En la parte superior tenemos un emisor IR para poder usar el LG g4 como mando a distancia. Yo  a esto le doy mucho uso, porque controlo los proyectores, televisiones, mi cámara reflex y un largo etc de cosas que se puede usar. Aunque la mejor es poner intereconomía en los bares. Por último añado, tiene un auricular para cancelación de ruido.

Ahora en la parte inferior tenemos la conexión micro usb para cargar y la conexión de Jack de 3,5mm .

Y lo normal es que os hablara de los laterales, pero no hay nada! Así que vamos a la parte trasera, donde LG g4 monta todos su botones, volumen desbloqueo la camarica y el emisor láser para el enfoque de la cámara.

En la parte trasera tiene aún más cosas que contar, esta versión imita al metal  y también hay otros colores y también se puede elegir una versión de cuero. Por ahí he leído debates de si es de origen animal o no, pero vamos según lg en su web es de origen animal con tratamiento vegetal. La verdad que el cuero puede dar un aspecto premium al móvil espectacular. Aunque luego casi todo el mundo le casca una funda con qué da igual lo que la empresa se curre el acabado. Otra cosa importante, la tapa se puede quitar.

Si, se puede quitar, y la batería de 3000mAh también es extraíble. Parece mentira que un móvil tenga todo esto, porque es bastante agradecido poder cambiar la batería. Además este  móvil se queda un poco justo de batería y es más cómodo llevar otra batería que ir con la powerbank muchas veces. Y si, al fin tenemos slot para micro SD, además de obviamente para la Sim.

Y en el interior ahora tenemos 3Gb de Ram y un snapdragon 608, que el 610 solo lo montan los móvil tostadora. Lleva Android 5.1. En conectividad tenemos NFC, bluetooth, wifi, 4g vamos lo típico. También tiene radio, importante! Que a veces tirar siempre de spotify chupa muchos datos y la radio para noticias y demás suelo usarla.

Mi experiencia de uso con el G4

Ahora voy a por la experiencia de uso. Va super ligerito, corre bien las apps, como es normal, los juegos no me han dado ningún problema y ni bajan los FPS ni nada. Se nota que el 608 tiene potencia de sobras para mover todo.

 

La batería como os había dicho se queda justa. Yo que soy un borrico y les doy demasiado uso a los móviles, no me llega ni de coña a la noche. Según mis estadísticas a mi me dura la  batería  unas 9 horas y pico. Pero si le dais un uso normal, he leido que hay gente que le llega al final del día con un 10%. Además tiene sistemas de ahorro de energía para gastar lo menos posible. Y cuando no lo toco apenas baja la batería, eso quiere decir que en stanby consume poco, algo importante si eres de los que lo miran de vez en cuando. Tengo que añadir, llevo emparejado el móvil a mi smartwach de polar, que eso tambien chupa que da gusto.

Y mira, como se puede quitar la batería se les podía perdonar que además tiene lo de carga rápida que te permite cargar un 60% en 30 minutos. De normal tarda como 2 horas en cargar al 100% Pero LG los tiene cuadrados y en el pack no incluye un cargador de carga rápida. Hola LG, si, hola. Un cargador de carga rápida en amazon cuesta 12 euros. Quítale el iva, quitarle el beneficio que se llevan y el transporte. Pongamos que cuesta 5 euros. El móvil cuesta 400 y pico ahora en amazon. Y LG va y pone un cargador de 1.8A. He usado uno mio que sale a 2.1A para que cargue exprimiendo un poco más su potencia, pero vamos no meter un cargador de carga rápida si el móvil tiene esa posibilidad.. Me da igual gastarme 12 euros en un cargador que me va a dar carga rápida, pero anda que no jode ver que te cascan un cargador normalucho.

En mi pack no venían auriculares, pero mira los auriculares casi mejor que no traiga, porque yo soy de usar los míos y los incluidos se quedan por ahí dando vueltas.

La cámara del LG G4, como es y mi opinión.

Y ahora voy a por el tema de la cámara! Por fin llego al mejor punto del móvil

16mpx de trasera y 8mpx de frontal.Y a f 1.8 la cámara trasera es canelita en rama.

Tenemos 3 modos, el modo ultra vago, el modo vago, y el modo “Este es el único que te dejo usar” Fuera de coñas son modo sencillo, que clicas y ya foto, modo básico que puedes toquitear alguna cosa y el modo que me enamora, el modo manual. En básico pues tienes lo típico, panorámica y alguna cosica más y ya en el manual tienes la creme dela creme. Primero, puedes disparar en Raw, que ahora con la app snapseed puedes editar en este formato. Para el que no conozca que es Raw, es un formato de imagen sin compresión, tal cual pilla la foto la guarda, y así a la hora de editarla tiene más información y puedes subir y bajar brillo por ejemplo sin estropear la imagen. Muy útil a mi gusto la verdad. Luego podemos modificar el enfoque, de forma manual, que es genial para fotos macro o fotos donde cuestApa mucho enfocar lo que realmente quieres. Aunque LG monta un láser que ayuda a enfocar mucho más rápido. Otra cosa que podemos mover es el balance de blancos, la temperatura de luz, y así ajustar a la situación ambiental la luz. Después tenemos la iso, que esto bastantes móviles te dejan toquetear, pero es lo único que te dejan. Luego la exposición que esto es una pasada, porque puedes realizar largas exposiciones o poder jugar y ser creativo. Como la cámara tiene estabilizador, bueno esto es una teoría mía, permite hacer largas exposiciones sin que se vean borrosas, ya que fotos asi la tengo echa a ⅛ que con mi reflex saldrían movidas si o si. Una cosa que me he dado cuenta, la larga exposición tiene un poco de trampa. No es una larga exposición real, graba como video a mi parecer y procesa la imagen. Porque he probado  hacer una exposición de 30 segundos en mi habitación con una luz mínima y se ve todo negro, con una reflex se vería todo iluminado pero bueno no todo podía ser perfecto. Una cosa si, solo dispara a 1.8. No se porque esperaba que también pudiera regular eso para según qué tipo de fotos pero bueno la perfección no existe.

El zoom de la cámara me ha encantado porque como tiene estabilizador  pese a que hagas zoom la cámara no se vuelve loca.

Apartado de vídeo

En el apartado del vídeo, graba a hasta a 4k y tiene la opción de grabar a cámara lenta. Y el estabilizador es brutal. Os enseño algunos ejemplos.

La  cámara frontal tiene modo beauty de este que  te hace la cara empastada pero está bien, Además en condiciones de poca luz se ha portado bastante bien.

Mi opinión y conclusión sobre el G4

Una cosa que pensaba antes de usar el móvil fue, el botón de bloqueo trasero es un error. Aparte de que pones el dedo en la cámara y luego tienes que limpiar las marcas que dejas, soy muy de tener el móvil en la mesa cuando estoy en clase, biblioteca o en donde sea y no quiero tener que levantar el móvil para mirar si me han mandado algo. LG soluciona esto con lo del toc toc para desbloquear. Es genial la verdad, yo le he dado mucho uso. Además añade la opción de desbloquear el móvil con un patrón de toques. Yo no puedo usar esto porque el móvil lo tengo encriptado ya que tengo la tarjeta del banco en nfc y como solo funciona cuando lo desbloqueas, pues te obliga a tener un patrón más complejo. Imagino que por algún motivo el toc toc no lo considera seguro.

Añado, tras la presentación del LG G5 en comparativa me parece que ahora es buen momento para comprar el LG G4 por que está muy bien de precio y sigue siendo un terminal excelente.

En conclusión, os recomiendo este movil muchísimo, es una pasada y merece mucho la pena.

 

Os dejo aquí los links para poder comprarlo al mejor precio (Precio 394€ a 29 de Febrero de 2015) http://amzn.to/215JHyo

 

 

¿Por qué hacer deporte? Mis vivencias personales


Un buen día decides que vas a cambiar tu modo de vida, concretamente vas a comer mejor y que, además, vas a hacer deporte. Normalmente ésto suele venir para las navidades, tras una intoxicación etílica y haber comido tanto que sientes que vas a explotar.
Los gimnasios viven gracias a ésto, en Enero se multiplican las inscripciones a ellos y, bastante gente, además viene crecida y paga varios meses o incluso un año entero de gimnasio aprovechando alguna oferta que, seguro, hay disponible.

 

Geek deportista

Estas situaciones seguro que os resultan familiares, muy posiblemente la habréis vivido vosotros… Incluso más de una vez.
Yo llevo hacinedo deporte y lesionándome unos 3 años, muy constante siempre eso sí. Hacía deporte, me lesionaba, volvía a hacer deporte,volvía a lesionarme… Pero siempre volvía a hacer deporte eso sí, al igual que a lesionarme.
https://www.spreaker.com/embed/player/standard?episode_id=6016672&autoplay=false
Mucha gente me ha dicho que deje de hacer deporte, que eso no es salud porque siempre estás cansado o tienes dolores… Cosa que no te ocurría cuando no hacías deporte, solo debías tumbarte en el sofá con una cerveza o refresco y algo de picoteo, mano de santo oigan.
Además es más barato, porque los complementos del deportista no son precisamente baratos, ¿para qué vas a hacer deporte entonces?

Lamentablemente no tengo respuesta para ésto, por supuesto que hay muchas respuestas, pero todos las conocéis y si no queréis hacer deporte es porque no os gusta y, contra eso, poco se puede hacer.
Si bien es cierto que a algunas edades es peligroso ponerse a hacer deporte “de la noche a la mañana” sin una preparación previa también es cierto que el estilo de vida sedentario y con mala alimentación termina pasando factura a todos, y creedme que eso si que no se arregla yendo 3 ó 4 veces a un fisioterapeuta.

Yo en particular comencé a hacer deporte porque llegué a un punto en el cual no podía continuar. Pesaba 99 Kilos que ya de por sí suena a mucho, pero suena peor teniendo en cuenta que mido 1´65.
No solo tenía el peso, además una pronación severa con lo cual llegó un momento que no podía ni caminar, tenía unos dolores terribles en la zona de los gemelos y, literalmente, siempre estaba cansado.
Con éste panorama no es dificil llegar a la conclusión, más aún teniendo en cuenta que tendría 34 años, que no podía continuar así, pero tampoco podía comenzar a hacer deporte por el dolor de las piernas.

Comencé a googlear y encontré un podólogo deportivo en mi ciudad, solicité una cita y a las pocas semanas ya tenía unas plantillas deportivas correctivas para mi problema de pronación. A los pocos días ya no me dolían las piernas y comencé a hacer deporte.

Y aquí sigo, 3 años después, bastante dinero invertido en: plantillas, nutriconistas, entrenadores, zapatillas, ropa deportiva, suplementos… Y si bien es cierto que sigo estando siempre cansado, eventualmente tengo molestias y no estoy delgado, la pregunta rápida sería: ¿Y a merecido la pena?

La respuesta no puede ser más rápida, por supueseto que sí. Actualmente peso 80 Kilos, tras tres años son “solo” 19 Kilos, pero he aprendido muchísimo en el proceso y, además, mi fuerza de voluntad y perseverancia se han incrementado hasta límites insospechados.
Además aunque “solo” he perdido 19 Kilos he perdido muchísimo volumen, por alguna extra razón en los últimos meses estoy bajando volumen, casi 4 tallas de pantalón, pero he dejado de bajar peso… Es raro, muy raro, pero mientras siga bajando volumen me da igual.

Entiendo a la gente que comienza a hacer deporte y, a los pocos días, semanas o meses se cansa y lo deja. Hacer deporte no es fácil, no es como decir un buen día: “venga, todos los días a las cuatro me bajaré al bar a echar unas partidas al guiñonte”. Ojalá fuera tan fácil, pero ¿hay algo que sea realmente bueno para nosotros y sea sencillo? Yo no conozco nada la verdad ¿y vosotros?

Hacer deporte es un coñazo, es cansado, nos duele todo el cuerpo, nos podemos lesionar… y lo haréis creedme. Además es mejor ir al gimnasio y, la gran mayoría de monitores, no tiene ninguna gana de enseñarnos de verdad… y eso si saben hacerlo que es otro tema.
Tampoco es barato, eso de: “sólo necesitas unas zapatillas viejas que tengas por casa y poco más”, es sólo verdad en contadas ocasiones, o solo para comenzar.

Tengo amigos que me dicen: “jo, pero tu ahora con el deporte que haces te sentirás genial”. Pues ya lo siento, pero no, para nada.
Cuando salgo del gimnasio, tras un entrenamiento de dos horas no tengo fuerzas casi ni para llegar a casa. Al día siguiente me encuentro a medio gas… Y al siguiente toca volver a entrenar.
Me duele la espalda, me molesta el cuello, tengo las pienras cargadas… ¿ésto es salud? Pues sí, eso es salud.
Cuando un día tengo que pegarme un sprin para alcanzar a mi hija corriendo porque ha visto algo o a alguien y echa a correr sin previo aviso la alcanzo enseguida y, además, no siento que se me sale el corazón por la boca.
Cuando me animo a subir los seis piso para llegar a casa en lugar de coger el ascensor me cuesta poco hacerlo y no necesito quedarme 2 minutos recuperando el aliento antes de abrir la puerta porque no tengo fuerzas ni para decir hola.
Si tengo que coger una caja o paquete que pese ahora descubro que ya no me pesan, o que pesan muy poco y no tengo que esforzarme para hacerlo.

Hay que ser realistas, con ciertas edades hacer deporte cuesta más, con sobrepeso cuesta más y, además, hay mucha grasa que quitar y nuestros músculos ya no están acostumbrados a que les exijamos esfuerzo ¿para qué si te has pegado más de una decada sentado sin hacer nada? Acostumbrarse a lo “cómodo” es fácil.
Pero si eres constante se van notando los cambios, desde luego que se notan, pero como cada día se mejora un poco no somos conscientes de ello.
Llevo tres años y, seguramente, aún me quedará un año o dos más hasta que no esté siempre cansado y pueda decir que me siento “realmente bien”, pero comparado con como me encontraba hace 3 años ahora mismo me siento genial, y dentro de 3 años espero encontrarme mucho mejor.

Lo único que podéis tener claro es que, si no comenzáis, nunca os encontraréis genial… Y cuando os encontréis realmente mal, por desgracia ya será tarde para comenzar a cambiar vuestra vida.

Varios años de errores y lesiones en el deporte.


Hace unos años tomé la “sana” decisión de volver a hacer deporte, aunque no tengo claro cuando puede utlizarse la palabra “volver”.
En éste artículo voy a contaros algunas cosas sobre el deporte, porque en éstos años hay algo en lo que, sin ninguna duda, me he convertido en un experto. En lesionarme.

Si preferís la versión en audio, ayer grabé un episodio de mi podcast “El Geek Deportista” hablando de esto mismo, aquí tenéis el audio.

Es cierto, hasta los veintiun años hice bastante deporte, sobre todo artes marciales de todo tipo. Pero cuando hace unos años “volví” llevaría, tranquilamente, unos 13 ó 14 años sin practicar deporte. Si bueno, algún día salía a arrastrarme diciendo que estaba corriendo, o me iba a dar algún paseo con la bici, pero realmente no considero que a eso se le pudiese llamar hacer deporte.

Por lo tanto ahí estaba yo, con 34 años, cerca de 40 Kg de sobrepeso y más de diez años sin hacer deporte y adivinad ¿qué sabia decisión tomé? ¿Comenzar a salir a caminar? ¿Ir en bici? No por dios, éso es para flojuchos hombre. Yo estaba en óptimas condiciones para apuntarme a boxeo.
Con los datos que os he mencionado antes, no es difícil imaginarse lo que conseguí… Cada pocas semanas visita al fisioterapeuta, constantes dolores, lesiones dolorosas que me impedían continuar yendo a boxeo durnate varias semanas…
Por supuesto, también hubo cosas buenas: mejoré mi velocidad, resistencia, fuerza, fuerza explosiva… Por cierto, en un año que estuve no adelgacé ni un solo gramo, pero ni uno.

Tras éste desastroso primer intento de retorno al boxeo no desesperé y abandoné. Estaba claro que tenía un serio problema y que el boxeo no era un deporte óptimo, por lo menos en ese momento.
Cambie los guantes por la bicicleta y comencé a hacer salidas tranquilas de más de una hora de duración. En ésta ocasión si conseguí cambios, en 4 ó 5 meses adelgacé casi 20 Kg, menuda diferencia con respecto al boxeo. Aunque ocurrió algo curioso, pese a esa bajada tan importante de peso perdí muy poco volumen corporal.
El problema que tuve con la bici es que ya me aburría, siempre el mismo recorrido. Como llevaba ya bastante tiempo con la bici había vuelto a coger confianza, ya iba a buen ritmo y hacía salidas de bastantes kilómetros a buen ritmo por sitios nuevos. La consecuencia lógica de ésto fueron caidas, varias caidas aparatosas y, al ser por caminos de montaña, bastante dolorosas.
En una ocaisón tuve un serio problema con la muñeca, me hice mucho daño y tuve que ir más de un mes al fisioterapeuta, incluso llegué a pensar que no se me quedaría bien la muñeca, pero afortunadamente no fue así.
Otra caida hizo que al caer cayese sobre una piedra y me diese un fuerte golpe en el muslo, lo cual ocasionó un hematoma en toda la pierna francamente doloroso.

Con esas caidas, que aún no las he olvidado por cierto, y con la llegada del invierno cambié la bici por las zapatillas de correr.
Pese a haberme quitado 20 Kg seguía con sobrepeso y no me fue especialmente bien. En primer lugar, tras haber estado más de un año seguí sin adelgazar ni un solo kilo, como me ocurrió con el boxeo. Tras los 20 perdidos gracias a la bicicleta no perdí ni uno solo más. Sin embargo, sí que gané lesiones nuevas, bastantes, y dolorosas como no. Afortunadamente encontré un fisioterapeuta al lado de casa y bastante mejor que al otro que iba, que además era más caro.
Lógicamente el salir a correr también me sirvió de algo, gané fondo, resistencia y conseguí participar en una carrera de 10 Km cumpliendo mi objetivo de terminarla en menos de una hora.

Harto ya de lesionarme y no bajar de peso decidí probar cosas nuevas. En primer lugar, fui a un entrenador personal que descubrí de camino al colegio de mi hija.
Miré un poco por internet y vi que tenía el título de entrenador personal y tenía la licenciatura, por lo tanto parecía todo correcto.
Las cosas como son, éste chico sabía lo que hacia. En 3 clases con él consiguió lesionarme y tenerme casi 3 semanas sin poder salir a hacer deporte, bravo por él.

Después busqué un nutricionista, nuevamente Google vino en mi ayuda. Encontré una nutricionista cerca de donde vivo y, nuevamente, con licenciatura, algo que para mí era muy importante porque hay mucha gente que dice ser lo que no es… Y aquí aprendí que la licenciatura no significa nada.
Tras más de un mes con ella no perdí ni un gramo y gané la certeza de que ésa mujer necesitaba hacer un curso de reciclaje… Me decía cosas muy raras como que en las comidas no podía mezclar proteinas con hidratos de carbono, que si comía frutas que no fuesen de temporada me enfriaria y pondría malo… En fin, a continuar buscando.

Al final, más bien por probar, me puse en contacto con un chaval que conocí por Twitter, que curiosamente no tiene la licenciatura Universitaria, bueno tiene una pero es en informática. 🙂
Con él realmente si que aprendí cosas útiles y, además, no me lesionó. Me explicó muchas cosas, sobre todo de alimentación, donde descubrí que pese a que yo pensaba que no lo hacía mal tenía muchas cosas por mejorar. Mi alimentación sufrió un cambio radical, aunque al contrario de lo que piensa mucha gente, no hacía dieta ni mucho menos, incluso comía más que antes. Se trata de comer sano, no comer poco.
También cambió la forma en la que entrenaba, tuve que volver al gimnasio algo que nunca me había gustado. Entrenamiento de fuerza con ejercicios de cuerpo entero, como peso muerto, sentadilla, zancada con peso…
En un par de meses los resultados eran visibles, aunque curiosamente tan sólo adelgacé poco más de un kilo, sin embargo perdí 11 centímetros de volumen, ¡increible!

Los cambios eran visibles, la gente si me decía que había adelgazado mucho, sin embargo en la báscula no llegaba a dos kilos, pero en pantalones bajé más de 2 tallas. Me pasan cosas muy raras, ¿verdad?
Aquí también aprendí la importancia de tomarse mediciones del cuerpo: cuello, cintura, cadera, piernas… Porque si no hubiese sido porque éste chico me dijo que me tomase mediciones del cuerpo, según la báscula, yo semana tras semana le diría que no estaba adelgazando.

En Enero dejé de ir al gimnasio, tuve unos cambios en el trabajo y pillé una gripe que me dejó K.O. durante casi tres semanas. Ahora sin embargo he vuelto, y con más ganas que antes. De hecho me siento mucho mejor, creo que éste parón de un par de meses le ha venido bien a mi cuerpo para descansar y, especialmente, a mí cabeza para estar más centrado y tranquilo.

Espero que, el próximo artículo, sea para contaros como voy progresando, nada más de lesiones y fallos.

101 con @fernand0 hablando sobre ranking de universidades


Por fin episodio nuevo del podcast, tras dos intentos fallidos de la grabación del podcast con Fernando Tricas a la tercera va la vencida, como suele decirse, y la prueba es que aquí tenéis el episodio 101 del podcast.

En esta ocasión hablamos sobre las universidades, los famosos ranking que se publican sobre ellas y los típicos artículos que año tras año tenemos que ver diciendo que ninguna universidad española está en el Top 100, Top 50 o lo que sea.
En este episodio del podcast Fernando explica que valores se toman a la hora de crear estos ranking de universidades, como ve él la universidad española actual y como estamos comparativamente con el resto de países.
También hablamos de la forma en que se tienen las universidades Españolas, y la importancia que tienen las empresas a la hora de que puedan hacer proyectos nuevos o nuevas formas de investigación.
A Fernando Tricas lo podéis encontrar en su blog reflexiones e irreflexiones y por su puesto en su cuenta de twitter .
Como os comento en el audio, si alguien quiere participar en el sorteo de un USB de Darth Vader y así me ayuda un poco en mi trabajo en La tienda del mañana, sólo tenéis que ir al enlace y participar en el sorteo

http://www.ivoox.com/101-ranking-universidades-afernand0_md_3484276_1.mp3″ Ir a descargar

Episodio 100 del podcast, repaso a iOS y Android con @dfreniche.


Hace ya unas semanas conseguí grabar el episodio número 100 de mi podcast, ¡ increíble ! Este es el cuarto podcast que arranco y es el primero en el que consigo llegar a este número.  El tema por supuesto acorde con un podcast Geek: “los sistemas operativos para móviles”.

En esta ocasión grabo con Diego Freniche, un habitual en el podcast, desarrollador multiplataforma que se atreve con todo, incluso a grabar podcast hablando sobre ello.
Como es habitual, no tenía claro el tema de que  íbamos a tratar en el podcast, pero tampoco es necesario.  Cuando nos juntamos dos Geek´s y queremos hablar del estado actual de los sistemas operativos móviles: iOS, Android, WP… incluso nos acordamos de WebOS, no hay que preocuparse del guión.
El resultado fue un episodio de casi dos horas, el más largo sin lugar a dudas de todos los podcast que he grabado.
Eso sí, disfrutando como siempre de los conocimientos que tiene Diego Freniche.

http://www.ivoox.com/100-repaso-a-ios-android-adfreniche_md_3406681_1.mp3″ Ir a descargar

Geek, no Gilipollas


Notaba que me miraba, tenía esa sensación de una mirada clavada fijamente en la nuca.  Me giraba de vez en cuanto para ver si conseguía pillarlo e intentar así acelerar el proceso, pero él se agachaba velozmente a buscar un papel o bolígrafo que no se había caído.

Estas situaciones ocurren con cierta periodicidad, al principio siempre me pillaban desprevenido y accedía a sus peticiones, a fin de cuentas todos tenemos que pasar la fase de “pringao HowTo”, pero ahora la cosa había cambiado.

Incómodo tras un par de horas de jugar al gato y al ratón y con ganas de terminar con la situación me levanté y fui directo hacia el tipejo con sonrisa de hiena.

-¿Qué quieres?-  Llevas toda la mañana mirándome y quieres pedir algo pero no te atreves.  Te entiendo, llevamos años trabajando juntos y nunca hemos mantenido una conversación, tan solo los saludos de rigor.

-Ja,ja…ja es cierto que tienes mucho sentido del humor -Se puso rojo y unas gotas se dibujaron en su frente, le había cazado de lleno con la guardia baja, eso me venía bien para la negociación-.

-Déjalo, no disimules, dime lo que quieres y terminaremos antes. -No podía soltar mi presa, si lo dejaba ahora dentro de un par de días volveríamos a empezar con la misma situación-. Tu tranquilo que seguro que llegamos a un acuerdo.

-Verás, el otro día oí hablar al de administración del sistema que tenías montado en casa.  Con un disco duro conectado al router, que allí se bajaban los torrent, podías añadir desde el móvil cosas para que se descarguen y podías verlo desde la tele, teléfono, tableta…. y mas cosas, y bueno… que me gustaría que me pusieras eso en mi casa.

 

Bien, por fin lo había soltado y no era una petición nimia, tenía un buen trabajo detrás, perfecto para negociar.

-Claro hombre, sin ningún problema, quedamos el viernes por la tarde para comprar las cosas y el sábado te lo dejo todo terminado.

-A vale, muchas gracias hombre. -Era evidente su relajación, pensaba que ya había conseguido lo que quería-.

-Yo cogeré medidas para comprar también la madera el viernes y, el sábado, mientras te voy configurando todo, tú me haces el armarito.

-¿Qué? ¿Cómo dices? -Se le abrieron los ojos como platos y dejó la boca abierta al terminar la frase-.

-Claro hombre, el otro día escuché como hablabas con el de seguridad de que eras un manitas y te habías hecho varios muebles a medida.  Yo tengo una esquina muerta en mi cuarto por culpa de una columna y quería hacer un armario pequeño para meter los zapatos y alguna cosilla.  Es pequeñito, seguro que no te cuesta nada hacerlo.

-Hombre, pero verás, es que yo…. Yo cobro por hacer muebles para otras personas.

-Anda, ¿no me digas?  Yo no claro, me encanta pasarme horas y horas en casa de gente con la que no tengo ningún tipo de relación para sufrir configurándoles cacharros a cambio de unas latas de refresco.

-Ya bueno, pero es distinto, a ti te gusta hacer esas cosas.

-Pero a ti también te gusta hacer muebles.  Cuando hablabas con él de seguridad subías el tono de voz para que todos escucharan lo bien que te había quedado el armario ropero, tenías la voz cargada de orgullo y sacabas pecho al decir lo poco que te había costado.  Incluso creo que te gusta más que a mí trastear con cacharros tecnológicos.

-Bueno, es cierto que me gusta, pero claro… me gusta cuando hago las cosas para mí,  no cuando son para otro, a fin de cuentas son mis horas libres.

-Anda, fíjate que al final vamos a tener muchas cosas en común.  -Me senté en su mesa y le puse una mano en le hombro-  Quién iba a decir que, en ese aspecto, éramos almas gemelas, a mí me divierte jugar con la tecnología y descubrir que tareas me puede facilitar.  Sin embargo cuando tengo que hacer eso mismo para otra persona, como que me jode y no quiero hacerlo, ¿sabes?  Por eso mismo a ellos también les cobro.  Quién iba a decirlo, ¿verdad?

-Te entiendo pero… -Estaba desorientado, no sabía como salir del aprieto-.  Pero no es lo mismo, a fin de cuentas tu eres un bicho raro de esos de la tecnología, yo soy una persona normal con una afición normal, no es lo mismo

-Mira majo, yo seré un bicho raro, un friki de la tecnología, un geek, nerd o como me quieras llamar, pero ten por seguro que lo que no soy es GILIPOLLAS.

Del Galaxy Note 2 al HTC One


Tras una semana con el HTC One tengo que decir que estoy muy contento con el cambio realizado con respecto al anterior terminal el Galaxy Note 2. Lo primero que me llamo la atención cuando se presentaron el HTC One fue su cuidado diseño, ya sabemos que la gente de HTC siempre se ha caracterizado por el diseño de sus terminales, pero en esta ocasión sean superado.

Nada mas cogerlo en la tienda antes de hacerme con el, quede impresionado por el tacto y los acabados del terminal. En un principio la pantalla de inicio del terminal (llamada BlinkFeed) no me gusto mucho y era una de las cosa que pensé quitar nada mas hacerme con el terminal. Pero os tengo que decir que aunque no le hago mucho caso, de vez en cuando te ayuda a visionar tus redes sociales de una manera rápida y muy visual. En cuanto al resto de la capa de HTC (en esta ocasión Sense 5) no interfiere para nada en el funcionamiento del terminal, no provoca ningún Lag, ni ralentiza el terminal, y aunque tapa bastante lo que es Android puro, lo hace de una manera elegante.

¿Que me gusta del terminal?

Lo que más me gusta sin duda es su pantalla; a la luz es espectacular, acostumbrado a las Amoled de Samsung, la pantalla del One en pleno día y dándole la luz de lleno te deja escribir o leer sin ningún problema. Otro de los aspectos a destacar es la calidad de audio que ofrecen los altavoces externos, es impresionante y tengo que decir que es el primer terminal que yendo en el autobús le he tenido que quitar el sonido de las notificaciones. La cámara aunque hace unas fotos muy buenas (y sin ser yo ningún experto en esto), tengo que decir que me gustaba mas la del Note 2. Otra de las cosas que me gusta es el no tener botón físico Home, como tienen los telefonos de Samsung.

¿Que no me gusta?

Lo primero y mas destacable la batería, aun siendo una batería de 2300 mAh si le metes mucha caña le cuesta llegar al día. Otro de los aspectos que no me gustan también referentes a la batería, es que no se pueda intercambiar, ya que el terminal no te lo permite por su acabado unibody. Solo trae dos botones físicos, el botón de encendido y apagado y el de volumen; el botón de encendido/apagado como todos sabéis también es un puerto de infrarrojos para utilizar la función de mando a distancia que trae el terminal (probada con éxito) pero tengo que decir que es el botón que mas se utiliza y que mas débil veo, pudiendo en un futuro terminar fallando. Otra de las cosas que me disgustan (pero en esta ocasión es referente al software), es el control del consumo de batería que hace el terminal con la función que tiene asignada para ello, siendo la nativa de Android (que los Samsung no han modificado) la que te ofrece mejor lectura de las aplicaciones que mas consumen batería y el tiempo que tienes la pantalla encendida. Y por ultimo no me gusta el led de notificaciones (una cosa que yo me fijo mucho), siendo el del Note 2 mas visible que el de el One.

¿Que echo de menos con respecto al Note 2?

Principalmente la batería, y en segundo lugar alguna de las funciones que trae de software la capa de Touchwiz de Samsung en el Note 2, como puede ser la multiventana. Una función que de camino al trabajo yo utilizaba mucho, ya que siempre venia hablando por Whatsapp o Line y viendo el TL de Twitter, aunque tengo que decir que el paso de una aplicación (en multitarea) a otra del One lo hace a las mil maravillas. La cámara aunque en menor medida también la echo en falta.

¿Que he ganado con el cambio?

En primer lugar un diseño mas cuidado y bonito que el plástico que utiliza Samsung, un terminal mas pequeño, aunque el Note 2 no me disgustaba su tamaño y traía funciones de software para poder escribir con una mano (siempre que utilices el teclado de Samsung) se hacia complicado realizar esta labor. Mejor visionado de la pantalla en exterior, mejor audio.

¿Que he perdido con el cambio?

Aunque parezca una contradicción, una pantalla mas grande que en ocasiones echo de menos, batería de 3100 mAh,  multiventana, S-Pen (aun sin un uso intensivo en ocasiones me falta), el poder abrir el navegador en una pantalla flotante, y como he dicho antes aunque en menor medida la cámara.

Conclusiones:

No me arrepiento del cambio ni mucho menos, como se suele decir, en esta vida no se puede tener todo y en este caso no iba a ser menos, los dos terminales tiene sus puntos fuertes y sus debilidades, los dos traen software añadido que el otro no trae (Samsung mas y mejor que HTC), pero los acabados del HTC, la pantalla y el tamaño mas pequeño hacen de el un terminal mas de uso diario, y si me lo permites mas acorde con la gran mayoría de usuarios de terminales Android. Seguiré probando el terminal y si encuentro algo que no me guste os lo haré saber.