Del iPhone al Galaxy Note 3 y no vuelvo atrás.


Como ya comenté en un artículo anterior abandoné mi fiel iPhone 5 por un Samsung Galaxy Note 3, muchos me preguntaron porque me había decidido por el Note 3.  Desde luego, si hubiera sido para un uso personal me habría decidido por el S5, pero pensando en el trabajo creo que acerté con la elección, porque las necesidades laborales nada tienen que ver con las personales.

Galaxy-Note-3
En fin, yendo ya al grano voy a hacer un resumen de los motivos por los que decidí, en primer lugar, abandonar el iPhone.
Lo cierto es que tampoco tuve que hacer un análisis muy complejo.  Tenía claro que iba a tener que leer muchos PDF, mails y documentos por lo que cuanto más grande fuera la pantalla más cómodo resulta tanto leer como ver gráficos.
Además de leer también voy a recibir muchos más mails, voy a tener que navegar más, recibir muchas llamadas telefónicas por lo que el consumo de batería es algo a tener muy en cuenta.
Con esas dos razones para mí, ya es motivo más que suficiente para abandonar el iPhone, batería y tamaño de pantalla a la hora de trabajar son dos factores con los que no se puede jugar.
El Note 3 está claro que tiene una pantalla de muy buen tamaño para leer y, además, su batería tiene una magnífica duración, con la oficial siempre rondo las 5 horas de pantalla activa y 2 horas en llamadas telefónicas, lo cual me garantiza que me aguanta un día.
Pero una cosa son las intenciones o la teoría y otra el ponerla en práctica en el día a día, y de esa parte es de la que os voy a hablar hoy.  Como anticipo solo deciros que ya no hay vuelta atrás hacia el iPhone, pese a que no todo es perfecto, como era lógico imaginar desde un principio.
Captura de pantalla 2014-07-15 a la(s) 18.02.22
Lo principal era la duración de la batería, estaba harto de que en algunos viajes que he tenido que hacer últimamente siempre fuera con miedo a utilizar el teléfono para no quedarme sin batería.  Un día incluso hice la prueba y tan solo utilicé el iPhone para realizar 4 llamadas de un minuto y responder un par de mails.  Al final del día se apagó por no tener batería.
Con el Note 3 ni punto de comparación, al principio le ponía una batería de 6500 mAh por el miedo que tenía tras la experiencia del iPhone, pero ahora utilizo la que viene de serie.  Aguanta sin problemas desde las 6 de la mañana hasta las 21 sin problemas y sin tener que preocuparme por lo que hago.  Redes sociales, llamadas, correos electrónicos, mensajería… Tranquilo, que el día lo aguanta, en ese aspecto Apple tiene un serio problema.
En cuanto a la pantalla he de decir que es muy buena pero con matices.  A la hora de leer es una maravilla, es grande, se ve bien incluso con sol y cabe un buen tamaño de texto.  Para ver vídeos igual se ve muy bien y tienen un buen color, pero sin embargo, en las fotografías no me gusta en absoluto.
Los primeros días hacía fotografías y notaba algo raro, era como si los colores fuesen extraños.  Desde luego, lo primero que pensé fue que vaya patata de cámara tenía.  Sin embargo un día comencé a pensar en si sería por el tema de la tecnología Pentile que no entiendo como ha utilizado en el Note 3 cuando en el 2 no la utilizo.  Así que me fui a Google+ a ver las fotografías guardadas ahí desde el móvil para verlas desde el monitor de mi iMac y, como sospeché, ahí las fotografías se veían de lujo, nada que envidiar ni mucho menos a las del iPhone.
Salvo ese detalle, que tal vez yo lo note porque soy un tiquismiquis aficionado a la fotografía, la pantalla también me gusta mucho.  Por lo tanto los dos principales inconvenientes que tenía con el iPhone, el Note 3 los suple de maravilla.
Pero no solo de batería y pantalla vive un Geek y esperaba más cosas, ¿qué tal el Note 3, en general?  Pues muy bien oigan.
Actualmente utilizo muy pocas App en el teléfono, a lo largo de los últimos 2 años he ido eliminando todas las superficiales o que, más o menos, me duplicaban funcionalidades y me he dejado sólo lo que necesito.  Gracias a ello, tal vez me haya sido tan cómodo el cambio de iPhone a Android.
Lo primero que busqué fue un cliente de correo electrónico, por defecto instalé K-9 un gran gestor de correo que, además, es software libre y me gusta mucho su funcionamiento.  Sin embargo ahora le echaba en falta algunas funciones y no me servía.
Probé bastantes clientes de correo, incluso el que viene con el propio SO, uno que me gustó mucho fue: Cloud Magic.  Me hubiera quedado con él de no ser por la limitación de que “solo” te deja configurar 5 cuentas de correo…. yo actualmente tengo 13 cuentas de correo configuradas.
Tras probar 5 ó 6 programas descubrí MailDroid, para mí el mejor cliente de correo que he probado nunca en móvil.  Tiene una versión gratuita que es la que estuve utilizando para comprobar que tal funcionaba y, en cuanto vi que había acertado, compré la versión completa sin publicidad y a disfrutar.
Del resto de App no tengo que decir mucho más, como ya he comentado llevo 2 años haciendo una limpieza de App y servicios y tan solo utilizaba los que estaban en más SO, si solo estaban en iOS directamente pasaba de ellas.
En este sentido Evernote ha supuesto una reinvención, que por cierto tengo que continuar los artículos sobre su uso, y me ha ayudado a eliminar muchas App y servicios.  Por lo tanto, todas las App que usaba en iOS tienen versión para Android y no tuve que buscar mucho, excepto para el cliente de correo como ya he comentado.
Algo que sí debo comentar es el S Pen, un accesorio que únicamente tiene Samsung en su gama Note.  No entiendo como otros fabricantes que también sacan teléfonos con pantallas enormes no se hayan preocupado por competir en ese aspecto con Samsung.
El S Pen por sí solo, para mí, ya es un elemento por el cual merece la pena comprar un Note.  Las funciones que ofrece con tan solo sacarlo de su sitio son una maravilla.  El poder hacer una fotografía, recortar una parte de ella y añadirle unas notas directamente.  O recibir una llamada, poner el altavoz o usar un manos libres bluetooth y poder tomar notas directametne en el propio teléfono para mí son funciones muy útiles que tuve ne cuenta a la hora de tomar mi decisión.
A las pocas semanas de tener el Note, Yahoo sacó de fase beta su launcher Aviate y en cuanto leí la noticia fui directo a instalarlo.  Para mí, ha sido un gran descubrimiento, organiza muy bien las App, permite crear pequeñas barras con las App que más utilizamos, hace un uso muy inteligente de Google Now y tiene ese toque de minimalismo que busco en todos mis dispositivos.  Pronto escribiré una entrada centrada en éste launcher y las App que estoy utilizando actualmente para no enrolarme ahora en éste tema.
Por supuesto no todo es maravilloso, como todo tiene sus defectos.  La cámara de fotos por ejemplo a veces se lía y no guarda la foto que hacemos, especialmente si tiramos las fotos en HDR, varias veces me ha pasado que sale un mensaje diciendo que está procesando la fotografía y luego no guarda la foto.
También se queda colgada alguna App, lo cual ocurría en el iPhone, pero no con tanta frecuencia.  El tema de las App a pesar de que ha mejorado mucho sigue teniendo cosas que añoro, como los diccionarios algo que por lo que veo muy poca gente se preocupa, desde luego tenemos la oficial de la RAE, pero es un bodrio tanto en iOS como en Android.
Sin embargo hay que poner todo en una balanza y ver si nos compensa o no.  La pantalla en la que veo raras las fotografías, la cámara que en ocasiones se cuelga al igual que las App, no encontrar App para cosas específicas que añoro las que había para iOS, para mí, son fallos que quedan en segundo plano.  A fin de cuentas puedo seguir haciendo todo lo que necesito con él, que no debemos olvidar que nuestros teléfonos los tenemos para que suplan unas necesidades que tenemos.
Tras ésto muchos pueden pensar: “vaya tontería, si pierdes más que ganas”.  Y según que cosas valoren ellos tienen toda la razón.  Para empezar en Apple no tengo opción de elegir una pantalla más grande, y el tema de la batería es escandaloso, especialmente porque es curioso que en los iPhone 4 o 4S dure más la batería que en los 5 y 5S.

Encantado con el Galaxy Note 3, tras un mes de uso.


Hace ya un mes que cambié mi querido iPhone 5 por un maléfico Galaxy Note 3, este cambio no fue porque me apeteciera probar el terminal, que podría ser una posibilidad por supuesto.  Sino que vino dada a un cambio radical en el uso que iba a hacer del teléfono en el día a día, por haber habido un cambio en mi puesto de trabajo.

galaxy-note-3
Podía haber elegido el teléfono que me diera la gana, por supuesto lo primero que se me vino a la cabeza fue el iPhone 5S, pero cometí el tremendo error de pensar en lo que iba a necesitar en lugar de lo que a mí me gustaba.
Lo cierto es que me resulta muy complicado ordenar las ideas para escribir este artículo, incluso me estoy planteando dividirlo en varias entradas para que me sea más sencillo definir el esquema de las cosas que quiero tratar.
El orden lógico me guía fácilmente a comenzar explicando porque decidí cambiar de iPhone a un Note 3 y esto lo respondo de manera sencilla…. creo.
Como he dicho mi cambio del uso del teléfono ha sido muy grande.  Antes nunca llamaba por teléfono ni recibía llamadas, ahora sin embargo un día que lo utilice poco estoy 1 hora hablando por él.
El correo electrónico, aunque ya lo utilizaba bastante, mi uso actual de él es mucho mayor, recibo más de 200 mails diarios y muchos de ellos tienen documentos adjuntos que tengo que leer.  Por lo tanto, necesitaba un gestor de correo con más opciones de configuración y los mejores que conozco están en Android.  Además para leer los documentos el tamaño de pantalla ya empezaba a sumar puntos.
Sin embargo, esos temas que me iba planteando me conducían continuamente a otro tema que puede que muchos no consideren importante, la duración de la batería.
Con mi uso cotidiano la batería del iPhone 5 ya no me llegaba a durar un día, y si algún día tenía un poco más de actividad me llegaba al medio día.  Eso hacía que tuviera mucho miedo si mi uso del teléfono al día iba a incrementarse mucho, ¿tendría que cargarlo 2 veces a día?  ¿Tendría que ir siempre cargando con un cargador de emergencia para el teléfono?  Inadmisible.  Además en el iPhone 5S no mejora la batería incluso muchos dicen que empeora, por lo tanto iPhone descartado.
Os mentiría si os dijera que Android fue lo primero y único en lo que pensé, estuve muy tentado de cogerme algún Lumia, a fin de cuentas One Note y los servicios online de Microsoft los utilizo bastante y da una gran comodidad, pero tras pensarlo un par de días decidí que no era suficiente con eso.
A lo largo de éstos años he probado varios teléfonos de gama alta de Android, como: los Sony Xperia Z, algún HTC y Samsung Galaxy 3 y 4 y ninguno me convencía.  Pero ha habido un modelo que nunca he podido probar y me llama la atención desde que salió su primera versión, es obviamente: el Samsung Galaxy Note.
Conozco a bastantes personas que tiene este terminal tan solo por le tamaño de pantalla, sin embargo eso no es para mí lo fundamental, si solo fuera por el tamaño cogería el phablet de Sony que me gusta más.  Lo que más valoro de éste terminal es el S Pen, un gran olvidado por la mayoría de usuarios que tan sólo piensan que es un añadido “chorra”.
Pero comencemos por la parte que más me preocupaba: la duración de la batería.  El Note 3 me aguanta un día de uso intensivo sin ningún problema.   Resumiendo, su autonomía os puedo decir que las 5 horas de pantalla activa es una media de la que no baja, y eso con bastantes llamadas por supuesto, de base ya da una gran tranquilidad por si un día digamos que “se complica”.
Aparte debido al gran miedo que tenía con ese aspecto me hice con una batería de 6.500 mAh que ya analicé y me da unas 10 horas de pantalla activa, dos días de uso intensivo vamos.  Ahora ya no la llevo siempre encima, suelo ponerla para el fin de semana y no tener que cargarla en esos días o especialmente para viajes.
Os puedo decir que es la batería que he usado éstas vacaciones y usando Google Maps como GPS durante más de 3 horas terminé el día teniendo un 65% de batería…
En cuanto al teléfono os digo que estoy encantado con él.  Va muy fluido, tiene 32 Gb de disco duro, es una gozada leer documentos y editarlos con esa enorme pantalla de 5´7 y dura mucho la batería.
El uso del S Pen para mí es un gran aliado, tomo muchas notas a mano sobre todo mientras hablo por teléfono y con éste teléfono no necesito llevar encima una libreta y bolígrafo, sino que mientras estoy hablando puedo sacar el S Pen y tomar una nota rápida en él y luego convertirla en una tarea pendiente en el calendario, una gran ayuda para alguien que, como yo, utiliza tanto las tareas y el calendario.
Mientras el resto de compañías que fabrican Phablets no saquen una con un S Pen, para mí es como si no existieran.
Como os comenté al principio esta entrada me temía que iba a ser larga, de momento la dejo aquí y en el siguiente artículo os hablaré de las App que utilizo, como uso el teléfono en el día a día y que cosas son las que más me gustan y las que menos.
Espero que os haya resultado interesante y me dejéis preguntas en los comentarios 🙂

 

Del Galaxy Note 2 al HTC One


Tras una semana con el HTC One tengo que decir que estoy muy contento con el cambio realizado con respecto al anterior terminal el Galaxy Note 2. Lo primero que me llamo la atención cuando se presentaron el HTC One fue su cuidado diseño, ya sabemos que la gente de HTC siempre se ha caracterizado por el diseño de sus terminales, pero en esta ocasión sean superado.

Nada mas cogerlo en la tienda antes de hacerme con el, quede impresionado por el tacto y los acabados del terminal. En un principio la pantalla de inicio del terminal (llamada BlinkFeed) no me gusto mucho y era una de las cosa que pensé quitar nada mas hacerme con el terminal. Pero os tengo que decir que aunque no le hago mucho caso, de vez en cuando te ayuda a visionar tus redes sociales de una manera rápida y muy visual. En cuanto al resto de la capa de HTC (en esta ocasión Sense 5) no interfiere para nada en el funcionamiento del terminal, no provoca ningún Lag, ni ralentiza el terminal, y aunque tapa bastante lo que es Android puro, lo hace de una manera elegante.

¿Que me gusta del terminal?

Lo que más me gusta sin duda es su pantalla; a la luz es espectacular, acostumbrado a las Amoled de Samsung, la pantalla del One en pleno día y dándole la luz de lleno te deja escribir o leer sin ningún problema. Otro de los aspectos a destacar es la calidad de audio que ofrecen los altavoces externos, es impresionante y tengo que decir que es el primer terminal que yendo en el autobús le he tenido que quitar el sonido de las notificaciones. La cámara aunque hace unas fotos muy buenas (y sin ser yo ningún experto en esto), tengo que decir que me gustaba mas la del Note 2. Otra de las cosas que me gusta es el no tener botón físico Home, como tienen los telefonos de Samsung.

¿Que no me gusta?

Lo primero y mas destacable la batería, aun siendo una batería de 2300 mAh si le metes mucha caña le cuesta llegar al día. Otro de los aspectos que no me gustan también referentes a la batería, es que no se pueda intercambiar, ya que el terminal no te lo permite por su acabado unibody. Solo trae dos botones físicos, el botón de encendido y apagado y el de volumen; el botón de encendido/apagado como todos sabéis también es un puerto de infrarrojos para utilizar la función de mando a distancia que trae el terminal (probada con éxito) pero tengo que decir que es el botón que mas se utiliza y que mas débil veo, pudiendo en un futuro terminar fallando. Otra de las cosas que me disgustan (pero en esta ocasión es referente al software), es el control del consumo de batería que hace el terminal con la función que tiene asignada para ello, siendo la nativa de Android (que los Samsung no han modificado) la que te ofrece mejor lectura de las aplicaciones que mas consumen batería y el tiempo que tienes la pantalla encendida. Y por ultimo no me gusta el led de notificaciones (una cosa que yo me fijo mucho), siendo el del Note 2 mas visible que el de el One.

¿Que echo de menos con respecto al Note 2?

Principalmente la batería, y en segundo lugar alguna de las funciones que trae de software la capa de Touchwiz de Samsung en el Note 2, como puede ser la multiventana. Una función que de camino al trabajo yo utilizaba mucho, ya que siempre venia hablando por Whatsapp o Line y viendo el TL de Twitter, aunque tengo que decir que el paso de una aplicación (en multitarea) a otra del One lo hace a las mil maravillas. La cámara aunque en menor medida también la echo en falta.

¿Que he ganado con el cambio?

En primer lugar un diseño mas cuidado y bonito que el plástico que utiliza Samsung, un terminal mas pequeño, aunque el Note 2 no me disgustaba su tamaño y traía funciones de software para poder escribir con una mano (siempre que utilices el teclado de Samsung) se hacia complicado realizar esta labor. Mejor visionado de la pantalla en exterior, mejor audio.

¿Que he perdido con el cambio?

Aunque parezca una contradicción, una pantalla mas grande que en ocasiones echo de menos, batería de 3100 mAh,  multiventana, S-Pen (aun sin un uso intensivo en ocasiones me falta), el poder abrir el navegador en una pantalla flotante, y como he dicho antes aunque en menor medida la cámara.

Conclusiones:

No me arrepiento del cambio ni mucho menos, como se suele decir, en esta vida no se puede tener todo y en este caso no iba a ser menos, los dos terminales tiene sus puntos fuertes y sus debilidades, los dos traen software añadido que el otro no trae (Samsung mas y mejor que HTC), pero los acabados del HTC, la pantalla y el tamaño mas pequeño hacen de el un terminal mas de uso diario, y si me lo permites mas acorde con la gran mayoría de usuarios de terminales Android. Seguiré probando el terminal y si encuentro algo que no me guste os lo haré saber.

 

La competencia para el Galaxy Note viene de Suiza


El Galaxy Note es un teléfono único en su categoría, para mí es la joya de la corona de Samsung y no su afamada familia Galaxy S.

En el campo de los teléfonos que se quedan a medio camino entre los smartphone y las tablets nadie se había atrevido a hacerle frente.. hasta ahora. ¿Quieres saber más? Tan solo tenéis que ver el siguiente vídeo.