La necesaria renovación de FitBit.


En el campo de los famosos cuantificadores personales debo reconocer que siempre ha sido Fitbit la compañía cuyos productos más me han gustado.

También reconozco que, a día de hoy, tengo varios de éstos cuantificadores personales de diversas marcas tirados en un cajón y ni me acuerdo ni me importan lo más mínimo.
Sin embargo sigo con interés éste tipo de productos a la espera de que salga uno que realmente merezca la pena.
Para mí éstos productos están en tierra de nadie, para los que no hacen nada de deporte no aportan mucho salvo un pequeño incentivo y para los que hacen deporte “en serio” se les quedan muy corto.
Aquí tenéis el audio en el que hablo sobre éste tema, por si preferís el formato podcast 😉

http://www.ivoox.com/108-cuantificadores-fitbit-charge-hr_md_3763095_wp_1.mp3″ Ir a descargar

FitBit hace ya tiempo que sufrió un duro golpe con su pulsera FitBit Force por la que tuvo que pagar una buena multa porque provocaba irritaciones en la piel.
Sin embargo no se han quedado quietos, sino que han continuado trabajando en perfecto silencio en algo realmente importante.
fitbit charge
Hace poco presentaron 3 nuevos modelos, de los cuales 2 de ellos podemos tirarlos directamente a la basura, aunque alguno seguramente venderán, y nos quedamos con uno de ellos, el FitBit Charge HR que realmente si creo que va a ser un cuantificador personal útil y que puede ser una compra útil.
¿Por qué ésta pulsera creo que sí sirve de algo?  Mu sencillo, porque hace un seguimiento de nuestra frecuencia cardíaca.  A lo cual muchos diréis que eso ya lo hacen otros muchos.
Pues bien, en primer lugar no son muchos los que lo hacen, solo unos pocos.  Y lo más importante, no consulta cuando se lo decimos nuestra frecuencia cardíaca, sino que la está mirando constantemente, las 24 horas del día y eso, creedme, es algo muy importante.
Gracias a saber nuestra frecuencia cardíaca realmente sabrá cuando estamos haciendo deporte, a que intensidad lo estamos haciendo y cual es nuestra frecuencia en reposo, o si por la noche realmente estamos durmiendo o solo tumbados sin movernos.
Si queremos saber realmente cuantas calorías gastamos a lo largo del día ésto es muy importante, si además ingresamos realmente la cantidad de comida que tomamos si tendremos un registro muy cercano a la realidad y será una base de datos fiable.
App Fitbit
Por todo ésto me parece que la FitBit Charge HR realmente es un producto a tener en cuenta, útil y que puede venir bien incluso a la gente que haga deporte habitualmente.
De ésto también son conscientes en la propia FitBit porque en una serie que estamos comenzando a ver “The Mysteries of Laura” que es el remake americano de la patria en el episodio 5 ó 6 hablaron con una modelo que estaba utilizando ésta pulsera.
Utilizaron su App de iOS para comprobar si a la hora de un asesinato tenía un pulso normal, si realmente estaba durmiendo…. La modelo dijo que para ella era imprescindible para saber cuantas calorías consumía para no engordar nada….
Desde luego explicaron en muy poco tiempo todas las bondades de ésta pulsera en un modo útil.
Pero FitBit no sólo sale ahí, también hay un juicio en el que un abogado va a utilizar éste dispositivo para demostrar que, tras un accidente laboral, una persona ha pedido mucha calidad de vida por su escasa actividad diaria utilizando la pulsera FitBit Flex.
Como veis éstos cuantificadores personales han venido para quedarse.  Ahora sólo falta que evolucionen, aunque ya estamos muy cerca.

FitBit Flex y Aria, análisis.


La pasada semana me puse en contacto con la gente de fitBit para que me cedieran para analizar los dos únicos productos que me faltaban de su catálogo: la FitBit Flex y su báscula Aria.

Hace ya tiempo que analicé sus dos primeros productos: el FitBit Zip y FitBit One, productos que me parecieron muy buenos la verdad.
Desde esas primeras pruebas he cambiado bastante, ahora hago mucho más deporte, utilizo un pulsómetro de gama alta y he probado bastantes productos similares de la competencia.  Es una pena que la FitBit Forece tuviera esos problemas con la irritación en la piel, porque sin lugar a dudas era un producto muy superior a la Flex.
Los productos como tal tienen una gran calidad en su construcción, algo a lo que FitBit nos tiene acostumbrados.
La FitBit Flex es muy resistente, cómoda de llevar y su cierre es muy bueno, algo que debo reconocer no me parecía.
La precisión de la pulsera es muy buena, como ya nos tiene acostumbrados FitBit en ese aspecto.
Flex
Los pasos contados, incluso la distancia recorrida cuando salgo a correr es bastante precisa, teniendo en cuenta las limitaciones que tiene un dispositivo de ese tipo por supuesto.
En la medición del sueño no estoy muy convencido con su precisión, pero en ese aspecto ninguno de los productos de las diversas marcas que he analizado me han convencido, por lo tanto puedo decir que más o menos igual que el resto.
A mí personalmente, el hecho de no tener una pantalla en la que podamos ver los datos no me gusta nada y no me acostumbro a las indicaciones mediante “lucecitas”.  Yo quiero saber los pasos que llevo dados o si se ha activado correctametne el modo de sueño por la noche, tener que coger el teléfono y sincronizar los datos si en algún momento quiero ver los datos completos es un engorro, más para mí que siempre llevo el bluetooth desactivado.
Aria
En cuanto a la báscula decir que es ua preciosidad de báscula. Es bonita, muy plana, cómoda de utilizar y, una vez conseguimos configurarla a nuestro wifi solo tenemos que ponernos encima y ya está.
Como puntos negativos de ésta báscula, decir que aún me costó un rato conseguir configurarla.  Desde el teléfono móvil fue imposible, debí ir al ordenador y probar varias veces hasta que la detectó correctametne y pude conectarla a mi red wifi.
En cuanto a la precisión de la báscula decir que en alguna ocasión me ha hecho alguna cosa rara, como bajarme 3 Kg de peso, pero si esperas unos segundos y vuelves a pesarte da el peso correcto.
Yo tengo una báscula de la marca Tanita y las mediciones tanto de peso como de % de IMC son muy similares, por lo que me fío de su precissión.
Por supuesto, en cuanto te bajas de ella envía mediante Wifi los datos a la plataforma de FitBit y nos ahorramos ese paso.
Los dos productos son muy buenos, si alguien está interesado en este tipo de productos desde luego la plataforma de Fitbit es una de las mejores que hay.  Hay muchísima gente conectada a ella, es con diferencia la comunidad en la que más amigos tengo vinculados, incluso creé un grupo de “Geek´s deportistas” que es uno de los que más miembros tiene.
Si queréis un producto de calidad que tiene un desarrollo continuo y una gran comunidad detrás para encontrar amigos con los que poder “picarse”, no lo dudéis: FitBit es vuestra elección. Puede que no sea el mejor producto en precisión, pero en conjunto sin duda que lo es.

Comparando el Withings Pulse con el FitBit


Los gadgets para saber la actividad diaria que realizamos al cabo del día están de moda, los más famosos son los de: FitBit, Nike Fuelband, Jawbone Up y el último en llegar, aunque es de una empresa ya muy conocida en estos temas, el Withings Pulse.

 

El competidor directo del Pulse es el FitBit One, porque los demás productos son pulseras, que ya tuve el placer de probar y  me encantó.  Actualmente utilizo el FitBit Zip porque el One se me soltó del pantalón y le pasaron por encima varios coches, desde entonces llevo estos productos enganchados al llavero.

FitBit One

Como ya he probado varios productos similares lo que voy a hacer, aunque las comparaciones sean odiosas, es ir comparándolo constantemente con los productos de FitBit y así veréis los puntos fuertes y débiles de cada uno de ellos.

 

Por si no conocéis este tipo de dispositivos os haré un pequeño resumen.  Son unos podómetros “vitaminados”, no solo cuentan los pasos que damos, sino que lo traducen en calorias quemadas, distancia recorrida, saben si hemos estado corriendo o caminando, también saben la altura que hemos ascendido para saber las plantas de un edificio que hemos subido caminando y, por la noche, se ponen en la muñeca con una cómoda muñequera y sabe cuantas horas hemos dormido profundamente, porque no nos hemos movido nada, y el sueño ligero en el que nos hemos movido algo.

Withings Pulse

Esto se complementa con unas App para nuestros teléfonos que nos muestran los datos de una manera gráfica y fácil de comprender para poder ver nuestra evolución con el paso del tiempo, o marcarnos objetivos de distancia recorrida, pérdida de peso… Para mí la gran diferencia entre un producto y otro es la App que tengan, y en eso me voy a centrar.

 

Como dije al principio el FitBit One y el Pulse de Withings son muy similares en cuanto a prestaciones.  Las únicas diferencias serían que el One los metros ascendidos te los muestra como plantas de pisos subidas, algo con lo que estamos familiarizados y el Pulse nos muestra los metros, cosa que puede dejarnos un poco fríos.  Como añadido el Pulse tiene un sensor para saber cuantas pulsaciones tenemos, de este modo se añadirán a los datos que nos muestra en la App que tenemos en nuestro teléfono móvil.  Por supuesto esa medición es aproximada, pero la he estado comparando con un buen tensiómetro que tengo de Omron y tampoco se va mucho, para hacernos una idea es más que suficiente.

sueño

Si estos dos productos son muy parecidos ¿en qué se diferencian entonces?  Tan solo en el software, donde son muy distintos y es lo que tendremos que tener en cuenta a la hora de decidirnos por cual comprar.

La App de FitBit está pensada para un control tanto del consumo calórico que hacemos, añadiendo los alimentos que tomamos y los vasos de agua, para hacer una comparación entre lo consumido y lo que quemamos caminando o haciendo ejercicio.  Aunque esto para mí es secundario, porque no funciona muy bien y lo mejor para esto es utilizar la App MyFitnessPal, que se puede enlazar tanto con el FitBit como con la de Withings para el Pulse, por lo tanto esto lo dejaré en un segundo plano.

 

La gran diferencia entre ambos productos es que el FitBit es un dispositivo social, está claramente enfocado a buscar y agregar amigos, competir contra ellos en pasos dados, crear grupos para que se añada gente nueva… Y funciona, desde luego que funciona.

Empecé con el FitBit por curiosidad, hacía boxeo y quería saber cuanta distancia se recorría en 2 horas de clase.  Al poco de comenzar me agregaron varias personas y hacían más del doble de pasos a diario que yo.  La tarde que vi eso me fui directo al Corte Inglés y me compré unas Asics para empezar a correr, bajé mi bicicleta de la pared la limpié, engrasé y empecé a montar también en bici.

Ahora, unos pocos meses después, salgo varios días en bici y a correr a la semana.  Desde luego el ir “picándome” con los amigos me ha dado ese empujón que me faltaba.  Quiero creer que sin eso también lo habría hecho, pero tal vez me hubiese costado más tiempo.

 

Por el contrario, la App de Withings está claramente enfocada en saber todo sobre nosotros y el factor social no es que quede en un segundo plano, es que no existe.  La App nos muestra 4 apartados básicos fundamentales que debemos conocer: Peso, actividad física, sueño y corazón.

Lógicamente lo que quieren es que compremos todos sus productos para que todos los datos aparezcan de forma “mágica” en la App sin tener que hacer nada nosotros.   Tienen un tensiómetro que podemos enlazar en la App y que hará que tanto nuestro pulso como la tensión nos aparezcan en ella, también tienen varias básculas, una que nos dará peso y MC y otra, más moderna, que aparte de esos datos también nos dirá el pulso y lo enviará también a la App.

Los valores de actividad física y sueño ya nos los indica el propio Pulse, aunque también él nos puede decir el pulso, como ya he comentado al principio.  Por lo tanto, solo con comprarnos el Pulse ya tenemos los datos de actividad, sueño y corazón, el peso por supuesto podemos incluirlo a mano, al igual que los valores de la tensión.

Esta App es muy buena para aquel que quiera tener un verdadero control de su cuerpo y saber las variaciones que va teniendo, y que no quiere o no le importa compartirlo con nadie

 

En estos meses que he estado utilizando el FitBit he conseguido cambiar mis hábitos y rutinas, por supuesto me parece un producto excelente que está evolucionando constantemente y que cada pocos meses puedo ver mejoras en su App para iPhone.  Si hoy perdiese tanto la FitBit como el Pulse me compraría solo el Pulse.  Afortunadamente ya he conseguido que el salir a hacer deporte no sea un sufrimiento y me gusta dedicar 4 ó 5 horas a la semana a practicarlo.  Estoy entrenando para comenzar a participar en carreras y me gusta más tener un control rápido sobre mis pulsaciones, tensión, actividad… que el competir contra mis contactos en FitBit.

 

Al igual que yo tengo claro que producto me compraría a día de hoy creo que vosotros también tendréis clara la elección ¿Queréis comenzar a hacer ejercicio con regularidad o ya lo hacéis?  Si queréis comenzar a moveos y hacer algo de deporte creedme sí os digo que el factor social puede ser una gran motivación, si ya tenéis la costumbre de practicarlo creo que el Pulse es una solución más completa.

 

Fitbit y la importancia de poder “picarse” con el deporte


Llevo ya varios meses utilizando el FitBit Zip, el primero que tuve fue el One, pero por desgracia un día que salí a correr se me cayó y, aunque lo encontré, un coche… o varios le habían pasado por encima y estaba destrozado.

Por eso estoy ahora utilizando el FitBit Zip y estoy encantado con él, si queréis leer algo específico sobre ellos tengo dos artículos, uno sobre el One y otro sobre el Zip, porque hoy no voy a hablaros sobre ellos, sino sobre la importancia de picarse gracias a poder utilizar estos dispositivos.

Cuando comencé a utilizar éstos dispositivos lo usaba para monitorizar mi actividad diaria, controlar las calorías consumidas e intentar aumentar la actividad semana tras semana.  Era consciente de que tenía un factor social, pero no le prestaba mucha atención.

20130416-165055.jpg

Un día descubrí que varias personas que conocía por twitter lo tenían y los agregué como amigos, ahí empecé a interesarme realmente por este dispositivo y descubrí el valor del factor social.   Con los amigos que tenía no tenía problemas, caminaba muchos mas pasos a la semana que ellos, pero seguí buscando gente y preguntando por Twitter quien utilizaba estos aparatos… y ahí cambio todo.

Pronto comenzó a unirse gente que salía a correr varios días por semana, que practicaban algún deporte y la cosa se complicó je,je.

Quise probar la función que ofrece FitBit en su web de crear grupos para que se una mucha gente y poder picarnos unos con otros, creé el grupo “Geek´s deportistas” al cual podéis uniros si utilizáis uno de sus dispositivos por supuesto, actualmente estamos cerca de 70 miembros en él y es uno de los grupos con más miembros.

Al haber tanta gente con la que comparar mi actividad fue una locura, pronto hubo gente que a la semana daba más del doble de pasos que yo, humillante.  No se vosotros, pero yo soy una persona a la que le encanta picarse, en cuanto vi este desastre al día siguiente fui a comprarme unas zapatillas deportivas nuevas y volví a apuntarme al gimnasio de Boxeo y también estoy retomando la afición de la bicicleta.

contenido caja fitbit

La cosa cambió y ahora siempre estoy en las posiciones superiores, no solo de mis amigos, sino también del grupo que creé, algo que es complicado debido a la gran cantidad de gente que hay en él.

El FitBit como tal es un aparato muy útil, especialmente si te acostumbras a ir introduciendo los alimentos que comes e intentas superarte a ti mismo en los pasos dados, o te pones un mínimo de pasos diarios que debes dar.  Pero para mí, el gran cambio ha sido comenzar a utilizar su factor social e intentar ir subiendo posiciones en el ranking del grupo.

Espero que os animéis a probar estos dispositivos y , por supuesto, que os unáis al grupo y podamos picarnos je,je.

Utilizando el FitBit Zip de @FitBitES


Hace unos meses pude probar el FitBit One y me pareció un invento muy bueno, era útil y no había que hacer “nada” para utilizarlo, simplemente llevarlo encima a lo largo del día.  El resto lo haríamos nosotros regañándonos a nosotros mismos por no cumplir los objetivos je,je.

Ahora estoy utilizando el hermano pequeño, el FitBit Zip.  Las funciones principales son las mismas, pero tiene unas limitaciones: no tiene aviso por vibración por lo que no podremos utilizarlo como despertador, tampoco nos sirve para contar los pisos que subimos por las escaleras, ni llevar un registro del sueño.

Estas limitaciones no afectan en nada a su función principal que es la de llevar un control del ejercicio realizado a diario y hacer con él un cálculo de las calorías quemadas.  Otra diferencia importante es que éste no se carga mediante el puerto USB, sino que lleva una pila que nos durará varios meses, cambiarla por cierto es muy sencillo y en la caja nos viene un accesorio que nos ayudará a abrir la tapa para cambiarla.

Lo que llama la atención de estos dispositivos es su increible precisión.  Con el FitBit Zip he decidido meterlo en el llavero para que no se me olvide nunca y, sobre todo, para que no se me pierda je,je.

20130416-165055.jpg

Lo mejor de estos dispositivos es la App que los acompaña, una App muy sencilla con una interfaz muy buena a través de la cual no solo podremos ver nuestros avances a lo largo del tiempo, sino también incluir lo que vamos comiendo a lo largo del día y llevar así un equilibro entre calorías ingeridas y quemadas.

Siendo totalmente sincero debo decir que la App es muy buena, pero tienen que mejorar la parte de la introducción de alimentos, aunque tampoco supone un problema.  He descubierto una App muy buena llamada “My FitnessPal” que tiene una base de alimentos increible y que, si no está lo que buscamos, podemos introducirlo manualmente en unos pocos segundos.  Lo mejor es que la App de FitBit se sincroniza con la de My FitnessPal, de éste modo introduzco los alimentos en la segunda y, al sincronizar el FitBit aparecen esos datos de los alimentos dentro de la App de FitBit y ahí tenemos toda la información perfectamente organizada.

En cualquier caso he estado hablando con la gente de FitBit y me han dicho que esta primavera van a sacar una versión actualizada con muchas mejoras de la App de FitBit, si se soluciona el problema de la base de datos de los alimentos me alegraré porque podré eliminar MyFitnessPal, que tan solo la utilizo para introducir la comida.

Su precio es inferior al One, por las carencias que he comentado al inicio, pero esas carencias no son imprescindibles y no las hecho en falta para nada.  Si alguien quiere probar uno de estos dispositivos o tan solo busca una forma sencilla de calcular las calorías quemadas a lo largo del día y gastarse lo menos posible, este es sin duda el producto que necesita.

Deporte y tecnología, probando FitBit One


Los Geek´s sabemos que con tecnología todo es mejor, no hay duda al respecto.  Por eso estuve buscando “cacharritos” que me ayudasen a monitorizar el deporte que hacía.  Ahora hay muchas opciones y las App para los teléfonos móviles son incontables, pero yo no quería una App, sino un dispositivo que pudiese llevar encima y “olvidarme de él”. Posiblemente el más popular sea la Nike FuelBand por la fuerza de la marca, pero no me convencía, es una primera versión y tiene mucho que mejorar y añadir.  Al final descubrí el aparato que más me gustaba por completo y cómodo de utilizar, el FitBit One.

 

El motivo de que me gustase es porque me parece no solo mas versátil, sino mucho mas completo.  El primer defecto que le veo a la Nike FuelBand es la limitación de ser una pulsera y que está pensada únicamente para correr, si un día vas en bicicleta o haces spinning olvídate de ella que no sirve de nada.  Para mi ésto que puede parecer una nimiedad era muy importante, desde hace unos meses estoy practicando Boxeo y ahí, obviamente, no puedo llevar nada encima. Ni pulsera, ni banda para el pulsómetro y mucho menos un teléfono, sin embargo el FitBit al poder ponerlo en el pantalón o incluso en el calcetín o la propia zapatilla era perfecto.

El FitBit sin embargo lo puedes poner en el cinturón, calcetín, las mujeres pueden sujetarlo en el sujetador… es decir, que lo puedes utilizar para cualquier tipo de deporte que hagas, excepto natación claro je,je.  Pero no solo nos sirve para hacer deporte, está pensado como una herramienta muy completa que se apoya en la página web.  Desde la Web o la App de nuestro teléfono móvil podemos ir introduciendo los alimentos que vayamos comiendo a lo largo del día y la cantidad de líquidos.  Tienen una base de datos de alimentos muy grande y además, recientemente, han incluido una específica para España, con lo que nos aseguramos que ya están introducidos los más comunes, si no está es muy sencillo crear uno y así ya lo tenemos para la próxima vez.   Ésto es muy útil para las personas que quieran ir eliminando calorías consumidas diariamente y seguir un régimen.

Y por último la opción que mas interesante me parecía a mí, la de controlar el sueño.  Por la noche nos ponemos una ligera muñequera que nos viene en la caja, ponemos el FitBit en “modo sueño” por llamarlo de alguna manera y así nos crea un patrón de sueño y podremos saber si nos hemos movido mucho o no, a que horas hemos dormido profundamente… ¡Una idea genial!

 

Una vez que ya tuve claro que dispositivo se adaptaba más a mis necesidades decidí probar suerte, FitBit tiene una cuneta de Twitter muy activa y me puse en contacto con ellos a ver si me dejaban una unidad para probarla, y así fue.  Así que ahora os voy a contar mi experiencia con este dispositivo.

 

En la caja lo único que encontramos es el “mini pincho usb” que debemos conectar al ordenador para que se sincronice nuestro FitBit, un cable USB para cargarlo, la funda con pinza para sujetarlo a nuestra ropa y el propio FitBit.  Entramos en la web de FitBit nos registramos y se descargará el programa FitBit Connect que necesitaremos para sincronizarlo diariamente, mirar la cantidad de batería que le queda, actualizarlo…

contenido caja fitbit

El dispositivo tan solo tienen un botón.. Y creedme que no son necesarios mas.   Cada vez que lo pulsemos cambiará los datos mostrados: Nombre, hora, pasos dados, pisos subidos, calorías quemadas, distancia recorrida y una flor que será mayor según el ejercicio que hayamos realizado durante el día.  Por la noche, cuando vayamos a dormir, debemos dejar pulsado el botón y cambiará a un cronómetro, cuando nos despertemos volvemos a dejarlo pulsado y entenderá que nos hemos despertado y volverá a contar la actividad diaria.

Su precisión es asombrosa, no tengo muy claro como calcula la distancia pero he salido a correr varios días con una App con GPS en el iphone y la medición es casi idéntica, la contabilización de los pisos subidos andando también es muy precisa, he estado subiendo y bajando las escaleras varios días haciendo pruebas y a lo mejor se confunde poniendo un piso de más, pero no es un fallo abismal.  La funcionalidad de mirar como dormimos también está muy bien, yo tenía curiosidad porque muchos días me levantaba mas cansado de lo que me acostaba… y averigüe que algunos días me despertaba cada dos horas, algo es algo.

El One además tiene sistema de vibración que se utiliza para poner alarmas, al principio no me convencía el sistema porque no me parecía muy efectivo, pero después de probarlo me ha convencido, desde luego que despierta je,je.  Además es un sistema muy ingenioso de despertador que solo nos despierta a nosotros, así nuestra pareja puede seguir durmiendo plácidamente.

fitbit_one_black_top_time

El uso a diario es muy cómodo, no tenemos necesidad de preocuparnos por él, por la mañana lo quitamos del “modo sueño” por llamarlo de algún modo (si lo utilizamos) y cuando nos vistamos lo sujetamos a la prenda de ropa que prefiramos y ya está, nos olvidamos de él hasta que nos cambiemos de ropa o pongamos el pijama.  Por la noche, o cada dos noches como prefiramos, nos acercamos al ordenador y lo sincronizamos para comprobar el estado de la batería y subir los datos a la web.  A mí por lo menos la batería me ha durado seis días, utilizándolo por la noche, saliendo a correr, yendo a clases de boxeo… así que el uso no ha sido de estar sentado en el trabajo.

Durante el día, sí queremos, lo que más deberíamos utilizar es el teléfono móvil para ir introduciendo lo que comemos a lo largo del día y la cantidad de agua bebida.  Ésto por supuesto es opcional, si queremos seguir un régimen es importante hacerlo, yo por lo menos no lo hice hasta que averigüé como poner la base de datos de los alimentos españoles, cosa que por cierto es muy sencilla.

Para poner la base de alimentos de España debemos ir a nuestro perfil dentro de la página web, ahí pulsamos en “ver configuración de la cuenta” y en la pestaña de “configuración personal” en la parte de abajo que indica “Preferencias” está la opción de indicar que base de datos de alimentos queremos utilizar.

 

Tras éstos días utilizándolo solo puedo decir cosas buenas de él.  Para empezar su precio de 100 euros la versión One y 65 la versión Zip es muy bueno. La comodidad de poder ponerlo en cualquier prenda de ropa, la opción de usarlo como despertador (la versión One solo), el complemento de las App para teléfonos móviles para introducir lo que comemos y saber las calorías consumidas… En fin, que no tengo nada malo que decir de éste producto; tiene un precio razonable, es cómodo, su autonomía es magnífica y hace todo lo que dice que hace, ¿qué mas podemos pedir?