iVoox y el maltrato a los podcaster


Llevo unos 5 años escuchando podcast, aunque ahora ya no tengo tiempo para ellos, y grabando unos 4 años y medio.  Cuando empecé era un engorro tanto descubrirlos como suscribirse, hasta que apareció iTunes y solucionó la vida de los que éramos aficionados a escucharlos.  Los que los grababan tenían que seguir buscándose la vida para alojarlos, crear el feed y demás tareas sencillas y agradables.

Al poco tiempo de empezar a grabar yo podcast apareció iVoox y me alegré mucho.  No solo porque fuese una empresa española y el servicio técnico te respondiese rápido y en tu propio idioma, sino porque era un sueño hecho realidad para el podcaster.  Podías subir ahí los episodios de tu podcast sin problemas de espacio, te creaban el feed, ofrecían un reproductor para incluirlo en tu blog y podías enviar ese feed directamente a iTunes.  Puesto a ser puntilloso el feed estaba limitado a los 20 últimos episodios, pero en la web se podían escuchar todos, un sueño hecho realidad.

 

Lo lógico era pensar que eso fuese a más, a fin de cuentas acaba de arrancar y cualquier cosa con rodaje mejoraba, ¿no?  Pues en este caso ha sido el camino del caracol, año tras año vamos hacia atrás.  Yo he pasado de un amor inicial hacia esa plataforma a sentir casi odio por ella, actualmente estoy en un punto de indiferencia hacia ella, ahí están y si alguien que está empezando le sigo recomiendo ese servicio… Para empezar es cómodo y si alguien “avanza”  ya sabrá lo suficiente para buscarse la vida.

 

No quiero engañar a nadie ni a mi mismo, iVoox es una empresa y hay cosas que son lógicas y yo como usuario las entiendo y apruebo, el problema son los “detalles” que tiene, creo que no le benefician en nada y quedan muy mal.

Sacaron una versión de pago, que todos esperábamos, era el paso lógico.  Al comienzo hubo revuelo porque incluían publicidad al inicio de los audios, aunque para mí ese no era el problema, sino que no se lo dijeran a sus usuarios enviando un simple correo electrónico indicando que han cambiado las condiciones del servicio.

Ellos utilizaron la técnica del niño pequeño, señalaban sus condiciones de servicio en la que una de ellas indicaba que las condiciones del servicio podían cambiar en un futuro, un argumento que no me extrañaría estuviese en alguna película de los hermanos Marx.

 

Hace unas semanas un amigo twittero @tonyfalcon me comentó que había sacado un podcast y no sabía como enviarlo a iTunes.  Yo le recomendé que se pasara a iVoox para almacenar todos los episodios y que ya le enviaría yo el feed que genera iVoox a iTunes.

Mi primera sorpresa es que encontrar el feed que genera iVoox para suscribirse con gestores de podcast, que antes era muy sencillo encontrar, ahora estaba muy escondido.  Me costó más de 5 minutos encontrarlo, pero al final lo encontré y pude enviarlo a iTunes.  Y eso yo, que por lo menos lo encontré, me comentó por twitter @jmortizsilva que él es ciego y la página no tiene accesibilidad, tuvo que pedirle a alguien que le buscara ese botón para poder suscribirse.

En iTunes al enviar un feed se muestra la imagen seleccionada para ese podcast, el autor, descripción general, temática, página web del autor… Vamos, una serie de datos que son útiles para saber si ese podcast te puede interesar, si no estuviesen esos datos a lo mejor nadie se animaría a suscribirse a un podcast, no va a suscribirse primero para ver de que temática trata, aunque de todo habrá.

 

Ahora iVoox, en una estrategia de marketing genial ha decidido suprimir toda esa información del feed que suministra.  Ni portada, descripción es que no deja ni el título del podcast, por lo menos conserva el autor que visto lo visto igual es hasta para darle las gracias.  Mirad lo que me encontré cuando busqué en iTunes el podcast de Tony para comprobar que funcionaba correctamente:

Feed de iVoox en iTunes

 

El logotipo de iVoox, en el título la descripción de que es una suscripción a iVoox con el nombre del autor, una categoría y a correr.  Ya en el colmo de la desvergüenza al pulsar sobre el botón del sitio web del podcast, pensando que por lo menos me llevaría a iVoox pero directamente al canal del podcast seleccionado, me llevó a la página inicial de iVoox.  Me contengo y simplemente diré que me parece una brutal falta de respeto hacia los que son, no un pilar fundamental de su plataforma, una base de su servicio, los podcaster “independientes”.

A pesar de todo esto que estoy diciendo lo mas triste de todo es que iVoox sigue siendo una de las mejores opciones para alguien que esté comenzando en el podcasting.  Spreaker se puso de moda pero a mi nunca me ha gustado, cuando tienes varias horas de grabación en episodios hay que empezar a borrar porque te limitan el espacio y eso es aún peor.

El problema del feed de iVoox que no muestra información se puede solucionar pasándolo primero por Feedburner y ya está.

 

Pero lo malo son los modos, la imagen que está dando, no a sus usuarios, sino a los que le generan el contenido, de que les importan una mierda.  Seguro que el tráfico que les generamos los podcaster es ridículo en comparación con el que le proporcionan los programas que suben las emisoras de radio, pero eso no es excusa para marginarnos de ese modo.

Hace unos años, en el primer cabreo monumental que cogí con esa plataforma borré todo mi contenido que tenía con ellos: El arca de la alianza, Disculpe que me ría y Más que rol.  Lo único de lo que me arrepiento es de no haberme guardado primero una copia de todos esos episodios, pero no de haberlo hecho.

 

A día de hoy ya no alojo ahí mi contenido, simplemente tengo un feed que apunta ahí mas por los viejos tiempos que por verdadera utilidad.  Si bien he dicho que el tráfico que los podcater representamos en iVoox en comparación con las grandes emisoras de radio y lo mantengo, también he de decir que el tráfico que representa iVoox en las estadísticas de mis descargas en comparación con el que me proporciona iTunes es ridículo.

ITunes ha sido, es y será el rey en el tráfico de los podcast, actualmente si un podcast no está en iTunes es como si no existiese.  Incluso los gestores de podcast mas famosos de Android lo único que hacen es apuntar a iTunes para que la gente se pueda suscribir.

 

Imagino que estas decisiones que están tomando en iVoox es para aumentar la visibilidad de su plataforma y que la gente vaya a ella.  Lo que yo me pregunto es si esa escasa visibilidad que consigue no tendrá un precio demasiado elevado, éstas medidas son aún más impopulares que las que está tomando Google para que la gente utilice Google+.

De podcast, almacenamiento y feeds


Cuando me decidí a grabar un podcast, las primeras dudas que tuve son: ¿Cuesta dinero? ¿Donde guardo los audios? ¿Como podrá escucharlo la gente?

Solo tenía dudas, no sabía lo que necesitaba ni para que servía cada cosa.  Lo poco que encontré en mi búsqueda es que siempre se repetían dos cosas: Necesitas un hosting propio y utilizar Feedburner.  Como se repetían siempre estas cosas fui a ello, sin saber porque ni que función desenvolvía Feedburner en esto exactamente.

Ahora, varios años después y  habiéndome ya curtido en diversos cambios de hosting, feed e historias varias creo que ya tengo muy claro lo que se necesita para alojar y distribuir un podcast y la forma mas sencilla y barata de conseguirlo, espero que a algunos esto os sirva de guía.

Antes de continuar quiero dejar claro que esta forma es, para mí, la mejor, mas segura y sencilla.  Dentro de las posibles formas que incluyen el pago esta es, con diferencia, la mas barata.  Hay formas de hacerlo totalmente gratis que sería alojando los audios en Archive.org copiando los enlaces y enlazándolos en WP, pero eso investigáis por vuestra cuenta que yo no lo he usado nunca je,je.

Permitidme que me enrolle, pero quiero explicar porque he cambiado la forma en la que lo había estado haciendo hasta ahora y porque me he decidido por hacerlo de esta forma:

Zapatero a tus zapatos – No sé porque terminamos obsesionándonos con el blog, invertimos mas tiempo en pensar como optimizar el blog que en grabar episodios, que es lo que deberíamos hacer.  Buscamos plugins para hacer tal o cual cosa, queremos aprender a editar el código para modificar el tema, aprender algo de SEO, accesibilidad… Y todo ese esfuerzo para nada, porque la gente se suscribe al feed del podcast y casi nunca van a entrar en nuestro blog.

Actualizaciones – Algo que SIEMPRE debemos estar pendientes es de las actualizaciones.  Se detectan vulnerabilidades, se mejoran las funciones, se mejora la estabilidad… la cuestión es que es importante estar al tanto de las actualizaciones y, si se trata de una actualización del WP debemos hacer copias de seguridad y rezar para que no pase nada y se nos caiga el blog y debamos restaurarlo de la copia de seguridad… De este modo nos olvidamos por completo, siempre vamos a tener el sistema perfectamente actualizado, protegido y sin tener ni que pensar en ello.

Seguridad – Hay empresas que ofrecen un alojamiento muy barato pero, ¿son seguros? Muchos sitios ni permiten ocultar el Who is y eso para mí es algo básico.  Si nuestro proveedor de hosting no protege bien sus servidores podemos tener una desagradable sorpresa

Al decidirme por utilizar única y exclusivamente wordpress.com me olvido absolutamente de todos los problemas.  Sí alguien quiere entrar en mi blog no tendrá que atacar a los servidores de alguna empresa “económica”, sino al gigante WordPress y no es lo mismo.  Comprarles el dominio a ellos es bastante mas caro que los 4 ó 5 euros que puede costar en otra empresa, pero tienen la opción de ocultar el WHOIS y eso para mí es prioritario.

Aparte WordPress es el que mejor trata temas como el SEO, simplemente por tener alojado nuestro blog en él y poner unas etiquetas correctas ya tenemos bastantes visitas y el gestor de feeds es maravilloso, ya lo veréis mas abajo en el pequeño tutorial que os voy a poner.

Y por último el precio.  Si nos da igual el dominio y nos da igual que la dirección sea “elnombrequequieras.wordpress.com” y  no queremos pagar por un tema ni nada por el estilo, tan solo deberemos pagar 15 dólares al año por el alojamiento adicional y eso, traducido a euros, es una birria.

Al pagar esos 15 dólares nos aseguramos un tráfico ilimitado, poder subir archivos .mp3 y que las direcciones a nuestros audios sean fijas para que el feed no nos falle…. Una ganga creo yo.  El espacio puede parecer poco, unos 9 Gigas pero yo he subido los 80 episodios del podcast “El arca de la alianza” y son poco mas de 4 Gigas… hasta que me quede sin espacio pasarán varios años.

Y a hora, por fin, el tutorial:

Antes de pensar en feedburner debemos tener claro que es lo que queremos enviar por el feed a iTunes para evitar en un futuro tener que retocar nada.   Esto simplemente lo digo para no enviar el feed principal del blog, sino elegir el de la categoría que nos interese.  Si algún día  metemos un vídeo o un audio que nos parece interesante pero no es de nuestro podcast, también se enviará a nuestros suscriptores y eso no es lo que queremos.

Lo mas limpio es crear una categoría llamada “Podcast” o el nombre que queramos y que sea una categoría principal y dentro de ella una sub-categoría con el nombre del podcast.  Por poner un ejemplo: Yo he creado la categoría Podcast y dos sub categorías, una con el nombre “El arca de la alianza” para no perder los audios de mi anterior podcast (si, he vuelto a subir todos los audios) y otro para este podcast nuevo “el telar del geek”.  De este modo tengo dos feeds independientes y no se me mezcla nada, de esta forma puedo crear todos los feeds que quieras en segundos.

Podemos crear una categoría, añadirle una descripción, elegir si tiene alguna categoría por encima…

menu de categorías

Según el tema que estemos utilizando podemos elegir que, en la barra debajo de la cabecera, salga un menú desplegable.  En cualquier caso siempre podremos ponerlo en la barra lateral para que los visitantes accedan directamente.

Imagen de la barra de categorías

Ahora tan solo debemos recordar en que categoría queremos incluir cada una de nuestras entradas y solucionado.  Wordpress muestra todo lo que publiquemos en la página principal, pero mediante esta creación de categorías podemos dividir y apartar el contenido que generemos.

Después debemos crear una entrada y meter ahí el archivo de audio de nuestro podcast.  Podemos subirlo directamente a wordpress y no tener que preocuparnos de nada pagando los 15 dólares de almacenamiento adicional o bien alojarlo en otro sitio y meter aquí el enlace.

Justo encima de la barra de herramientas para editar una entrada está la opción de subir/insertar un “objeto” que puede ser una imagen, audio, vídeo o archivo.  Lo podemos  subir desde nuestro ordenador o insertar habiéndolo alojado en otro sitio y dándole la url que nos hayan facilitado para acceder a él.

imagen que muestra la opción de subir audio

Bueno, ya tenéis vuestro blog, habéis creado una entrada con vuestro episodio piloto, subido vuestro primer episodio y ya lo tenéis en la categoría que habéis creado para ello. Así estáis mas contentos que un niño con un juguete nuevo… ¿Y ahora qué?  Solo falta preparar el feed… Vaya, parece que hay un problema…. wordpress facilita el feed pero es el general del blog, ¿cómo consigo el feed de la categoría?   Nada mas fácil, por eso me encanta wordpress.

Lo único que debéis hacer es entrar en vuestro blog para verlo, pulsar sobre la categoría del podcast y en la barra de direcciones añadir a la url después de / la palabra feed, es decir /feed y os cambiará de página mostrándoos el feed de esa categoría, mas sencillo imposible, ¿no?  Tan solo tenéis que copiar esa dirección e ir ahora a feedburner

Pero antes de ir a feedburner vamos a ajustar un par de cosas en wordpress para saber que podemos mejorar en nuestro feed.  Por defecto, el feed tan solo muestra las últimas 15 entradas de nuestro blog, si queremos que en iTunes u otros sitios donde la gente se suscriba a nuestro podcast pueda ver todas nuestras entradas hay que cambiar eso.  Debemos ir a “Ajustes” y seleccionar “lectura”.

Ajustes del menú de lectura

Aquí vemos como podemos elegir cuantas entradas se mostrarán tanto en nuestro blog como las que se mostrarán en el feed.   En el blog con mostrar las diez últimas creo que sobra pero en el feed que se muestren todas tampoco importa.  También tenemos la opción de que, en el feed, se muestre el texto completo del artículo o tan solo un resumen… Muchos blogs comerciales solo muestran un resumen para obligar a que la gente entre en el blog, pero a mí me parece una molestia y no quiero utilizarlo.

Ahora continuemos con el feed, aquí tenéis lo que tenéis que escribir para que os muestre el feed.

que escribir para que nos muestre el feed

Y esto es lo que obtendremos.

pagina del feed

Si os fijáis nos ha cambiado el principio de la dirección, pasando de ser http:// a ser feed:// y eso luego nos dará un error, es mejor que escribáis al final de la dirección la palabra feed seleccionéis toda la dirección y la copiéis porque sino luego tendréis que cambiarlo a mano porque seguro que no os acordaréis de cambiarlo.  Recordad, la que nos interesa es la que comienza por http:// la otra nos dará error.

Ahora vamos a feedburner y nos loqueamos con nuestra cuenta de gmail o tendremos que crearnos una cuenta de gmail si no la tenemos.  Pegamos ahí la dirección que hemos creado para obtener el feed de nuestra categoría, MARCAMOS la casilla que indica que somos podcaster y poco más.  Por cierto, arriba a la derecha hay una pestaña de “Languajes” ahí podéis ponerlo en español si os resulta mas sencillo.

registro del feed

Pulsamos siguiente y podemos ponerle el nombre que queramos tanto al nombre del feed como a la dirección del mismo.

Nombre y dirección del feed

Y ya está, ya tenemos un Feed creado con Feedburner, podemos configurarlo ahora o volver mas tarde e ir personalizando lo que necesitemos. Lo mas importante es que ahora podemos insertar una carátula al podcast, poner nuestro nombre o el de todos los integrantes del podcast, indicar si contiene vocabulario inapropiado y debe ser “explicit” indicar la temática y categorías de nuestro audio… Todo esto es muy importante para todos los agregadores de podcast.

Ahora es muy sencillo configurar esos datos en feedburner y no creo necesario ir uno por uno, de todas formas si alguno tenéis alguna duda lo podéis preguntar en los comentarios sin problemas.  Al terminar, la configuración nos dirá que todo ha ido sin problemas y que ya tenemos el feed listo.  Si tenéis alguna duda de cual es vuestro feed es muy sencillo, entramos en Feedburner, pulsamos sobre nuestro feed y tenemos una pestaña para editar los detalles del feed.

editar nuestro feed

En esa sección podemos hacer todo lo que necesitemos.  Si algún día cambiamos donde alojamos nuestros audios, cambiamos de hosting o cualquier otra cosa, podremos modificar de donde debe coger las entradas, tan solo debemos cambiar la dirección en la casilla “original feed” y problema resuelto, nuestros suscriptores ni lo habrán notado. En la casilla de abajo “Feed Address” es donde nos indica el feed que nos ha creado Feedburner y ese es el que debemos enviar a todos los sitios que queramos que tengan nuestro podcast disponible.

Y ya está, ahora podremos ver todas las personas que acceden a nuestro feed, las descargas de nuestros episodios, desde que sistemas, agregadores y todo lo que necesitemos saber y más.  En la pestaña Analyze tendremos esos datos y en el resto podremos cambiar los datos del feed, agregar funciones y demás cosas que no son importantes, por lo menos de momento je,je.

Ya tenemos nuestro blog creado, con las categorías para nuestro podcast, alojados nuestros audios y optimizado nuestro feed mediante Feedburner.  Lo único que nos faltaría es enviarlo a iTunes como mínimo (si tu podcast no está en iTunes es como si no existiese, le pese a quien le pese) .¿Cómo envío mi podcast a iTunes?  Lo primero que tienes que hacer es instalar iTunes en tu ordenador (si se puede hacer saltando ese paso yo no lo conozco) Puedes descargarlo desde la web de Apple que es gratuito, no os preocupéis je,je.  Luego debéis entrar en la sección “iTunes Store” y seguir tranquilos porque todo esto es gratuito .  Arriba veréis una barra y tenéis que pulsar sobre la pestaña “Podcast”.

Ahora nos ha cambiado la ventana y veremos como en la barra lateral de la derecha tenemos unas acciones a realizar, la que nos interesa es la de “enviar un podcast”.  Son tres pasos los que debemos seguir, lo único que nos tiene que preocupar es la de introducir la dirección que nos ha creado feedburner en lugar de la del feed de nuestro blog.  Esto es importante por lo que he dicho antes, si cambiamos nuestro hospedaje, categoría o cualquier otro motivo, con ir a Feedburner y cambiar la dirección de origen estaría solucionado el problema.

Y ahora sí, ya está, tenéis el blog, las categorías, feed, feed mejorado con feedburner y enviado a iTunes.  Lo mas importante ya lo tenéis, perfectamente podéis estar así sin agregar nada más.  Hay otros sitios a los que podéis enviar vuestro feed, como iVoox o páginas similares, pero no es imprescindible, eso ya a gusto de cada uno.

Espero que esto os haya servido de algo….

Un saludo y recordad, un podcaster genera contenido, no invierte más tiempo en preocuparse por su blog que en generar contenidos 😉