Utilizando el Apple Watch como monitor deportivo


Hace unos meses ya que tengo el Apple Watch y, como comente en un video, no tenía ninguna intención de utilizarlo como monitor deportivo porque quería seguir utilizando la plataforma de Polar; aprovechando que la App Polar Beat esta para el Apple Watch.

Sin embargo con el paso de los meses me reconcomía tener una App *duplicada* en mi iPhone y en el Apple Watch porque, a fin de cuentas, la App entreno y la propia App de Actividad servían para lo mismo ¿no?
Con ese pensamiento decidí darle una oportunidad a dicha App, primero comprobé que podía utilizar mi **banda pectoral Polar H7** vinculándola al Apple Watch .porque por mucho que éste reloj pueda leer la frecuencia cardíaca en la muñeca no me fío en absoluto de su rapidez y precisión comparada con una banda pectoral tan buena como la de Polar.
Tras ver qué se podía y resultaba rápido hacerlo comencé a usarlo en el gimnasio. En un primer momento me chocaron un par de cosas pero pronto me acostumbre e incluso me resultaba mas cómoda y completa que la App de Polar Beat para el Apple Watch. Por supuesto es peor que utilizar un pulsómetro dedicado como era el Polar M400 que tenía antes, pero tampoco necesitaba algunas funciones y en aspectos puntuales es incluso mejor.

Siendo sincero tan solo le he visto un inconveniente serio, por lo que voy a explicarlo ya. Si eres un deportista centrado en correr de forma seria no podrás programar entrenamientos por series, como digo es un tipo de entrenamiento muy específico, pero si lo necesitas es imprescindible que tu pulsómetro lo incluya.
Podemos programar esto mediante otra App claro, pero no entiendo como Apple no ha implementado esa opción tan necesaria en su propia App, confiemos en que algún día lo hagan.

Salvando ese escollo que afortunadamente nunca he necesitado, debo decir que no solo me ha servido sino que incluso me ha gustado mucho.
Los datos que muestra en pantalla son suficientes, estaría bien incluir algún dato más, que imagino irán añadiendo en futuras versiones al igual que se tendrán nuevos sensores en el reloj.
Que estos datos se sumen a los registros de actividad física realizados a diario motiva mucho, y eso que al principio desactivé todas estas funciones… Pero ahora incluso las llevo en la pantalla principal del Apple Watch, no porque les de un verdadero valor, pero ayudan a que los días que no entreno me anime a hacer algún ejercicio en casa para completar los anillos, y eso sí que aporta valor.

Que Apple haya pasado de enfocar el Apple Watch como un complemento de moda a un dispositivo de salud me hace tener mucha esperanza en las mejoras que incorporará este dispositivo, tanto a nivel de hardware como de software.
Además me resulta muy curioso ver la evolución que ha tenido este sector. Todas las empresas se lanzaron a la carrera a sacar pulseras cuantificadoras, llegando a haber una cantidad ridícula de ellas y al final parece que solo se ha quedado Xiaomi con su pulsera de 30 euros y Apple en la gama alta, todas las demás han desaparecido.
Realmente lo veo cómodo, útil y con un potencial que no he visto a ningún dispositivo similar. Desde luego a día de hoy no puede sustituir a un pulso metro, pero mucha gente no necesita **solo** un pulsómetro.

Mi visita a @Podoactiva genial equipo mejor producto.


Una de las primeras cosas que tuve claro antes de empezar a hacer deporte es que necesitaba unas plantillas para corregir mi pronación, no sabía nada de éste sector pero tenía claro que quería algo específico para hacer deporte así que lo único que se me ocurrió fue buscar en Google: “podólogo deportivo Zaragoza”, miré el primer resultado indagué un poco más sobre él y pedí cita.

No me puedo quejar, me fueron bastante bien y pude volver a hacer deporte sin problemas. Interesándome más por el tema descubrí que el podólogo al que fui era de “Podoactiva” un sistema patentado a nivel mundial, continué indagando sobre ellos y no os podéis imaginar la sorpresa que me llevé al ver que eran de Huesca y tenía la sede a tan apenas una hora de viaje en coche. Tuve claro que cuando tuviera que cambiarlas, iría directamente a la sede.

Tres años después, con las plantillas machacadas por uso y yo con 22 Kg menos ya tocaba cambiarlas. No me sentía nada cómodo con ellas, estaba claro que mi forma de pisar al perder tanto peso y mejorar los músculos no era igual que cuando me las hice, así que llamé pedí cita y me olvidé.

podoactiva

El día antes de tener que ir a Podoactiva se me ocurrió enviarles un mail, a ver si sonaba la flauta y me dejaban echar una ojeada a las instalaciones y contarnos un poco sobre lo que hacían y cómo lo hacían. No esperaba ni que me respondieran, menos aún avisando con tan poca antelación, pero me quedé gratamente sorprendido porque me dijeron que sin problemas, que fuera antes de la hora a la que tenía la cita y que estarían encantados de enseñarme las instalaciones y responder a mis preguntas,¡ perfecto!

Estuvimos más de una hora hablando, así que voy a intentar resumirlo lo mejor que pueda:

Lo primero que me llamó la atención fue el buen ambiente que se respiraba, un equipo joven que desbordaban pasión por lo que hacían. Comenzaron explicándome los tipos de productos que hacían: enseñándome las plantillas, menorquinas, espinilleras para jugadores de fútbol, máscaras faciales…

En la sala de descanso estuvimos hablando sobre las máscaras faciales, como la que hicieron para el jugador del Atlético Godín. Tuve la suerte de que estaba en dicha sala uno de los ingenieros responsables de éste producto y se unió animadamente a la conversación.

mascara podoactiva

Yo tenía dudas sobre lo que podría soportar éste producto, en apariencia tan “endeble” porque en fútbol, en teoría, no tienen que soportar mucho tute en la cara, no como en rugby por ejemplo y me contestó que, justamente ese día tenía una cita con una jugadora de rugby que iba a realizarse una máscara facial.

Hay bastantes jugadores de diversos deportes que las utilizan y está demostrada su eficacia y resistencia, increible en un producto tan ligero.

Éstas máscaras se utilizan para roturas del tabique nasal, mandíbula… Por supuesto son distintas unas de otras y se hacen en función de la zona que deba proteger cada jugador y el tipo de impactos que pueda recibir durante un partido. Es un proceso muy minucioso, incluso artesanal.

Al salir me comentó unas plantillas especiales para esquiadores, un producto del que debo reconocer que no había oido hablar, seguramente por tratarse de un producto sumamente específico.

Plantillas que, por ejemplo, la revista Solo Nieve califica como las mejores del mercado y el esquiador paraolímpico Jon Santacana utiliza, al igual que su guía Miguel.

Otro tema que comentamos era el de los cambios de peso, tema que me interesa por la gran cantidad de kilos que estoy perdiendo. En Podoactiva indican que debes comunicarles, durante las revisiones, pérdidas de peso de 10 Kilos o más porque cambia tanto el arco plantar como el centro de gravedad, de hecho una de sus podólogas hizo su tesis doctoral en cómo cambian la forma de pisar en las mujeres embarazadas, un detalle muy importante desde luego.

Podría extenderme bastante más, pero no me parece necesario. Sin embargo, si quiero hacer un último comentario sobre lo que más me ha gustado de Podoactiva, que como ya comenté al principio es un equipo joven que desborda vitalidad y pasión por lo que hacen y es la innovación, algo que los aficionados a la tecnología valoramos mucho.

Especialmente porque para la gente que hacemos deporte es un producto indispensable, no ya solo las plantillas tan buenas que nos ofrecen, sino los otros productos como cremas naturales con todas las certificaciones o ropa deportiva (a ver si éste verano tienen ya disponible su tienda online).

Pero no se quedan solo en el ámbito deportivo porque, como dicen ellos, se puede escanear cualquier parte del cuerpo y puede ayudar para múltiples necesidades. Para gente con amputaciones y prótesis también les viene muy bien, además esos productos llevan al comienzo un seguimiento semanal por los cambios que van haciendo.

También hicieron pruebas con conductores de autobuses porque están muchísimas horas sentados y, con los movimientos de frenar y acelerar se producen cambios en la posición de la cadera y un cojín especial también demostró mejoras en la posición y comodidad a estar tantas horas en la misma posición.

Como os podéis imaginar también hablamos de la impreisón en 3D y acertáis seguro si pensáis que han estado haciendo pruebas, pero actualmente a día de hoy no lo utilizan porque no han encontrado un producto que les ofrezca la durabilidad y resistencia que ellos exigen para sus productos, pero seguro que terminarán encontrándolo.

Si alguien quiere una de éstas plantillas solo tengo buenas palabras para Podoactiva, como nota final añadir un par de cosas. Hay muchos clínicas podológicas afiliadas a Podoactiva, para poder hacerlo deben estar unos 3 ó 4 meses en la sede de Huesca para conocer su forma de trabajar, el análisis que deben realizar antes de realizar las pruebas, como funcionan sus máquinas…. Y con todo ésto envían los datos y pruebas a Podoactiva y las plantillas se fabrican en Huesca, lo cual da mucha tranquilidad a la gente que no pueda desplazarse hasta Huesca.

Y para terminar, como consejo final: si vais a hacer deporte no os cojáis las plantillas “normales”, sino las específicas para deportivas llamadas “Elite”,por supuesto son más caras, pero os puedo asegurar que la diferencia de uso es abismal, además las otras si realizamos deporte las vamos a machacar enseguida y eso que yo, hasta hace poco, tampoco es que pudiera hacer mucho deporte con mis lesiones y sobrepeso.

Llevo ya mil palabras y no quiero extenderme mucho más, si alguien quiere preguntar algo en específico ahí tiene los comentarios y estaré encantado de responder a todo lo que pueda.

La Xiaomi Yi, ¡ por fin es mía!


Hace tiempo que quería comenzar a grabar vídeos sobre mi evolución en el deporte, explicando los cambios que iba a realizar en mis entrenamientos, objetivos y demás…

El problema de éstos videos es que no se pueden hacer con el móvil porque es francamente complicado conseguir un ángulo bueno y que salga el plano correcto. Por supuesto podemos andar comprando lentes de ojo de pez, o fundas que las tengan incluidas, pero termina resultando engorroso y , sinceramente, caro.

Aquí tenéis un pequeño vídeo que he grabado sobre ella

La opción más utilizada, cómoda y mejor es utilizar una cámara de acción, pero un modelo económico son unos 150 euros y aunque no sea un precio desorbitado para un “capricho” hace duelo.

Hace unos meses Xiaomi anuncio su propia cámara de acción a un precio reducido, como siempre hace ésta empresa ofrece productos de buena calidad a precios, prácticamente, imposibles de combatir.

Esa noticia me alegró porque seguramente sería bastante económica y no daría tanta pena comprarla, pero me olvidé del tema. Hasta que un buen día vi una foto de una amigo que la tenía, le pregunté donde la había comprado y me indicó la tienda y que el precio no llegaba a 70 euros con gastos de envío incluido… ¿qué más podía pedir? La tienda en cuestión es: BangGood, aunque el precio en esa tienda es mareante porque me atrevería a decir que cambia cada día, hoy está con el 40% de descuento, mañana con el 49% pasado al 30% así que si os interesa ir mirando precios.

A mi amigo le tardó 2 semanas en llegar y a mí 3, lo más curioso es que compré un arnés para el pecho y la carcasa acuática porque como comprenderéis ahí valen cuatro perras, y a los pocos días me llegó el arnés, y en una semana más o menos la carcasa. Cada cosa por un lado y en tiempos distintos, ¿raro verdad?

Ahora que por fin tengo la cámara os puedo decir que es una pequeña maravilla. Da una impresión de calidad, de tener una construcción sólida. El diseño está muy bien pensado, con diversos led que se iluminan para mostrarnos de un rápido vistazo si está en el modo foto o vídeo o si está grabando o no.

En cuanto a la duración de la batería la estandar, una hora a máxima resolución y algo más de hora y media si la vamos bajando.

La App está bastante bien y es también bastante intuitiva para configurarla. Realmente no hace falta para nada importante, podemos utilizar la cámara sin tener un smartphone sin problemas.

De momento no puedo contaros nada más, en unas semanas cuando empiece a grabar vídeos os iré contando más sobre ella.

A continuación tenéis un vídeo en el que os explico: la cámara, os enseño la App y os describo su funcionamiento.

Espero que os resulte interesante.

App en iOS para ir al gimnasio


Llevo varios meses yendo al gimnasio, en realidad son ya seis pero en 2 tandas porque la primera tuve bastantes molestias y lo dejé un par de meses.

Geek deportista

En éste enlace tenéis un pequeño audio en el que hablo sobre éstas App, por si os interesa y os queréis suscribir para escuchar mis divagaciones sobre el deporte 😉

En éstos meses he estado buscando diversas App para controlar las rutinas y progresiones de los ejercicios que hago. Lo primero que debo decir es que no he encontrado ninguna que me haya terminado de “convencer” como suele decirse, pero sí puedo hablaros de varias y que vosotros elijáis.

En primer lugar voy a hablar de la más famosa: Mens Health, una App diseñada por la famosa revista del mismo nombre. Es sencillo, ésta es la peor App de todas con diferencia.

Un menú mal organizado, no está ni optimizada para iOS 8, y está pensada para que pagues por un montón de cosas que, además, son inútiles. Como véis ha sido rápido… huir de ésta App mientras podáis.

La segunda App es bastante mejor, aunque no es difícil comparada con la anterior. Se trata de: Todo en Uno Fitness una App que está bastante bien la verdad, durante bastante tiempo fue mi App preferida… pero un par de detalles la apartaron de mi iPhone.

fitness

Lo primero que me gustó es que tiene muchas opciones para guardar registros; podemos meter nuestras medidas corporales (algo imprescindible) pero además también podemos poner nuestra presión sanguínea, algo que por lo menos para mí es muy importante y por alguna extraña razón muy pocas incluyen.

La otra cosa que me gustó mucho fueron sus animaciones explicando los movimientos y los músculos que trabajan en cada uno de ellos. Si alguien está empezando y quiere crearse una rutina él solo le vendrá francamente bien.

Sin embargo, terminé descartándola por algo que, posiblemente para muchos, sea una tontería. No está actualizada para iOS 8 y desde Enero no ha tenido ninguna actualización. Si no tenéis un iPhone 6 o 6+ posiblemente ésto os de exactamente igual, por lo que es una App bastante interesante.

La última, y con la que yo me he quedado, es: Fitness Point Pro una App minimalista, que por alguna extraña razón no está en las primeras posiciones y que, francamente, hace lo que tiene que hacer de una forma muy sencilla.

fitness point Pro

Cuenta con un am plio catálogo de ejercicios para realizar e incluir en nuestras rutinas, aunque al igual que en los demás nos costará encontrarlos porque tienen nombres que, en España, no los usamos.

Podemos crearnos rutinas de ejercicios, bien por nombre del día de la semana, por partes del cuerpo… como queramos y en cada uno de ellos incluir los ejercicios que debemos realizar. Aparte podemos añadir notas a esos entrenamientos y ahí incluir la información de series, repeticiones y pesos de cada uno de los ejercicios a realizar.

Una vez comenzamos a entrenar es muy sencillo su funcionamiento, seleccionamos el ejercicios que vamos a realizar, indicamos el peso y las repeticiones y le damos a añadir. Cada vez que hagamos una serie modificamos el peso si es necesario y nuevamente a añadir…

Tiene una vista de calendario en la que podemos ver de una forma rápida que días hemos entrenado y que entrenamiento hemos realizado en cada uno de ellos al pulsar sobre él.

También podemos ver que evolución hemos tenido en cada ejercicio y como hemos aumentado peso y series…

También tiene opción para incluir medidas corporales, aunque no nos permite añadir información de la: presión sanguínea, frecuencia cardíaca… Algo que yo personalmente echo en falta.

Otro punto a destacar es el mimo que tienen los desarrolladores por ésta App. Está actualizada, casi desde el primer día a iOS 8 y recibió una actualización para ser compatible con el Apple Wach antes de que éste estuviera lanzado al mercado, algo que si bien es cierto que no tengo ni voy a tener, deja claro que los desarrolladores se preocupan por su App y, seguro, continuará mejorando.

Sin embargo no todo son cosas buenas, aunque su desventaja creo que es menor. En las secciones donde se describe la ejecución para cada ejercicio y que músculos trabajan la información no es correcta, especialmente en ejercicios como la sentadilla que trabajan el cuerpo completo faltan casi todos los músculos que trabajan, algo que no ocurren en la App anterior, donde sí están incluidos todos los grandes músculos que trabajan.

Para mí, no es muy importante porque ya conozco ese dato y tengo claros los ejercicios que debo realizar, sin embargo si alguien no lo sabe y se fía de ese dato para crearse sus rutinas de entrenamiento no tendrá toda la información necesaria para ello.

Aunque solo os he hablado de 3 podéis creerme si os digo que he probado muchas App de éste tipo y no hay ninguna que me guste especialmente. Si me he decantado por la última que os he comentado es porque es, más bien, la “menos mala” de todas y cumple su función de llevar un registro de todos los ejercicios realizados, pero creo que una App de éste estilo debería tener más funciones.

¿Por qué hacer deporte? Mis vivencias personales


Un buen día decides que vas a cambiar tu modo de vida, concretamente vas a comer mejor y que, además, vas a hacer deporte. Normalmente ésto suele venir para las navidades, tras una intoxicación etílica y haber comido tanto que sientes que vas a explotar.
Los gimnasios viven gracias a ésto, en Enero se multiplican las inscripciones a ellos y, bastante gente, además viene crecida y paga varios meses o incluso un año entero de gimnasio aprovechando alguna oferta que, seguro, hay disponible.

 

Geek deportista

Estas situaciones seguro que os resultan familiares, muy posiblemente la habréis vivido vosotros… Incluso más de una vez.
Yo llevo hacinedo deporte y lesionándome unos 3 años, muy constante siempre eso sí. Hacía deporte, me lesionaba, volvía a hacer deporte,volvía a lesionarme… Pero siempre volvía a hacer deporte eso sí, al igual que a lesionarme.
https://www.spreaker.com/embed/player/standard?episode_id=6016672&autoplay=false
Mucha gente me ha dicho que deje de hacer deporte, que eso no es salud porque siempre estás cansado o tienes dolores… Cosa que no te ocurría cuando no hacías deporte, solo debías tumbarte en el sofá con una cerveza o refresco y algo de picoteo, mano de santo oigan.
Además es más barato, porque los complementos del deportista no son precisamente baratos, ¿para qué vas a hacer deporte entonces?

Lamentablemente no tengo respuesta para ésto, por supuesto que hay muchas respuestas, pero todos las conocéis y si no queréis hacer deporte es porque no os gusta y, contra eso, poco se puede hacer.
Si bien es cierto que a algunas edades es peligroso ponerse a hacer deporte “de la noche a la mañana” sin una preparación previa también es cierto que el estilo de vida sedentario y con mala alimentación termina pasando factura a todos, y creedme que eso si que no se arregla yendo 3 ó 4 veces a un fisioterapeuta.

Yo en particular comencé a hacer deporte porque llegué a un punto en el cual no podía continuar. Pesaba 99 Kilos que ya de por sí suena a mucho, pero suena peor teniendo en cuenta que mido 1´65.
No solo tenía el peso, además una pronación severa con lo cual llegó un momento que no podía ni caminar, tenía unos dolores terribles en la zona de los gemelos y, literalmente, siempre estaba cansado.
Con éste panorama no es dificil llegar a la conclusión, más aún teniendo en cuenta que tendría 34 años, que no podía continuar así, pero tampoco podía comenzar a hacer deporte por el dolor de las piernas.

Comencé a googlear y encontré un podólogo deportivo en mi ciudad, solicité una cita y a las pocas semanas ya tenía unas plantillas deportivas correctivas para mi problema de pronación. A los pocos días ya no me dolían las piernas y comencé a hacer deporte.

Y aquí sigo, 3 años después, bastante dinero invertido en: plantillas, nutriconistas, entrenadores, zapatillas, ropa deportiva, suplementos… Y si bien es cierto que sigo estando siempre cansado, eventualmente tengo molestias y no estoy delgado, la pregunta rápida sería: ¿Y a merecido la pena?

La respuesta no puede ser más rápida, por supueseto que sí. Actualmente peso 80 Kilos, tras tres años son “solo” 19 Kilos, pero he aprendido muchísimo en el proceso y, además, mi fuerza de voluntad y perseverancia se han incrementado hasta límites insospechados.
Además aunque “solo” he perdido 19 Kilos he perdido muchísimo volumen, por alguna extra razón en los últimos meses estoy bajando volumen, casi 4 tallas de pantalón, pero he dejado de bajar peso… Es raro, muy raro, pero mientras siga bajando volumen me da igual.

Entiendo a la gente que comienza a hacer deporte y, a los pocos días, semanas o meses se cansa y lo deja. Hacer deporte no es fácil, no es como decir un buen día: “venga, todos los días a las cuatro me bajaré al bar a echar unas partidas al guiñonte”. Ojalá fuera tan fácil, pero ¿hay algo que sea realmente bueno para nosotros y sea sencillo? Yo no conozco nada la verdad ¿y vosotros?

Hacer deporte es un coñazo, es cansado, nos duele todo el cuerpo, nos podemos lesionar… y lo haréis creedme. Además es mejor ir al gimnasio y, la gran mayoría de monitores, no tiene ninguna gana de enseñarnos de verdad… y eso si saben hacerlo que es otro tema.
Tampoco es barato, eso de: “sólo necesitas unas zapatillas viejas que tengas por casa y poco más”, es sólo verdad en contadas ocasiones, o solo para comenzar.

Tengo amigos que me dicen: “jo, pero tu ahora con el deporte que haces te sentirás genial”. Pues ya lo siento, pero no, para nada.
Cuando salgo del gimnasio, tras un entrenamiento de dos horas no tengo fuerzas casi ni para llegar a casa. Al día siguiente me encuentro a medio gas… Y al siguiente toca volver a entrenar.
Me duele la espalda, me molesta el cuello, tengo las pienras cargadas… ¿ésto es salud? Pues sí, eso es salud.
Cuando un día tengo que pegarme un sprin para alcanzar a mi hija corriendo porque ha visto algo o a alguien y echa a correr sin previo aviso la alcanzo enseguida y, además, no siento que se me sale el corazón por la boca.
Cuando me animo a subir los seis piso para llegar a casa en lugar de coger el ascensor me cuesta poco hacerlo y no necesito quedarme 2 minutos recuperando el aliento antes de abrir la puerta porque no tengo fuerzas ni para decir hola.
Si tengo que coger una caja o paquete que pese ahora descubro que ya no me pesan, o que pesan muy poco y no tengo que esforzarme para hacerlo.

Hay que ser realistas, con ciertas edades hacer deporte cuesta más, con sobrepeso cuesta más y, además, hay mucha grasa que quitar y nuestros músculos ya no están acostumbrados a que les exijamos esfuerzo ¿para qué si te has pegado más de una decada sentado sin hacer nada? Acostumbrarse a lo “cómodo” es fácil.
Pero si eres constante se van notando los cambios, desde luego que se notan, pero como cada día se mejora un poco no somos conscientes de ello.
Llevo tres años y, seguramente, aún me quedará un año o dos más hasta que no esté siempre cansado y pueda decir que me siento “realmente bien”, pero comparado con como me encontraba hace 3 años ahora mismo me siento genial, y dentro de 3 años espero encontrarme mucho mejor.

Lo único que podéis tener claro es que, si no comenzáis, nunca os encontraréis genial… Y cuando os encontréis realmente mal, por desgracia ya será tarde para comenzar a cambiar vuestra vida.

Varios años de errores y lesiones en el deporte.


Hace unos años tomé la “sana” decisión de volver a hacer deporte, aunque no tengo claro cuando puede utlizarse la palabra “volver”.
En éste artículo voy a contaros algunas cosas sobre el deporte, porque en éstos años hay algo en lo que, sin ninguna duda, me he convertido en un experto. En lesionarme.

Si preferís la versión en audio, ayer grabé un episodio de mi podcast “El Geek Deportista” hablando de esto mismo, aquí tenéis el audio.

Es cierto, hasta los veintiun años hice bastante deporte, sobre todo artes marciales de todo tipo. Pero cuando hace unos años “volví” llevaría, tranquilamente, unos 13 ó 14 años sin practicar deporte. Si bueno, algún día salía a arrastrarme diciendo que estaba corriendo, o me iba a dar algún paseo con la bici, pero realmente no considero que a eso se le pudiese llamar hacer deporte.

Por lo tanto ahí estaba yo, con 34 años, cerca de 40 Kg de sobrepeso y más de diez años sin hacer deporte y adivinad ¿qué sabia decisión tomé? ¿Comenzar a salir a caminar? ¿Ir en bici? No por dios, éso es para flojuchos hombre. Yo estaba en óptimas condiciones para apuntarme a boxeo.
Con los datos que os he mencionado antes, no es difícil imaginarse lo que conseguí… Cada pocas semanas visita al fisioterapeuta, constantes dolores, lesiones dolorosas que me impedían continuar yendo a boxeo durnate varias semanas…
Por supuesto, también hubo cosas buenas: mejoré mi velocidad, resistencia, fuerza, fuerza explosiva… Por cierto, en un año que estuve no adelgacé ni un solo gramo, pero ni uno.

Tras éste desastroso primer intento de retorno al boxeo no desesperé y abandoné. Estaba claro que tenía un serio problema y que el boxeo no era un deporte óptimo, por lo menos en ese momento.
Cambie los guantes por la bicicleta y comencé a hacer salidas tranquilas de más de una hora de duración. En ésta ocasión si conseguí cambios, en 4 ó 5 meses adelgacé casi 20 Kg, menuda diferencia con respecto al boxeo. Aunque ocurrió algo curioso, pese a esa bajada tan importante de peso perdí muy poco volumen corporal.
El problema que tuve con la bici es que ya me aburría, siempre el mismo recorrido. Como llevaba ya bastante tiempo con la bici había vuelto a coger confianza, ya iba a buen ritmo y hacía salidas de bastantes kilómetros a buen ritmo por sitios nuevos. La consecuencia lógica de ésto fueron caidas, varias caidas aparatosas y, al ser por caminos de montaña, bastante dolorosas.
En una ocaisón tuve un serio problema con la muñeca, me hice mucho daño y tuve que ir más de un mes al fisioterapeuta, incluso llegué a pensar que no se me quedaría bien la muñeca, pero afortunadamente no fue así.
Otra caida hizo que al caer cayese sobre una piedra y me diese un fuerte golpe en el muslo, lo cual ocasionó un hematoma en toda la pierna francamente doloroso.

Con esas caidas, que aún no las he olvidado por cierto, y con la llegada del invierno cambié la bici por las zapatillas de correr.
Pese a haberme quitado 20 Kg seguía con sobrepeso y no me fue especialmente bien. En primer lugar, tras haber estado más de un año seguí sin adelgazar ni un solo kilo, como me ocurrió con el boxeo. Tras los 20 perdidos gracias a la bicicleta no perdí ni uno solo más. Sin embargo, sí que gané lesiones nuevas, bastantes, y dolorosas como no. Afortunadamente encontré un fisioterapeuta al lado de casa y bastante mejor que al otro que iba, que además era más caro.
Lógicamente el salir a correr también me sirvió de algo, gané fondo, resistencia y conseguí participar en una carrera de 10 Km cumpliendo mi objetivo de terminarla en menos de una hora.

Harto ya de lesionarme y no bajar de peso decidí probar cosas nuevas. En primer lugar, fui a un entrenador personal que descubrí de camino al colegio de mi hija.
Miré un poco por internet y vi que tenía el título de entrenador personal y tenía la licenciatura, por lo tanto parecía todo correcto.
Las cosas como son, éste chico sabía lo que hacia. En 3 clases con él consiguió lesionarme y tenerme casi 3 semanas sin poder salir a hacer deporte, bravo por él.

Después busqué un nutricionista, nuevamente Google vino en mi ayuda. Encontré una nutricionista cerca de donde vivo y, nuevamente, con licenciatura, algo que para mí era muy importante porque hay mucha gente que dice ser lo que no es… Y aquí aprendí que la licenciatura no significa nada.
Tras más de un mes con ella no perdí ni un gramo y gané la certeza de que ésa mujer necesitaba hacer un curso de reciclaje… Me decía cosas muy raras como que en las comidas no podía mezclar proteinas con hidratos de carbono, que si comía frutas que no fuesen de temporada me enfriaria y pondría malo… En fin, a continuar buscando.

Al final, más bien por probar, me puse en contacto con un chaval que conocí por Twitter, que curiosamente no tiene la licenciatura Universitaria, bueno tiene una pero es en informática. 🙂
Con él realmente si que aprendí cosas útiles y, además, no me lesionó. Me explicó muchas cosas, sobre todo de alimentación, donde descubrí que pese a que yo pensaba que no lo hacía mal tenía muchas cosas por mejorar. Mi alimentación sufrió un cambio radical, aunque al contrario de lo que piensa mucha gente, no hacía dieta ni mucho menos, incluso comía más que antes. Se trata de comer sano, no comer poco.
También cambió la forma en la que entrenaba, tuve que volver al gimnasio algo que nunca me había gustado. Entrenamiento de fuerza con ejercicios de cuerpo entero, como peso muerto, sentadilla, zancada con peso…
En un par de meses los resultados eran visibles, aunque curiosamente tan sólo adelgacé poco más de un kilo, sin embargo perdí 11 centímetros de volumen, ¡increible!

Los cambios eran visibles, la gente si me decía que había adelgazado mucho, sin embargo en la báscula no llegaba a dos kilos, pero en pantalones bajé más de 2 tallas. Me pasan cosas muy raras, ¿verdad?
Aquí también aprendí la importancia de tomarse mediciones del cuerpo: cuello, cintura, cadera, piernas… Porque si no hubiese sido porque éste chico me dijo que me tomase mediciones del cuerpo, según la báscula, yo semana tras semana le diría que no estaba adelgazando.

En Enero dejé de ir al gimnasio, tuve unos cambios en el trabajo y pillé una gripe que me dejó K.O. durante casi tres semanas. Ahora sin embargo he vuelto, y con más ganas que antes. De hecho me siento mucho mejor, creo que éste parón de un par de meses le ha venido bien a mi cuerpo para descansar y, especialmente, a mí cabeza para estar más centrado y tranquilo.

Espero que, el próximo artículo, sea para contaros como voy progresando, nada más de lesiones y fallos.

La necesaria renovación de FitBit.


En el campo de los famosos cuantificadores personales debo reconocer que siempre ha sido Fitbit la compañía cuyos productos más me han gustado.

También reconozco que, a día de hoy, tengo varios de éstos cuantificadores personales de diversas marcas tirados en un cajón y ni me acuerdo ni me importan lo más mínimo.
Sin embargo sigo con interés éste tipo de productos a la espera de que salga uno que realmente merezca la pena.
Para mí éstos productos están en tierra de nadie, para los que no hacen nada de deporte no aportan mucho salvo un pequeño incentivo y para los que hacen deporte “en serio” se les quedan muy corto.
Aquí tenéis el audio en el que hablo sobre éste tema, por si preferís el formato podcast 😉

http://www.ivoox.com/108-cuantificadores-fitbit-charge-hr_md_3763095_wp_1.mp3″ Ir a descargar

FitBit hace ya tiempo que sufrió un duro golpe con su pulsera FitBit Force por la que tuvo que pagar una buena multa porque provocaba irritaciones en la piel.
Sin embargo no se han quedado quietos, sino que han continuado trabajando en perfecto silencio en algo realmente importante.
fitbit charge
Hace poco presentaron 3 nuevos modelos, de los cuales 2 de ellos podemos tirarlos directamente a la basura, aunque alguno seguramente venderán, y nos quedamos con uno de ellos, el FitBit Charge HR que realmente si creo que va a ser un cuantificador personal útil y que puede ser una compra útil.
¿Por qué ésta pulsera creo que sí sirve de algo?  Mu sencillo, porque hace un seguimiento de nuestra frecuencia cardíaca.  A lo cual muchos diréis que eso ya lo hacen otros muchos.
Pues bien, en primer lugar no son muchos los que lo hacen, solo unos pocos.  Y lo más importante, no consulta cuando se lo decimos nuestra frecuencia cardíaca, sino que la está mirando constantemente, las 24 horas del día y eso, creedme, es algo muy importante.
Gracias a saber nuestra frecuencia cardíaca realmente sabrá cuando estamos haciendo deporte, a que intensidad lo estamos haciendo y cual es nuestra frecuencia en reposo, o si por la noche realmente estamos durmiendo o solo tumbados sin movernos.
Si queremos saber realmente cuantas calorías gastamos a lo largo del día ésto es muy importante, si además ingresamos realmente la cantidad de comida que tomamos si tendremos un registro muy cercano a la realidad y será una base de datos fiable.
App Fitbit
Por todo ésto me parece que la FitBit Charge HR realmente es un producto a tener en cuenta, útil y que puede venir bien incluso a la gente que haga deporte habitualmente.
De ésto también son conscientes en la propia FitBit porque en una serie que estamos comenzando a ver “The Mysteries of Laura” que es el remake americano de la patria en el episodio 5 ó 6 hablaron con una modelo que estaba utilizando ésta pulsera.
Utilizaron su App de iOS para comprobar si a la hora de un asesinato tenía un pulso normal, si realmente estaba durmiendo…. La modelo dijo que para ella era imprescindible para saber cuantas calorías consumía para no engordar nada….
Desde luego explicaron en muy poco tiempo todas las bondades de ésta pulsera en un modo útil.
Pero FitBit no sólo sale ahí, también hay un juicio en el que un abogado va a utilizar éste dispositivo para demostrar que, tras un accidente laboral, una persona ha pedido mucha calidad de vida por su escasa actividad diaria utilizando la pulsera FitBit Flex.
Como veis éstos cuantificadores personales han venido para quedarse.  Ahora sólo falta que evolucionen, aunque ya estamos muy cerca.