Ilustración de El Quijote

De la literatura clásica a la actual: evolución y refinamiento.


Siempre se dice que se debe leer a los grandes clásicos de la literatura, inagotable fuente de inspiración y base de grandes obras contemporáneas.

Pero casi nunca se avisa que antes de embarcarse en dicha odisea uno debe tener una buena base como lector, tener ganas de aprender y sobre todo tiempo, mucho tiempo para hacerlo.

Tampoco penséis que hace falta remontarnos cientos de años para que esto aplique, en absoluto; el Ulises de Joyce pese a ser de 1922 también requiere haber leído mucho y tener unas cuantas horas libres para ponernos con ella.

Imagen de el quijote

El motivo es que ha cambiado la forma de escribir, tanto que a un lector actual «medio» le resultaría imposible leer novelas como El Conde de Montecristo, incluso Los tres mosqueteros que es una novela de aventuras muy orientada al gran público también le resultaría laborioso.

Esto se debe a varios factores, los dos más destacables son: la simplificación a la hora de escribir y sobre todo la famosa frase: «muéstralo, no lo digas».

Con simplificación me refiero a que antes gustaba mucho de utilizarse palabras rimbombantes y realizar unas frases que parecían monólogos. Era común encontrarse un diálogo entre dos personas en el que una frase de un personaje podía ocupar varias páginas; muchas veces debía volver atrás al leer para asegurarme de que no me había saltado algo.

Esto es impensable a día de hoy cuando lo que se buscan son frases cortas con palabras sencillas. Al contrario de lo que puede pensar la mayoría creedme si os digo que es más complicado escribir así que que con palabras grandilocuentes y frases interminables. 

La segunda cuestión es la regla de oro a día de hoy: «Muéstralo, no lo digas». Puede que muchos piensen que comprenden esta regla, pero lo mejor es leer novelas antiguas; ahí no queda lugar a dudas.

Ulises de Joyce

Constantemente están diciendo lo que tiene que pensar o sentir el lector, no muestran nada a través de los diálogos… y mira que llenan folios y folios con los diálogos.

Al presentar un personaje femenino podemos estar leyendo durante diez minutos lo pura que es, lo magnífica, lo beatífico de su aura, incapaz de cometer cualquier pecado por insignificante que sea… y todo porque tiene la piel muy blanca, es muy delgada y delicada, tiene una mirada radiante y chorradas similares.

También debemos ser conscientes de la época en la que se escribía esto, no podemos juzgar hechos antiguos con los ojos actuales.

En aquella época esos eran los rasgos que debía tener una mujer porque la mentalidad de la época era… no sé como describirla. Los delitos tan solo los podían cometer las personas de clase baja, una mujer de piel blanca, buena posición social y aspecto frágil y delicado era incapaz de cometer cualquier acto impuro. Al igual que un hombre de una buena posición era incapaz de tener deudas, beber en exceso, ser violento… eso solo podían serlo los proletarios, donde vamos a parar.

Por ese motivo se dedicaban a decir lo extraordinario de su aspecto y su posición social para a continuación llenarlos de virtudes.

Por eso hay obras como Otra vuelta de tuercade 1898 en la que una institutriz debe ir a cuidar dos niños a cargo de un acaudalado hombre y toda la introducción se la pasan explicando lo distinguido, frágil y elegante porte de los niños para que más adelante, cuando el lector descubra los actos malévolos que comenten, se escandalice aún más. A día de hoy esto parece un chiste pero en aquella época seguro que causó revuelo.

Las novelas que ayudaron a cambiar esto, y que por eso tuvieron tanto éxito fueron las del personaje Sherlock Holmes de Sir. Arthur Conan Doyle.

Aquí se minimizan los diálogos y las descripciones eliminando todo lo superfluo. Además los hechos tienen importancia y las deducciones las ha podido ir siguiendo el lector a través de lo que le han ido narrando.

Posiblemente de aquí surgiese la expresión: «muéstralo, no lo digas», porque Arthur enseñaba todo y era el lector el que debía descubrirlo.

Por supuesto hay excepciones, aunque sea algo muy manido El Quijote es una novela magnífica que no puedo más que recomendar a todo el mundo… por lo menos la primera parte.

Los diálogos son cortos y escuetos, las descripciones las justas y tiene un ritmo frenético. No es justo decir que todas las novelas antiguas son difíciles de leer. 

Tan solo debemos ser conscientes de la época en que se escribieron y lo habitual en aquella época.

Si habéis llegado leyendo hasta aquí será porque os ha parecido interesante el artículo, ¿no? En caso de ser así os agradecería mucho que lo compartierais.

Portada de la película Déjame Entrar

Dejame entrar… Magnífica novela de vampiros sin vampiros


Nunca he sido aficionado a las novelas de «monstruos» por agruparlas de alguna forma. Tan de moda que han estado vampiros y zombies a mi nunca me han llamado especialmente la atención.

Sin embargo tenía curiosidad por leerme esta de Déjame entrar porque su planteamiento era diferente, la tenía en pendiente desde hace años, un poco antes de que saliese la película y eso fue para el 2008 conque imagináis mi lista de pendientes como va… 

Poster de la película Déjame entrar

Por cierto, a este respecto he decidido crear una lista en GoodReads, en el blog si le dais al botón de «Mas» que aparece en la parte superior a la derecha veréis mis listas de novelas en GoodReads, tanto las pendientes como las que estoy leyendo ahora y las ya leídas. De esta forma espero obligarme a leer más y escribir más análisis; y si me queréis hacer alguna sugerencia pues os lo agradeceré.

Debo comenzar diciendo que es una novela atípica porque si bien uno de los protagonistas es un 

Vampiro y hace que la trama gire en torno a él el hecho de que lo sea es irrelevante. Curioso ¿verdad?

El verdadero protagonista es la naturaleza humana, este argumento se dice mucho en las series o cómics de Zombies «los zombies no son lo importante, sino las interacciones entre los humanos» esta novela es sin lugar a dudas su máximo exponente.

Toda la historia la vemos a través de un niño de doce años, un niño que sufre acoso escolar, con padres divorciados por culpa del alcohol y que vive en un barrio marginal.

Portada de la novela Déjame entrar

Pese a ello el niño tiene ganas de vivir, es alegre, tiene aficiones normales y solo quiere jugar y que le dejen en paz. Sin embargo es plenamente consciente de los abusos que sufre en el colegio y que debe frenarlo para que no vaya a más y es cuando comienza a pensar en matar a sus acosadores. 

El es bueno, cariñoso, obediente, trabajador, inteligente… Sin embargo tiene pensamientos de sicópata y es por culpa de otros niños. Son ellos los que han metido esa oscuridad en su corazón, no ha sido ningún monstruo.

Al ser el centro de las agresiones de los macarras de clase ningún niño quería ser su amigo, su única amistad es un vecino que esnifa pegamento, ladrón… un dechado de virtudes. Sin embargo es buena persona, cariñoso y aprecia a Oscar que es el protagonista de la historia.

Pero no quiero hablar de los personajes, sino de lo que nos transmiten, de lo que representan. Las facetas que tienen los seres humanos que pueden aparentar una cosa y ser otra, de como reaccionamos ante determinados estímulos y como nos adaptamos.

Otro grupo importante en la trama son unos alcohólicos, unas personas mayores alcoholizadas perdidas, desechos de la sociedad que no le importan a nadie, ni a ellos mismos. Su único objetivo en la vida es conseguir algo de alcohol que llevarse a los labios. Un día uno de ellos desaparece, la policía no hace nada y son conscientes de ello.

Sin embargo no pueden dejar las cosas estar, saben que su amigo ha sido asesinado y saben que no pueden hacer nada por obligar a la policía a actuar. Pero se esfuerzan, buscan alternativas, pistas porque son conscientes de ser las únicas personas que recuerdan a su amigo fallecido y que ninguno de ellos le importa nada a la sociedad ni a la policía.

Oscar encuentra su único amigo verdadero en un Vampiro con cuerpo de niña de doce años, son almas gemelas, niños solitarios que no tienen a nadie más. Solo se tienen el uno al otro y no buscan nada en el otro salvo que compañía, confianza, poder jugar…sin deseos ocultos, traiciones o intereses de ningún tipo, tan solo amistad.

El tener una persona detrás que le apoya y quiere da energías a Oscar para madurar, sentirse distinto y encontrar la fuerza necesaria en su interior para enfrentarse a sus acosadores.

Da igual que el amigo de Oscar sea un Vampiro, porque lo vemos como lo que es, un niño. Un niño que nunca quiso que le hiciesen lo que le hicieron, que lo único que quiere es seguir viviendo porque es alegre, feliz y quiere encontrar alguien que le devuelva esa alegría.

La novela está llena de monstruos, pero el único monstruo es el más humano de todos. Vemos lo que es capaz de hacer el ser humano por orgullo, avaricia, egoísmo…pese a ser conscientes de ser los únicos responsables de su fracaso y adicciones intentan siempre culpar a otros y no quieren salir de su propia miseria.

El asesino es el Vampiro, pero lo hace tan solo porque quiere vivir, no quiere hacer daño a nadie pero tampoco quiere morir. Sin embargo los humanos no necesitan matar ni hacer daño a nadie y no paran de hacerlo.

Es una novela magnífica, no puedo contar más sin terminar destripando la historia, pero os aseguro que es una magnífica novela.

Tiene múltiples personajes, todos muy bien trabajados y perfilados, tramas que se entrecruzan constantemente y unos diálogos geniales.

La facilidad y sensibilidad con la que plasma la naturaleza humana es fantástica, habrá que buscar más autores del norte, parece que lo del frío y estar muchos días encerrados en casa sin poder salir les da un toque especial a los autores nórdicos.

Si habéis llegado leyendo hasta aquí será porque os ha parecido interesante el artículo, ¿no? En caso de ser así os agradecería mucho que lo compartierais.

Portada de la novela La Larona de Libros

Libros que todos deberían leer: La ladrona de libros


Siempre hay libros que están de moda, lo habitual es que sea porque han sido adaptados al cine ¿no vamos a pensar que algo en lo que haya que invertir tiempo en leer pueda ser mainstream, verdad? Y no os voy a mentir, desconfío mucho de este tipo de novelas.
Había leído muy buenas opiniones y críticas sobre: “La Ladrona de libros”, ya ha llovido desde que salió la película pero no os voy a mentir estoy harto de la novela sobre la segunda guerra mundial y los Nazis. Aún recuerdo el trillado :“Niño con el pijama de rayas”, que cosechó mucha fama y enseguida tuvo adaptación cinematográfica y lo floja y ñoña que me pareció… Pero de eso ya hablaré otro día.

Portada de la novela La Ladrona de Libros

Un día un amigo me dijo que tenía que leerlo, que tenía un planteamiento muy original y que no se parecía en nada al dichoso niño con el pijama de rayas. Por lo tanto no lo dude más, especialmente porque llevaba mucho tiempo sin leer novela así que lo cogí con muchas ganas, tantas que en dos días me lo terminé.

No os voy a mentir, el comienzo me hizo recelar pero en cuanto vi que el narrador era la muerte me ganó el corazón, desconozco si sería un guiño a la obra del maestro Terry Pratchett o pura coincidencia, pero ya me hizo verla desde otro punto de vista.

Ilustracion de Terry Pratchett

La idea de estos análisis es que sean breves, una disección rápida así que vamos a intentar resumir esta magnífica obra en sus partes más esenciales.
Es una historia de personas, esto puede sonar a tontería pero no lo es. Por regla general en muchas ocasiones se centran en héroes que realizan: hazañas imposibles, historias de superación, supervivencia contra todo pronóstico… Pero aquí vemos el día a día cotidiano de unas personas. Y la magia de esta narración es que nosotros sabemos todo lo que rodea a su día a día por ser una familia alemana normal y corriente, buenas personas, en medio de una guerra y siendo espiados por sus propios vecinos.
Unas personas que arriesgan su escaso bienestar para ayudar a un completo desconocido, arriesgando lo poco que tienen simplemente porque saben lo que le pasará a la otra persona si no le ayudan.

Es una historia bien contada, usando el punto de vista de una niña que va descubriendo: el mundo, la amistad, el amor, la política, la crueldad de la guerra y de sus propios vecinos.
No es una versión imposible de creer y excesivamente edulcorada como lo fue en: “El niño con el pijama de rayas”, sino que esta historia nos resulta incluso creíble.

La evolución que tienen los personajes, desde una niña que llega a una familia desconocida, un pueblo nuevo y debe adaptarse y descubrir todo.
Una niña que solo sabe que su hermano murió junto a ella y que su madre desapareció y no sabe el motivo. Desconoce porque tuvieron que huir, porque la gente tenía miedo de ayudar a su hermano enfermo, porque se llevaron a su madre de su lado…
Nosotros ya sabemos las respuestas, pero ella no. Incluso nos cuentan al inicio que va a ocurrir con toda esa gente maravillosa que la acoge y la aceptan como uno más. Pero el camino que recorremos junto a ella es tan maravilloso que no nos importa.

Es raro encontrar alguien tan valiente que al inicio te cuente como va a terminar porque narrar la historia de una forma en que lo importante sea tan solo el camino es difícil, y aquí se logra de tal forma que cuando llegamos al final incluso notamos un nudo en el estómago pese a que ya nos habían dicho lo que iba a pasar.

No tengo nada malo que decir de esta novela, no puedo más que recomendarla. Tanto para adultos como para jóvenes, quizá adolescentes sería una muy buena novela para que se vayan iniciando de una forma amigable en temas más adultos.

Escena de la película Cuernos

Libros que no debieron existir: Cuernos


Los que somos apasionados de la lectura asumimos que hay novelas que van a ser una grata sorpresa, no esperaríamos nada de ella y de golpe se convertirá en una de nuestras favoritas. Un rara avis que propagaremos a los cuatro vientos y recomendaremos a todas nuestras amistades.
Sin embargo ya he dicho que son un oasis en medio de un desierto y la otra cara de la moneda son obras nefastas que tal vez cogeríamos con muchas ganas o tal vez nunca hubiéramos oido hablar de ella pero termina en nuestras manos y le damos una oportunidad… Y en un día o dos nos arrepentimos y la abandonamos sin tan siquiera llegar a la mitad.

De las primeras obras nos hartamos de hablar pero de las segundas nuestro cerebro intenta eliminar todo rastro y salvo que alguien nos las mencione no solemos hablar de ellas.  Por este motivo me he animado a comenzar una serie de artículos en los que analizaré brevemente estas novelas explicando sus puntos fuertes y débiles.
Portada de la novela Cuernos

Voy a arrancar con la última de ellas que la tengo fresca, se trata de Cuernos del escritor Joe Hill. Novela que además tiene muy buenas críticas, tanto es así que incluso tuvo una adaptación cinematográfica protagonizada por el actor que dio vida a Harry Potter.
Este escritor tras publicar varios novelas y cosechar cierto éxito… Falta saber lo que consideró cierto éxito, hizo público que era hijo de Stephen King, por supuesto esperó a conseguir ese ¿éxito? Porque no quería ganar fama por ser hijo de quien era. Aquí me gustaría saber si el conseguir agente literario, que una editorial le diera una oportunidad y demás menesteres también lo hizo de incógnito, pero ese es otro tema.

Portada de la película Cuernos

La cuestión es que la idea me pareció buena y seguro que a vosotros también :“Un tipo despierta una mañana tras una borrachera monumental y descubre que le han comenzado a nacer cuernos. Estos cuernos tienen la peculiaridad de que la gente confiese sus más oscuros deseos y pensamientos”.
A mi por lo menos me llamó la atención, me pareció original y que podía ser divertida y fui a por ella.

La novela arranca bien es rápida y presenta al protagonista, en ella se hace un uso excesivo de un lenguaje vulgar pero encaja en la historia y personajes, así que todo correcto. En pocas páginas se nos plantea una trama profunda que promete mucho pero justo cuando se pone realmente interesante y la historia nos conduce de forma natural hacia un sitio….. Plof, nos remontan al pasado para presentarnos la infancia de los personajes.
Bueno vale se puede entender y es un buen recurso ¿verdad? Pero el relato dura el doble que el inicio interesante y aburre, aburre mucho.
Volvemos al presente, la historia avanza y entendemos mejor a los personajes… Y vuelta al pasado, esta vez a la infancia de otro…. Y otra vez es muy superior a la trama original.

Escena de la película Cuernos

Esto es desesperante, estamos en una trama de una violación y asesinato, un hombre acusado sin ninguna prueba y aunque fue exculpado por falta de pruebas toda la ciudad, incluida familia y amigos lo consideran culpable. Un hombre que un día se despierta con un don que le permite investigar y descubrir que ocurrió realmente. Puede reabrir el caso, buscar el verdadero culpable…. Puede hacer lo que le dé la gana ¿y qué nos encontramos? Un gilipollas que solo piensa en cortarse los cuernos, emborracharse y que todo el mundo le deje en paz.
Tanto es así que incluso descubre la verdad sin buscarla, por casualidad… Bueno, bueno pero seguro que al descubrirlo la cosa se pone super interesante y comienza a planear una estrategia que le permita sacar todo a la luz, limpiar su nombre… Pues no.

Esta novela es un ejemplo como pocos de que una buena idea no sirve de nada si no se sabe desarrollar, no ya de una forma brillante porque eso es muy difícil sino de una forma digna.
Por mi habría dejado de leer antes de llegar a la mitad pero me pareció feo criticar una novela sin terminarla. Tal vez el final fuese digno y se le podría dar cierto mérito pero es que ni eso. El final es desastroso, de los peores finales que he leído y podéis creerme si os digo que he leído muchos finales malos.

La forma en que el protagonista descubre sus poderes es ridícula, la forma en que afronta sus problemas y como parece que todo le de igual hace que lo odiemos y eso está muy bien si es la némesis pero que sea el protagonista dice mucho del escritor pero nada bueno.
La obra pretende ser una crítica a la idea del bien y del mal, de como en ocasiones para hacer justicia se debe ser el malo y que no debemos pensar que alguien por ser “el bueno” sea justo. Y repito, la idea es muy buena, pero la ejecución parece ideada por un niño de trece años.

El escritor se va por las ramas, presta más atención a los detalles que a la trama central. Le gusta dar discursos grandilocuentes, incluso hay una “escena” que dura varias páginas que parece una diálogo de: “El Conde de Montecristo”, en que el protagonista asumiendo su papel de ser el Diablo da un discurso a unas serpientes… si, a unas serpientes del bosque ¿qué os parece?

Nos encontramos ante una novela pretenciosa, aspira a ser una crítica a las creencias de las personas, a las religiones, a como somos mentalizados desde pequeños de los conceptos del bien y del mal. Y el planteamiento es correcto lo cu al es un gran logro.
Pero nos da igual, nos da igual porque todo eso nos lo “dice” no nos lo “muestra”. Se centra en exceso en mostrarnos el pasado arrancándonos del hilo argumental y pretende que se lo perdonemos muchas veces y durante demasiado tiempo. No contento con ello además nos quiere engañar haciendo un uso abusivo del Deux ex machina https://es.wikipedia.org/wiki/Deus_ex_machina sin que nada tenga ningún sentido.
No contento con ello además no es que pretenda dar un giro argumental hacia el final de la novela no, eso sería muy obvio ¿verdad? Aquí el amigo mete tres giros argumentales porque él lo vale, y por supuesto esto lo hace arrancándonos de la historia central y llevándonos al pasado metiéndonos una chapa de varios capítulos para que todo tenga (en su cabeza por lo menos) sentido.

Por todo ello no puedo recomendarle esta novela a nadie en absoluto. Me cuesta mucho creer que este buen hombre haya conseguido vender los derechos para una película si no es por ser hijo de Stephen King, aunque debo admitir que si la adaptación se centra en la historia central y elimina todos los viajes al pasado puede ser una muy buena película. Quizá en un futuro me anime a verla pero ahora mismo no me atrevo.

Haciendo un resumen diré que si en lugar de ser una novela hubiera sido un relato, si los viajes al pasado fuesen de un par de páginas en lugar de varios capítulos y el protagonista no fuese un completo imbecil podría haber sido una novela magistral.
Si alguien necesita poner un ejemplo de como una buena idea no sirve de nada por sí sola, si no sabe ejecutarse bien no podéis poner un ejemplo mejor que esta novela.

Del machismo al feminismo a través de Disney


Disney es una empresa que lleva creando grandes clásicos del cine desde hace más de ochenta años ya. Gracias a ello es uno de los mejores ejemplos que podemos coger para ver la evolución que ha tenido el papel de la mujer en la sociedad, asumiendo que sus películas son un fiel reflejo de la época.

Por ello voy a poner fragmentos de varias películas, indicando el año de publicación y haciendo especial hincapié en determinadas escenas o fragmentos para utilizarlos como ejemplos.

Sin embargo, antes de comenzar, quiero aclarar algo. Para hacer este ejercicio es imprescindible que seamos conscientes del año en que fueron publicadas y la mentalidad que había en aquel entonces. Vistas a día de hoy todas las películas antiguas son extremadamente machistas, pero no se trata de eso el ejercicio, sino de ser capaces de ver, afortunadamente, la evolución que ha habido en la mentalidad de nuestra sociedad.

Como ejemplo rápido de lo que os quiero decir voy a utilizar dos canciones que seguro que todos conocéis.
Quince años tiene mi amor del Duo Dinámico, de finales de los años cincuenta. ¿Os imagináis que Enrique Iglesias saque una canción diciendo que está enamorado de una niña de quince años?
Aunque esto podamos decir rápidamente que es antigua, voy a poner un ejemplo un poco más moderno. Se trata del Duo Pimpinela, con un claro toque feminista y su canción “Como la tele”, en la que él se queja de no poder tener un mando para hacer callar a la mujer… Y la réplica feminista de la época es… “A ver quien te prepararía la comida y te plancharía el pantalón”.
Con esas joyas por delante, vayamos a repasar el machismo en las películas de Disney más antiguas, para llegar hasta la época actual y ver el sorprendente cambio que hemos experimentado afortunadamente.

Conociendo el personaje de Drácula


Drácula es un personaje que todo el mundo conoce, curiosamente incluso muchos saben quién fue su autor: Bram Stoker. Lo que no es curioso es que esto sea gracias al cine y la magnífica adaptación de 1992 de Coppola que incluyó el nombre del escritor en el título *Drácula, de Bram Stoker*, película que ya analizaré próximamente.Sin embargo un porcentaje ínfimo habrá leído la novela, como suele ser habitual, tampoco voy a decir lo contrario.

https://www.youtube.com/watch?v=ks5xLFSxca0
Esta obra es especial porque en ella sucede algo muy raro: ”el personaje cinematográfico es mejor que el literario”.  Para poder entender está arriesgada afirmación debemos tratar antes muchos temas, por ello voy a dedicarle una serie de videos en los cuales voy a hablar tanto del personaje como de su legado y adaptaciones… Incluso de ciertos vampiros que brillan al sol que se hicieron muy famosos y, aunque os cueste creerlo, explicaré porque no son tan malos como pensáis.
Primero debemos tener una visión global para poder ser conscientes del verdadero impacto que tuvo.Se publicó en 1897 y la idea de un humano convertido en monstruo que era un gran señor con grandes riquezas y podía caminar entre nosotros era algo nuevo.  Además es destacable el hecho de que era un Conde, recordemos que antes no se concebía que un “gran señor” fuese un delincuente y menos aún un vulgar asesino; eso siempre se decía que era de clases bajas, un “señor” no podía cometer tales bajezas.
Pero no solo por presentar un monstruo novedoso se hizo famosa esta obra, además la novela está magistralmente narrada y la narrativa en forma de diarios le da una agilidad que, incluso a día de hoy, encajaría a la perfección.  Antes era muy común encontrar diálogos interminables que parecían monólogos encadenados.  Frases rimbombantes y que durante decenas de páginas no hacían que se avanzase en la trama.  Algo que hacía imposible no ya empatizar con algún personaje sino que un lector actual muchas veces se perderá y no sabrá ni por donde va, incluso no sabrá de que están hablando o quién lo está haciendo.  Un ejemplo que me gusta utilizar sobre esto es: “El Conde de Montecristo”, con una magnífica historia y unos diálogos interminables.
En cuanto abrimos el libro y comenzamos a leer la forma que tiene de introducirnos en este mundo es digna de estudio; con el uso del diario logra una proximidad imposible de conseguir de otro  modo.  La narración del viaje, la interacción con los lugareños, las anécdotas sobre recetas de comida, tradiciones y el folclore hacen que nos pongamos en la piel del protagonista desde las primeras páginas.
Mediante estas descripciones crean un ambiente de peligro constante que logra agobiarnos.  Pero no vemos ningún peligro, sin embargo, sabemos que algo contra lo que no podemos hacer nada nos controla.
Además mediante el uso de los diarios tenemos dos realidades, la nuestra que dejamos apuntada en nuestro diario personal, con lo cual enseguida nos identificamos con el desdichado protagonista y lo que vamos contando a nuestra prometida, para no asustarla y afianzar en nosotros aún más la certeza que tenemos del peligro y la inminente muerte del protagonista.Ver así las dos realidades no hace más que ayudarnos a meternos en el papel, en sentir el poder y peligro que emana Drácula y la claustrofobia de un castillo enorme por el que podemos movernos libremente, pero del cual nos es imposible escapar.
Esta introducción es crucial, en ella descubrimos que Drácula es más que un humano aunque no sabemos que puede ser.Poco a poco vamos recopilando datos y escenas rocambolescas; como un día que vemos como una aldeana llega desesperada llorando al castillo pidiendo que le devuelva a su bebé. A eso le sumamos los recuerdos de lo que nos contaron los aldeanos, el miedo que tenían al Conde todos con los que nos hemos cruzado, especialmente la aldeana que en una posada con lágrimas en los ojos nos dio su crucifijo para protegernos del mal al que nos lanzábamos.
Han sido pinceladas dadas con calma las que han terminado de dibujar un magnífico cuadro de terror en nuestras mentes.
En nuestra estancia en el castillo, conviviendo con  él, vamos fijándonos en detalles para intentar descifrar su misterio.Nos percatamos de que nunca lo vemos de día, que el castillo está deshabitado, cuando comemos nos acompaña pero no come nada, al entrar en nuestro cuarto mientras nos afeitábamos no vimos su reflejo en nuestro pequeño espejo y al día siguiente no conseguimos encontrar ningún espejo…
Son detalles que se van clavando en nosotros y poco a poco van generando una tensión que nos obliga a seguir leyendo para saber que sucede.A día de hoy muchos pueden desdeñar esto, pero recordemos que la novela tiene más de cien años, ¿imagináis la impresión que debió causar en aquella época?  Sobre todo porque nosotros enseguida decimos *bueno, otro vampiro*, pero en aquella época nadie conocía a estos seres, fue esta novela la que creó este mito.  Por mucho que lo intentemos, nos es imposible imaginar la conmoción que causaría esta novela en una persona que jamás haya conocido el mito del vampiro.
Cuando nos atrevemos a seguirlo para descubrir su secreto solo sirve para empeorar nuestros temores.Vemos como sale por su ventana caminando como una lagartija por la fachada del castillo, nos percatamos de su fuerza desmedida, el poder que muestra tener sobre los lobos; no somos conscientes todavía de la clase de monstruo que nos tiene a su merced.Y al encontrarnos con las tres mujeres y ver como devoran un niño pequeño entregado por el Conde hace que finalmente perdamos la cabeza ante tal crueldad y poder.
Pero si esto fuera poco, mediante las conversaciones con el Conde que duran toda la noche vemos además una gran inteligencia, sagacidad para los negocios y una brillante estrategia.Se asegura de que nadie pueda saber todas las posesiones que tiene, las viviendas que compra, la logística que crea para que no se sepa lo que envía y quien lo recibe.  Dejan claro que no es solo una persona con poderes sobrehumanos sino aún peor, con grandes poderes y una inteligencia a la par.
Sin embargo cuando se traslada a Londres Drácula desaparece, se convierte en una sombra omnipresente que acecha pero nadie consigue ver.La forma utilizada de contar la historia con múltiples protagonistas es, simplemente, genial.  Mención especial hay que hacer al interno del psiquiátrico mediante el cual podemos ver la influencia que tiene Drácula sobre un humano, como se desea tener ese poder y se está dispuesto a realizar cualquier cosa para que nos acepte como sus discípulos y podamos tener una mera fracción de dicho poder.
Los diarios y la correspondencia de las dos jóvenes, la huida del castillo del Conde Drácula del que, hasta ese momento, considerábamos el protagonista, las desapariciones de niños que nos muestran los periódicos… Son pequeños fragmentos que construyen un mundo entero a nuestro alrededor, un mundo de terror como no se había visto hasta la fecha.
Este es el segundo tercio de la novela, donde además conocemos el personaje principal, la némesis que puede derrotar a Drácula que no es otro que el profesor Abraham Van Helsing.  Un anciano profesor que es el único capaz de ver las señales de Drácula en todos los actos extraños y enfermedades que le rodean: un estudioso, erudito, profesor…. Es muchas cosas pero no ese guerrero saltarín de poca monta que nos muestran las últimas entregas de cine y series, de las cuales ya hablaré ya, estar seguros de ello.
Además la forma de conectar a todos los personajes también es digna de mención porque al final, en una enmarañada telaraña todos los personajes están relacionados de una forma u otra.Esta parte, el nudo de la trama, nos engancha incluso más que la presentación donde conocimos al Conde.  La sombra de Drácula presente en todos los actos es mucho más estremecedora que el encontrarlo de frente.
Gracias al profesor vamos conociendo sus puntos débiles y sus poderes a la par que comprendemos la magnitud de a lo que nos estamos enfrentando.Nos muestra, en casos prácticos, como los objetos sagrados le dañan y esto lo hace poco a poco con escenas magistralmente creadas para tal efecto; especialmente importante es la escena del cementerio con la primera chica a la que Drácula convierte en una de sus mujeres en Londres.
Para proteger a las jóvenes que son víctimas de los mordiscos de Drácula les coloca ramos de ajos en ventanas y coloca crucifijos. Y cuando una de ellas se convierte en un ser de la noche vemos la forma efectiva de cazarlos para poder darles descanso eterno liberando su cuerpo de esa posesión demoníaca y que su alma pueda descansar en paz.
Drácula se convierte en niebla para desplazarse sin ser descubierto, también puede transformarse en animales como un murciélago y controlarlos como hace con un enorme lobo del zoológico o controlar miles de ratas tanto para defender sus territorios como para atacar.
Todo el folclore que conocemos de este personaje está sacado de esta novela: Que necesita descansar en la tierra donde fue sepultado, su poder de hipnotizar y controlar las mentes de las personas, el dominio sobre los animales, convertirse en niebla y otros animales así como sus debilidades por los objetos sagrados.  Fragmentos de todo esto se ha ido utilizando en las innumerables versiones que han ido saliendo, pero siempre han querido potenciar unas y olvidarse de otras para darle un toque único… Y esto es comprensible porque el personaje tiene muchas carencias.
El último tercio de la novela, la persecución de Drácula por así decirlo no es lo peor de la novela.   Es que sobra, es soporífero… Es El Conde de Montecristo con unos diálogos interminables, parrafadas de varias páginas que no aportan nada y una sensación de *por dios que esto termine ya* que dan ganas de cerrar el libro y olvidarnos de él.¿Cómo es esto posible?  Porque el personaje es demasiado bueno, no solo demasiado bueno sino perfecto.Tenemos un Conde con grandes riquezas, capaz de controlar la mente de las personas, inmortal, con una fuerza sobre humana, puede convertirse en niebla o murciélago que sepamos además de ser capaz de controlar animales para defenderlo, ¿cómo narices puede unos meros mortales matarlo?
En esta última parte se le intentan buscar debilidades… Es un villano por lo que su mente es egoísta,  infantil y cometerá errores ¿cómo?  Si al principio de la novela se alabó su inteligencia y genio estratégico, ¿ahora es infantil y caprichoso?  Consiguen santificar todos los cajones de tierra que llevó Drácula a Londres excepto uno, que utiliza para huir por barco de nuevo hacia su Castillo en Transilvania.Ahí vemos que incluso es capaz de controlar el clima para hacer que el barco llegue antes de tiempo a su destino y no tenga ningún contratiempo por culpa de alguna tormenta.  Su poder es aún más grande de lo que creíamos en un primer momento.
Como es lógico no se pueden enfrentar directamente a Drácula, cualquier combate sería algo ridículo, por lo que tras unos cientos de páginas que se hacen eternos logran derrotar a los gitanos que se encargaban de trasladar el ataúd a su castillo y justo antes de que se oculte el sol consiguen acabar con él.
Es un desenlace pésimo, una narrativa sobrecargada que no aporta nada y un final que todos imaginábamos para el villano….  Pero no podía ser de otra forma; se podía haber acortado, hacer unos diálogos menos pesados, su mayor fallo es intentar alargar demasiado el desenlace para dotarlo de mayor dramatismo.
Pero no puede haber otro final porque un mero ser humano, incluso una docena o un centenar de ellos nunca podrían presentar batalla ante un monstruo tan magistralmente creado.  Es lo que se suele conocer como *muerte por éxito*, ha sido tan bueno creando el villano que ahora resulta imposible derrotarlo de una manera creíble.
A nivel cinematográfico, de las antiguas, creo que la que representa más fielmente esto es la de 1931.  Aunque claro, a nivel interpretativo deja bastante que desear porque tanto el miedo, como el control mental, el suspense.. lo representan abriendo los ojos todo lo que pueden sin que se le salgan de las órbitas.Pero el entorno y la atmósfera lo hacen lo mejor que pueden; si menciono esta versión es porque incluye el loco que utiliza Drácula para realizar sus experimentos de subyugación, algo que las demás versiones obvian por considerarlo un mero papel secundario sin importancia y, a mi modo de ver, es fundamental para la trama.
Esta es la introducción, un pequeño repaso a la novela, su desarrollo puntos fuertes y flojos.En próximos videos iremos ahondando en algunos aspectos claves y analizando alguna película o serie que considere no ya buenas, sino importantes por aportar algo especial.

Libro Vs Película: El nombre de la Rosa


No lo cuentes, muéstralo; es una máxima cuando se cuenta una historia, ya sea una novela, película o incluso un cuento oral.
Es inaceptable tener que explicar lo que debe pensar o sentir el receptor, las acciones de los personajes deben hablar por sí solas.

Cada género tiene su propio lenguaje; lo que funciona en una novela no sirve para un libro ni para un relato oral. Cada uno tiene sus propias reglas y fórmulas.
Para comenzar a explicar las diferencia he elegido *El nombre de la rosa*, porque tiene una novela magistral y unan película muy buena con una trama central distinta de la novela y, pese a ello, es una adaptación muy buena ¿curioso verdad?

Es la primera novela de Humberto Eco, no su primer libro. Previamente había publicado el trabajo con el que obtuvo el Doctorado de filosofía y varios estudios de Semiótica cuando era profesor en la Universidad.
Cuando se supo que estaba trabajando en una novela causó gran revuelo y la editorial con la que ya había publicado preparó una gran campaña publicitaria y una presentación a nivel mundial.

Si preguntamos en la calle por *El nombre de la Rosa* muchos la conocerán y nos dirán algo similar a *La película de Sean Coonery que hace de monje tipo Sherlock Holmes*.
Muchos de ellos comprarian la novela pensando *Si la película me encantó la novela tiene que ser increíble*, pero tras comenzarla la dejaron un momento en la librería pensando *ya le leeré en otro rato* y ahí lleva treinta años esperando ese mejor momento.

Esto no significa que la película sea mejor que el libro, ni mucho menos, simplemente muestra que literatura y cine utilizan lenguajes muy distintos y públicos aún más distintos.

Humberto Eco era un erudito y publicaba libros muy específicos. No quería escribir una novela para las masas, de hecho quería hacer una tirada limitada, fue la editorial la que vio la posibilidad de ganar millones y preparó una campaña internacional enorme.
Incluso le dijeron que debía reescribir las primeras cien páginas porque eran muy densas y difíciles de leer pero él se negó argumentando que era el peaje a pagar para entrar en la Abadía, que no era una historia para todo el mundo.

Quería que el lector formara parte de la abadía, que viviese con los monjes y eso requiere una minuciosidad que no todos los lectores pueden soportar.. Esto es palpable incluso en como está dividida la novela.
Los capítulos son días de la semana, algo que ya hemos visto en más ocasiones, pero cada día está fraccionado por las oraciones que se deben realizar; para que el lector coja el ritmo y se habitúe al día a día de los monjes, una genialidad que me fascinó.

Pero la película utiliza el lenguaje visual, por lenta que sea es más dinámica y se queda con una trama que engancha desde el primer momento; por ello es fácil de resumir y explicar *Un monje investiga unos extraños asesinatos relacionados con un libro y una biblioteca laberíntica*.
Sin embargo ¿Cómo os describo la novela? Es una novela histórica usada para presentar una serie de debates filosóficos y teológicos muy profundos en la que se nos muestra el abuso de poder y la separación que sufrió la iglesia católica enlazado todo mediante una investigación sobre unos asesinatos relacionados con un libro y ….. y creedme que no sé como resumiros la novela.

Por ello lo mejor será centrarnos en la película y, siguiéndola, pondremos unos ejemplos de las virtudes y carencias tanto de la novela como de la película. Porque creedme si os digo que esta es una de las mejores películas para ver estos contrastes.

Ambas arrancan presentándonos las dotes detectivescas de Guillermo, pero lo hacen de una forma muy distinta.
En la novela emplea un escenario muy complejo con el rastro de un caballo, pero para ello incluso da una lección de filosofía; ahí deja claro que va a ser una novela apasionante pero no apta para todos los públicos.
Sin embargo en la película son unas pocas frases rápidas y directas las que nos descubren su talento y, muy importante, nos muestran que es capaz de conocer un sitio sin necesidad de estar en él.

A partir de ese momento ya vemos que la película es distinta a la novela por necesidad del lenguaje cinematográfico.
En la novela nos presentan a los personajes con eternos diálogos en los que se habla de lo humano y lo divino, teología o el sentido de la responsabilidad y lo correcto.
Nos presentan diversas facciones de la iglesia y constantemente se espera la llegada de una legación papal para un importante debate que decidirá el futuro de la Iglesia; es una parte fundamental de la novela, pero en la película se ha usado como simple hilo conductor.

Una de las mayores críticas que recibe la novela es el excesivo tiempo que se toma para presentarnos tanto la Abadía como los que la habitan; hablan de la biblioteca indicándonos que es un sitio prohibido y peligroso custodiado por monstruos y espectros por las noches.
Pero esto es necesario porque la Abadía es el personaje protagonista, no Guillermo y la biblioteca su tesoro oculto al cual protege utilizando a los monjes como meros peones.

En la película optan por que el tesoro sea el mismo, la biblioteca, pero la intentan ocultar y hacer insinuaciones para que el espectador vaya pensando en como poder entrar.
También se toma su tiempo en presentarnos a los personajes; la primera media hora de la película es la presentación y como no tiene otra herramienta, debe hacerlo remarcando el aspecto visual.
Un claro ejemplo es el ayudante del bibliotecario cuando nos lo presentan en una impactante escena en la que está en su habitación flagelándose. No hay que pensar mucho en el mensaje que nos quieren transmitir, de esta forma van preparando el terreno para que todos los sucesos posteriores nos vayan encajando.

Veo justo hacer una mención especial a la escena de la misa en la que el venerable Jorge marca el ritmo a base de golpes en la mesa. Con esa escena dejan claro el poder que ejerce en la Abadía pese a no ser el Abad. Al igual que cuando interrumpe una charla amistosa rompiendo de un golpe un jarro; son escenas que hablan por sí solas.

Guillermo es utilizado como el guía, a través de su ayudante Adso nos va presentando a los protagonistas y con ellos la historia, no solo de la Abadía y el misterio, sino también los conflictos internos que ha tenido la iglesia católica, el avance del pensamiento moderno, el peligro de la inquisición….

En la novela Adso es el narrador, además de una forma muy original porque comienza siendo anciano para narrar en retrospectiva y cuando es más conveniente en primera persona como joven aprendiz para que sea Guillermo quien pueda explicarnos las cosas.
El tratamiento que se le da en la película es de mero trámite, un apoyo en el que Guillermo hace pie para avanzar.
Con este personaje vamos a hacer un buen ejercicio de diferenciación entre lenguaje cinematográfico y literario porque nos muestran los mismos pasos, pero al utilizar un lenguaje visual el espectador debe ser muy experimentado para poder seguir las indicaciones.

Adso es un joven novicio con las hormonas revolucionadas por la adolescencia y multiplicado por el hecho de no haber tenido nunca trato con mujeres. Siempre yendo de un monasterio a otro como novicio para formarse y teniendo a la mujer como la causante de que el hombre peque.
Está lleno de dudas y no encuentra como satisfacer su curiosidad ni atreviéndose a hablar con ningún adulto del tema; en la rica Abadía hay numerosos murales y esculturas de vírgenes y le gusta contemplarlas preguntándose como serían y, si ayudaron a Jesús ¿no podían ser tan malas verdad?
Al descubrir como entrar en la biblioteca con Guillermo, una noche desesperado se interna solo para buscar información sobre el tema y es al salir cuando tiene lugar la escena que quiero usar como ejemplo de diferenciación en literatura y cine.

En la novela Adso se encuentra a una muchacha sola y muerta de miedo, quiere calmarla y ayudarla pero no hablan el mismo idioma. Aquí Humberto hace una gala extraordinaria de sus amplios conocimientos de Semiótica. Adso prueba con los idiomas que conoce, al hablarle en Alemán ella se asusta por la rudeza del idioma así que vuelve al latín y le susurra, camina a gatas lentamente para que vea que no es una amenaza y no deja de hablar pausadamente para transmitir confianza y calma.
Ella también murmura palabras, se aproxima despacio, al estar cerca se miran a los ojos y susurrándose ella le acaricia la cara, se besan y hacen el amor.
Es una escena muy bonita, cargada de significado y un cambio muy importante para el personaje.
Ahora siente remordimiento y amor, sabe que ha pecado pero ha sido una experiencia tan maravillosa que no entiende porque puede haber algo malo en ello.
Se confiesa con su maestro y da pie a que Guillermo le hable de la bondad y la comprensión, que al conocer ese goce y dicha podrá comprender en el futuro a jóvenes novicios que pequen como él.

Sin embargo ¿qué vemos en la película? Hemos seguido esos mismos pasos, pero al no tener la mente de Adso explicándonos sus dudas y sentimientos nos lo debemos imaginar.
Y en la cocina lo único que vemos es una chica que se encuentra con un novicio joven, le manda callar porque un cura la está buscando y cuando se marcha le agarra y básicamente *Ven aquí moreno que te voy a dar lo tuyo*. Es una escena de sexo sorprendentemente explícita para una película de cine y más aún de aquellos años. Además es muy larga, demasiado larga.. Y el espectador lo único que veo son tetas y culos sin ningún mensaje; habiendo tetas y culos ¿quién se va a poner a pensar? En lugar de aportar, como hace en la novela, resta y entorpece.

Otra gran diferencia es el tratamiento que se hace de la legación papal; gran parte de la novela se basa en la preparación para su llegada. El miedo de varios monjes con pasado Dulcinsta y en explicarnos los bandos que hubo, porque actuaron como lo hicieron, el poder que tenía la iglesia y el hambre que pasaban los pobres que les dio valor para alzarse en armas.
Con todo esto se explicaba el debate que se iba a tener sobre la pobreza, la pobreza de Jesús y porque se planteaba si la iglesia debía ser pobre.
En la película se da alguna pincelada, pero eran conscientes de que era imposible y actuaron en consecuencia.
Se aprovechó la reunión para dar profundidad a Guillermo contando su pasado de Inquisidor y su oposición a este cuerpo ejecutor. Además añaden un conflicto con el Inquisidor que viene como parte del grupo y que debe encargarse de resolver los asesinatos ya que Guillermo no lo ha conseguido todavía.
En la novela explican su pasado con la Inquisición y que no creía en ella, alegaba que un hombre sometido a tortura diría cualquier cosa para que lo matasen de una vez, pero no se dice nada de que él fuese torturado como si se hace en la película porque crea un efecto instantáneo sin tantos circunloquios.
Esto en la película lo resumen bien durante el juicio, pero queda tan simple que el mensaje es demasiado obvio y se pierde el debate por lo que al espectador le es indiferente.

En la película el juicio parece un chiste; no es culpa de nadie porque la escena está lo mejor resuelta posible. Se opta por añadir dos jueces adicionales como recurso dramático con el que darle a Guillermo la oportunidad de perfilar mejor su personaje dándole humanidad
No se argumenta y da la sensación de que cualquiera podría hacer de juez, solo tienes que acusar y en cuanto lo niegan se manda que te torturen hasta que confieses.
En la novela se puede ver que los inquisidores son hábiles interrogadores, tuercen las declaraciones, argumentan hasta conseguir que se contradiga el interrogado, siempre están calmados haciendo que el interrogado se ponga aún más nervioso y tienen una mente ágil que les permite ir cambiando de tema para confundir aún más a los interrogados. Eran personas muy inteligentes y hábiles en su trabajo.
Eso no se podía mostrar en la película, duraría demasiado y sería tedioso, además es secundario en la película por lo que el trabajo de adaptación es bueno, pero se pierde el mensaje.

Pero todas estas pérdidas que estoy mencionando en la película ayudan a un personaje de forma clara, Guillermo, el persona en torno al cual gira la película.
La escena de sexo de Adso permite que el espectador comprenda su frustración al ver como su amada es apresada y va a arder en la hoguera.
Cuando nos muestran a Adso nervioso mientras Guillermo sigue leyendo y explota increpándole su frialdad, Guillermo le explique el motivo y muestre ahí su humanidad, algo que le recriminaron a Humberto por no dar en ningún momento de la novela muestras de ella.

Al final del juicio, al pedirle el inquisidor que ratifique su veredicto el aprovecha para dar un pequeño sermón en defensa de los acusados condenándose él mismo a un nuevo juicio inquisitorial.
Lo cual a la trama aporta poco pero al personaje mucho, hace que caiga mejor al espectador y encaja mejor en el arquetipo de héroe dispuesto a sacrificarse para ayudar a los injustamente castigados.

En este momento ya no llevan caminos paralelos sino totalmente opuestos. La novela es realista por lo que el Inquisidor se marcha con la muchacha y la legación papal sabiendo que en la primera ciudad la quemarán para dar ejemplo. Se cuenta de una forma natural y tan clara como que al día siguiente por la mañana saldrá el sol porque era así en esa época y no había nada que hacer.
En la película eso es inaceptable por lo que se aprovecha el revuelo creado por Guillermo para acelerar el desenlace y que el fuego que arrasa con la Abadía sirva como distracción para que la muchacha se salve y, de paso, que el Inquisidor sea liquidado por el pueblo dando ese toque que tanto gusta al espectador de cine para irse con un buen sabor de boca.

En la película hemos tenido un misterio desde el primer momento, unos personajes claramente definidos, un tono histórico atrayente y un desenlace típico que satisface a todos.
Es una buena historia rápida con mucho trasfondo y personajes memorables; por eso gustó y sigue gustando y la gente la recuerda con cariño.
La novela es un tratado histórico, filosófico, teológico que la gran mayoría no puede terminar de leer porque les resulta infumable; sin embargo ese pequeño porcentaje que Humberto sabía que solo podrían terminar lo recordamos como uno de los mejores libros que hemos leído, aunque pocas veces podremos releer nunca lo olvidaremos.