Terry Pratchett ¿Por qué es tan importante para mí?


Pensaba hablar sobre la última saga que he leído de este gran escritor, la de Tiffany Dolorido, una niña que descubre que es una bruja y las andanzas y aventuras que tiene hasta convertirse en una. Sin embargo, me encontré con que estaba más tiempo hablando del autor Terry Pratchett que de la saga, porque es imposible hablar de ninguna obra de él sin hablar sobre él.

Por este motivo me encuentro ahora haciendo algo que quería haber hecho hace años, dedicarle un especial a este magnífico escritor, muy conocido entre el sector más friki pero un gran desconocido para el público mayoritario. Excepto en Inglaterra, donde justamente se le otorgó el título de Sir en el año 2009 por su gran labor en la literatura.

Como éste es un canal particular donde hablo de lo que me da la gana, sin temor a lo que pueda explayarme, me vais a permitir que haga una retrospectiva en mi vida y os hable de todo lo que ha significado este escritor para mí y como fui madurando gracias a él.

No me avergüenza decir que el primer acercamiento que tuve con el universo particular creado por este prohombre fue mediante un videojuego, de la saga Mundodisco por supuesto, centrado en el aprendiz de hechicero Rincewind, posiblemente el personaje más conocido de esta saga.

La idea de la magia, de que fuese un mago tan torpe, del mundo que era plano y se desplazaba por el universo a lomos de cuatro elefantes gigantes que estaban de pie sobre una tortuga inmensa me maravillo ¿cómo podía alguien tener tanta imaginación?

Unos años más tarde, de refilón, vi en mi librería favorita por aquella época una colección de libros llamada Mundodisco y, automáticamente, pensé en ese videojuego que tanto me gustó y me dije ¿estaba basado en unos libros? Los miré por encima y, sin dudarlo mucho, compré el primero de ellos.

Al comenzar a leerlo descubrí algo totalmente distinto a lo que estaba acostumbrado, por aquel entonces solo leía fantasía épica: Dragonlance, Reinos Olvidados y similares.

En estos libros tenía eso mismo, pero totalmente distinto, un escalón muy superior. Encontraba una crítica a ese tipo de literatura, a los arquetipos creados en ellos humanizándolos de una manera espectacular pese a estar tan trillados. No solo eso, también nos dejaba entrever como se criticaba nuestra sociedad actual, la política y sobre todo a las propias personas: su egoísmo, su carencia de empatía, como aceptan que otros les digan lo que tienen que hacer, como esperan que sea otro el que solucione sus problemas….

Estas novelas me las encontré justo en el momento en que las necesitaba, estaba comenzando a saturarme de leer siempre lo mismo, necesitaba leer algo más ¿serio? Por así decirlo, pero no conseguía encontrar nada que me apeteciese o, mejor dicho, para lo que estuviese preparado. Para mí, estas novelas fueron el puente perfecto que me permitió pasar de unas novelas muy ligeras para acerarme a algo de mayor profundidad de una manera muy amena y sin que, por aquel entones, fuese consciente de ello.

Lo carismáticos del bibliotecario que se convirtió en un orangután y no quería volver a ser humano porque consideraba que era mucho mejor ser un orangután, la crítica implícita en todo ello explicado de una manera divertida y clara. Lo vagos que eran los hechiceros que constantemente utilizaban la magia para cualquier tarea diaria a la contraposición de las brujas, que eran mujeres inteligentes y mucho más sabias que los magos precisamente por poseer una magia muy poderosa y no utilizarla nunca. El magistral personaje de la muerte, como se cansa de que la gente le tema y le culpe de todo cuando se limita a cumplir su trabajo y lo importante que es esa labor. El mayor guerrero de todos los tiempos Cohen el bárbaro que sabe que lo mejor del mundo es tener una buena dentadura para poder comer cualquier cosa y papel higiénico suave…

Todos los estereotipos tirados por el suelo llevándolos al plano de la realidad para que podamos reírnos de nosotros mismos por como nos engañamos a nosotros mismos.

A simple vista pueden parecer unos libros menores, más fantasía llena de personajes histriónicos y absurdeces, pero nada más lejos de la realidad. Estas obras pueden leerse de dos formas: como pura diversión o analizándolas para encontrar las grandes verdades que se encuentran camufladas por situaciones llevadas al extremo para convertirlas en ridículas y provocarnos una risa fácil.

Creo que no es necesario decir que sus obras las devoré con avidez en unos pocos meses, de hecho recuerdo como iba todos los meses y preguntaba al librero ¿ha salido algún libro nuevo de Terry Pratchett? Porque además de ser un gran escritor era muy prolífico.

Pero al igual que os digo lo magistral que es también puedo deciros en que llega un momento en el que, simplemente, no te apetece leer más de él, o mejor dicho, que el descubrirlo y no poder parar de leerlo provoca un empacho. Es todo tan distinto, tan nuevo, que entra un deseo incontrolable de leer más y más sobre este no solo genial, sino que además, único escritor.

El último libro que compré en formato físico fue El país del fin del mundo, aunque siendo sincero debo decir que por aquel entones me independicé, abrí un negocio y mi vida cambió por completo, por lo que ya no tenía tanto tiempo para leer como cuando vivía en casa de mis padres y tenía todo hecho.

Unos años más tarde volvió a apetecerme leer algo de este genial escritor y me releí alguno de los que recordaba que más me habían gustado, como Guardias, Guardias y no me impactaron de igual manera. Por supuesto no me parecieron malos, pero como ya me los conocía y conocía a la perfección el estilo de Terry y, sobre todo, yo había madurado como lector no me causaron el mismo impacto.

Directamente leía entre líneas, veía las referencias en las que se había basado, estaba leyendo su mensaje oculto. Pero eso no es malo, en absoluto, lo considero algo muy bueno porque me demuestra que he madurado y mejorado. Ahora leo sus obras de una forma distinta, más profunda me atrevería a decir, y eso es lo mejor que se puede decir de Terry Pratchett, un escritor que ha conseguido escribir obras maestras capaces de entretener al lector más joven y divertirlo como nadie hasta hacer reflexionar a un lector más avezado ¿conocéis muchos escritores que hayan sido capaces de esto? Porque yo no.

Personalmente considero que en todos los institutos deberían mandar leer libros de Terry Pratchett, quizás unos libros sencillos como Guardias, Guardias una clara referencia a la corrupción reinante y como se entremezcla delitos, corrupción y cuerpos de seguridad para que haya armonía entre todos y una persona con convicciones puede encontrarse con problemas a la hora de hacer cumplir la ley.

La verdad una novela divertidísima que explica de una forma muy simple como funciona el periodismo. Como ha ido cambiando desde que era un ejemplo de fidelidad y profesionalidad a como ha llegado a convertirse en folletines donde lo que menos importa es la verdad, solo vender ejemplares para ganar más dinero.

Dioses menores hablando sobre la religión y como es más importante, a día de hoy, todo lo que envuelve a la religión a la auténtica adoración y creer en el propio dios, algo que queda relegado a un plano innecesario.

Son muchos los libros que me atrevería a decir, y lo iré haciendo poco a poco. De momento solo puedo deciros que, por favor, leáis a Terry Pratchett, un escritor que provocó un gran cambio en mí y del que a día de hoy sigo disfrutando, de una forma totalmente distinta a como lo descubrí hace 20 años y, espero, algún día, guste de igual manera a mi hija.

Si quieres escribir… de Brenda Ueland


Intentando escribir una novela que inicié hace, ¿5 años?  Comencé a buscar libros que orientasen en la procelosa aventura de escribir una, lo cierto es que es muy sencillo encontrar literatura al respecto, una simple búsqueda con las palabras “escribir novela” en Google o en Amazon nos mostrará muchas páginas con resultados sobre el tema, si escribimos dichas palabras en inglés nos mostrará más páginas de las que somos capaces de contar.

Como siempre, lo difícil es saber cribar esos resultados y saber escoger cual comprar.  Hasta la fecha he comprado 4 libros de éste tema (dudo mucho que compre alguno más) y voy a ir contando que tal me han parecido los que ya he leído para recomendaros su compra o que os los apuntéis para no leer ni la primera página.

El primero de ellos es uno del que había oído hablar en varias ocasiones, se trata de: “Si quieres escribir…”  de Brenda Ueland un libro que lo único que ha conseguido es hacerme perder el tiempo, lo considero más un libro de autoayuda que de un verdadero libro que pretenda enseñarnos algo sobre como escribir.

escribir

Su primera frase ya deja claro el tono que va a seguir durante las interminables 160 páginas: “Todo el mundo es talentoso, original y tiene algo que decir…”  Esa frase es digna de un político, miente a la cara del lector intencionadamente y sin despeinarse, teniendo esa referencia creo que todos nos podemos hacer una idea de lo que nos podemos encontrar dentro, pero había leído tan buenas críticas de él que tenía curiosidad por leerlo, aunque no me extraña que tenga buenas críticas, lo único que hace es dorarle la píldora al lector y darle “palmaditas en la espalda” susurrándole al oído “tú puedes, eres un gran escritor”.

El libro se centra en las experiencias que ha tenido la escritora en los diversos talleres que ha impartido de escritura, pone ejemplos de sus alumnos, los compara con algún texto de escritores consagrados y nos explica que textos son buenos y porque -según ella- lo son.

Su gran teoría es que un texto es bueno si el escritor es sincero en él, si muestra en ese texto su verdadera personalidad y no intenta mostrar una faceta suya que realmente no lo sea.  Lo cual me parece muy interesante porque, ¿cómo sabe ésta buena mujer cuando un escritor es “sincero” al escribir?  Continuamente nos pone ejemplos de textos de sus alumnos, varias páginas donde sus alumnos describen algo y donde nunca sucede nada.  Una niña que se levanta en un cuarto frío, baja a la cocina, habla con su madre y se marcha en el trineo con su padre; o una mujer que está fregando los platos y no quiere que su madre la descubra porque no quiere que la ayude en las tareas del hogar…

Según la autora esos textos son buenos porque las escritoras han utilizado sus propios recuerdos y han puesto una parte de ellos mismos en esos relatos.  Podemos pensar al leer esto que entonces solo podemos escribir sobre situaciones que hayamos vivido o cosas que conozcamos de primera mano, limitándonos mucho.  Pues no, tiene todo controlado, si escribimos acerca de un asesino en serie nosotros mientras escribimos nos convertimos en ese asesino en serie, pensamos como él, actuamos como él y nos convertimos en él, por lo tanto estamos siendo sinceros al escribir sobre él…

Su filosofía se centra continuamente en la propia confianza que tenga el escritor en si mismo y en mostrar su verdadero “yo interior”, según ella si una persona sabe mirar en su interior ya tiene todo solucionado, escribirá como un maestro y cada palabra será oro puro… Si utilizas muchos adjetivos y te explayas demasiado en las descripciones es igual de bueno que si eres escueto y no describes absolutamente nada, esa es tu forma de ser y has meditado mucho sobre lo que has puesto sobre el papel.

En resumen, un libro que puede servir a alguien que tenga la moral por los suelos y necesite palabras amables para comenzar a escribir pero, que si ya estás decidido a hacerlo no te va a enseñar ni dar consejos de ningún tipo.

Muerte de un viajante, simplemente imprescindible


Vuelvo a escribir, tras un parón no previsto. He tenido un verano muy movido con mudanza incluida y me he retrasado, pero lo importante es que consigo volver a ponerme a escribir que siempre cuesta retomarlo.

Llevaba mucho tiempo con ganas de leerme la obra teatral: “Muerte de un viajante”. Especialmente porque ya sabes como va a terminar el libro y el tema de como enganchar al lector omitiendo el suspense de como terminará, me llama especialmente la atención.

Esta obra fue escrita por Arthur Miller y es considerada por muchos como un ataque directo al sueño americano, lo cual no me extraña.  Supongo que será por ser europeo, pero nunca me ha convencido el sueño americano… Pero aquí hemos venido a hablar de la obra.

Portada de la obra de teatro

He leído muy pocas obras de teatro, lo cual debo remediar, y me cuesta meterme en la historia y ésta no ha sido una excepción.  Superado ese primer escollo, culpa mía por falta de costumbre, me ha gustado mucho la forma de presentar los hechos, contar la historia y profundizar en los personajes.

El protagonista es, obviamente, un viajante o comercial como se llaman ahora y su familia: mujer y dos hijos.  Un hombre de 63 años que ya no soporta las incontables horas que debe pasarse conduciendo y ve como ha malgastado su vida persiguiendo el sueño de llegar a ser alguien importante, ascender en su empresa y reconoce la dura realidad de que ese día ya nunca llegará.

Un hombre que ha vivido engañándose a sí mismo y ha educado a sus hijos inculcándoles sus fantasías, lavándoles el cerebro para que piensen como él, esperando que si les hace creer que son superiores a los demás terminarán siéndolo sin importar que no tengan estudios superiores o aptitudes de liderazgo

La historia nos la cuentan a través de una reunión familiar, en la cual los dos hijos han ido de visita a casa de sus padres. Nos hacen partícipes de las discusiones y tensiones que rodean a la familia, y de situaciones del pasado en las que nos presentan los hechos sucedidos para que existan esas rencillas.

Al comenzar a leerlo me sentía perdido, no le veía ni pies ni cabeza al argumento y la situación me parecía poco menos que ridícula, sin embargo nunca tuve ganas de dejar de leer.  Según me sentía mas cómodo en el formato de escritura del guión teatral y profundizaban en los personajes ya no pude dejarlo.  Siempre digo que lo que mas valoro de una historia es la profundidad que le dan a los personajes y en esta obra es lo único que se hace.  Todas las palabras dan una pincelada de color a cada miembro de la familia, de tal manera que los conocemos como si fuesen reales y conocidos nuestros.

A pesar de saber como va a finalizar la obra mantiene nuestro interés preocupándonos por los miembros de la familia, por saber mas sobre ellos y como van madurando poco a poco.

Es una obra de fácil lectura a pesar de lo denso de su mensaje, una crítica durísima a la forma en la que los padres educan a sus hijos intentando convertirles en algo que no son ni podrán ser; prefiriendo arruinarles la vida para morir ellos autoengañándose en que han hecho todo lo que han podido por ellos.  Como dije al principio, también es una crítica al estilo de vida americano que tanto nos plasman en miles de series y películas.. Conseguir una casa en una urbanización, tener un buen coche ir bien vestido… pero eso cuesta dinero claro.  La importancia de mantener las apariencias aunque no se tenga con que comer, la sociedad de consumo, seguro que si me la vuelvo a leer veo alguna crítica más.

Conseguir contar todo eso en unas 300 páginas, de un modo que cualquier lector puede comprender y haciéndolo de manera amena y manteniendo nuestro interés a pesar de saber como acabará creo que es digno de elogio.

No puedo mas que animaros a que la leáis, dadle una oportunidad a pesar de no ser una novela y disfrutad de ella.

Geralt de Rivia, comienza la saga.


La época en la que realmente me enganché a la literatura fue, sin duda, en la preadolescencia. A los 12 ó 13 años mi madre me acompañó a la biblioteca general de Zaragoza para sacarme la tarjeta de socio, fue todo un descubrimiento para mí.

En esa época me harté de leer libros de fantasía épica, era lo que mas me atraía (todos tenemos un pasado oscuro). Leí las sagas mas clásicas: El señor de los anillos, Dragonlace, Reinos olvidados… Prácticamente solo leí libros de ese género, (con alguna excepción de libros de misterio o novelas negras) hasta los 17 ó 18 años que noté que era continuamente más de lo mismo y no me aportaban nada.

Portada de la novela de la saga "el último deseo"

En ese momento me prometí a mi mismo que no volvería a tocar ese género, comencé a leer libros clásicos y best seller´s, y a partir de ese momento es cuando comencé a disfrutar de la literatura.

Sigue leyendo “Geralt de Rivia, comienza la saga.”

Nación, que gran novela.


Terry Pratchett es, para mí, si no el mejor escritor contemporáneo, uno de los mejores. Probablemente, ni siquiera os suene su nombre ya que cultiva el género de la narrativa fantástica, pero con su último libro ha querido dejar claro que puede maravillarnos con cualquier género literario.

Terry Pratchett tiene un estilo único de contarnos las cosas, un sello propio que impregna todas sus obras: el humor. Es el único escritor que conozco capaz de narrarte un hecho trágico y a la vez ser capaz de dibujarte una sonrisa en los labios, usando un humor inteligente y sin que esté fuera de lugar o resulte de mal gusto.

Se hizo famoso con la fantástica saga de: “Mundodisco”. Un universo de magia y espada que nada tiene que ver con el género tradicional, como podría ser: “El señor de los anillos” o “Conan el bárbaro”. Es un universo desbordante de humor, plagado de personajes carismáticos a los que coges cariño a pesar de salir tan solo en una página.

Pero no quiero hablar de “Mundodisco”. “Nación” es una novela histórica alternativa. Transcurre en un mundo similar al nuestro, con países con el mismo nombre que muchos de los de la Tierra e incluso tiene personajes célebres de la Tierra… pero no es la Tierra.

Sigue leyendo “Nación, que gran novela.”