Mi método de organización con software libre


Escribo una vez más en El telar del Geek para hablaros sobre cómo mejorar nuestro día a día con software libre, tanto en el móvil como en el ordenador. Llevo como un año probando diferentes modos y aplicaciones, y creo que he llegado a un modo de organización que satisface todas mis necesidades cotidianas.

Principios

Cuando empecé esta locurilla de buscar mi método de organización perfecto tenía claros una serie de puntos que debían cumplirse sí o sí en la medida de lo posible:

  • Sincronización. Tengo sobremesa, netbook, un móvil y una tablet, y quiero tener todos los datos accesibles esté en el dispositivo que esté.
  • Copia local. Unido a lo anterior, aunque haya un servidor que se encargue de mantener los datos actualizados, quiero tener mi copia local. Si me quedo sin internet o si el servidor cae, quiero que sigan conmigo.
  • Estándares abiertos. Dado que los datos también están conmigo, si se sincronizan usando estándares abiertos podré sacar los datos y cambiar de proveedor en cualquier momento. Nada de una forma de trabajar que solo comprenda el servicio de turno.
  • Multiplataforma. Unido a lo anterior, y aunque a mí las que me interesan son dos (GNU/Linux y Android), quiero que mis datos estén en un formato que se pueda leer en cualquier aparato, que no tenga que depender de una aplicación nativa que sólo esté para ciertos sistemas.

La piedra angular: OwnCloud

OwnCloud es un maravilloso servicio web que se puede instalar en nuestro propio servidor, pero para aquellos que no tenemos el aparato adecuado o los conocimientos necesarios, hay algunos proveedores que ofrecen espacio gratuito. El que yo uso es OwnDrive, con 1GB, que para mí es más que suficiente (ahora mismo tengo nueve meses de trabajo en documentos de todo tipo y solo tengo ocupados un 25,2%).

Pero la sincronización de archivos no es lo único que ofrece OwnCloud: también permite sincronizar calendarios, contactos y tareas, e incluso tener un lector RSS y más opciones si tenéis el control sobre la instalación. Yo el lector RSS no lo uso, aunque OwnDrive lo ofrece, porque ya me parece un poco abusón por mi parte. Pero sí la sincronización de contactos, calendarios y tareas.

owncloud

Sincronización de archivos

Hay clientes oficiales de OwnCloud tanto para el ordenador como para el móvil, preparadas para las diferentes plataformas y sistemas operativos. En el caso de Android el cliente oficial cuesta un dinero que, supongo, se destinará al apoyo del desarrollo, pero en F-droid tenemos una compilación gratuita si queréis probarla antes de comprar.

El cliente de escritorio ofrece lo mismo que otras opciones de este estilo: seleccionar la carpeta remota que queremos sincronizar y en qué carpeta local (no tiene por qué ser en una llamada OwnCloud si no queremos), y cada cambio que hagamos dentro de ella se subirá a la web automáticamente.

Pero el cliente móvil ofrece una característica que a mí me parece fantástica: podemos descargar archivos y seleccionar que se mantengan sincronizados, es decir, que si descargo un archivo de texto y lo modifico en el móvil, se subirá automáticamente al servidor. Esto sumado a la típica opción de subir fotos automáticamente cuando nos conectemos al Wifi.

Screenshot_2014-06-29-20-11-39

Sincronización de calendarios y contactos

OwnCloud utiliza estándares abiertos para la sincronización de estos elementos: CalDAV para calendarios y tareas (que no son más que otro calendario) y CardDAV. Buscando por sus nombres seguro que encontráis aplicaciones para vuestra plataforma, yo os voy a contar mi experiencia con las mías.

Con respecto al ordenador, yo uso una distribución GNU/Linux con escritorio KDE, y en Preferencias del sistema, Información personal tengo una opción para añadir directamente un Grupo de trabajo DAV que incluye OwnCloud. Tan solo tengo que poner mi usuario, contraseña, la dirección de mi proveedor y automáticamente detecta contactos y calendarios.

Otro software libre conocido para gestionar estos elementos, en este caso multiplataforma, es Thunderbird. Para el calendario podemos hacer uso de la extensión Lightning y de otra llamada SOGo connector que permitirá sincronizar los contactos desde DAV, de tal modo que Thunderbird puede ser lo único que necesitemos para nuestro día a día, ya que soporta también tareas.

En el caso del móvil, Android tan solo permite configurar de manera fácil una cuenta de Google, por lo que necesitaremos una aplicación externa. En F-droid tenemos disponible DAVDroid, pero para sincronizar tareas, por el momento, tenemos que hacer uso de una versión modificada por Mirakel, la aplicación de tareas que os presentaré después.

Una vez instalada, en DAVDroid creamos dos cuentas del sistema, una para los calendarios y otra para los contactos, y automáticamente se sincronizará todo sin mayores problemas. Para lograrlo tenemos que introducir direcciones del tipo: my.owndrive.com/remote.php/caldav/

Una vez configurado todo no hay mucho misterio: utilizo Korganizer y Kaddressbook, parte de la suite Kontact de KDE, o Thunderbird. Para el móvil utilizo el calendario y la aplicación de contactos por defecto de Android, que al tener la cuenta de DAVDroid detecta sin problemas los eventos y contactos que haya añadido desde otro equipo o la web, y también puedo crearlos y eliminarlos.

Screenshot_2014-06-29-20-10-41

Tareas

Este punto es uno de los que más me ha costado. Durante un tiempo estuve usando Todo.txt, del cual ya os hablé, pero tenía un problema importante: los recordatorios era necesario configurarlos a través del calendario, y no me gusta mezclar eventos con tareas, prefiero que cada cosa tenga su lugar. Con Todo.txt me veía obligado a abrir la aplicación para recordarme qué hacer, mientras que con el sistema que os presento hoy puedo configurar un recordatorio que me aparecerá en todos los dispositivos y que me recordará lo más importante.

Para el ordenador no hay más que decir: tanto Thunderbird como Korganizer tienen soporte para tareas a través de CalDAV, pero en el móvil no había encontrado nada. Hasta que di con Mirakel, la aplicación que ofrece la versión modificada de DAVdroid que os recomendé instalar.

Mirakel combina la potencia de las tareas de CalDAV con la facilidad de uso de otras aplicaciones. Para añadir una tarea no tenemos más que escribir su nombre, y una vez añadida podemos configurar la fecha de vencimiento y recordatorios, la prioridad, y una nota de texto. También podemos adjuntar una foto o una nota de audio, que no se sincronizará entre dispositivos pero nos puede venir muy bien. También permite organizar las tareas por categorías y etiquetas.

Screenshot_2014-06-29-20-09-39

Notas

Es el punto más débil. He buscado y rebuscado formas de sincronizar notas de un modo sencillo pero a la vez potente, basado a ser posible en texto plano con algún sistema de marcado tipo Markdown, y no he encontrado una solución realmente multiplataforma. Antes de pasar a ver el método que estoy usando ahora mismo, que no es ni mucho menos perfecto, os voy a hablar de otras opciones.

  • La opción que roza la perfección es una aplicación de la que Daniel ha hablado varias veces en este espacio, Evernote, de sobras conocida por muchos. Pero para mí tiene un problema grande: no dispone de aplicación para GNU/Linux. Hay una aplicación de escritorio no oficial, NixNote, pero la siguiente versión aún es beta y no parece funcionar muy bien, y la anterior usa Java, por lo que resulta pesada y tiene una integración nula.
  • Otra opción, también basada en un servicio externo, es Simplenote, Hay un programa para GNU/Linux llamado nvPY y tiene aplicaciones para el móvil, pero su nombre no viene por nada: las notas no ofrecen ningún tipo de formato, y personalmente me gusta contar con algunas opciones aunque sean básicas.
  • OwnCloud, por su parte, tiene una aplicación de Notas, que recientemente ha añadido soporte para Markdown (del que también os he hablado ya), y han lanzado una aplicación dedicada para Android. Pero ninguna de las dos permite adjuntar archivos, capturar fragmentos de la web, enviar enlaces (prefiero tener mi lista de enlaces en una nota antes que en servicios dedicados) o categorizar de algún modo las notas. He visto en su GitHub que están buscando soluciones para algunos de estos puntos, por lo que es una opción muy a tener en cuenta para el futuro.

Así que, hasta que NixNote2 llegue a su versión final y pueda probarla en serio, o hasta que las notas de OwnCloud satisfagan mejor mis necesidades, he optado por una opción algo peculiar basada en un software llamado Zim, disponible para GNU/Linux y Windows.

Zim es un wiki de escritorio, se pueden establecer vínculos entre notas, y dentro de las mismas se puede añadir formato al texto, adjuntar archivos, incrustar imágenes y muchas opciones más (hay un plugin que permite incluso notación musical). Con una extensión de Firefox puedo enviar fragmentos de la web o enlaces a cualquier nota sin mayor esfuerzo.

zim

Pero no hay versión de Zim para dispositivos móviles, y ese es el gran problema. Zim guarda las notas con una sintaxis de tipo wiki (creo que tiene algunas modificaciones propias para adaptarla al programa), pero no he encontrado ni una aplicación para Android capaz de leer un archivo con sintaxis wiki, y menos aún algo que reconozca el sistema de organización de notas de Zim, simple pero efectivo. Cuando creas una nota, esta se guardan en texto plano (¿qué hay más estándar que un archivo TXT?), y al añaduir una “subnota”, esta se guarda en una carpeta con ol nombre de la nota madre.

Para poder hacer algo con las notas en el móvil es crucial la opción de OwnCloud de mantener un archivo actualizado, y la razón por la que me sirve por el momento: si quiero editar una nota existente, basta con ir a la carpeta correspondiente, descargarla, decir que se mantenga actualizada y editarla con los nuevos datos. Esto me permite tener las notas guardadas en mi equipo y sincronizadas, puedo acceder a ellas desde el móvil y editarlas, pero no dispongo de la facilidad de una aplicación que permita adjuntar fotos o enviar cualquier web o archivo desde otras aplicaciones. Dado que mi equipo de trabajo principal es el ordenador y allí sí cuenta con Zim completo, de momento me sirve, pero no es una opción óptima ni muchísimo memos.

Conclusión

Dar con todo esto lleva su tiempo, y así escrito parece una tarea enorme pero, como todo, una vez se conocen los métodos, configurar todo esto y usarlo en el día a día no lleva más esfuerzo que usar los contactos o el calendario de Google o Dropbox (vale, sí, el tema de las notas está en beta, pero ya llegará OwnCloud Notes) Software libre, estándares abiertos y comodidad al servicio del usuario sin tener que sacrificar en privacidad ya que, si yo quisiera, podría montar un OwnCloud en un equipo de casa, como una Raspeberry Pi, y ni siquiera tendría que confiar en una empresa externa.

Espero que esta entrada os haya sido de utilidad, y si no, pues ya conocéis otro método de organización, que nunca está de más. O al menos que hayáis sonreído con las dos últimas capturas de pantalla.

Aplicaciones libres para Android


Android es un sistema operativo controvertido en asuntos de libertad de software. Aunque su base es libre, las aplicaciones que forman parte de AOSP (Android Open Source Project) se ven abandonadas ya que Google centra sus esfuerzos en sus reemplazos privativos. Es tanta la centralización que Google lleva a cabo que en la última versión 4.4, los mensajes de texto se integran en Hangouts (por supuesto, privativa, y dudoso estandarte de privacidad). A esto hay que sumarle que en Google Play hay aplicaciones posiblemente muy sencillas, para cumplir una única función, que piden permisos innecesarios, sin ofrecer explicaciones de por qué lo hacen.

Ante estas circunstancias, quienes nos preocupamos por la libertad de software y nuestra privacidad no nos quedamos quietos y buscamos alternativas. El sentido de usar software libre en Android es el mismo que usarlo en Windows o Mac: aunque no sabemos muy bien qué sucede en sus tripas, al menos podemos confiar por completo en ciertas herramientas, con la tranquilidad de que no habrá puertas traseras ni malas artes en dichos programas.

Pero, como todo en esta vida, muchas veces para encontrar hay que saber dónde buscar. Y aunque en Google Play hay mucho software libre (posiblemente más que donde os voy a contar), no hay (o yo no he visto) una manera de filtrar por licencia para distinguirlas entre la gran cantidad de aplicaciones que podemos encontrar en la tienda.

Logo de F-droidF-droid es la alternativa que nos ofrece únicamente aplicaciones libres. Para instalarlo es imprescindible ir a Ajustes, Seguridad, Orígenes desconocidos, para permitir instalar aplicaciones de fuera de Google Play, ya que debemos ir a su página web y descargar el APK manualmente. Podemos estar tranquilos: tanto la APK del repositorio en sí como las aplicaciones que nos descarguemos de él están debidamente firmadas y exentas de cualquier código malicioso.

Una vez instalado sólo nos queda navegar entre sus categorías e investigar las muy diversas aplicaciones de las que dispone, para cubrir muchas de las necesidades de nuestro día a día. Cada poco aparecen nuevas y otras muchas se actualizan constantemente, por lo que no debemos preocuparnos de quedarnos con una versión obsoleta. Para que veáis algunos ejemplos, voy a listar quince de las aplicaciones que yo tengo instaladas y que me resultan muy útiles, y mencionaré algunas otras de pasada.

Aunque lo mejor es que busquéis los nombres en vuestro dispositivo, pondré enlaces a las aplicaciones, por supuesto en F-droid. La mayoría también se pueden encontrar en Google Play, donde algunas (como OwnCloud) son de pago, un método para conseguir financiación para el desarrollo.

AntennaPod. Un gestor y reproductor podcast sencillito pero suficiente. Además de importar y exportar en OPML, tiene soporte para gPodder.net, un servicio que, más o menos, mezcla iTunes con Last.FM para sincronizar nuestros podcast y tener un seguimiento de los que escuchamos, hacer listas, guardar favoritos y muchas opciones más.

Calculator. Pues eso, una calculadora. La que venía con mi móvil era demasiado básica y esta tiene alguna opción más avanzada.

CalDAV Sync Adapter. Para sincronizar los calendarios con CalDAV, calendarios que podemos tener en lugares como OwnCloud o Fruux. Como alternativa tenemos DavDroid, que incluye también sincronización de contactos (opción que personalmente no uso, de ahí mi elección).

Document viewer. Un visor y gestor de documentos con un buen diseño que soporta diferentes formatos. Su pantalla de inicio muestra unas estanterías muy majas, cada una de las cuales corresponde a una carpeta de nuestro sistema donde haya documentos compatibles. Lo único que le falta son opciones de subrayado y resaltado, las cuales podemos encontrar en MuPDF, un poco más tosco.

Firefox. El que para mí es el mejor navegador cuenta con una versión para Andrid también muy completa y cuidada, que incluye Firefox Sync, lo cual es tremendamente útil. Sólo por usarlo merece la pena tener un teléfono con Android, pero dado que es bastante pesado para aparatos con pocos recursos, tenemos alternativas muy válidas pero más livianas como Tint con su complemento de Adblock, Zirco o Lightning.

Impeller. Un cliente para Pump.io, una red social descentralizada y libre de propósito general que podemos instalar en nuestro servidor o hacer uso de las muchas instancias con registro abierto. El cliente permite crear notas con título, subir imágenes, ver notas y comentarios… Como la red en sí, se encuentra en constante desarrollo. Podéis seguirme allí, si gustáis.

K-9 mail. Un potente y muy configurable gestor de correo donde podemos tener configuradas todas nuestras cuentas para así olvidarnos de las diferentes aplicaciones oficiales de los proveedores.

Open Explorer. Un explorador de archivos con opciones avanzadas.

OwnCloud. Un cliente para OwnCloud, software libre de sincronización que podemos instalar en nuestro servidor o usar las opciones gratuitas de OwnDrive o Arixe. Aunque el software permite sincronizar calendarios, contactos, tareas y mucho más (es ampliable), este cliente se centra en los archivos. Hizo que abandonara definitivamente Dropbox (que ha quedado sólo para carpetas compartidas) por una killer feature: permite mantener actualizado un archivo del teléfono con el servidor, es decir, sincronización en ambos sentidos. Esto permite, por ejemplo, escribir algo y que se suba automáticamente, o que Simpletask Cloudless (app de la que ya os hablé) no sea tan “cloudless”.

Search light. Porque también hay linternas libres que no piden permisos raros para ejecutarse. Una bombilla, encendida o apagada, enciende o apaga el flash.

Twidere. Un cliente de Twitter muy configurable y agradable a la vista, con soporte para varias cuentas, subir fotos y otras opciones habituales de la red social. Si no os gusta el cliente oficial, os recomiendo encarecidamente que le echéis un vistazo.

Urecord. Una grabadora de sonido que nos permite guardar nuestro audio en WAV, conservando así mucha calidad de sonido (desde luego, mucha más que en el infame AMR).

WordPress. Este conocido sistema de blogs es software libre, su aplicación no podía ser menos. No es necesario la cantidad de bondades que ofrece para cualquiera que administre un blog, bien en un servidor propio o bien en WordPress.com.

Xabber. Un cliente para Jabber/XMPP que nos permite cifrar las conversaciones y participar en salas grupales. Si no tenéis una cuenta en una instancia XMPP que os permita hablar con cualquier persona que lo use, sea en el servidor que sea (al contrario que WhatsApp, Facebook o Hangouts, que obligan a tener una cuenta en el mismo servicio), ya estáis tardando en haceros una.

Espero no haberos sobrecargado de información y que esta entrada os resulte útil. Instalar software libre en nuestro Android es una manera de reaccionar hasta que nos lleguen teléfonos Jolla o que FirefoxOS cuente con más y mejores terminales, y más y mejores aplicaciones. Si tenéis cualquier duda no dudéis en manifestarla en los comentarios.

Todo.txt, simple y pequeña maravilla para gestionar tareas


De un tiempo a esta parte busco mi sistema de productividad perfecto. Para conseguirlo mis requisitos son: 1) que todo esté sincronizado entre dispositivos; 2) que sea lo más simple posible y 3) que esté basado en estándares abiertos. He encontrado soluciones para diferentes aspectos, pero con las tareas no terminaba yo de estar muy contento. Hasta ahora.

Todo.txt es una lista de tareas que, como su propio nombre indica, se basa en un archivo de texto plano, que se puede editar en cualquier parte. ¿Qué hay más estándar y fácil de sincronizar que un archivo de texto? Además, como no podía ser de otro modo, su sintaxis es muy simple. Un ejemplo:

(A) 2013-12-09 Escribir sobre Todo.txt @blog +ElTeladelGeek.

Que traducido resulta:

  • Prioridad de la tarea, representado con letras. Por lo que he podido ver, se pueden usar todas las letras, aunque lo más lógico es restringirlo a A, B y C (prioridad alta, media y baja).
  • Fecha de creación de la tarea con formato año-mes-día.
  • Nombre de la tarea.
  • «Contexto» para la tarea. Puede ser la herramienta que se usará para completarla (@telefono, por ejemplo), un lugar, o lo que se os ocurra.
  • «Proyecto» en el que se incluye la tarea.

Por supuesto, lo único imprescindible es el nombre de la tarea, pero todo lo demás nos servirá para organizarlas mejor.

Para marcar una tarea como acabada, basta con añadirle una “x” al comienzo y, opcionalmente, la fecha de finalización de la tarea. Siguiendo con el ejemplo:

x 2013-12-10 (A) 2013-12-10 Escribir sobre Todo.txt @blog +ElTeladelGeek

Aunque el archivo se pueda modificar desde cualquier editor de texto, lo ideal  para gestionar las tareas de un modo más cómodo es acudir a una aplicación específica para ello. Según cómo funcione la aplicación, nos ordenará las tareas por prioridad o por fecha. En su página web odemos encontrar una amplia variedad para diferentes plataformas. Yo uso QTodoTxt en mi sobremesa, y Simpletask en Android. Además, en este momento multi-dispositivo, querremos sincornizarlo entre todos ellos.

QTodoTxt es una sencillísima aplicación que  muestra las tareas clasificadas según diferentes criterios, y para editarlas se hace tal como en un editor de texto, con la ventaja de que muestra las prioridades, los contextos y los proyectos en el momento de teclear su carácter introductorio.

Por su parte, SimpleTask es una app gratuita y libre que permite crear tareas, compartirlas con otras app desde el correspondiente menú, mostrar las tareas según proyectos o contextos, especificar fecha de vencimiento, crear recordatorios en el calendario, entre otras muchas opciones. También podemos identificarnos en nuestro Dropbox para sincronizar el archivo.

He decidido no usar la app oficial porque, para el uso que yo le doy, me da la impresión de que te cobran 1,50€ (1,99€ en el caso de iOS) por la sincronización con Dropbox, lo cual ya hace SimpleTask y  se puede conseguir con otros métodos (yo uso la app de OwnCloud, que permite mantener actualizado un archivo local).

Cuando me encuentro con algo de esto, yo soy el primero en pensar «menuda frikada». Pero si una frikada de este estilo me ayuda en mi día a día a ser más productivo, bienvenida sea. Además (y esto es un apunte totalmente personal), me evito de entregar nada a un servicio externo del que no tengo control. Si el servicio de sincronización deja de funcionar, yo siempre conservaré mi Todo.txt es un formato más estándar imposible.

Contad en los comentarios cómo os funciona si adoptáis este método tan curioso para gestionar vuestras tareas.

79 El valor de una App


Nuevo episodio del podcast, en esta ocasión vuelvo a grabar con Diego Freniche sobre cuanto cuesta crear una App.  Diego no solo es desarrollador multiplataforma, también da cursos de programación en iOS, Android… y lo que se tercie.

En este episodio del podcast hablamos sobre los distintos tipos de App que hay, que tipo de equipos se necesitan para desarrollarlas, tiempo necesario para ello y cuanto cuesta todo ello.

En el desarrollo de una App no solo intervienen programadores, también es necesario diseñadores u otros miembros mas especializados como pueden ser los expertos en accesibilidad, según el tipo de programa que estemos desarrollando.

Sin olvidar el coste que requiere luego el mantenimiento de dicha App, no solo para solucionar errores o fallos que pudiese tener sino para implementar nuevas características para adaptarlo a futuras versiones del SO, resoluciones de pantalla o aprovechar nuevas funciones que éste aporte.

También hablamos sobre las distintas formas de monetizar una App, bien sea por el cobro directo de ella, la inclusión de publicidad o los pagos dentro de las App. Algo que está muy de moda y que a mí, personalmente, no me gusta nada.

Espero que os resulte una charla entretenida y hayamos resuelto alguna duda que tuvieseis sobre este tema.  Podéis descargar el audio desde aquí mismo mismo y abajo tenéis el vídeo por si preferís verlo desde Youtube.

App para Android 1Tap Quick Bar


Nuevo vídeo enseñando una App para Android.  En esta ocasión es una aplicación que nos instala una barra dentro de la barra de notificaciones, ahí podemos añadir las aplicaciones, contactos u opciones del sistema que mas utilicemos.

App oficial de Twitter para Android


Sigo experimentando con el vídeo, espero que en esta ocasión esté un poco mejor.  Un compañero de trabajo me ha hecho un soporte para el micrófono y otro para el teléfono.. así por lo menos tendré siempre a la misma distancia el micrófono y no pasará como en el primer episodio que se dejaba de escuchar mi voz.

En esta ocasión comento la aplicación oficial de Twitter, que años les ha costado sacar una aplicación decente.  Espero que os guste el episodio y a ver si consigo ir mejorando en esto del vídeo.

Descargar o reproducir el vídeo.

 

 

App Flujo de luz para Android


Bueno, comienzo una nueva andadura con este podcast, en lugar de escribir artículos explicando aplicaciones, mejor grabar en vídeo como funcionan je,je.

Como todo Geek tengo un montón de cámaras en casa y después de hacer varias pruebas creo que he conseguido poder grabar la pantalla del teléfono y que se vean bien las letras de la pantalla.  El sonido también es bastante bueno porque he podido conectar el micrófono Shure a la cámara… aunque en cuanto lo separo diez centímetros de la boca se baja mucho el volumen….

Con esta grabación ya me he dado cuenta de que necesito, como mínimo, tres cosas je,je.  Un trípode para la cámara, un soporte para el teléfono y otro soporte para el micrófono…. A ver si algún alma caritativa quiere hacer alguna donación para que me sea menos gravosa la tarea xD.  En la barra lateral, como siempre, tenéis el botón para hacer una donación mediante paypal.

Espero poder publicar, como mínimo, un vídeo a la semana, mi hija Rebeca ya me ha dicho que me ayudará con la tarea.

Espero que os resulte interesante, como siempre y que me dejéis algún comentario.

Y, por supuesto, os pido que os suscribáis al canal de Youtube desde aquí

Descargar o reproducir el vídeo.

Ver el vídeo en Youtube.