Smartphone mostrando una App

Desarrolladores, App que no lo son y el maltrato al cliente


Entiendo que el fin de una empresa es ganar el máximo dinero posible gastando lo mínimo necesario, nosotros queremos lo mismo así que no seamos hipócritas.

La cuestión es ¿cuánto es ese mínimo imprescindible? Porque también debemos tener en cuenta la imagen de la empresa y que si ese mínimo es muy bajo para lo grande que es la empresa eso ya no es aceptable y genera una mala publicidad innecesaria.

Smartphone mostrando una App

Esto salta a la vista en la época actual gracias a las App de grandes compañías como pueden ser bancos, empresas eléctricas… El cliente puede conectarse a su cuenta a través de una página web desde el ordenador, tablet o smartphone.

La solución es muy sencilla; crean un portal web que sea compatible con los navegadores móviles y solucionado ¿por qué? Pues porque pueden acceder desde el ordenador y desde cualquier dispositivo a través del propio navegador.

Y ya que tenemos eso creado lo más barato es encapsularlo en una App que lo único que haga sea abrir una página web y a correr. Mira que listos somos.

Sin embargo la utilización de esas mal llamadas App es insufrible, es que no merece la pena ni instalarlas porque puedes acceder a la web y creas un icono en la pantalla de tu teléfono que al pulsarlo te abra esa web, es el mismo resultado. De hecho eso es lo que hago yo con Twitter, Facebook o el DRAE, no tengo sus App en el teléfono, utilizo el propio navegador.

Tanto Apple como Google intentan acabar con este mal hábito creado y cada vez ponen más restricciones a este tipo de malas prácticas.

En una pequeña empresa se podría incluso comprender, pero cuando hablamos de bancos… ¿tanto les cuesta pagar a un equipo de desarrolladores para que les hagan una App Nativa para iOS y otra para Android? Los usuarios lo agradecerían enormemente porque cada vez es más habitual utilizar la banca online.

Pero ¿sabéis qué es realmente lo peor? Que no conozco ningún banco que haga esto, al comenzar ING si lo hacía, tenía una App nativa para iOS, pero misteriosamente en lugar de mantenerla y seguir actualizándola la eliminó y metió esas dichosas App que son una página web y a correr.

Y no solo de bancos o redes sociales hablamos; mención especial merece la infumable App de HBO para el AppleTV o SmartTV… Es una vergüenza que una empresa que su único fin es que la gente pague una suscripción para ver su contenido tenga una plataforma para hacerlo tan mala.

Bifurcación en un sendero del bosque

Y ahora ¿por dónde tiro?


La vida está llena de sorpresas, una temporada estás en una sequía absoluta y al poco tiempo sin buscarlo te encuentras saturado, tanto es así que incluso debes renunciar a cosas… Parece que lo hagan a mala leche la verdad.

Y en esa situación me encuentro yo ahora mismo. Hará cosa de un mes estaba en la sequía más absoluta, tanto es así que incluso estuve jugando al Diablo 3 imaginaos la depresión que tenía encima para recurrir a eso.

Camino con una bifurcación

De pronto me surgió la inspiración, me animé mucho y comencé a escribir en el blog, definir mi próximo proyecto, comencé a concretar entrevistas….

Y cuando ya está todo en marcha surge otro proyecto que, a nivel personal, me llena mucho más porque se trata de escribir que, como he mencionado infinidad de veces, es lo que yo realmente buscaba.

No voy a tener que renunciar a nada afortunadamente, tal vez deba bajar el ritmo o cambiar la periodicidad. Pero creo que podré llevar todo…. de momento.

De este nuevo proyecto no puedo decir nada todavía, aunque a finales de agosto se confirmará o cancelará y entonces si podré hablar.

El «problema« sería que este nuevo proyecto funcionase realmente bien, entonces tendría que escribir mucho, y cuando digo mucho es mucho, como mínimo dos novelas al año… y entonces si tendría un problema para poder hacer algo más.

Pero que queréis que os diga, ojalá todos mis problemas fuesen que tengo que escribir dos novelas al año. Podría ser un sueño convertido en pesadilla, pero a fin de cuentas seguiría siendo un sueño.

Os mantendré informados, deseadme suerte.

Imagen de un canal de YouTube

La época en la que más fácil es generar contenido es la peor para hacerlo


¿Quieres escribir? Creas un blog gratuito y a darle a la tecla, ¿qué lo tuyo es el podcast? Sin problema te grabas con el móvil y lo subes a una plataforma gratuita, ¿qué te va la foto? Pues lo mismo tu móvil y a Instagram o el servicio que gustes y con el vídeo ídem, móvil y a YouTube.

El que no quiera generar contenido para compartirlo con sus amigos hoy en día es sin duda porque no quiere hacerlo.

Captura de verificación de YouTube

Sin embargo no es todo tan fácil como parece, si alojas tu contenido en algún sitio gratuito no tienes ninguna garantía de ningún tipo.

Si algún día se borra o lo venden a alguna empresa para que lo use en anuncios o lo que les dé la gana ajo y agua porque lo ponía en las condiciones del servicio.

También es posible que la empresa cierre y no puedas recuperarlo, mala suerte.

Y eso por no hablar de los problemas que puedes tener en YouTube si lo tuyo son los vídeos. Como se cuele de fondo alguna canción o algo strike al canto e incluso te pueden prohibir el acceso de por vida a esa plataforma para volver a subir contenido.

Hay muchos casos de gente que lleva años subiendo vídeos y un buen día se levanta para descubrir que por la noche le metieron tres Strike y le han cerrado todos los canales y cuentas porque recordemos que no se cierra la cuenta que incumple las normas, sino todas las utilizadas por esa persona.

Al final nos encontramos con un panorama en el que si es muy fácil generar contenido pero hay que pensarse mucho lo qué se quiere hacer y, sobre todo, qué plataforma se va a utilizar para ello.

Al final las gratuitas, como se quiera hacer algo medianamente en serio no nos sirve ninguna.

Mi canal de YouTube por ejemplo está muerto desde hace más de un año y todos los días me planteo si debo borrar todos los vídeos que hice para evitar problemas en un futuro.

Son vídeos a los que dedique muchas horas y me gusta lo que hice.

La nueva etapa que quería comenzar, aunque es diferente, también podría terminar acarreándome problemas por copyright en un futuro….

Al final todo termina en una apuesta y tener fe en que se alineen los astros y en qué un algoritmo que Nadir quiere arreglar decida dejarnos en paz.

Pagina de Netflix

De Netflix a las descargas y de ahí a HBO


Estuve bastante tiempo con Netflix, creo que un par de años y el segundo de ellos compartiendo la cuenta. A pesar de ello decidí quitármelo porque el contenido me parece muy malo.

Claro que hay series muy buenas, pero son contadas con los dedos y con eso tienes entretenimiento para poco tiempo, en el mejor de los casos un par de semanas o tres ¿y luego qué?

Muchas tardes estábamos más tiempo decidiendo el que mirar que viendo algo y por ese motivo decidí darme de baja.

Imagen de la web de Netflix

No soy el único, las cifras hablan y Netflix empieza a perder usuarios, además las malas críticas de sus producciones propias y los anuncios de que van a producir menos series pero de mejor calidad confirman lo que llevo tiempo diciendo.

Netflix es un buffet libre en el que hay un montón de comida, pero toda es comida basura.

De ese punto me pase a volver a descargar, pero no me gusta tener que andar buscando lo que quiero ver, que haya suerte y lo encuentre, andar con cuidado al entrar en las páginas de descarga para que no te cuelen nada… es una odisea, y qué narices, yo quiero coger un mando elegir algo y verlo, no quiero perder ni un minuto de mi tiempo en piratear.

Con Amazon Prime Vídeo estoy muy contento, hay bastantes cosas para ver, muchas de ellas son geniales y su producción propia es pequeña pero de muy buena calidad…. así que me animé a pagar HBO.

Y que maravilla, muy buenas series, un catálogo aceptable y unido a Amazon nunca nos falta algo para ver.

La necesidad de descargar se ha reducido a unas pocas series que seguimos y no están en estas plataformas, pero es algo puntual.

Solo falta que HBO de una vez se integre en la nueva App de Apple porque la suya propia es de vergüenza ajena, la de Amazon es muchísimo mejor. Solo diré que ni tan siquiera aprovecha los subtítulos del Apple TV.

Es decir, en el Apple TV puedes elegir tanto tamaño como color de los subtítulos, yo que veo mal los pongo en un tamaño más grande y de color amarillo.

Pues bien tanto Netflix como Amazon Prime Vídeo hacen caso y cuando muestran un subtítulo lo hacen con esas características…. y HBO no.

Espero que la inminente llegada de la plataforma de Disney haga que se preocupen por estas cosas y mejoren su App…. y de paso que Disney, cuando salga, lo haga ya integrada ahí.

Aunque no voy a engañar a nadie, seguramente abandonare HBO y me pasaré a la de Disney .

Top diez

Youtubers y los vídeos de 10 minutos


Escribí una entrada en la que explicaba porque los videos de YouTubers conocidos duran diez minutos. Es algo que me parece correcto si de esta forma obtienen el máximo posible de ingresos por anuncios con el mínimo tiempo requerido.

Esto lo digo para que si alguien lee esto sin conocerme o han leído el anterior artículo salte a decir alguna barbaridad al respecto, aunque igualmente lo harán.

La cuestión es que estoy hasta las narices de los videos de diez minutos de los puñeteros YouTubers. No por la duración en sí sino porque publiquen la porquería que publiquen la gente les sigue viendo y las compañías les siguen pagando; no lo comprendo.

Soy consciente que mucha gente no ve los videos como tal, a lo mejor están haciendo alguna tarea y lo dejan ahí de fondo escuchándolo sin prestarle atención; como las personas que encienden la tele para quedarse dormida.

Top diez

El problema es que hemos llegado a un momento en el que esos diez minutos son muy fáciles de conseguir sin la necesidad de generar contenido como tal, y eso YouTube debería mirarlo y penalizarlo.

Os voy a poner un ejemplo que por desgracia no es exagerado, en el sector tecnológico he visto muchos videos que siguen este patrón.

Presentación del video, YouTuber de turno saludando a su audiencia, dando las gracias por seguirle, que le sigan en sus redes sociales bla bla bla 2-3 minutos.

Explicación de lo que va a explicar en el video (increible pero cierto) 1-2 minutos.

Explica lo que quería explicar y acaba de explicar que va a explicar 2-3 minutos.

Por si alguien no lo ha entendido lo vuelve a explicar pero cambiando el orden de las frases 2-3 minutos

Despedida agradeciendo haber visto el video, pidiendo que te suscribas, que actives la campanilla, que le sigas en redes sociales bla bla bla 2-3 minutos.

Y ahí tenéis vuestro video de diez minutos tan ricamente. Estamos en la época en la que más información puedes encontrar, pero es falso o por lo menos no lo es en nuestra lengua.

Me entristece mucho que siempre que busco información termino recurriendo a hacerlo en inglés porque ahí por lo menos los YouTubers grandes contratan a gente, preparan guiones, tienen una edición más cuidada… Y seamos sinceros, claro que ganarán más dinero que los que lo hacen en español, pero es que luego bien que piden que les apoyes en Patreon utilices sus enlaces de afiliados, hagas donaciones…. Pero yo os pregunto ¿merece la pena? Porque yo por lo menos durante unos meses apoyé a algunos a través de Patreon pero dejé de hacerlo en cuanto ví que en lugar de mejorar, empeoraban.

Si le doy dinero a alguien para que mejore llamadme ingenuo, pero yo esperaría que mejorase. Que publicase más videos, que cuidara mejor el guión, el sonido… Algo que sea palpable, pero si sigue exactamente igual o incluso publica menos lo que hace es reírse en mi cara y en la de todos sus seguidores.

Equipo Shoulder Pod

Mi equipo básico para grabar las entrevistas


Al comenzar este proyecto tenía claras dos cosas: el equipo debía ser el mínimo imprescindible para poder ser montado y desmontado de forma rápida y que debía dar pese a ello una impresión de «profesionalidad».

No tenía ninguna intención de gastarme dinero en una cámara de video profesional, sobre todo teniendo en cuenta que desconozco el uso que le voy a dar.  Ahora estoy muy emocionado y parece que la gente colabora; por lo tanto sería fácil dejarse llevar por la euforia inicial y comprarme alguna cámara pero ¿y si dentro de seis meses me entra una depresión porque no le gusta a nadie lo que hago? O vuelvo a encontrarme mal como cuando comencé con la medicación para el Tiroides… Pueden pasar muchas cosas así que debía apañarme con lo que tenía.

Afortunadamente como buen friki que soy tenemos una tendencia de ir dándonos «caprichos veniales» de vez en cuando y encima soy maquero con las implicaciones que esto conlleva.

Tengo un iPhone que tiene muy buena cámara, además hay App de grabación con unos controles totalmente profesionales, como es FILMIC Pro, y empresas que fabrican lentes de muy buena calidad para acoplarlas a los teléfonos, entre ellos los iPhone como es Moment.

Logotipo de la App FilmicPro

Con el espíritu cacharrero que uno tiene hace dos años me compré una de estas lentes, la angular y el año pasado compré el teleobjetivo cuando lo lanzaron nuevo. De esta forma tenía la cámara de video (un iPhone) y dos lentes una angular y una tele, problema resuelto.

iPhone con lente Moment

Hace años además compré una Nikon D7000 por lo que oye, ya tengo una segunda cámara para poder grabar desde dos ángulos distintos.

Para el sonido tengo una grabadora Zoom H6 que en los buenos años del blog conseguí (tras ser muy pesado mucho tiempo) que una tienda online me la regalara y en el BlackFriday del año pasado compré el micrófono de cañón.

Grabadora Zoom H6

Los auriculares igualmente, tengo unos Audio Technica de monitorización que hará unos cuatro años me dieron por el blog.

Oye, video y audio apañado, además es la parte mas cara, genial ¿no?

Como trípode tenía un Manfrotto ligero de fotografía, pero para video hay trípodes especiales con una rótula fluida que permite hacer esos desplazamientos tan suaves que quedan tan cinematográficos. El problema es que uno, aunque sea barato, cuesta una pasta y afortunadamente uno tiene amigos igual o más frikis que también tienen esa sana costumbre de darse «pecados veniales» y uno de ellos tiene uno que no utiliza y me lo ha dejado. No me voy a quejar.

Para acoplar todo estoy utilizando accesorios de ShoulderPod, una empresa española que fabrica accesorios para grabar con teléfonos móviles. Igualmente hace un par de años hablé con un amigo y compramos una promoción en la que si comprabas dos juegos hacían un descuento bastante grande.

Shoulder Pod

De esta forma en un trípode puedo conectar el teléfono, la grabadora y un foco… Y podéis creerme si os digo que el resultado queda «impresionante y profesional».  De hecho cuando pueda grabaré un video montando todo el equipo para que sepáis lo que es cada parte y os hagáis una idea.

Como podéis ver todo el equipo, salvo un trípode y un Gimball que me prestan lo tenía todo ya en casa,  además un equipo muy bueno, profesional se podría llegar a decir. Tan solo necesitaba la inspiración y las ganas para comenzar.

El equipo lo tengo montado en unos diez minutos y desmontado igualmente en unos diez minutos.  Puedo transportarlo por la ciudad de una forma más o menos cómoda… Eso sí, parezco un mochilero y el equipo por muy portátil que sea tranquilamente pesará unos 15 o incluso 20 Kg… Un día ya pesaré todo y haré un artículo poniendo cada objeto y su peso.

Cuando llego cargado de bolsas y mochilas tengo unas pintas que mejor no saber lo que piensan de mí. Pero según voy abriendo las bolsas y montando el equipo se nota que es un equipo bueno, profesional y la gente ya te mira de otra forma, saben que vas en serio y la actitud cambia.

Como ya os conté en la entrada sobre la primera entrevista la gente del local pensaba que trabajaba en alguna televisión.

Podemos hacer las cosas por afición, pero necesitamos que nos tomen en serio y aparentar un mínimo de profesionalidad.

Imaginaos que pido una entrevista y voy con el teléfono y un palo de selfie para grabar ¿creéis qué me tomarían en serio?

Personas en una entrevista

Mi primera entrevista grabada en video y en persona


Como ya he comentado para mi siguiente proyecto voy a entrevistar a personas en video y realizarlo de forma presencial. Mayormente es a propietarios de pequeños negocios de mi localidad.

Personas en una entrevista

Mi idea inicial era distinta, mucho más ambiciosa pero me di cuenta que no estaba preparado todavía para acometerla así que realicé este cambio para coger tablas como suele decirse.

Me daba vergüenza claro, pero si quiero mejorar en lo que hago y poder hacer cosas mejores hay que seguir adelante y dejarse de tonterías, sino nunca haríamos nada ¿no os parece?

Ver esta publicación en Instagram

Hoy os traigo las conclusiones de la primera grabación que realicé ayer. Cosas a tener en cuenta, errores, ruido ambiente….

Una publicación compartida de Daniel (@_daniel_telar) el 2 Ago, 2019 a las 10:12 PDT

La primera entrevista fue una prueba de fuego; en una cafetería llena de gente, la hora después de comer que todos iban mamados hasta las trancas, yo ahí en medio montando el trípode con la cámara, foco, grabadora, micrófono…  

Por cierto, este nuevo proyecto lo voy contando en videos de Instagram aprovechando que en IGTV no hay esos pocos segundos para subir un video, si alguno queréis estar al día de este nuevo proyecto os recomiendo que me sigáis ahí. 

La cuestión es que, con asombro por mi parte, descubrí que no tenía nada de vergüenza y que me daba todo exactamente igual. Era consciente de que todos me estaban mirando y murmuraban sobre mí, sobre lo que hacía ahí, que si sería de la tele, de un periódico… Y me dio igual lo cual me alegró.

Sin embargo había un factor con el que no había contado… Que al entrevistado sí le daba vergüenza.

Seamos conscientes que la gente de ahí serían «habituales» porque los seres humanos somos personas de costumbres y si nos gusta tomarnos una copa con amigos un día especial pues vamos al mismo sitio. De hecho a esta cafetería yo suelo ir a desayunar algún fin de semana con mi mujer e hija, o si vienen amigos les llevamos ahí también. Por lo que todo el mundo le estaba preguntando al dueño quién era yo, qué hacía, de qué iba a hablar y el pobre hombre estaba hecho un flan.

Las primeras preguntas estaba muy nervioso, sus frases eran inconsistentes, repetía cosas… Se le notaba francamente incómodo con la situación.  Sin embargo si yo le hubiese empezado a decir: «vuelve a repetir eso porque te expresas fatal», podría haberle puesto más nervioso y hubiese sido peor.

Cuando llevábamos un rato la cosa mejoro, cambiamos de ubicación, estábamos en otro cuarto que no había gente… Y ahí estuvo mejor.

¿Qué decisión tomé? No decirle nada, decirle que todo estaba perfecto, aceptar que eso era el material que tenía para trabajar y punto. 

Fuese cuando fuese la situación sería similar, de hecho este sábado volvimos a ir en cuanto abre a primera hora de la mañana para poder grabar algunos planos generales de recurso y antes de que abriese había gente esperando en la calle para poder entrar.  

Esto también significa que el sonido tenía mucho ruido de fondo en determinados momentos, que pasaba gente, que nos interrumpían…

¿Solución? Aceptar los hechos y mirar que puedes hacer… Recortas sus frases todo lo que puedes, los trozos con mucho ruido se eliminan directamente y se prepara un guión en el que yo haré de narrador y rellenaré los huecos que deje él.

Por eso opté por un formato en el que yo no participo en la entrevista, sino que le hago preguntas y él responde con frases directas, de esta forma yo puedo ser el narrador y cuando yo me calle, sin tener que hacer ninguna pregunta, sus frases complementan lo que yo diga.

Es la mejor forma teniendo en cuenta la situación de ruido y caos en la que tenía que grabar. Desde luego se podría haber hecho mejor, se le podría haber hecho repetir las cosas, pero no me gusta molestar a la gente y menos aún si era tan evidente que no estaba cómodo con la situación.

Os mantendré informados.