¿Cuando es necesario cambiar de Smartphone?


Tras diez años de vida que tienen los smartphone, contando desde que Steve Jobs presentó el iPhone original, hemos llegado a ese ansiado momento en el que han evolucionado tanto que la diferencia entre generaciones es nimia.

Al igual que ocurrió con los ordenadores principales, en sus primeros años de vida, la diferencia entre una generación y otra era enorme y un equipo actualizado era claramente superior. Con los smartphone ocurrió exactamente lo mismo; las diferencias en pantallas, cámaras de fotos, fluidez en el manejo… dejaban claro cuál era de última generación y cuál no. De hecho era tal la diferencia que los de gama alta pasaban a ser de gama media al siguiente año.

Pero desde hace un año, dos como mucho, la diferencia no es tan notable. Teléfonos como el Galaxy Note 3 o iPhone 6 Plus que son de gama alta y ya tienen tres años de vida siguen cumpliendo de maravilla en el día a día y sus usuarios no notan que necesiten cambiarlo por otro modelo nuevo.
Esto no ocurre solo con los de gama alta, incluso con teléfonos de unos doscientos euros de hace un par de años se puede seguir funcionando sin problemas. Mientras los teléfonos tuvieran un disco duro lo suficientemente grande para poder ir actualizando todo y que siga sobrando espacio no tendrán esa desagradable sensación de tener que cambiar de teléfono.

Por ello esta reflexión de hoy, porque ahora ¿que van a hacer los fabricantes para que queramos cambiar nuestro smartphone?
La gente quiere consultar sus redes sociales, hablar por mensajería instantánea y hacer un montón de fotos que nunca jamás van a volver a ver. Y eso cualquier teléfono de unos doscientos euros lo hace de forma maravillosa durante dos o tres años ¿para que van a cambiar cada año entonces?
Intentan irse hacia la realidad virtual, donde ahí si se necesitaría disponer de los últimos modelos por la potencia que requieren para funcionar correctamente pero ¿algún usuario está interesado en esos productos?
Para empezar necesitamos un equipo extra; como son las gafas, guantes o demás equipamiento adicional que requiera el programa en cuestión.

Llevan años con esos temas y solo parece que les interese a los fabricantes, incluso Apple parece que quiere apostar por ese camino, pero yo no lo veo muy claro.
Personalmente no se que pueden sacar los fabricantes para volver a convencernos de cambiar de equipo cada año, pero me alegro mucho de que podamos alargarnos más de tres años nuestros equipos.

El mayor fallo de Android sigue sin ser culpa de Android


En este artículo vuelvo a los orígenes del blog, tecnología, aunque más específicamente sobre telefonía móvil o Smartphones como nos gusta llamarlos.

Además con un clásico, Android, aunque como ya he comentado en numerosas ocasiones el mayor problema de Android no es culpa de Android.

En este video hablo sobre la gran evolución que ha tenido este sistema operativo y sus aplicaciones. Pero sigue teniendo los mismos problemas que en sus inicios.

Las capas innecesarias que meten los operadores de telefonía móvil que engañan sin contemplaciones a los usuarios diciéndoles que les regalan el teléfono.

Como evitan que lleguen actualizaciones del sistema operativo, actualizaciones que, además, ni siquiera existen en los casos de los teléfonos de gama baja e incluso media y las ralentizaciones que esto ocasiona.

Pero por supuesto, el principal problema son los usuarios finales que se quejan de limitaciones cuando no quieren invertir dinero en mejorar la usabilidad y durabilidad de sus smartphones, pero se quejan si no tienen todo.

Por supuesto es lícito que una persona no quiera gastarse mucho dinero en un smartphone, pero aquí deberíamos hacernos varias preguntas:

  • ¿Cuanto es mucho dinero?
    • ¿Cuantas horas utilizas el teléfono al día?
    • ¿Qué necesitas de él?
    • ¿Cuanto tiempo pretendes que te dure?

A mis padres, hacer unos dos años, les compré un teléfono Nokia con Windows Phone que no recuerdo ni el modelo. Pero ellos están encantados con él porque solo lo utilizan para llamar y para WhatsApp, puntualmente buscan algo en Google pero ya está, ese es su único uso del teléfono.

Como imaginaréis no tienen problemas de actualizaciones, de cuelgues, ralentizaciones ni similares, en primer lugar porque nunca actualizan nada siquiera.

Pero hay personas que quieren gastarse 90 euros en un teléfono, incluso menos, y pretenden que tenga una buena cámara de fotos, una buena batería, mucho disco duro, poder jugar a cualquier juego y que el teléfono les dure cinco años y la batería tres días como mínimo.

Tenemos que ser realistas, dejémonos de tonterías por favor. Si usamos el teléfono durante todo el día, si instalamos muchas App y juegos, chateamos por WhatsApp, Facebook Messenger, vemos videos en YouTube, escuchamos música en Spotify, no paramos de enviar fotos a Instagram y encima estamos picados con los amigos a algún juego ¿de verdad no consideráis necesario invertir 200-300 euros en un teléfono móvil?

La experiencia de usuarios es muy distinta de un smartphone de 100 euros a uno de 200, pero también hay una gran diferencia de uno de 200 a uno de 400. De uno de 400 a uno de 900 la diferencia no es tan grande, sigue habiéndola pero ya pasa más desapercibida. Probablemente en lo que más se note será en que uno durará tres años y el otro lo podremos estirar hasta los cuatro, pero ahí ya si que es discutible a que perfil de usuarios puede comensales la inversión y a cuales no.

Con este artículo o video si o veis en YouTube, simplemente quiero haceros pensar en lo que necesita cada usuario, en ser conscientes de que el Smartphone ha venido para quedarse, que es el dispositivo que más utilizamos en nuestro día a día y en que, si tanto lo usemos, dejemos de tirar dinero en smartphones muy baratos y hagamos un mínimo esfuerzo.

Publicidad, YouTubers y el Fin de YouTube


Google ha tomado una decisión drástica, bueno Alphabet, con su producto YouTube.
Han metido un buen tijeretazo, o mejor dicho un drástico cambio a su Algoritmo para asignar los beneficios por publicidad.
Esto ha afectado a los YouTubers más conocidos que tienen contenido, digámoslo así, no apto para toda la familia por su lenguaje, tipo de contenido…
Sobre este tema doy mi opinión y porque creo que no es el fin de youtube, sino un paso que tenía que dar para dar más visibilidad a YouTubers que trabajan o elaboran más su contenido.

 

Adios Podcasting, fue bonito mientras duró


Toda etapa llega a su fin y esta es, precisamente, la parte más difícil.  Saber decir cuando hay que despedirse y pasar a otra cosa.

Siendo sincero creo que yo no he sabido, o mejor dicho no he querido decir adiós cuando tocaba.  Posiblemente ya tendría que haber cerrado el chiringuito hace un año, o incluso un poco más.

 

Me gusta el podcasting, mejor dicho, me gusta grabar podcast, conocer gente entrevistarla.  Pero eso es un fin, no el medio, puedo hacer eso en cualquier formato : Texto, audio, video…

No me gusta los medios técnicos que se necesitan para el podcasting, asegurarme que mi contenido vaya a estar siempre disponible requiere tener un servidor, con los audios alojados en él y crearme el feed a mano.  Hay otras opciones claro, como archive.org, Spreaker, iVoox… Pero ahí se depende de terceros, no ofrecen todo y nadie te garantiza que no cambien sus políticas y en un tiempo desaparezcan.

 

Desde que comencé a preparar los cursos en el Centro Etopía de Zaragoza me he visto obligado a utilizar YouTube, conocerlo, ver como funciona, lo que ofrece… Y me he quedado enamorado de la plataforma, algo que sinceramente nunca creía que ocurriría.

Por ello he decidido centrarme solo en una plataforma, en este caso YouTube, porque me resulta mucho mas cómoda, potente, personalizarle y, sobre todo, que como nadie me conoce en ella puedo hacer lo que me de la gana sin sentirme mal porque la gente espera que hable de tecnología.

En esta ocasión ya no digo hasta pronto, sino un adiós definitivo.  Si alguien está interesado en seguirme me encontrará en el blog y, por supuesto, en YouTube.

¿Por qué busco el minimalismo en la tecnología?


Ya he hablado en varias ocasiones sobre el minimalismo, como ha cambiado mi visión de la tecnología y que es lo que busco de cada dispositivo y aplicación que utilizo.

Para maximizar tanto la eficiencia de los dispositivos, como mi uso de ellos, tengo instaladas las mínimas aplicaciones posibles para así evitar el consumo de recursos innecesarios, tanto por parte de los dispositivos como de mi capacidad para aprender a utilizarlos y sentirme cómodo con ellos.

 

Por supuestos siempre llega un momento en el que necesitamos más, que los programas se nos quedan pequeños o que queremos hacer algo con ellos que no sabemos o no podemos hacer.  En ese momento es cuando tenemos que buscar algo más y nos toca aprender algo nuevo, pero eso ocurre en muy contadas ocasiones.

Sobre todo esto y más hablo en el video que os dejo a continuación.  Como siempre, espero que os resulte interesante y me dejéis vuestros comentarios.

Adiós funda para mi Smartphone


He tenido teléfono móvil desde hace muchos años, viejuno que empieza a ser uno.  Sin embargo nunca se me había pasado por la cabeza ponerle funda a ninguno de ellos… Hasta que tuve mi primer SmartPhone, un iPhone 3GS en mi caso.

Tras este primero todos los que he tenido, lo primero que he hecho a sido, antes incluso de que me llegaran tras haberlos comprado, era comprarles una funda para, en cuanto salieran de la caja, protegerlos inmediatamente.

Esto ha llegado a su fin, por lo menos para mí, desde hoy no pienso ponerle nunca más a ninguno una funda ¿Por qué he decidido esto?  Si vais el video que os dejo a continuación lo sabréis.

La incomprensión de la gente ante los dispositivos tecnológicos


Entre los aficionados a la tecnología es muy común explicar porque nos hemos decidido por un producto u otro, que cosas le vemos positivas y negativas… Es un ciclo que nos encanta, incluso estamos esperando que alguien que conozcamos ponga el análisis de un producto que queremos comprarnos para ver que opina de él.

 

Sin embargo en el mundo 1.0 es todo lo contrario, la gente nos pregunta porque nos hemos comprado tal o cual cosa simplemente para criticarnos nuestras compras e intentar explicarnos lo equivocados que estamos, todo preocupándose por nosotros para intentar conducirnos por el buen camino.

 

De esto hablo, con más calma, en el video que os dejo a continuación.