Los problemas de consistencia de los personajes al crear una historia


Uno de los mayores problemas a los que nos enfrentamos los aficionados a escribir novelas o crear cualquier tipo de historia es como dar personalidad a cada personaje. Darle consistencia y que los lectores empaticen con él y le tengan apego.

Da igual que sea bueno o malo, de hecho en muchas ocasiones los personajes mas carismáticos son los villanos ¿qué hace falta para que esto suceda? Que sean personas, no personajes.

Personaje de una historia

George RR Martin ha hecho referencia en varias situaciones a este respecto y me gustaría basarme en sus palabras para matizarlas y dar una explicación sobre esto o las conclusiones a las que he llegado tras muchos años leyendo e intentando escribir.

Cuando digo que nuestros personajes deben ser personas es porque deben tener virtudes y defectos, manías, costumbres… Hay gente que lleva esto al extremo a la hora de escribir y para cada personaje escribe un montón de folios sobre su vida, obra y milagros. Hacer esto no significa nada, es más, puede que no escribamos nada aparte sobre nuestros personajes y conseguir darles una mayor profundidad que haciendo este ejercicio. Lo que debemos hacer es que ese personaje sea una persona en nuestra mente, veamos como se mueve, comprendamos como piensa y actúa y plasmarlo en la hoja en blanco.

Puede que escribamos treinta páginas sobre el personaje, pero al escribir sobre él no sepamos darle esa vida propia que necesita y sea una mera caricatura, un personaje vacío.

RR Martin hizo dos comentarios que me gustaron mucho, el primero fue: «recuerdo mejor a mis personajes que a las personas, es mi bendición y mi maldición»; y la segunda aún más importante que desarrollaré mejor: «Cuando creo un personaje femenino lo hago como si fuera una persona». Este comentario fue muy famoso y creó diversión… Lo cual comprendo, pero es un comentario más profundo que creo quedó olvidado por lo fácil del chiste.

Esos dos comentarios se pueden convertir en uno; tus personajes son personas. El chiste sobre los personajes femeninos del amigo George es porque a los escritores masculinos les cuesta crear buenos personajes femeninos. Escriben desde la mentalidad de un hombre y eso se nota. Lo mismo ocurre con las mujeres que les resulta más difícil perfilar a los personajes masculinos.

Y esto es aplicable a todo. Si queremos crear un personaje que sea detective pero nosotros no lo somos ¿cómo lo hacemos? Asesinos en serie, científicos… Nosotros no somos nada de eso, pero si somos personas, al igual que deben serlo nuestros personajes.

Es algo complicado, muy difícil y por eso a pesar de haber tantos escritores hay tan pocos que sean realmente buenos. Y los que lo son es por su manejo de los personajes, de hacer que cada uno de ellos sea una persona con la que el lector puede empatizar.

Por poneros un ejemplo hace unos días estuve viendo la película Moulin Rogue, quiero que mi hija vea cine bueno de vez en cuando ahora que ya tiene edad jeje.  La película arranca con un personaje que sufre de narcolepsia, ese incidente es el que da inicio a la película. Toda la historia surge a raíz de esa característica tan particular de un personaje.

Sin embargo en todo el resto de la película no volvió a hacerse referencia a esa característica; en algún momento puntual y una escena al final de la película como momento cómico. Pero es una característica que condiciona toda una vida, que se utilizó como punto de partida de la historia ¿de verdad no se podía haber dado un poco más de peso a esa característica?

Y por ese motivo menciono todo el rato que se trataba de un personaje, porque no se trabajó lo suficiente en él, porque fue un mero maniquí que se utilizó y se olvidó de él.

De hecho, Moulin Rogue es una película dinámica, divertida, entretenida… pero es una historia de personajes, no de personas.

Y volviendo a George podemos decir que en su saga más famosa está repleto de personas, de ahí el terrible éxito de su saga. Otro tanto podemos decir de J. K. Rowling y su saga de Harry Potter; saga que no deja indiferente a nadie porque hay defensores y detractores de Potter y eso es porque es una persona y como tal es imposible caerle bien a todos.

Es difícil, nadie puede enseñar a otra persona a hacer esto y por mucho que lo intentemos es posible que nunca lo consigamos…

Pero decir cualquier otra cosa sería mentir, esos libros, cursos o seminarios en los que te van a explicar como darle profundidad a tus personajes… Ahórrate tu tiempo y tu dinero y lee, lee libros tanto buenos como malos.

Cuando leas un libro que te parezca muy malo analízalo ¿por qué es tan malo? Seguramente será por sus personajes, también puede que tenga mucha descripción, una prosa rimbombante claro pero seguro que los personajes tendrán algo de culpa.

Si es bueno analízalo ¿qué te ha gustado? Seguramente los personajes estarán entre las partes positivas ¿qué tienen de bueno? ¿Sus diálogos? ¿Son originales?

Y sobre todo escribe, pero escribe y al tiempo lee y critícate a tí mismo. No hay otro camino.

Si habéis llegado leyendo hasta aquí será porque os ha parecido interesante el artículo, ¿no? En caso de ser así os agradecería mucho que lo compartierais.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.