Mi equipo básico para grabar las entrevistas


Al comenzar este proyecto tenía claras dos cosas: el equipo debía ser el mínimo imprescindible para poder ser montado y desmontado de forma rápida y que debía dar pese a ello una impresión de «profesionalidad».

No tenía ninguna intención de gastarme dinero en una cámara de video profesional, sobre todo teniendo en cuenta que desconozco el uso que le voy a dar.  Ahora estoy muy emocionado y parece que la gente colabora; por lo tanto sería fácil dejarse llevar por la euforia inicial y comprarme alguna cámara pero ¿y si dentro de seis meses me entra una depresión porque no le gusta a nadie lo que hago? O vuelvo a encontrarme mal como cuando comencé con la medicación para el Tiroides… Pueden pasar muchas cosas así que debía apañarme con lo que tenía.

Afortunadamente como buen friki que soy tenemos una tendencia de ir dándonos «caprichos veniales» de vez en cuando y encima soy maquero con las implicaciones que esto conlleva.

Tengo un iPhone que tiene muy buena cámara, además hay App de grabación con unos controles totalmente profesionales, como es FILMIC Pro, y empresas que fabrican lentes de muy buena calidad para acoplarlas a los teléfonos, entre ellos los iPhone como es Moment.

Con el espíritu cacharrero que uno tiene hace dos años me compré una de estas lentes, la angular y el año pasado compré el teleobjetivo cuando lo lanzaron nuevo. De esta forma tenía la cámara de video (un iPhone) y dos lentes una angular y una tele, problema resuelto.

Hace años además compré una Nikon D7000 por lo que oye, ya tengo una segunda cámara para poder grabar desde dos ángulos distintos.

Para el sonido tengo una grabadora Zoom H6 que en los buenos años del blog conseguí (tras ser muy pesado mucho tiempo) que una tienda online me la regalara y en el BlackFriday del año pasado compré el micrófono de cañón.

Los auriculares igualmente, tengo unos Audio Technica de monitorización que hará unos cuatro años me dieron por el blog.

Oye, video y audio apañado, además es la parte mas cara, genial ¿no?

Como trípode tenía un Manfrotto ligero de fotografía, pero para video hay trípodes especiales con una rótula fluida que permite hacer esos desplazamientos tan suaves que quedan tan cinematográficos. El problema es que uno, aunque sea barato, cuesta una pasta y afortunadamente uno tiene amigos igual o más frikis que también tienen esa sana costumbre de darse «pecados veniales» y uno de ellos tiene uno que no utiliza y me lo ha dejado. No me voy a quejar.

Para acoplar todo estoy utilizando accesorios de ShoulderPod, una empresa española que fabrica accesorios para grabar con teléfonos móviles. Igualmente hace un par de años hablé con un amigo y compramos una promoción en la que si comprabas dos juegos hacían un descuento bastante grande.

De esta forma en un trípode puedo conectar el teléfono, la grabadora y un foco… Y podéis creerme si os digo que el resultado queda «impresionante y profesional».  De hecho cuando pueda grabaré un video montando todo el equipo para que sepáis lo que es cada parte y os hagáis una idea.

Como podéis ver todo el equipo, salvo un trípode y un Gimball que me prestan lo tenía todo ya en casa,  además un equipo muy bueno, profesional se podría llegar a decir. Tan solo necesitaba la inspiración y las ganas para comenzar.

El equipo lo tengo montado en unos diez minutos y desmontado igualmente en unos diez minutos.  Puedo transportarlo por la ciudad de una forma más o menos cómoda… Eso sí, parezco un mochilero y el equipo por muy portátil que sea tranquilamente pesará unos 15 o incluso 20 Kg… Un día ya pesaré todo y haré un artículo poniendo cada objeto y su peso.

Cuando llego cargado de bolsas y mochilas tengo unas pintas que mejor no saber lo que piensan de mí. Pero según voy abriendo las bolsas y montando el equipo se nota que es un equipo bueno, profesional y la gente ya te mira de otra forma, saben que vas en serio y la actitud cambia.

Como ya os conté en la entrada sobre la primera entrevista la gente del local pensaba que trabajaba en alguna televisión.

Podemos hacer las cosas por afición, pero necesitamos que nos tomen en serio y aparentar un mínimo de profesionalidad.

Imaginaos que pido una entrevista y voy con el teléfono y un palo de selfie para grabar ¿creéis qué me tomarían en serio?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.