A tomar por saco la Nespresso


Reconozco que siempre he sido del gran equipo «Cola Cao», incluso cuando ya era adulto seguía tomándolo y el café es algo que nunca me había gustado.

Sin embargo terminé pasándome al café, seguramente por llevar más de doce años en un trabajo en el cual debo levantarme a las 5:25. Estoy convencido que lo de «un café para que me de energía» es sicológico y una chorrada, a esas horas o te metes una sustancia ilegal o nada te da energías, creedme. Y eso sin tener en cuenta el hecho de lo malo que es para la salud cualquier tipo de Cola Cao soluble por la cantidad de azúcares que lleva.

La cuestión es que comenzó a gustarme el café, aunque en verano muchas veces prefiero un buen vaso de leche fría con «Cola Cao» con sus grumitos y me paso al cortado con hielo por las tardes…

Pero vamos al tema, como todos caí en la maldita moda de las cafeteras Nespresso porque uno de los mayores inconvenientes del café es lo engorroso de su preparación y el tiempo invertido tanto en prepararlo como después en limpiar la cafetera y con estas máquinas todo se minimizaba.

Cafetera de la marca Russell Hobbs

Sin embargo en pocos años me cansé de ellas, la primera que me compré debió de durarme justo los dos años de la garantía, qué casualidad.  Después compré otra para el trabajo que también se terminó estropeando enseguida, otra para casa… Y ahí ya decidí cerrar el ciclo.

Tres cafeteras en unos cinco años más el dinero que valen las cápsulas… pues si que sale caro tomarse un café en casa ¿no creéis?

Hice cuentas,  analicé los pormenores, miré las opciones y he terminado comprando el café en grano tostado para molerlo yo y una cafetera de estilo americano.

De esta forma compro un kilo de café y muelo lo suficiente para dos o tres semanas dejándolo bien envasado en un bote cerrado al vacío. Preparar el café es rápido; se pone un filtro de papel y mientras me preparo las tostadas el café está listo.

La cafetera es muy buena y estoy encantado con ella; es de la marca Russell Hobbs y su precio es la mitad que el de una cafetera Nespresso de gama baja. Lo mismo ocurre con el café en grano por barata que sea la cápsula que compremos; las más baratas que encontré son las de Amazon  y aún así resultan mucho más caras que el café en grano, como es lógico por otra parte.

Además el café de las cápsulas (incluso el de las originales) es un café muy malo. Lo que ocurre es que la gente se ha acostumbrado a ese sabor y le gusta, pero no es un buen café.

Aunque también hay que decir que a las personas les sirve un café preparado por un maestro Barista con los mejores granos y dirán que les sabe aguado y que es mucho mejor el que se hacen ellos en casa; maravilloso que es el ser humano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.