Los Smartphones no han llegado para quedarse, ya forman parte de nuestra vida


Los Smartphone no han llegado para quedarse, los smartphone ya forman parte de nuestro día a día. Incluso tienen más aceptación que los microondas de los cuales también recuerdo que mucha gente renegaba de ellos porque sus ondas iban a derretir nuestro cerebro; conozco a gente que no tiene microondas en su casa pero no conozco a nadie que no tenga un Smartphone.

https://heise.cloudimg.io/bound/1920x1920/q90.png-lossy-90.webp-lossy-90.foil1/_www-heise-de_/ct/imgs/04/1/8/2/8/2/4/1/smartphones-6c558d114255cf7e.jpeg

Cuando hablamos de estas “nuevas tecnologías”, que un tema aparte sería el preguntarnos porque narices se le sigue llamando “nueva tecnología” a algo que ha evolucionado tanto como para poder encontrarse dispositivos muy económicos porque se ha masificado tanto la fabricación que los componentes pueden encontrarlos grandes fabricantes a precios de saldo.

En fin a lo que vamos, al hablar de smartphones, redes sociales, spam… Siempre se habla de proteger a los niños. Obviamente no voy a estar en contra por supuesto, pero estamos olvidando un colectivo que creo es incluso más vulnerable que los niños, las personas mayores.
Cuando un niño tiene acceso a un smartphone en mayor o menor medida los padres están al tanto de lo que hace con él, dentro de las posibilidades de cada uno claro está, pero cuando se le entrega un smartphone a una persona mayor se le entrega, se le dicen cuatro funciones que a los cinco minutos han olvidado y ahí se queda solo, tocando en todas partes intentando recrear los pasos que se le enseñaron.

Por regla general los niños tienen un don natural para recordar esas pautas que les llevaron al éxito. “Mi padre tocó ese cuadro de arriba a la izquierda, luego en el botón rojo y ahí pude ver a Mickey Mouse” y ahí que van y oye, no fallan.
Tampoco es raro encontrarnos a niños que manejan mejor el smartphone que sus padres. Tampoco es raro escuchar el típico “mi hijo me cambió la foto de WhatsApp y no consigo volver a cambiarla”.

Pero ¿Qué ocurre con los abuelos? Se les entrega un smartphone configurado ya con internet, con WhatsApp preparado y se les explica como se escribe….

A los pocos días veremos como envían SMS pensando que son un WhatsApp, que nos llaman asustados porque les ha salido un mensaje indicándoles que tienen algún virus, una cadena de mensajes con alguna chorrada… Incluso también es bastante común encontrar a personas mayores que meten en un cajón ese cacharro y exigen que se les vuelva a dar “uno de los de siempre”.
Y ellos no tienen culpa de nada, porque no han conocido esa tecnología, nadie les ha explicado nada y no tienen en que fijarse para aprender.

Los niños aprenden por imitación y porque tienen un acceso constante a esos dispositivos, le roban el teléfono al padre, a la madre, al hermano…. Se fijan constantemente en todo lo que se toca en la pantalla y en lo que se hace. Comentan con sus compañeros de clase y hablan constantemente de estos dispositivos, de los juegos que pueden instalarse, las redes sociales, trucos…. Puede que no tengan uno, pero desde luego están absorbiendo información sobre lo que se puede con ellos de forma constante.
Otro tema es, por supuesto, si esta información es buena o no, o si la van a saber aplicar… Que en la mayoría de los casos ya os digo que no va a ser así.

Pero las personas mayores están solas, no tienen en quien fijarse, ni con quien hablar y si le preguntan a sus hijos o nietos no van a querer responderles o lo harán de malas maneras. Con las consabidas frases tipo “pero si te lo expliqué ayer”, “ya has vuelto a liarla” y similares.
Se les da u n dispositivo y como “ya son adultos” se considera que deben saber manejarlos, pues no, la cosa no funciona así.
“Pero si tu nieto lo maneja estupendamente”, pero él vive rodeado de estos dispositivos y se fija en todo lo que se hace. A ver en quien se fijan estas personas que viven solas….

Está muy bien darle un smartphone a los abuelos para poder enviarle fotos de los nietos, que hablen con ellos, tenerlos más controlados…. Por supuesto, nadie dice lo contrario.
Pero por favor, tened paciencia, sed conscientes de que en cinco minutos no se van a acordar de todo lo que les enseñemos, que van a ser víctimas muy fáciles para estafas a través de las redes sociales, que no saben distinguir un enlace de phishing de uno real y que ni tan siquiera entenderán la diferencia.

Entreguémosle tecnología a las personas mayores, por supuesto, pero no pensemos que con el mero hecho de dárselo van a aprender a utilizarlo por ciencia infusa.

No hay comentarios todavía... ¡Sé el primero en dejar uno!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: