Favores tecnológicos, desagradecimineto y ¿derecho a la pataleta?


He hablado ya en varias ocasiones sobre la obligación que tenemos los aficionados a la tecnología de prestar nuestros servicios constantemente a todo aquel que pueda necesitarlo: amigos, familiares, compañeros de trabajo, vecinos, desconocidos a los que alguien les ha comentado que ese sabe de informática.

Todos estamos de acuerdo en que estamos hasta las narices de la situación, somos muchos los que directamente nos negamos en redondo a hacerlo incluso sin buscar excusas les decimos que pasamos y nos dejen en paz. O solicitamos una compensación económica acorde a los servicios prestados.

Resultado de imagen de pringado tecnologico

Pero hoy quiero ir un paso mas allá, hoy quiero hablar de lo que ocurre cuando por la razón que sea, aceptamos ayudar a alguien y no ya solo no nos lo agradece sino que pueden suceder diversas catástrofes adicionales.

  • No le gusta nuestra solución y pide a otra persona que lo mejore que no tiene ni idea, la lía parda y nos exige que volvamos a ayudarlo
  • Intentamos ayudar pero es un problema que o bien no sabemos solucionar o no podemos por una razón X y nos sueltan el típico vaya, pensé que tú sabías de ésto
  • Indicamos que le ayudamos, pero tiene que ser el día X o Y porque el resto nos van mal y se queja porque esos días le van mal a él y a ver porque no podemos ir el día Z

Pueden ocurrir otras situaciones, pero ya veis por donde van los tiros. Accedemos a ayudar y no solo no nos lo agradecen sino que nos recriminan que no hemos cumplido con sus expectativas.

Y a ese punto es donde quería llegar, ¿tienen derecho a recriminarnos? ¿Tenemos derecho a ofendernos? ¿Tenemos derecho a exigir que se nos agradezca el esfuerzo realizado? ¿Es justo que todo lo que recibamos por nuestro esfuerzo, tiempo y conocimientos se limite a un té o café y unas galletas de Hacendado?

Siendo sinceros, haciendo un ejercicio de observar la situación desde una posición externa todo se limita a que una persona pide un favor a otra y ésta accede. En cuanto alguien pide un favor es un problema binario se accede a realizarlo o se rechaza.
Como véis las opciones son dos, sin condiciones. Nosotros podemos decir lo que queramos podrían agradecerlo, ya que invertimos nuestro tiempo y nos piden ayuda que nos hagan caso… Todas esas frases que tantas veces hemos dicho y por desgracia seguiremos diciendo.

Pero eso es un formalismo, digamos que son normas básicas de educación pero ni tan siquiera es eso. Si lo pensamos fríamente un favor es eso… Un favor: algo que debe hacerse desinteresadamente, sin esperar ni exigir nada a cambio.

Ya hemos dicho que cuando alguien nos pide un favor es algo binario, tenemos la opción de aceptar hacerlo o de rechazarlo y exactamente lo mismo ocurre cuando una persona solicita un favor y se lo dan. Puede estar satisfecha con el resultado de ese favor o no estarlo. ¿A qué a nosotros también nos han hecho favores que hemos dicho que mejor no nos lo hubieran hecho? Pero esas situaciones, por regla general, las olvidamos.

Tenemos un amigo que se supone sabe de fontanería, le pedimos que unos cambie un radiador, arregle un grifo o cualquier cosa y nos la lía parda inundando medio piso para hacer eso mejor no haberme ayudado, pero como somos nosotros estamos en nuestro derecho a decirle eso ¿verdad?

Por lo tanto como resumen, todos estamos de acuerdo en que los que saben de informática están más expuestos al típico oye tú que sabes de esto… que un fontanero, electricista o mecánico. Pero ya tenemos claro que no hay nada que nos obligue a tener que ayudar a todo aquel que nos lo pida y, que si lo hacemos, debemos apechugar con las consecuencias de que no queden satisfechos con el resultado y encima nos critiquen o recriminen… Y no podremos decir nada porque nosotros hemos accedido a ayudarles.

Así que como resumen os aconsejaría que, salvo que sea un familiar-amigo muy importante y que no nos quede más alternativa, rechazar ayudar a todo el mundo. Pero hacerlo con estilo no quiero ayudarte, sin dar más explicaciones porque no debemos dar ninguna explicación a la hora de rechazar hacer un favor.

No hay comentarios todavía... ¡Sé el primero en dejar uno!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: