Harry Potter, el CGI y el problema de las superproducciones de cine


Recientemente estamos revisionando las películas de Harry Potter, digo revisionando porque mi mujer y yo ya las habíamos visto en su época y además en el cine… Bueno, en el cine las tres primeras, porque me parecieron una adaptación nefasta y el resto me negué a pagar la entrada de cine, aunque eso es otro tema del que hablaré proximamente.

La cuestión es que mi hija va a cumplir dentro de nada doce años y Harry Potter vuelve a estar de moda. Así que nos pareció una magnífica introducción para volver a revisionar las películas y que ella se anime a leer los libros.

Tanto mi mujer como yo somos unos autétnicos fanáticos, me parece una saga de novelas magistral. De hecho los cinco primeros libros me los leí en una semana.

Pero hoy no quiero hablar de Harry Potter como tal, sino del problema que nos vamos a encontrar con las películas que hoy nos parecen magníficas pero dentro de unos años nos dará risa verlas. Esto es algo comprensible, si a día de hoy vemos películas de los años 80 nos “cantan” muchísimo los efectos especiales que utilizaban, quedan muy cutres…. Pero es que Harry Potter en concreto se trata de una Super Producción del año 2001 la primera parte y fueron 7 películas, no estamos hablando de que hayan pasado 40 años ni mucho menos, y tampoco fueron películas con un presupuesto ajustado precisamente. Es más, muchas películas de los 90 están mejor hechas a nivel de efectos especiales.

Una cosa es utilizar el CGI porque no queda más remedio y oye, que quede como tenga que quedar que se le va a hacer. Pero otra muy distinta es abusar de ellos sin miramientos, simplemnte “porque podemos hacerlo”.

Si utilizo Harry Potter es porque obviamente en esta película hay que tirar de CGI a mansalva. Pero por desgracia la película ha envejecido mal, y decir eso de una película que todavía es “reciente” me resulta muy doloroso.

Resultado de imagen de dracula 1992 castillo

Hay películas mucho más antigua, como la de Drácula de 1992 que ha envejecido mucho mejor y es porque utilizó trucos del “cine antiguo”. La introducción donde se muestra el castillo es espectacular. Y el método utilizado fue realizar el castillo en un dibujo y pegarlo a la lente de la cámara. Si, habéis leido bien, se pegaban objetos a la cámara para que estuvieran a escala y quedasen mucho más realistas.

Estas cosas se siguen utilizando, construir maquetas para rodar escenas más realsitas es algo habitual, y espero que nunca se pierda y se sigan preocupando por hacer las cosas bien aunque encarezca el presupuesto de la película. Un buen ejemplo es la reciente película de Aquaman donde se utiizaron muchísimos escenarios construidos y maquetas para las escenas más impactantes.

No estoy en contra del CGI evidentemente, pero hay que hacerlo con mucho cuidado, teniendo en cuenta que es una herramienta más. Porque por muy bien que se haga, o se crea que se está haciendo, dentro de unos años, como le ha ocurrido a Harry Potter, se va a notar horrores y diremos “vaya, que pena, que mal ha envejecido”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.