En tecnología, al igual que en todo, lo que para mí sirve no tiene porque servirle a nadie más.


Espero que perdonéis este título tan largo, pero no quería que dejase lugar a dudas ni sonase raro si lo intentaba acortar.

Básicamente podría publicar ese título y no escribir nada más al respecto, porque realmente está todo dicho ahí, pero como esto es un blog me tomo la libertad de profundizar un poco en el tema.

Si me conocéis sabréis que acabo de cumplir cuarenta años hace poco, llevo metido en el mundo de la tecnología casi treinta y he pasado por todas las fases por las que uno puede pasar en este campo… Y hace unos cinco o seis años llegué a la última que, creo, se puede alcanzar.  Digo creo porque a lo mejor dentro de un tiempo alcanzo otra y digo “anda, pues aún había más”.

Mi situación actual se puede llamar de varias formas, algunos le dirán “Nirvana” por sonar filosófico y quedar bien, pero yo voy a ser más directo y le voy a llamar “me importa una mierda todo”.

Cuando una persona me pregunta algo le digo directamente que no tengo ni idea, que lo de la tecnología yo ya lo he dejado y no estoy al día.

Y es que me he dado cuenta que no sirve de nada aconsejar o intentar explicar a algo a alguien.  Al final nunca nos hacen caso o, mejor aún, hacen justo lo contrario de o que les hemos aconsejado.  Por supuesto hay honrosas excepciones, y con esas personas da gusto hablar y debatir, preguntar, aconsejar e intercambiar información… No se vosotros, pero en mi caso se pueden contar con los dedos de una mano.

Y es que al final, además, aunque llevemos muchos años y seamos muy cacharreros me he dado cuenta de una cosa.  Que tenemos nuestra visión muy limitada por nuestro uso o nuestras necesidades.

Al final no hay tiempo para todo y tendemos a creer que lo que nosotros usamos le sirve a todo el mundo.  O cuando alguien nos plantea un problema, limitamos nuestras soluciones a intentar solucionarlo con las herramientas que solemos usar en nuestro día a día o que a nosotros nos van bien sin pensar que para alguien que no las haya manejado nunca preferiría que le diesen un martillazo en la cabeza antes que utilizar nuestro sistema porque es, o al menos le parece, demasiado complicado.

La gente suele querer algo sencillo, con pocas opciones para no liarse mucho y sobre todo que funcione bien en un equipo barato.  Y a nosotros, los cacharreros, nos suele gustar que tenga varios millones de opciones, configuraciones posibles, que pueda acceder desde cualquier tipo de equipo, que soporte múltiples formatos, poder editar a mano….  Es decir, algo que nadie en su sano juicio querría.

Por ello, para terminar, os voy a dar un consejo… Cuando alguien os pregunte algo, aunque sea mentira, haced un favor a ese pobre desgraciado y decirle con una amistosa sonrisa en la cara “Lo siento, pero es que yo de esto de la tecnología ya no estoy al día y no puedo aconsejarte”

No hay comentarios todavía... ¡Sé el primero en dejar uno!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: