Mi hijo va a tener su primer móvil ¿y ahora qué?


Mi hija tiene ya 11 años, como pasa el tiempo, el próximo año ya pasará al Instituto que resulta que ahora es con tan solo 12 años; se me sigue haciendo muy raro este sistema yo que me eduqué con la E.G.B.

Ese es el margen estipulado para que los niños ya tengan su primer móvil con su propia tarifa de datos, whasapeen con sus amigos y, a fin de cuentas, hagan lo que les de la gana con él.

Digo lo que les de la gana porque estaría muy bien que los padres les explicasen lo que pueden hacer y lo que no, que programas instalar, con cuales tener cuidado, que opciones de configuración deben controlar…   Pero como dice el refrán no se le pueden pedir peras al olmo, porque un padre no puede enseñarle y menos aún explicarle algo que él no conoce, comprende y no quiere comprender.

 

Esto es especialmente preocupante porque lo habitual es darles un smartphone barato con Android, lo cual no es un problema como tal, pero en él encontramos infinidad de App “gratuitas” llenas de publicidad que en algún momento se pulsará sin darse cuenta y comenzará a instalar otros programas que sabe dios lo que harán.

Uno se acostumbra a que salgan mensajes diciendo cosas que “para qué voy a leer, acepto y ya está que no pasa nada”, y se termina con un teléfono lleno de programas que todo el mundo jura no haber instalado nunca, recopilando más datos de nosotros que cualquier agencia gubernamental, quejándonos de que no tenemos espacio en el teléfono, que va lento…

Y si esto ya es preocupante en un adulto lo es aún más en un niño: son mas crédulos, se instalan todos los juegos de moda, todas las redes sociales que escuchan, lo que les recomiendan sus amigos… Y si son de pago no tienen problemas en piratear lo que haga falta para conseguirlo sin pagar dinero, porque desde luego al instalar según que programas están pagando un precio muy alto del mal no son conscientes, y por desgracia tampoco lo son sus padres.

 

Siento deciros que aquí no os voy a dar la solución, ni que pautas se deben seguir… En el fondo todos sabemos lo que hay que hacer:

  • Explicarle que no debe instalar nada sin consultarnos
  • Preocuparnos en revisar esporádicamente lo que hace con él
  • Mirar lo que hace en redes sociales
  • Explicarle constantemente los peligros de compartir información privada

Y así una larga lista que, como digo, todos sabemos estas cosas, pero requiere tiempo, esfuerzo, discusiones con los hijos, conocimientos que en la mayoría de los casos no se tienen ni se quieren tener…

Este artículo no es un tutoría, lo siento, no existe ese programa maravilloso que lo instalen los padres y ya puedan olvidarse.  Y si existe no lo instaléis jamás porque os estarán engañando vilmente.

Es tan solo una reflexión en voz alta, una preocupación que tengo porque mi hija ya se aproxima a esa fatídica edad elegida socialmente y que por mucho que le enseñe a mi hija y le explique, a la hora de la verdad todo estará en sus manos, porque si quiere hacer algo sin que yo me entere, lo hará.

 

 

No hay comentarios todavía... ¡Sé el primero en dejar uno!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: