Cine y adaptaciones: ¿Robin Hood, que te han hecho?


Estamos acostumbrados a que se hagan adaptaciones cinematográficas de sagas consagradas, obras conocidas por todos. A fin de cuentas el cine es un negocio y nadie quiere arriesgar dinero.
El problema surge cuando se quiere modificar la esencia, alterar nuestros recuerdos pretendiendo convertirlo en algo que no es. Es un esfuerzo digno de alago, por supuesto, pero entonces sería mejor crear un personaje nuevo y narrar esa historia; porque es más arriesgado cambiar a un personaje ya conocido que crear uno nuevo.

Para explicar mejor este caso voy a utilizar a alguien que todos conocemos y apreciamos, Robin Hood, el ¿justiciero? Que robaba a los ricos para devolvérselo a los pobres.
Es un cuento, una fábula y a nadie chirría lo inverosímil de ella porque el relato se basa en que lo inverosímil es cierto.
Se han hecho infinidad de adaptaciones cinematográficas de ella y más o menos podría decirse que todas han tenido cierto éxito ¿por qué? Porque respetaban el espíritu general de lucha contra el poder que todos esperamos.
Incluso Disney sacó su propia versión que, debo decir, es una de las mejores adaptaciones.
También está la versión humorística *Las locas, locas, aventuras de Robin Hood*, que ridiculizando todo sigue siendo fiel al espíritu; y por el otro extremo tenemos la versión con Sean Connery, que siendo más seria también es fiel al espíritu.

Entonces ¿Por qué elijo este personaje? Por las ¿adaptaciones? de los últimos años. En concreto Robin Hood contra el Dragón del 2009 y Robin Hood de Ridley Scot del 2010. Miedo me da la que se supone que veremos pronto titulado Robin Hood Origins…

Estas dos últimas películas no son Robin Hood, son…. son…. No tengo ni idea de lo que son.
La primera es una especie de Robin Hood, al que han añadido magia porque siempre mola y ¿Dragones? Supongo que porque están de moda con todo el tema de Juego de Tronos.
Y el segundo es un Robin Hood que arranca muy bien, haciendo que tengas unas altas expectativas para, según llegas a la mitad de la película írtelas reventando a base de querer darle una profundidad y seriedad que no encajan con Robin Hood bajo ningún concepto.
Ante todo es un personaje que no se ríe ni de sí mismo y eso no es Robin Hood que, si es algo, es alguien carismático que lleva alegría donde quiera que va.
Curiosamente, si este personaje se hubiera llamado Antonio Gutierrez posiblemente hubiera funcionado.

Hacer versiones o adaptaciones no está mal, pero tened presente el espíritu del personaje y, sobre todo, respetad el trasfondo del personaje.
Hay personajes, como Batman, que se pueden modificar para añadirle matices o profundidad, porque lo que sabemos de él encaja de esta manera.
Pero Robin Hood es un personaje en el que, ante todo, tiene un núcleo central que es inalterable, es como la fábula de la liebre y la tortuga; si quieres adórnala, pero el mensaje y los personajes no se pueden tocar.

No hay comentarios todavía... ¡Sé el primero en dejar uno!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: