One Punch Man y el camino del héroe


En toda historia hay un héroe, aunque no necesariamente debe corresponder con la imagen que tenemos del héroe clásico.
El argumento suele girar en torno a él porque tiene una misión, debe esforzarse,dar lo mejor de sí mismo y superar sus límites para lograrlo.
A grandes rasgos es el núcleo central de toda historia, representado por los obstáculos que debe ir superando; es el llamado camino del héroe.

Si hoy os hablo de One Punch Man es porque me ha sorprendido mucho la utilización de este camino, algo que todo sea dicho de paso es muy difícil en los tiempos que corren.

La presentación es digna de mención porque no solo perfila al héroe como es lo habitual sino que muestra todo el camino: nacimiento del héroe, motivación, superación, desilusión tras lograr el objetivo y porque sigue adelante pese a ello.
Si os fijáis tanto libros como películas concluyen cuando se logra el objetivo pero ¿qué ocurre después?
Hay un refrán que dice *ten cuidado con lo que deseas porque se puede cumplir*; y eso es precisamente lo que nos cuenta One Punch Man.

Al inicio nos presentan al protagonista, Saitama, hastiado de su vida hablando con un monstruo que le amenaza. No se amedrenta porque su vida le da asco motivo por el que el monstruo le perdona la vida ya que está buscando a un niño que le gastó una broma.
Por casualidad encuentra al niño un poco antes que el monstruo y al ver como éste se disponía a matarlo decide actuar y salvar al niño… De una forma un tanto repulsiva todo hay que decirlo.

Esa experiencia le recuerda que de niño soñaba con ser el héroe más fuerte, capaz de derrotar a cualquier adversario con un solo puñetazo; retoma su sueño y comienza a entrenar.
Ese proceso también es original porque estamos acostumbrados a que sea *Tipo Bola de Dragón* donde Son Goku entrena y es muy fuerte, pero surge un nuevo rival que lo derrota y tiene que volver a entrenar y superarse para derrotarlo, de nuevo aparece otro tipo que le vence y vuelta a entrenar para ganar… Así infinitas veces; pero Saitama no, entrenó al principio y ya es el más poderoso, de hecho nunca le hemos visto entrenar.

Por si esto fuera poco hay otro tema a destacar en esta serie, que es el tratamiento de la violencia y las escenas sangrientas. Hay momentos en los que parece una película de serie B de los años 90. Pero esto no es lo curioso sino que, sin bien al principio choca y dices *qué narices es esto* cuando llevas un par de episodios no molesta.
Saitama vence a sus enemigos de un puñetazo, pero no se caen al suelo y ya está… Si alguien te mata de un puñetazo es porque te revienta literalmente y eso es lo que vemos.
Esto puede molestar en los primeros episodios; después vamos conociendo a Saitama y comprendemos que lo hace porque tiene que hacerlo. Si un monstruo está matando a cientos de personas ¿qué puedes hacer? Tienes que matarlo, no hay otra opción y Saitama hace eso como quien ficha a las siete de la mañana en una fábrica; es su trabajo y tiene que hacerlo, pero no disfruta con ello; si no es necesario matar no lo hace, nunca.
Es capaz de controlar su fuerza y en numerosas ocasiones se limita a dejar inconscientes a los maleantes porque no los considera una amenaza seria. Es el héroe más poderoso del universo, no un asesino que disfrute matando.

Al final del primer episodio es cuando nos muestran su tedio por no encontrar a alguien que pueda hacerle frente. Para él derrotarles con tanta facilidad es la misma monotonía que un trabajo normal, su sueño se ha cumplido pero está igual que al comienzo del episodio.
Por eso tenemos esa escena final en la que tiene un sueño donde se enfrenta a rivales que pueden hacerle daño y debe dar lo mejor de sí mismo para poder derrotarles.

Además su naturaleza no es la de ser un héroe, es vago por naturaleza por eso cae constantemente en el tedio y la desidia.
Cuando avanza la serie y aparece la banda de los Paradisianos, cuyo único fin es no trabajar y que el resto de personas los mantengan dice que él podría haber sido uno de ellos… de no haberse torcido en algún momento, está diciéndonos que elegir convertirse en un héroe fue una mala decisión.
Se cumplió su sueño, pero no es tal y como lo esperaba, de ahí le viene su hastío.

Pero por muy interesante que pueda parecer esta premisa no es nada por si solo, como mucho un boceto de lo que podría ser. Ademas como suele decirse el héroe es tan bueno como malo sea su Némesis y, en este caso, no lo hay porque nadie puede rivalizar con el ¿cómo se soluciona ésto? Con unos personajes secundarios magníficos y una profunda crítica a la sociedad actual magistralmente llevada.

Como todo héroe que se precie tiene un aprendiz, y el héroe más poderoso del universo no podía ser menos. Genos es un joven que estuvo a punto de morir cuando un Cyborg arrasó el poblado donde vivía matando a su familia.
Tuvo la fortuna de ser encontrado por un científico al cual le suplicó que lo convirtiese en Cyborg para poder encontrar al Cyborg asesino y vengar así a su familia y consagraría su existencia a luchar contra el mal.
Por poder, historia y personalidad es el candidato ideal para ser el protagonista; de hecho cuando alguien conoce a esta extraña pareja dan por sentado que es él quien derrota a los monstruos y Saitama uno que va con él para quedarse la fama.

Pero no solo su compañero es un magnífico personaje, cualquiera de la asociación de héroes de rangos S también sería un digno candidato a tener su propia serie.
Un ejemplo claro es Tornado, una Síquica muy poderosa que lanza un meteorito sobre un rey dinosaurio mientras discute por teléfono como quien hace garabatocf4s aburrido.
Asociación de héroes que, por cierto, existe gracias al acto desinteresado que realizó Saitama hace tres años salvando al niño del monstruo; ese niño era nieto de un millonario que al escuchar lo sucedido con su nieto decidió invertir su fortuna personal en crear la Asociación para que hubiera héroes que protegieran a los indefensos ciudadanos clasificándolos según su poder.

Pero ahora veamos un poco más de cerca al protagonista, no nos quedemos solo en su poder y sueños.
Saitama es antipático, no le importa nadie en absoluto, incluso cuando conoce a Genos y éste le narra la triste historia de su vida muestra signos de aburrimiento y le grita para que no le haga perder el tiempo y lo resuma.
Quiere estar solo, siempre intenta que Genos se marche y le deje en paz. Es un héroe y quiere que se le reconozca como tal; no pensemos que busca ser adorado o temido, esas cosas le son indiferentes.
Solo vemos que siente aprecio por Mumen Rider, un héroe de la categoría más baja, sin poderes, que va en bicicleta a todas partes pero que nunca se da por vencido y siempre está dispuesto a ayudar. Genos siente admiración por Saitama debido a su poder superior, pero Mumen Rider lo admira por lo que es, un héroe y esa admiración es recíproca porque Saitama lo reconoce como un igual, el poder que tenga cada uno es irrelevante, solo valoran la actitud.
Hay otros héroes que son conscientes del gran poder de Saitama, pero solo Mumen Rider ve más allá de eso y también ve a la persona.

Cuando Saitama entró en la asociación de héroes y descubrió que estaba en la categoría más baja y su discípulo en la más alta le dio igual. Podría haber discutido, dado una paliza a todos los que se encontraban ahí o incluso negarse a realizar las pruebas desafiando al que le saliera a su paso… Incluso Genos le dijo que eso era inaceptable y debían reclamar.
Pero entonces no sería Saitama, es un héroe según los conceptos que un niño pequeño tiene de él y no piensa traicionarlos porque se traicionaría a sí mismo, su fortaleza reside en que se impuso unas normas y obligaciones. Tan solo quería ser reconocido como héroe y lo acababa de lograr, que hubiese otros en mejores posiciones es irrelevante.

Ahora que conocemos a Saitama ya podemos hablar sobre el auténtico trasfondo de esta magnífica serie y cual es el enemigo al que debe enfrentarse.
Lo vemos de forma claro cuando un gigantesco meteorito está a punto de borrar del mapa la ciudad por completo; Saitama lo destruye de un puñetazo como no podía ser menos pero los fragmentos causan muchos daños en la ciudad.
Ahora que conocemos a Saitama sabemos que eso le da igual, había que destruir el peligro mayor y él lo hizo, no había otra opción, tiempo ni medios para hacer otra cosa.

Arreglando la ciudad dos héroes de baja categoría celosos porque Saitama comienza a escalar puestos en la clasificación intentan poner a los ciudadanos en su contra acusándole de ser un mal héroe, el culpable de que muchos de ellos hayan perdido sus casas y coches.
Ese es su verdadero enemigo, esa es la crítica a la sociedad actual; el egoísmo del ser humano que nunca está conforme con lo que tiene y menos aún con lo que les dan.
Saitama les grita que se aguanten y que él se hizo héroe porque quería serlo, no para buscar la aprobación de los demás, es un héroe y lo sabe, si los demás no saben apreciar el que sigan vivos gracias a él no es su problema.

Volvemos a encontrar una situación similar cuando el Rey del Mar llega a la ciudad matando y derrotando a numerosos héroes de la máxima categoría que le salían al paso.
Los civiles se refugiaron para estar mejor protegidos pero no sirvió de nada, derrotó a varios héroes ante ellos, dándose ya por muertos, hasta que llegó Saitama y de un solo golpe lo derrotó.

Y es en ese momento cuando vemos de que va One Punch Man, de los seres humanos, de su bajeza, su estrechez de miras, egoísmo y que solo busca hacer leña del árbol caído. Saitama es el protagonista, pero solo es la herramienta que usan para mostrarnos el verdadero mensaje
En cuanto Saitama derrota al Rey del Mar todos se tranquilizan, pero ha sido una victoria digamos poco vistosa. No ha habido lucha porque con Saitama nunca la hay, solo se acercó a él, le dio un puñetazo y explotó, como es lo habitual.
Un hombre comenzó a decir que si solo hacía falta un puñetazo es que el monstruo no era tan fuerte, que los héroes a los que había derrotado antes eran unos flojos que no servían para nada.
Recordemos que eran héroes que se habían jugado la vida por ellos, delante de sus propios ojos y que podrían haber huido y abandonarlos a su suerte…
Saitama no puede tolerar eso, es un héroe al igual que los derrotados, dice que ha tenido mucha suerte, que el monstruo ya estaba debilitado por luchar contra los otros héroes y que su único mérito ha sido llegar tarde; renuncia a la gloria para salvar la honra del resto de héroes.

Ahí vemos el auténtico rostro tanto de los meros seres humanos como de los auténticos héroes. Y Saitama es el máximo exponente tanto de unos como de otros, porque él solo es héroe por trabajo, el resto del tiempo es un ser humano más.
Con este mensaje concluye la primera temporada del Anime, con unos magistrales últimos episodios para enfatizarlo.
Una descomunal nave llega la ciudad y comienza a destruirla, un formidable guerrero pone en Jaque él solo a un nutrido grupo de héroes de la máxima clase mientras Saitama se interna él solo en la nave y destruye a decenas de ellos hasta lograr encontrar al líder.
Este le cuenta que ha ido buscándolo, que durante mucho tiempo estuvo viajando por el universo asolando planetas buscando a alguien que pudiera hacerle frente y que un vidente le auguró que sería en este planeta donde lo encontraría, por lo cual ha estado viajando durante años, escuchando a sus súbditos decir que el mensaje era falso.

Un temible guerrero, que ha asolado planetas y galaxias enteras buscando un rival digno ¿nos suena? Es lo que podría ser Saitama, porque solo sueña con encontrar a alguien que le haga esforzarse, que le obligue a dar lo mejor de sí mismo y así poder volver sentir emociones, recordar lo que es estar vivo y ser humano.
Porque en el primer episodio Saitama se preguntaba si no habría renunciado a ser humanidad por conseguir ese gran poder que tiene.

Durante la lucha su rival disfruta, puede usar todo su poder y lanzar sus mejores ataques.
Pero cuando es derrotado se lamenta de que no ha tenido ninguna oportunidad, que Saitama le ha dejado jugar. Y es así, porque Saitama se ve reflejado en él, comprende el viaje que emprendió para encontrar un rival digno porque él mismo sería capaz de hacerlo, es el sueño que vimos en el primer episodio.
Y es al finalizar este combate cuando surge de nuevo el enemigo de Saitama, los celos, el orgullo, la imagen pública, el qué dirán…
Uno de los héroes que solo se preocupa pro su imagen pública acusa a los héroes que se han estado jugando la vida de ser unos ineptos, de perjudicar la imagen de los héroes… Nuevamente no importa a nadie que se jugasen la vida o que hiciesen todo lo que pudieran.

Y eso es One Punch Man, una serie de héroes de verdad, con muchos personajes entrañables y profundos que a golpe de chiste nos perfilan las debilidades del ser humano.

No hay comentarios todavía... ¡Sé el primero en dejar uno!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: