Anuncios

Organizar las ideas no nos ayuda, debemos organizar las tareas para organizar las ideas


Estas semanas he estado en modo desconexión. Tenía la mente saturada con tantos proyectos, ideas, responsabilidades futuras… Por lo tanto necesitaba: desconectar, relajarme, no hacer nada y divertirme.

Por eso mismo creé un canal secundario para hablar sobre el juego Gwent y HearthStone. Me metí en la comunidad, conocí gente y dejándome llevar por el entusiasmo juvenil me embarqué en nuevos proyectos con esas personas.

Todo esto me ha ayudado a darle forma a una idea que llevo tiempo pensando, el error que se comete al creer que lo primero es ordenar nuestras ideas y, en base a eso, organizar nuestro tiempo y planificar las diferentes etapas en las que vamos a dividir esos proyectos que hemos decidido comenzar.

 

Es algo lógico y precisamente por eso resulta peligroso porque es muy fácil confundir lógica con pereza y nuestro cerebro nos engaña diciéndonos tranquilo, lo estás haciendo bien, organizaste tus ideas y eres fiel a tu plan.

¿Por qué digo ésto? Por si no os habíais dado cuenta el ser humano es vago por naturaleza por lo tanto aunque intentemos ser productivos nuestro cerebro siempre va a organizar nuestras tareas en orden de lo que menos esfuerzo me cuesta es lo primero. En ocasiones nos damos cuenta de ésto y, como suele decirse en España, nos proponemos planes por mis cojones obcecándonos en algo que, aunque sería muy beneficioso para nosotros, está fuera de nuestro alcance. Somos así de maravillosos, nos ponemos planes que no nos aportan u otros que son imposibles. De este modo cuando fracasemos nos fortaleceremos en nuestra creencia de que lo mejor es cumplir esos objetivos sencillos.

Pero no contentos con ello, en numerosas ocasiones esos planes imposibles de cumplir tampoco nos aportarían nada si lográsemos conseguirlos son simples fantasías.

Por lo tanto cuando decidamos sentarnos a planear lo que queremos hacer con nuestro escaso tiempo libre deberíamos primero tener la mente fría y presentes unas cuantas cosas.

Comencemos creando tres categorías para ir introduciendo en ellas los diversos proyectos que nos gustaría emprender que son: corto, medio y largo plazo. Con esta tarea realizada nos resultará mucho más sencillo todo el proceso.

Los de corto alcance son planes con los que pronto vemos los resultados, llevan poco tiempo o esfuerzo realizarlos de modo que son los objetivos que más nos gusta ponernos.

Ejemplos típicos serían: ordenar la mesa del ordenador, pero esa es una tarea que no es repetitiva la cumplimos en una hora y ya tenemos excusa para no hacer nada más esa tarde. Hemos cumplido un objetivo, pero nos hemos engañado a nosotros mismos.

Un objetivo de medio plazo sería: crear un blog y escribir un artículo a la semana, apuntarnos a un curso de fotografía, hacer deporte…

Estos proyectos requieren: planificación, ser conscientes del tiempo que tenemos disponible, continuidad en el tiempo. Suelen ser las tareas que es posible que hagamos pero nos da una pereza….

Por último, los de largo alcance son los que solemos hacer en Navidad como objetivos para el próximo año, esos que nunca cumplimos. Aprender un idioma, hacer dieta…

Son objetivos que no se pueden cumplir en un año requieren: un control absoluto del tiempo, fuerza de voluntad, constancia. Pese a ser todos ellos factibles, son casi imposibles de cumplir para la gran mayoría de personas.

Teniendo en cuenta los proyectos que tenemos y las categorías en que se encuadra cada uno de ellos ya podemos sentarnos y preparar un horario para calcular el tiempo real que tenemos e ir tachando los proyectos que nos resulte imposible abarcar.

Y digo bien tachar porque para cumplir proyectos debemos ser conscientes de nuestras limitaciones y no perder tiempo en aquellos que, por más que nos pese, nos vaya a resultar imposible cumplir.

También debemos ser conscientes del tiempo libre que tenemos y de que somos humanos. Es muy típico estar llenos de energía los primeros días y ponernos horarios imposibles en los que podemos hacer de todo, pero también necesitamos tiempo para tumbarnos y ver una serie absurda, pasear, o simplemente no hacer nada.

El mejor ejemplo es cuando tenemos un par de días de vacaciones y nos decimos que vamos a ir a nadar por la mañana, luego pintaremos la casa entera y por las tardes cogeremos la bici de montaña y haremos unas rutas preciosas… Todos sabemos que, al final, no hicimos ninguna de esas tres cosas.

Por lo tanto si calculamos que tenemos cuatro horas libres al día, contamos con que tenemos dos y en base a eso preparamos los proyectos. Si al cabo de unos meses lo cumplimos y vemos que tenemos ganas y energías añadimos más tareas.

Pero debemos calcular bien el tiempo porque si apuntamos que vamos una hora al gimnasio eso no es real. Si estamos una hora entrenando debemos sumar: el tiempo de preparar la mochila, la ducha al terminar, el regreso a casa, vaciar la mochila de ropa sucia… Y sobre todo el cansancio que tendremos si realmente hemos entrenado y la merma que eso supone en nuestras ganas y energías para ponernos a trabajar después.

Tras este ejercicio de sinceridad, teniendo claro el tiempo del que disponemos y recordando lo que realmente podemos hacer con un calendario real si podremos organizar las ideas y proyectos.

Organizar las ideas estando tumbado en el sofá con las manos tras la cabeza mirando el techo no sirve de nada. Estamos dejando volar nuestra imaginación y todos sabemos que así incluso somos capaces de arreglar el mundo.

Pero si queremos hacer algo que tenga unas posibilidades mínimas de funcionar mejor sentarnos y apuntar todo.

Anuncios

No hay comentarios todavía... ¡Sé el primero en dejar uno!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: