Anuncios

Historia y Filosofía con la novela Estados Unidos de Japón


ESTADOS UNIDOS DE JAPÓN

Vaya pedazo de tocho de artículo que os traigo hoy, más de cuatro mil palabras que están contadas.

Este artículo es el guión del video que acabo de publicar en YouTube, así que si preferís resumir y verlo en video os lo dejo a continuación… Aunque el video os aviso, dura más de cuarenta minutos… Madre mía como se me van las cosas de las manos.

Esta sección por así decirlo no va estar dedicada únicamente a los libros, sino a cualquier tema que le quiera dedicar un poco más de trabajo, es decir, cualquier video salvo los VLogs, que esos son videos cortos en los que doy mi opinión rápida sobre cualquier tema.

Hace mucho que no leía un libro que me hubiera impactado tanto como este Estados Unidos de Japón, sin lugar a dudas ha entrado a formar parte del selecto grupo de mis libros preferidos. Aunque en este grupo como no podía ser de otra forma, hay distintas categorías porque hay libros que no pueden compararse unos con otros, aunque de esto mejor hablaré en otro video si os apetece.

La ciencia ficción bien se podría decir que es una categoría en sí misma, pero a mí no me gusta agrupar las novelas por géneros, lo veo ridículo. La Fantasía y la Ciencia Ficción siempre se les ha considerado géneros menores, al igual que la literatura infantil. Ya os digo que yo no lo veo así, tratar un tema complejo de una forma sencilla de comprender tiene muchísimo mérito, y en eso son especialistas estos géneros considerados por muchos, menores.

Un libro pueden leerlo múltiples personas y, cada una de ellas, quedarse con una parte o, mejor dicho, un mensaje que nos haya impactado más. Yo soy un gran aficionado a la historia y por ese motivo me ha gustado tanto el método utilizado para plasmar un posible futuro cambiando un gran acontecimiento del pasado, como es el haber ganado o perdido la Segunda Guerra Mundial.

Antes de hablar del libro como tal me gustaría matizar varias cosas. La primera y más importante es que la Ciencia Ficción siempre se basa en criticar situaciones actuales trasladándolas a otros planetas, universos, razas y en otra época distinta. Nuestros problemas, vistos en otro contexto, se entienden mejor. La gente joven ve guerras, tecnologías alucinantes, naves espaciales…. Y los adultos vemos conspiraciones, política, injusticias raciales, un género maravilloso que sin embargo es denigrado como un género menor.

Tras esta aclaración vayamos con el aspecto más importante si queremos no ya leer, sino comprender esta novela.

Por ese motivo ya aviso que no es una novela para lectores ocasionales, comprender y asimilar esta obra requiere de una madurez elevada y sobre todo haber leído mucho. Si alguno teníais pensado regalársela a alguien joven porque en la portada sale un Mecha gigante no puede estar más equivocado.

El autor ha explicado la portada y desde su punto de vista, tras leer el libro y escuchar su argumento, tiene todo el sentido del mundo. Pero así, esa portada es un gran error porque esa profundidad que explica el autor solo se comprende tras leer la novela, no tiene sentido.

Espero que perdonéis las vueltas que esto dando, pero aún con todo esto no podemos comenzar a hablar del libro, debemos abrir nuestra mente y eliminar todo lo que sabemos de nuestra sociedad actual. El ser humano tiende a juzgar los acontecimientos del pasado con los conocimientos y educación de su tiempo y eso es un gran error. Debemos ser más abiertos de mente, no podemos juzgar hechos del pasado con la visión que tenemos hoy en día, intentar juzgar hechos de hace 500 años y escandalizarnos por lo que ocurrió es ridículo, los valores y creencias eran otros.

Ocurrirá lo mismo dentro de 500 años cuando juzguen lo que hacemos nosotros en la actualidad, y sin embargo nos parece lo más correcto e igualitario, incluso estamos orgullosos de nuestra forma de actuar o pensar.

Pero no hace falta irse tan atrás en el tiempo, buscad los sketches de Benny Hill, era el no va más del humor hace unos treinta años y hoy en día le pondrían varias denuncias por acoso, sexismo, discriminación… por no decir que ninguna cadena de televisión querría su programa.

Precedentes históricos de Japón

Ya nos vamos acercando a la novela, pero ahora toca hablar sobre historia, los pilares sobre los que se sustenta toda la trama.

Podemos leer la novela y pensar que todo es una exageración, que es pura fantasía y ya está, de hecho estoy seguro que una gran parte de sus lectores así la han interpretado. Pero ese es el mayor error que podemos cometer.

Por supuesto todo se ha llevado al extremo, es lo mejor que se puede hacer para remarcar un mensaje, pero la base es sólida, todo lo que ocurre tiene sentido y es en eso en lo que debemos fijarnos para comprender el mensaje que nos quiere hacer llegar este, sin lugar a dudas, magistral autor.

A día de hoy Japón mola, o como se suele decir Japón, tú antes molabasporque ha quedado eclipsado por el increíble empuje de China. Empuje que tuvo lugar en la década de los 70-80 para Japón, cuando parecía capaz de comerse el mundo, pero que pronto quedó estancada al no poder crecer más.

Tenemos numerosos ejemplos de esta corriente como pueden ser el género CyberPunk, poniendo como ejemplo muy conocido a ShadowRun; donde el mundo estaba dominado por mega corporaciones y se nota el gran poder que se le otorga a Japón con su avanzada tecnología.

También se puede ver en Battle Tech, que creo fue la primera saga de ciencia ficción que leí, situada en un futuro donde los humanos colonizaron planetas expandiéndose por varias galaxias olvidando en el proceso donde estaba la tierra. No había un gobierno central, sino que diversas confederaciones -donde nosotros identificamos a los diferentes países o continentes- siguen encargándose cada uno de sus intereses. Por supuesto uno de los principales es Japón, donde se nota la influencia de los Samuráis y el código del Bushido.

Como toda el argumento se basa en Japón vayamos en orden yprimero hablemos de su historia, pero no del Japón que todos conocemos y muchos -entre los que me incluyo- adoramos. Sino del Japón feudal, el Japón dirigido con mano de hierro por el Shogún, despiadados líderes militares que quedaron anclados en el pasado sin querer evolucionar.

Un país con la guerra impresa en su ADN, un país regido por el código del Bushido, famoso por sus temibles guerreros Samuráis y sus mortíferos asesinos Ninjas… Que dicho sea de paso por alguna extraña razón mucha gente piensa que los Ninjas son chinos, imagino que por las películas, pero no, de China son los monjes Shaolín y el Kung Fu.

Como decía Japón es un país con unos habitantes nacidos y educados para la guerra. Los nobles no se imaginaban que sus hijos fuesen sabios o monjes, profesiones que quedaban relegadas a los descendientes de las familias con menos recursos económicos. Lo único que importaba era forjar líderes guerreros despiadados que aniquilasen a las familias rivales.

Vivían y morían para luchar regidos por un código del honor que veía peor que morir el ser derrotado y, aún peor, ser capturado. Por eso consideraban a los prisioneros de guerra como algo inferior a un animal, no los veían como seres humanos que mereciesen ningún tipo de atención o cuidado. Donde nosotros veíamos a los Kamikazes como locos dispuestos a entregar su vida sin motivo ellos veían el máximo exponente del honor y del cumplimiento de su deber, entregar su vida al servicio de su dios emperador luchando contra sus enemigos.

Especialmente cruel fue el periodo del emperador Hirohito, que fue denominado como el Holocausto Asiático con la matanza de varios millones de civiles.

Estos hechos digamos que se dejaron en un segundo plano por el lanzamiento de las bombas nucleares en su territorio… Pero no hay que olvidarlos.

A nivel cultural Japón sufrió dos grandes hechos que le obligaron a replantearse sus creencias, en las que vivían encerrados como en una cápsula del tiempo sin querer tener ningún contacto con el exterior.

El primero fue al reconocer el avance de la maquinaria, aceptando comerciar con países extranjeros y a modernizar su ejército, especialmente este último punto. El ejemplo más común es la película: “El último Samurai”, aunque si realmente os interesa os recomiendo mejor que leáis el artículo que encontraréis en el enlace de mi blog titulado El último samurái, la verdadera historiaescrita por el historiador Javier Sanz, que aunque sea de Zaragoza no es primo mío, ni familiar ni nada.

Japón tuvo un brutal avance en la denominada Era Meji en la época 1870-1913, en tan poco tiempo tuvieron un crecimiento desmesurado, que les permitió poner en Jaque a los mismísimos Estados Unidos en la segunda guerra mundial.

El segundo acontecimiento fue el perder la segunda guerra mundial, no tanto por perderla sino porque el emperador considerado por ellos como un dios, se rindió.

Ese acto tan impuro, deshonroso, que durante siglos se había visto como el peor pecado posible lo cometió el emperador en nombre de todos los japoneses. Muchísimos soldados, nobles, altos cargos militares e incluso civiles se suicidaron ante tamaña deshonra. Para nosotros rendirse en una guerra puede verse como algo normal y por ello no somos conscientes del enorme impacto que supuso para un país entero.

Por lo tanto, ahí tenemos la simiente de la actitud de los Japoneses en esta novela, no perdieron, no tenían motivo para replantearse su actitud ni su estilo de vida guiado por el Bushido y su emperador dios.

¿Tierra de libertad?

Pero vayamos ahora con Estados Unidos, que también tenemos para hablar un buen rato, aunque intentaré condensarlo lo máximo posible.

Continuamente se hace referencia en este libro a las mentiras que anunciaban sobre sí mismos, se publicitaban por así decirlo como el país de la libertad donde cualquier persona era igual sin importar su raza, creencias o religión.

Posiblemente incluso a día de hoy muchos dirán que así es, que es el país de la libertad y de las oportunidades por antonomasia, pero como he dicho, repasemos la historia para ver que nos cuentan.

El Ku Kux Klan fue fundado en 1865, es cierto, pero en 1915 fue fundado el segundo Ku Kux Klan y no fue hasta 1940 cuando se consiguió, mediante la información publicada por un periodista que se infiltró en el grupo, eliminar como sociedad nacional, es decir, no era un grupo secreto sino una asociación con los derechos que otorga una asociación nacional

Posiblemente el ejemplo más famoso lo tenemos gracias al conocido boxeador Muhammad Ali. Tras ganar la medalla de oro en boxeo de su categoría en las Olimpiadas de 1960 y convertirse en una especie de héroe nacional intentó cenar con su hermano en una cafetería que solo servía a blancos, portando la medalla para demostrar lo importante que era… Fue obligado a abandonar el establecimiento por ser negro. Como digo esto ocurrió en 1960, bastantes años tras ganar la segunda guerra mundial ¿De verdad era la tierra prometida de la libertad donde todas las personas eran iguales?

Incluso a día de hoy podemos ver que tuvo durante dos legislaturas a un presidente negro. Aunque como dicen en los libros de Fantasía la magia tiene un precio, y el precio por ese milagro es el tener actualmente a Donald Trump como presidente, ¿es necesario qué diga algo de Donald Trump? Pues eso…

EL LIBRO

Por mí, continuaría profundizado más en la historia, la veo interesante e importante… Pero la idea es hablar de la novela y no divagar sobre lo que mola Japón.

Por desgracia tampoco creáis que puedo hablar mucho sobre su argumento porque es una historia de personajes, de luchas internas, de superación, de vencer miedos internos. Por lo tanto cualquier cosa que se diga destriparía el argumento y creedme, es un libro que merece la pena leer.

La única escena que voy a comentar es el inicio, porque con esas primeras páginas nos consigue meter de cabeza en la atmósfera de este mundo paralelo, por lo que no es un spoiler, así que no os asustéis.

La novela arranca en Estados Unidos, en un campo de concentración para japoneses que emigraron allí o que son descendientes de ellos. Ahí nos muestran unas personas que sufren las palizas y torturas diarias preguntándose porque les hacen eso, si son honrados ciudadanos que solo vivían y trabajaban como cualquier otra persona.

Escuchan los alaridos de los torturados en el edificio de al lado durante toda la noche y una muchacha llora porque se han llevado a su amigo y no vuelve, lo cual no augura nada bueno.

Por la mañana ocurre algo extraño porque no ven ni rastro de los guardias, muchos piensan que es una trampa, otros dicen que es su oportunidad de marcharse y no saben qué hacer.

A lo lejos ven acercarse un convoy de automóviles, no saben si son Japoneses o Americanos y al final, para gran alivio, ven que son Japoneses.

Este es el punto de inflexión, aquí es donde nos muestran el carácter de la novela, en que se basa todo el argumento y nos explican en una escena la dureza que nos vamos a encontrar.

De uno de los vehículos baja un oficial Japonés, se presenta ante ellos como uno de sus compañeros, un muchacho que consiguió escapar hace unos años y al que todos daban por muerto. Consiguió unirse al ejército Japonés y ha servido fielmente al emperador y se ha encargado de ir a rescatar a sus compañeros.

La muchacha que estaba preocupada por su amigo aparece llorando porque han encontrado su cadáver en el edificio donde los torturaban. Comienza a lamentarse, critica al emperador; porque no pudo salvarlos ayer, porque no evitó la muerte y sufrimiento de tanto inocente, si es todopoderoso porque no ha hecho nada antes.

El oficial que acaba de liberarles dice que comprende su dolor, pero que no hable así del emperador. Ella continua, el desenfunda su arma sin dudar un segundo y le pega un tiro entre los ojos.

Simple, sencillo, sin complicaciones. El emperador Japonés es su dios, nadie puede dudar de él y mucho menos insultarlo. Si lo haces mueres, ¿queda claro? Así era la tradición Japonesa, así era su ley, no se cuestiona.

Un compañero del campo de concentración, que sabe lo que han sufrido, las torturas recibidas, que todos son personas inocentes como lo era él. Y es él mismo el que ejecuta a sangre fría a una pobre chica que llora y se lamenta de la muerte de un ser querido.

Esa es la sociedad que domina el mundo, esa es la sociedad que es Estados Unidos de Japón, con cuerpos de policía encargados de buscar gente que critique al emperador, que no esté de acuerdo en su forma de gobernar. Con hologramas con la imagen del emperador en la calle ante las cuales la gente tiene que detenerse y postrarse, con cámaras identificando a las personas que no están el suficiente tiempo haciéndolo o con una inclinación demasiado leve.

Una policía que tortura hasta la muerte a cualquier persona que haga un simple chiste sobre el emperador. Porque recordemos que Japón es como lo conocemos hoy en día por el shock que sufrieron al ver que su emperador se rendía. Si hubieran ganado continuarían con la tradición feudal, una cultura de supervivencia del más fuerte y una adoración y lealtad ciega a su dios emperador.

LA SOCIEDAD

Recorremos esta sociedad de la mano de dos protagonistas principales, sabiamente elegidos porque son totalmente opuestos y, de ésta manera, podemos conocer de una manera única esta sociedad llena de luces y sombras.

Por un lado tenemos a un militar, un hombre de casi cuarenta años que no asciende por ser vago, un pecado que no se tolera en esta sociedad. Ni tan siquiera los oficiales de menor rango le tienen respeto porque su obligación es esforzarse al máximo para poder servir mejor a su dios emperador. Una persona que no se esfuerza para dar lo mejor de sí al emperador no es digna.

Trabaja en el departamento de censura, jugando a los videojuegos que salen nuevos para ver si no ofenden al emperador o a Japón, algo castigado con la muerte.

Un hombre que se le permite estar ahí porque se considera un trabajo menor y, a fin de cuentas, de pequeño denunció a sus padres que estaban atentando contra el emperador sabiendo que al hacerlo iban a ser ejecutados. Pese a esa muestra de lealtad al emperador no puede continuar ascendiendo, en la prueba de oficiales fue incapaz de decapitar a un prisionero. Y en esa prueba es donde un oficial demuestra su valía, la espada es el alma del guerrero y si no puedes decapitar a un prisionero, no tienes alma de guerrero.

Un hombre que quiere pasar desapercibido, más preocupado en la comida y ligar que en mejorar su posición laboral. Por eso la otra protagonista de la historia encaja tan bien con él. La conoce porque fue a interrogarlo por preguntar por una antigua amiga, amiga que está en busca y captura al igual que su padre.

Es una agente de la policía secreta cuya única afición es perseguir y capturar traidores al imperio y al dios emperador.

Aquí comenzamos a conocer mejor a estos protagonistas, porque este agente que nos presentaron en un primer momento como un vago e inútil consigue descifrar en escasos minutos el tablet -que no es un tablet como nosotros lo conocemos pues pese a estar ambientada en 1980 están mucho más evolucionado que nosotros en 2017- pese a que más de treinta agentes expertos lo han intentado durante horas sin éxito.

Esta agente de la policía secreta parece un robot, no tiene aficiones, no tiene tiempo libre, no quiere vacaciones. Vive por y para servir al emperador, buscar traidores y ejecutarlos. Asesina y tortura sin contemplaciones ni hacerse preguntas y considera indigno a su compañero por no tener su mismo fervor para servir al emperador.

A partir de aquí, todo lo que ocurre es pura magia. No he visto otro libro que nos muestre de una manera tan clara y profunda al ser humano como en esta obra.

La narrativa no es fácil de seguir, especialmente al principio nos podemos perder y preguntarnos ¿qué narices estoy leyendo? Pero pronto nos acostumbramos a ella, por eso dije al principio que no es una novela que recomiende a gente que no sea una ávida lectora.

De la mano de estos dos protagonistas conoceremos la crueldad de la policía secreta, como detienen a una persona en teoría para hacerle unas simples preguntas cuando ya tienen la orden de torturarla y matarla sin importarles lo que pueda decir o las razones que tenga. Incluso vemos como ejecuta a una mujer por hacer un chiste sobre el dios emperador en una conversación telefónica, por supuesto privada.

Para remarcar que todos son conscientes de este fallo y que aún así a nadie le importa unos agentes comentaban como una broma una pareja de la policía secreta que se equivocó y detuvo a una persona que no era. Tras torturarlo se dieron cuenta que era inocente, pero eso significaría meterlos a ellos en problemas por lo que continuaron torturándolo hasta que confesó delitos que no había cometido, incluso utilizó los nombres de los protagonistas de una serie. Pero eso daba igual había confesado algo, ya podía ejecutarlo y así eliminar su problema. No solo eso, sino que recibieron una condecoración por descubrir a un traidor que había conseguido escapar de la red de inteligencia.

Gracias a los viajes en el tiempo que utiliza el autor vamos viendo la infancia de nuestros protagonistas, conocemos a sus padres, su entorno y poco a poco vamos haciéndonos más preguntas sobre ellos. Vemos que lo que pensamos en un primer momento no encaja con lo que vamos conociendo sobre ellos y empatizamos de una manera que no podíamos imaginar al principio.

No solo lo hacemos con el supuesto fracasado que suele ser más sencillo porque conocemos a mucha gente así, sino también con la asesina fría y calculadora. Personaje que en un primer momento nos resulta insustancial y carente de personalidad propia con el que nadie puede empalizar.

No es una novela fácil de leer porque no es lo que busca, quiere ser una novela que nos haga pensar, reflexionar, preguntarnos a nosotros mismos qué es el bien y el mal y eso lo hace de una manera magistral.

Es una novela fría y dura porque el mundo que nos muestra lo es aún más. Científicos locos que disfrutan haciendo experimentos aterradores con seres humanos porque durante la guerra les obligaron a hacerlo y todavía no se han recuperado de ese trauma. Monstruos que les obligaron a serlo y en el camino perdieron su humanidad para intentar recuperarla algún día.

Por supuesto con el beneplácito del gobierno porque sus descubrimientos son bien empleados luego por ellos para torturar y sacar la información que necesiten a los traidores.

Una facción rebelde, llamada curiosamente los George Washington, que luchan con sus escasos recursos contra esta tiranía para intentar expulsar a Japón de Estados Unidos.

Unos líderes militares orgullosos que prefieren continuar una guerra durante años, matando por el camino a cientos de miles de civiles por una afrenta personal que buscar el bien superior.

Un gobierno que no duda en utilizar a sus propios ciudadanos en horrendos experimentos, fusionando hombres con máquinas, para conseguir una superioridad armamentística que le permita perpetuar su supremacía sobre el resto de países.

Es una novela de ideologías, política, manipulación, déspotas pero sobre todo de personas. Personas que aguantan como pueden, que dedican todas sus energías a luchar contra ese gobierno totalitario y déspota que mira a las personas, a los civiles, como meras herramientas para su dominación y que, sabiendo la insignificantes que son no temen al monstruo y están dispuestas a morir por ello.

Eso es lo que representa la portada, muy bien explicada por el autor. En ella vemos un Mecha gigante, imponente, cargado de armas que con tan solo un pisotón aplasta a varias personas. Y tras él vemos a una pareja que resulta insignificante, esa pareja representa a nuestros protagonistas y a su impotencia con respecto al todo poderoso gobierno del dios emperador.

No he conseguido encontrar ningún punto débil a esta magnífica obra, salvo la inicial dificultad para leerla, pero no considero que eso sea algo negativo. Simplemente denota que es una obra compleja no apta para cualquier lector, lo cual es precisamente lo que la hace tan buena para lectores avanzados.

Y ya para terminar decir que es lo que tanto me ha gustado, lo que ha hecho que quedara enganchado y sintiese la necesidad de escribir las más de 3000 palabras del guión que me preparé sobre él.

Es una novela que va de menos a más, comienza siendo confusa y compleja de seguir porque quiere serlo, necesita presentar un mundo, una sociedad y unos personas que requieren ir lento y entremezclados. Y como lo ve necesario lo hace sabiendo que mucha gente abandonará su obra en las primeras páginas.

La moda actual es comenzar con muchísima acción, misterio y usar cualquier artificio para dejar enganchado al lector y así obligarlo a continuar leyendo. Aquí se le invita a que si no le gusta puede cerrar y hacer otra cosa.

Sin embargo, cuando ya ha conseguido plantar su base va avanzando lenta pero inexorablemente hacia arriba. Cada página que pasas es mejor que la anterior, la historia va ganando tonalidades, los personajes profundidad y la historia unos matices increíbles.

Todo ello para llevarlos tranquilamente de la mano hasta el final, un final magistral, un final que es un broche de oro que no recuerdo haber leído otro mejor en ningún libro.

Siempre que analizo un libro digo que el final es flojo, que es donde más fallan grandes autores a la hora de saber concluir sus obras. Este no es el caso, ni mucho menos.

Termina como tiene que terminar, no termina ni bien ni mal, sino de una forma digamos real y cerrando la última pregunta que todos nos estábamos haciendo, el único detalle que teníamos que nos chirriaba pero que ninguno se atrevía a preguntar nos es revelado, y yo por lo menos tuve ganas de levantarme y aplaudir al autor, donde quiera que esté, por su genialidad.

Si sois lectores avituales y buscáis algo más, no lo dudéis, comprar Estados Unidos de Japón porque no os defraudará.

El autor ya ha anunciado que sacará una segunda parte enfocada en la zona dominada por la Alemania Nazi para darnos su visión sobre como estaría esa zona.

Yo por mi parte estoy ya atento a ver si cuando sale hacen una edición coleccionista con los dos ejemplares para, aunque sea en japonés o alemán, comprarlo sin dudar.

Como siempre, espero que os haya resultado interesante y vuestros comentarios

Anuncios

No hay comentarios todavía... ¡Sé el primero en dejar uno!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: