¿Por qué ya no soy cacharrero?


Llevo una temporada haciéndome esa pregunta, durante años me he interesado mucho por los cacharros: smartphone, tablets, wearables… Sin embargo hace ya años que me dan igual, concretamente me atrevería a decir desde que tengo el iPhone 6+ y el Polar M400.

No es la primera vez que me pasa, me ocurrió igual con los ordenadores de sobremesa. Como el 99’9% de la gente yo siempre tuve PC con Windows, aunque de vez en cuando instalaba alguna distribución de Linux, y leía todo lo que podía sobre estos aparatos tan maravillosos. Al igual que la gran mayoría de los jugones un año tocaba cambiar memoria RAM y tarjeta gráfica y al siguiente placa base y microprocesador.

Pero esto cambió cuando me pase al Mac Mini con procesador Intel y deje de interesarme por todos esos aparatos; tenía lo que necesitaba y el resto me daba igual.

Para mí estos dispositivos son herramientas y los trato como tal. En un Mac puedo hacer lo que necesito dedicándole el mínimo tiempo a su mantenimiento. Tengo unas herramientas que me encantan, que muchas ya vienen instaladas con el propio SO y las otras tienen unos precios asequibles que no me importa pagar en absoluto; pese a tener ya nueve años mi iMac sigue funcionando de maravilla tras cambiarle el disco interno por uno SSD y el día que toque cambiarlo; por mucho que intente engañarme pensando en comprar uno con Windows, volveré a coger un Mac.

En el campo del teléfono móvil me ha ocurrido exactamente igual. He tenido diversos dispositivos: tanto iPhone, como Android e incluso Windows Phone. Los que siempre me han gustado más eran los iPhone, pero con el Note 3 por ejemplo me encontré bastante a gusto y me quede con él… Hasta que Apple saco el iPhone 6 y 6+.

Llevo ya año y medio con él y no se me ocurre motivo alguno para cambiar. La pantalla es muy buena, su teclado por defecto para mí sigue siendo de lo mejor que hay, la batería dura mucho, la cámara de fotos es muy buena y las App siguen siendo lo mejor que hay.

Antes me quejaba de los iPhone por la duración de la batería y tamaño de pantalla, eran las únicas pegas que les veía y por eso me pase al Note 3, con él me quejaba de la calidad de pantalla y App, pero aun así me compensaba más que los iPhone.

Además ha madurado mucho el SO, prácticamente a nivel de usuario ya no hay diferencias importantes entre Android e iOS. Es más, aunque ahora comiencen a sacar grandes novedades me cuesta creer que aporten algo diferenciador, bienvenidas serán desde luego, pero la base es lo que tenemos ahora y por lo menos para mí eso es lo importante y a día de hoy es más que suficiente para el día a día.

Incluso me estoy planteando, tras la salida de la próxima actualización de iOS bloquear las actualizaciones y congelar así mi teléfono. Si funciona todo bien hoy seguirá funcionando bien hasta que se rompa, porque no se variará ni el SO ni las App… Porque me atrevería a decir que no voy a necesitar instalar muchas App… No diré que nunca necesitaré instalar ninguna, pero pocas serán.

No comments yet... Be the first to leave a reply!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: