Precio, valor y necesidad


Cuando hablamos de tecnología es realmente complicado diferenciar entre valor, precio y necesidad. Si además nos metemos en el campo de la telefonía móvil la cosa ya empieza a girar como una peonza; se mezclan temas y nos resulta imposible tener la mente fría y decidir entre: necesario, prescindible y caprichos.

En mi círculo a este respecto es común hablar sobre aplicaciones y tarifas de datos, algo que me lleva a tener no pocas disusiones por llamarlo de algún modo, aunque afortunadamente no llegan a serlo.

Antes de continuar creo que es obligatorio dejar claros unos cuantos puntos que muchas veces se obvian bien por desconocimiento o de forma deliberada.

Aquí tenéis el audio del episodio

 

En primer lugar hay que tener claro que es algo totalmente nuevo, tanto los smartphones, como las App y por supuesto tener internet en el móvil. Aunque seáis jóvenes estoy seguro que muchos recordaréis que antes, lo caro, era llamar por teléfono y especialmente enviar SMS. Es hoy, cuando todo el mundo incluso los abuelos utilizan WhatsApp cuando las operadoras comienzan a regalar minutos de llamadas y SMS.. justamente cuando ya nadie los quiere ni utiliza.

Por lo tanto es normal que la gente no sea realmente consciente de lo que cuesta algo que es nuevo y que no se sabe valorar. Además debemos retroceder un poco en el tiempo para ver que las aplicaciones de los teléfonos móviles, antes de la irrupción del iPhone de Apple especialmente las de BlackBerry costaban mucho dinero, una aplicación barata costaba 20 euros y, a día de hoy, cuesta encontrar una App de ese precio aunque por supuesto existen.

En el campo de las aplicaciones yo siempre he sido y seguiré siendo un fiel defensor de pagar por las aplicaciones, es más, si alguna App solo está en versión gratuita con publicidad y no hay opción de pago no me la instalo, ese modelo de negocio les vendrá muy bien a las empresas que hacen juegos para extorsionar así a los incautos jugadores, pero no para mí.

Acepto sin embargo que haya varias versiones de una App, una gratuita de prueba y otra de pago con todas las funcionalidad. O sacar una versión básica que sea funcional para saber si te gusta y luego comprar dentro de la propia App las funciones más avanzadas, eso sí es un buen modelo.

Como digo en el título del artículo tenemos dos cosas muy diferentes; el precio y el valor.

En los smartphones esto se ve muy bien por el precio de las App que acabo de comentar. Una App puede ser gratis e incluir publicidad para amortizar la inversión; en ese caso su precio es de cero, pero para mí también su valor es de cero por la molestia de tener que soportar los anuncios y que alguna vez pulse sobre ellos sin querer, el consumo adicional de batería y de mi tarifa de datos que supone el localizarme para mostrarme anuncios adecuados…

Si esa misma App tiene un precio de tres euros ese es su precio, un precio que pagaré una vez y me olvidaré de ella hasta que, si ocurre, salga una versión nueva y tenga que volver a pagarla.

En ese caso tengo que ver cuánto pague por la App y hacerme preguntas ¿he utilizado esa App? ¿La he usado a diario o puntualmente? ¿Me gusta o creo que puedo encontrar otra mejor?

las respuestas que obtenga serán las que determinarán el valorde esa App; si es una App que uso a diario, me gusta su interfaz, no me da problemas y resuelve una necesidad que pocas otras solucionan la respuesta es clara, el valor de esa App es incalculable . Pero debemos reconocer que esto ocurre pocas veces.

Lo normal es que el 90% por no decir más de las App que instalemos tan apenas las utilicemos, seguro que hay mucha gente que no sabe ni las App que tiene instaladas en su teléfono, es más, la mayoría de ellas no habrán sido abiertas más de dos o tres veces por eso entiendo que muchas personas sean reticentes a pagar, pero eso es un problema de no saber lo que necesitan.

Incluso conozco gente que me ha dicho que con lo que cuestan los teléfonos todas las App deberían ser gratuitas, lo cual deja bien claro el nulo conocimiento que tiene la gente de este mundillo tecnológico. Trasladándolo sería como decir que como me gasto mucho en un coche las reparaciones siempre deberían ser gratis, o la gasolina…

Lo mismo ocurre con las tarifas de datos móviles, muchos incluso se niegan a pagar por tener una tarifa de datos en sus móviles, dice que ya la tienen en casa y no la necesitan por la calle, lo cual me parece muy respetable por supuesto.

Hay otros usuarios que quieren hacer todo lo que quieran con sus teléfonos y pagan tarifas de 30 euros o más, lo cual también me parece muy bien… Siempre y cuando se necesite claro, que ese es otro tema.

En este campo suele salir la frase con lo que cuestan los teléfonos y luego racaneas con la tarifa de datos la cual es una frase que dice una gran verdad pero que, como siempre, debe matizarse.

Las tarifas con gran cantidad de Gb para tráfico mensual suelen rondar los 30 euros, que viene a ser lo mismo que se paga por un smartphone de gama alta si lo financiamos a tres años ¿vale lo mismo la tarifa de datos que un smartphone de gama alta? Habrá gente para la que sí, pero desde luego no para la mayoría.

Mi mujer al mes no llega a consumir 200 Mb, yo sin embargo tengo que controlarme para no llegar a los 3Gb que tengo, ahora que me acaban de subir a 4 Gb al mes a ver qué tal voy.

Por lo tanto es ridiculo pagar para mi mujer una tarifa cara porque no la necesita. Yo perfectamente podría cogerme una tarifa de 10 o 20 Gb y los gastaría, pero no los necesito y aunque el precio sea permisible no dejaría de ser un capricho y pagar por pagar.

Lo mismo me ocurre con los servicios, me encantaría tener Apple Music, pero por accesible que sea su precio no me compensaría pagarlo.

Con las App tengo algunas que son muy caras y la gente me dice que como he pagado eso y yo siempre respondo lo mismo… Es una App que utilizo todos los días y llevo usándola años, me ha salido prácticamente regalada; igualmente tengo App que me han costado 0’99 y las he abierto dos veces y terminado eliminando.. Eso sí me ha resultado muy caro.

Si algo lo utilizamos o necesitamos no hay que mirar el precio, sino el valor que nos aportan en nuestro día a día; eso es lo que determinará que algo sea caro o barato.

Anuncios

No comments yet... Be the first to leave a reply!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: