Fisioterapeuta, lesiones y saber controlarse al entrenador


Llevo ya bastantes años intentando hacer deporte en serio. Cada año puedo hacer un poco más y entrenar mejor, lento pero seguro.
Sin embargo lo que más ha cambiado ha sido la cantidad de veces que debo visitar al fisioterapeuta.

Como es lógico cada año peso un poco menos, he mejorado mi condición física y sobre todo se entrenar mejor. Pero aún así, aunque ya estuviese en un estado de forma óptimo y en mi peso debería continuar yendo y eso es lo que la gente parece que no quiere entender… por ahorrarse una cantidad de dinero nimia, la verdad.

Con el fisioterapeuta además ocurre algo curioso, como he comentado al comenzar a entrenar debía ir todos los meses, incluso varias veces al mes en algunos casos, una sangría para el bolsillo importante. Sin embargo según he ido evolucionando cada vez he tenido que ir menos veces, en éste último año por ejemplo solo he ido en dos ocasiones. Una de ellas por una molestia que no quería que terminase en lesión y la otra para hacerme una descarga y ver que tal estaba en general; es decir, ninguna de las dos ocasiones era por lesión como tal.

Sin embargo si vemos esto como si fuese una esfera podría decirse que yo ahora mismo estoy en la mitad, si continuo entrenando más, adelgazando y mejorando mi condición física; como es mi intención para poder ir a carreras Spartan el próximo año, seguramente nuevamente tenga que ir con más frecuencia a visitar al fisioterapeuta porque al aumentar la carga de entrenamiento, aunque yo esté mejor, nuevamente tendré más lesiones.

Encontrar un buen fisioterapeuta es un proceso difícil, yo creo que he ido a cuatro distintos hasta que finalmente encontré uno que me gusta mucho; no solo eso, sino que admemás está al lado de mi casa y es el más barato de todos a los que he ido, ¡toma ya!

Como he comentado antes no debemos ir solo porque estemos lesionados y ya no podamos ni entrenar, ahí ya es tarde. Si notamos una molestia que no termina de irse, o simplemente llevamos bastantes meses sin lesionarnos y notamos que tenemos alguna zona muy cargada sería un buen momento para pasarnos.

Al igual que saber entrenar es fundamental, también lo es saber cuando hacer una semana de descarga y relajarnos un poco. No solo lo agradecerá nuestro cuerpo, también nuestra cabeza y cuando volvamos a la rutina de entrenamiento lo haremos mucho mejor y con más ganas incluso que antes.

Pero tampoco os confundáis, no hay que abusar ni de ir al fisioterapeuta, ni de hacer más semanas de descanso de las debidas.
Aunque esto es justamente lo más complicado de todo: saber encontrar el equilibrio entre una cosa y otra.

 

Aquí tenéis el audio del episodio si queréis escucharlo

 

Anuncios

No hay comentarios todavía... ¡Sé el primero en dejar uno!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: