Por qué comenzar el #CaminoAEsparta


camino-esparta

Es posible que algunos sepáis que me estoy preparando para participar el próximo año en una carrera Spartan, en concreto voy a debutar en Madrid en la categoría Super; una carrera de más de 13 kilómetros y más de 20 obstáculos ¿por qué digo más de? Pues porque no sabes cuántos kilómetros vas a correr, qué recorrido vas a tener que seguir ni cuántos obstáculos vas a tener que superar.

El deporte siempre es algo que me ha gustado, es una afición que me encanta pero que -por desgracia- requiere un tiempo y disciplina para practicarlo que es complicado tener.

Intenté retomar el deporte hará unos 7 años cuando me trasladé a vivir al pueblo, ahí lo hice con la bicicleta y también saliendo a correr.

No conseguí nada, aunque debo decir que tenía un sobrepeso de 40 motivo por el cual yo pensaba que algún kilo me quitaría de manera rápida.

No lo tuve fácil, pronto me di cuenta que debía operarme de la nariz porque no podía respirar; la operación por la seguridad social tardó más de un año en llegar…

Cuando conseguí operarme y ya podía respirar y practicar deporte sin problemas tuve que dejarlo al poco tiempo por el dolor que tenía en los pies, en ese momento me tocó hacerme unas plantillas especiales y, afortunadamente, pronto dejé de tener dolores y pude volver a caminar y correr sin problemas.

Volví a trasladarme a la ciudad, me apunté a boxeo, salía a correr, en bici… Y llegaron las lesiones, numerosas y variadas lesiones que me hacían estar más tiempo en el fisioterapeuta que entrenando.

Busqué ayuda de profesionales, probé con varios entrenadores personales y nutricionistas y descubrí que pocos de ellos me aportaron algo realmente.

De alguno de ellos si aprendí algo, como el valor del entrenamiento de fuerza que me vino francamente bien y unas nociones básicas de alimentaicón.

Por mi parte encontré que cuanto más complicado sea algo o más esfuerzo requiera mejor se me daba, únicamente porque no es tan “simple” como “solo” salir a correr o solo coger la bici y pedalear por así decirlo.

Al centrarme en querer competir en la carrera Spartan tuve muy claro que la alimentación era algo fundamental. Los tipos de pruebas que tiene requieren que cuanto menos peso cargues mejor, es la diferencia entre poder superar un obstáculo o no.

La carrera es: en monte, con subidas, bajadas, barro, agua… Por lo tanto la técnica de carrera debe ser muy buena y no se puede descuidar ese aspecto. Y eso sin olvidar que hay que entrenar: fuerza, debemos levantar nuestro peso, cargar con cargas, arrastrar…

Debemos tener en cuenta muchos factores y debemos entrenar cosas que son contradictorias entre sí, cuando alguien se centra en correr pierde músculo y no puede tener tanta fuerza como alguien que se centre en fuerza. Lo mismo ocurre con la resistencia y -en esta prueba- debemos entrenar: fuerza, resistencia y velocidad para la carrera, muy complicado.

Sin embargo al decidir centrarme en esta prueba es cuando por fin he conseguido unos resultados visibles y he mejorado ostensiblemente.

Al haber aprendido la importancia del entrenamiento en el gimnnasio y haber cogido el hábito de ir, tenía ya unos conocimientos básicos de que entrenamiento me vendría mejor.

Continué buscando un nutricionista y, por fin, he encontrado uno realmente bueno que también me ha ayudado mucho. Las plantillas para los pies fui a Podoactiva y me he hecho unas del tope de gama y creedme que también se nota; aunque haber adelgazado más de 25 Kilos también se nota.

Debo admitir que a mí correr como tal no me gusta. Siempre me ha atraido el correr por el campo por eso al principio prefería ir en bici, porque me permitía llegar hasta sitios en los que sí me gustaba pasear.

Entrenar fuerza como tal no me gusta, pero es algo imprescindible para conseguir los objetivos y he conseguido un equilibrio que sí me motiva por la complejidad de los ejercicios y los grandes beneficios que tienen.

El tener que preocuparme tanto por la: alimentaicón, la fuerza, el equilibrio, fortalecer muchísimo las piernas y tener que hacer ejercicios supletorios de equilibrio y moviendo mi propio peso corporal me ha llevado a una concentracion tal que, por fin, estoy consiguiendo mis objetivos.

Eso sí, también hay algo curioso y es que siempre la gente dice cosas similares a: “que suerte, con tanto ejercicio que haces te sentirás genial” y lo cierto es que yo siempre me encuentro cansado… Esa es la palabra que mejor define mi estado general jeje.

Entreno 5 días por semana a un nivel muy intenso, para mi actual estado por supuesto, y muchas veces noto que necesito descansar más de lo que descanso, pero me encuentro bien y me gusta, por lo tanto continuo.

Como veis no ha sido un camino sencillo y mucho menos rápido. He tardado muchos años, he tenido muchos problemas que -con paciencia- he conseguido superar y, sobre todo, no me he rendido nunca.

La gente se preocupa porque comienza algo y no le gusta, no se le da bien y terminan dejándolo. Yo siempre he pensado que es mejor cambiar, da igual no terminar especializándose en algo, es mejor probar todo pero continuar que obligarse a seguir un camino que no le gusta y no poner todo su empeño y esfuerzo en ello.

 

Aquí tenéis el audio del episodio, por si lo queréis escuchar

No hay comentarios todavía... ¡Sé el primero en dejar uno!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: