La inmediatez es un engaño de internet.


Lleva muchos años hablándose de las grandes ventajas que nos aporta internet. Ahora que tener un smartphone es algo “básico” y las tarifas de datos también están al alcance de prácticamente todo el mundo se ha empezado a poner de moda un nuevo término que, personalmente, me “repatea” bastante.

Si queremos saber una noticia lo primero que hacemos, por lo menos muchos de los que conozco, es entrar en Twitter para ver lo que se comenta por ahí. Es relativamente sencillo que alguien esté comentando algo sobre ese tema, si es muy relevante fácilmente nos encontraremos nuestro timeline a rebosar de RT o menciones a dicha noticia.

inmediatez internet

Sin embargo, gracias a ésta facilidad de acceso a la información y los millones de usuarios conectados constantemente ésta ventaja inicial se ha vuelto en nuestra contra.
No voy a decir que no nos ofrezca inmediatez, sería absurdo, sólo digo que se ha metido tanta “información basura” en éstas redes que conseguir averiguar que es cierto y que falso nos lleva muchísimo más trabajo que esperar a leer un artículo medianamente bien redactado en un periódico.

Aquí tenéis el episodio del podcast:

No ya solo eso, sino que además con las prisas de ser el primero en lugar de publicar noticias muchos medios, incluso los supuestamente serios, se limitan a publicar titulares para poder decir: “nosotros hemos sido los primeros”. Y si se trata de blogs en lugar de periódicos es incluso más flagrante porque entras a leer la noticia y tan solo encuentras el titular y luego, como texto del artículo, la frase “en desarrollo”. Ésto únicamente para conseguir que esa entrada aparezca en los resultados de búsqueda de Google y así ir ganando tráfico, ¡patético!

No siempre ha sido así, recuerdo hace años con el Tsunami de Japón que estuve perfectamente informado leyendo tan sólo lo que iba apareciendo en Twitter.
Había españoles viviendo allí que utilizaban sus cuentas para ir informando de lo que ocurría, se subían vídeos, los medios de comunicación se apoyaban en ellos y se enlazaban artículos o comentarios de gente relevante. Fue increible la cobertura que se consiguió gracias a esa red social.
A día de hoy, sin embargo, se ven continuamente fotos o vídeos de supuestas noticias que resultan ser de hace años y de otra país incluso. Prácticamente nadie se preocupaba en revisar la información, muchos incluso hacen RT sin pulsar ni sobre el enlace y menos aún leerse un párrafo o dos del artículo en cuestión.

Muchas veces veo noticias, fotos o vídeos y lo primero que pienso es: “¿será verdad o un montaje?”, incluso ha habido varios casos de telediarios a los que les han colado una noticia falsa.
Con las prisas por ser los primeros, conseguir un titular impactante que llame la atención de los lectores y conseguir así un “RT fácil” los grandes perjudicados hemos sido los usuarios de las redes sociales y de internet en general.

Cada vez menos gente compra prensa escrita, desconozco cuantos seguirán viendo los telediarios aunque imagino que cada vez serán menos… Todo está derivando al consumo de noticias en internet y ahí, me temo, parece que las reglas todavía no están escritas.
Las normas ahí las marcan las visitas y, parece ser, las impresiones publicitarias. Nadie quiere leerse la noticia completa, simplemnte decir: “has visto que noticia más chula he retuiteado”, a lo cual perfectamente se podría responder: “de qué iba” y la gran mayoría más allá de lo que indique el titular no sabrían que decirnos.

Por supuesto ésto no es sólo aplicable a Twitter, ahí tenemos el gigante Facebook inundado de vídeos con títulos similares a: “Se acercó al perro y se asombró de lo que ocurrió a continuación” o “Nunca imaginarán lo que ese mendigo hizo”.
En ese aspecto hay que darle un pequeño aplauso a Facebook porque comenzó a penalizar ese tipo de publicaciones.

En resumen se podría decir que sí, hemos ganado en inmediatez… Pero inmediatez de basura que entierra la información realmente buena. Esa inmediatez nos permite saber que ha pasado algo en algún lugar, pero el por qué ha ocurrido o que ha ocurrido realmente no lo hemos logrado y me temo que la velociad es la misma que si tuviéramos que esperar a ver el telediario o leerlo en un periódico en papel.
Incluso me atrevería a decir que hace diez años, por lo menos, cuando lo leyésemos o viésemos en un telediario, tendríamos una certeza mayor sobre su veracidad que actualmente.

No hay comentarios todavía... ¡Sé el primero en dejar uno!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: