¿Por qué hacer deporte? Mis vivencias personales


Un buen día decides que vas a cambiar tu modo de vida, concretamente vas a comer mejor y que, además, vas a hacer deporte. Normalmente ésto suele venir para las navidades, tras una intoxicación etílica y haber comido tanto que sientes que vas a explotar.
Los gimnasios viven gracias a ésto, en Enero se multiplican las inscripciones a ellos y, bastante gente, además viene crecida y paga varios meses o incluso un año entero de gimnasio aprovechando alguna oferta que, seguro, hay disponible.

 

Geek deportista

Estas situaciones seguro que os resultan familiares, muy posiblemente la habréis vivido vosotros… Incluso más de una vez.
Yo llevo hacinedo deporte y lesionándome unos 3 años, muy constante siempre eso sí. Hacía deporte, me lesionaba, volvía a hacer deporte,volvía a lesionarme… Pero siempre volvía a hacer deporte eso sí, al igual que a lesionarme.
https://www.spreaker.com/embed/player/standard?episode_id=6016672&autoplay=false
Mucha gente me ha dicho que deje de hacer deporte, que eso no es salud porque siempre estás cansado o tienes dolores… Cosa que no te ocurría cuando no hacías deporte, solo debías tumbarte en el sofá con una cerveza o refresco y algo de picoteo, mano de santo oigan.
Además es más barato, porque los complementos del deportista no son precisamente baratos, ¿para qué vas a hacer deporte entonces?

Lamentablemente no tengo respuesta para ésto, por supuesto que hay muchas respuestas, pero todos las conocéis y si no queréis hacer deporte es porque no os gusta y, contra eso, poco se puede hacer.
Si bien es cierto que a algunas edades es peligroso ponerse a hacer deporte “de la noche a la mañana” sin una preparación previa también es cierto que el estilo de vida sedentario y con mala alimentación termina pasando factura a todos, y creedme que eso si que no se arregla yendo 3 ó 4 veces a un fisioterapeuta.

Yo en particular comencé a hacer deporte porque llegué a un punto en el cual no podía continuar. Pesaba 99 Kilos que ya de por sí suena a mucho, pero suena peor teniendo en cuenta que mido 1´65.
No solo tenía el peso, además una pronación severa con lo cual llegó un momento que no podía ni caminar, tenía unos dolores terribles en la zona de los gemelos y, literalmente, siempre estaba cansado.
Con éste panorama no es dificil llegar a la conclusión, más aún teniendo en cuenta que tendría 34 años, que no podía continuar así, pero tampoco podía comenzar a hacer deporte por el dolor de las piernas.

Comencé a googlear y encontré un podólogo deportivo en mi ciudad, solicité una cita y a las pocas semanas ya tenía unas plantillas deportivas correctivas para mi problema de pronación. A los pocos días ya no me dolían las piernas y comencé a hacer deporte.

Y aquí sigo, 3 años después, bastante dinero invertido en: plantillas, nutriconistas, entrenadores, zapatillas, ropa deportiva, suplementos… Y si bien es cierto que sigo estando siempre cansado, eventualmente tengo molestias y no estoy delgado, la pregunta rápida sería: ¿Y a merecido la pena?

La respuesta no puede ser más rápida, por supueseto que sí. Actualmente peso 80 Kilos, tras tres años son “solo” 19 Kilos, pero he aprendido muchísimo en el proceso y, además, mi fuerza de voluntad y perseverancia se han incrementado hasta límites insospechados.
Además aunque “solo” he perdido 19 Kilos he perdido muchísimo volumen, por alguna extra razón en los últimos meses estoy bajando volumen, casi 4 tallas de pantalón, pero he dejado de bajar peso… Es raro, muy raro, pero mientras siga bajando volumen me da igual.

Entiendo a la gente que comienza a hacer deporte y, a los pocos días, semanas o meses se cansa y lo deja. Hacer deporte no es fácil, no es como decir un buen día: “venga, todos los días a las cuatro me bajaré al bar a echar unas partidas al guiñonte”. Ojalá fuera tan fácil, pero ¿hay algo que sea realmente bueno para nosotros y sea sencillo? Yo no conozco nada la verdad ¿y vosotros?

Hacer deporte es un coñazo, es cansado, nos duele todo el cuerpo, nos podemos lesionar… y lo haréis creedme. Además es mejor ir al gimnasio y, la gran mayoría de monitores, no tiene ninguna gana de enseñarnos de verdad… y eso si saben hacerlo que es otro tema.
Tampoco es barato, eso de: “sólo necesitas unas zapatillas viejas que tengas por casa y poco más”, es sólo verdad en contadas ocasiones, o solo para comenzar.

Tengo amigos que me dicen: “jo, pero tu ahora con el deporte que haces te sentirás genial”. Pues ya lo siento, pero no, para nada.
Cuando salgo del gimnasio, tras un entrenamiento de dos horas no tengo fuerzas casi ni para llegar a casa. Al día siguiente me encuentro a medio gas… Y al siguiente toca volver a entrenar.
Me duele la espalda, me molesta el cuello, tengo las pienras cargadas… ¿ésto es salud? Pues sí, eso es salud.
Cuando un día tengo que pegarme un sprin para alcanzar a mi hija corriendo porque ha visto algo o a alguien y echa a correr sin previo aviso la alcanzo enseguida y, además, no siento que se me sale el corazón por la boca.
Cuando me animo a subir los seis piso para llegar a casa en lugar de coger el ascensor me cuesta poco hacerlo y no necesito quedarme 2 minutos recuperando el aliento antes de abrir la puerta porque no tengo fuerzas ni para decir hola.
Si tengo que coger una caja o paquete que pese ahora descubro que ya no me pesan, o que pesan muy poco y no tengo que esforzarme para hacerlo.

Hay que ser realistas, con ciertas edades hacer deporte cuesta más, con sobrepeso cuesta más y, además, hay mucha grasa que quitar y nuestros músculos ya no están acostumbrados a que les exijamos esfuerzo ¿para qué si te has pegado más de una decada sentado sin hacer nada? Acostumbrarse a lo “cómodo” es fácil.
Pero si eres constante se van notando los cambios, desde luego que se notan, pero como cada día se mejora un poco no somos conscientes de ello.
Llevo tres años y, seguramente, aún me quedará un año o dos más hasta que no esté siempre cansado y pueda decir que me siento “realmente bien”, pero comparado con como me encontraba hace 3 años ahora mismo me siento genial, y dentro de 3 años espero encontrarme mucho mejor.

Lo único que podéis tener claro es que, si no comenzáis, nunca os encontraréis genial… Y cuando os encontréis realmente mal, por desgracia ya será tarde para comenzar a cambiar vuestra vida.

Anuncios

No hay comentarios todavía... ¡Sé el primero en dejar uno!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: