Los niños siguen siendo niños, la tecnología no excluye a los padres.


Estamos en una época en que resulta muy ¿cómodo? ser padre,  Si queremos ver algo en la tele, estar tranquilos un rato o, simplemente, que el niño no haga mucho ruido y nos deje tranquilos basta con darle un smartphone o tableta y problema resuelto.  Desde luego en un momento puntual es un gran aliado y hay que tenerlo en cuenta, sin embargo veo más a menudo a padres que lo utilizan como algo cotidiano que en un momento puntual.

Es muy fácil decir que tienen juegos educativos, que está muy bien para que el niño aprenda a leer, escribir, dibujar o cualquier materia que se nos pueda ocurrir, es cierto.  También es cierto que los niños tienen que saber manejar adecuadamente esos dispositivos, es una herramienta muy útil y no digo, ni mucho menos, que no deban tener acceso a ellos.
ipad-niños
Nosotros con nuestra mejor intención podemos comprar una tableta para nuestros hijos e instalar numerosos libros interactivos para incentivarla a leer, o buscar juegos que le ayuden a sumar y restar de forma divertida, libros educativos o lo que necesitemos para él en cada momento.  Pero tarde o temprano los niños descubren otras opciones del dispositivo y terminan buscando cualquier cosa en Internet o viendo vídeos continuamente en Youtube y, tras cada vídeo que ven el siguiente siempre suele ser peor para ellos.
Aquí hay un único culpable, que no son los niños porque, a fin de cuentas, son niños.  Tampoco es el dispositivo ni la tecnología puesto que tan sólo es una herramienta que, además, es muy útil y necesaria.  Por lo tanto, queridos padres, el único culpable que queda somos nosotros y digo nosotros porque yo soy el primero, por eso estoy escribiendo este artículo.
Desde muy pequeña mi hija tuvo un iPad de primera generación, en cuanto llegó a casa envió al olvido al DVD portátil que compramos, no mucho antes, para los viajes en coche.  Lo sustituyó tanto por calidad de pantalla, autonomía, posibilidades, comodidad y almacenamiento para series y películas… desde luego no había color entre uno y otro, tampoco en el precio.
Desde entonces mi hija fue adueñándose poco a poco de él hasta el punto de que es suyo en exclusiva, incluso se lo cambié por el iPad Mini cuando ya quedó obsoleto el original.  He comprado muchísimas App en el iPad para mi hija: cuentos interactivos, audio libros, juegos de matemáticas desde las mas básicas y cada año un poco más avanzadas, de caligrafía, stylus para niños, para aprender a dibujar…. Todo aquello que veía podía serle útil y de una buena calidad lo compraba directamente.
ipad
Por supuesto entre tanta cosa educativa también descargué juegos para que en vacaciones, viajes o si se portaba bien tuviera algo que simplemente fuera diversión para ella, incluidos bastantes de los famosos juegos de la saga:”Toca Boca”, que tan famosos son y a mí me parecen malísimos todo sea dicho de paso.
Por éste motivo aunque le daba el iPad para leer un libro o hacer juegos de matemáticas, lógicamente, en cuanto yo me descuidaba 2 minutos y ella se aburría se ponía a jugar a otra cosa.
Al final terminé borrándole todos los juegos que no me gustaban, así jugase al que jugase era en algún modo educativo y de algo le serviría, ¿qué conseguí con eso?  Fácil, que descubriera lo que era Youtube y perdiese ahí el tiempo.
Cansado de ello comencé a activar las restricciones, nada de compras dentro de App que la tenía desde el primer día, ni instalar App nuevas, Youtube…. y ahí es cuando mi hija me demostró sus innatas dotes de hacker.
No preguntéis como, pero de alguna extraña forma descubrió que podía descargar las App que habían sido compradas anteriormente y se instalaban sin ningún tipo de restricción, de ésta forma cada día me encontraba nuevos juegos instalados.
Lo segundo me sorprendió más, como ya no tenía la App de Youtube no tardó ni un minuto en encontrar una solución, activó Siri y le pidió que le buscara el vídeo que quería ver, de ésta forma se saltaba la restricción de la App y veía el vídeo de la web.
Con éstos pequeños ejemplos solo os quiero decir que los niños tienen mucho más tiempo que nosotros para pensar en soluciones a sus problemas, que al final siempre hay un resquicio que nosotros no hemos pensado y que la tecnología es para momentos puntuales, porque también se aburren de aprender aunque sea con un juego divertido.
Al final, lo que he hecho ha sido quitarle el iPad a mi hija y sólo se lo daré los domingos cuando haya terminado todos los deberes que tenga.
Esta decisión no la he tomado solo porque no me guste que pierda tanto tiempo viendo chorradas, sino porque tengo la impresión de que los niños son “menos niños”, pese a tener cientos de muñecos y juguetes nunca quiere jugar con ellos, sólo le interesa coger el iPad y ver vídeos tontos o jugar a juegos en los que, realmente, no hacen nada.
Desde que le quité el iPad a mi hija vuelve a sacar sus muñecas, a organizar y poner nombre a sus peluches, a fin de cuentas vuelve a ser una niña.  No debemos olvidar que pese a ser una solución muy cómoda no es bueno que entretengamos a nuestros hijos con juegos que les dan todo hecho y sólo deben apretar un botón.
Anuncios

7 comentarios to “Los niños siguen siendo niños, la tecnología no excluye a los padres.”

  1. Creo que todo pasa por la medida y la mesura y lo explicas muy bien. Yo tengo tres hijas (10, 8 y 5 años) y coincido en que no debemos usar la tecnología como “guardería” pero tampoco soy partidario de eliminarla del todo (como ahora algunos también pretenden). Es una realidad que está ahí, la mayor por ejemplo usa mucho el ordenador para hacer resúmenes del cole, escribe de vez en cuando en el blog conmigo y creo que lo que hay que hacer es acompañarles en el uso de la tecnología, simplemente eso.

  2. Me encanta esta opinión que tienes, actualmente mi hijo es muy pequeño para depender de la tecnología(2 años y medio), salvo momentos de viaje que ayuda para que este tranquilo ver un capitulo o 2 de la casa de Mickey Mouse, no tiene esa exigencia, por ahora soy feliz viéndolo jugar con sus carritos o correr tras el, nada mas correr por correr, así que, este articulo me ayuda confirmar a que no soy el único que piensa así. Gracias y sigue así.

  3. Creo que lo que comentas (sobre el caso de tu niña en concreto) es una evolución natural, personalmente creo que desde siempre le habeis dejado engancharse de esa manera y es normal que haya llegado un momento en el que decir hasta aquí hemos llegado.

    En mi casa por ejemplo tenemos a los niños acostumbrados a que las tareas se hacen después de comer y si no están hechas no hay parque ni jugar a nada, mucho menos con una tablet o un ordenador, de hecho hoy le he montado un escritorio al niño en su habitación en la casa “nueva” y cuando ha llegado del colegio le tenía la habitación hecha un cristo porque además me faltaba por terminar un armario y lo primero que ha dicho es que a ver donde iba a hacer las tareas si después de comer tenía que terminarle el armario. A veces, como hoy y siendo la excepción, dejamos que hagan las tareas el sábado, pero son casos muy puntuales, primero el deber y una vez terminado y sin tareas pendientes les queda todo el finde por delante para disfrutar.

    En cuanto a la tecnología ellos solo tienen una consola cada uno (una PSP) para jugar de cuando en cuando un rato y el ordenador solo lo usan los sábados por la mañana de forma habitual (en vacaciones un par de días a la semana, poco más), así que la mayoría del tiempo juegan con sus juguetes o sus amigos en la calle, ya tendrán tiempo para cacharrear más adelante y por supuesto ninguno de los dos tiene teléfono propio, que eso se ve mucho por ahí también.

    Lo cual no quita que la tecnología sea buena para ellos, en su justa medida, ya que por ejemplo nos gustaría poder comprarles a cada uno algo tipo netbook pero pensando más en un uso académico en el día a día.

    Como bien dices los niños son niños y lo bueno que tienen es que se acostumbran a casi todo, yo estoy bastante contento con los mios porque no tienen esa dependencia de cacharros electrónicos y lo que quieren principalmente es salir a la calle a jugar con sus amigos.

    • Desde luego la culpa es de los padres, como he dejado bien claro desde el principio.

      Lo más curioso es que como comenté le quite el iPad a mi hija y le dije que se lo devolvería solo los domingos… Este fin de semana no se lo he dado y ella ni se acordó de pedírlo.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Bitacoras.com - 22/09/2014

    Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: Estamos en una época en que resulta muy ¿cómodo? ser padre,  Si queremos ver algo en la tele, estar tranquilos un rato o, simplemente, que el niño no haga mucho ruido y nos deje tranquilos basta con darle un smartphone o…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: