Las pantallas, la gran diferencia entre los móviles.


A la hora de elegir un terminal hay muchas cosas en las que podemos fijarnos, sin embargo, la mayoría de la gente que conozco tan sólo mira una: “van a la tienda y el que sea más bonito dentro del presupuesto que tienen”.
Por el contrario a los que nos gusta comprar terminales de gama alta, hay muchos “pequeños” detalles en los que fijarnos.  La pantalla si no es el primero es, sin ninguna duda, el segundo punto en el que nos detenemos a analizar en profundidad antes de decantarnos por un modelo u otro.
En cuanto a calidad de pantalla actualmente hay muchos blogs afirmando que la mejor pantalla actual es la del nuevo smartphone de Samsung: el Galaxy S5, lo cual ya es como mínimo, un indicativo de la gran calidad que tiene éste terminal en ese aspecto.

 

samsung_galaxy_s5_analisis_en_xataka
La pantalla es muy importante, no solo por el tamaño que tenga como puede pensar mucha gente.  Un gran tamaño de pantalla, por sí solo, no significa nada a excepción de que es grande.
Gracias a las pantallas también se ha comenzado a hablar de las resoluciones de pantalla, algo que ya si es importante y muchos conocen.  Pero uno de los principales puntos clave es: la unión del tamaño de pantalla y de la resolución de la misma, porque eso es lo que nos da la densidad de píxeles y ese dato ya si es importante y debemos tenerlo en cuenta.
Es por la densidad de píxeles donde más “nitidez” por así decirlo vamos a conseguir en las imágenes y que cuanto más peguemos la nariz a la pantalla no nos moleste a la vista y podamos distinguir lo que vemos.  Esto es fácilmente comprobable cogiendo un televisor antiguo, vamos a ver más definidas las cosas cuanto más alejados estemos de las pantallas, cuanto más nos peguemos al monitor más borroso veremos todo.

El segundo punto que, para mí, es importante es: el brillo de una pantalla, una característica que mucha gente no es consciente de lo que significa realmente.  La prueba de fuego de una pantalla es estar en la calle con un buen sol de verano e intentar leer lo que pone en la pantalla.
Es un gesto común a día de hoy ver a alguien que saca su teléfono en la calle y comienza a doblarse sobre él, como los vampiros de las películas antiguas al recibir un rayo de sol, para intentar hacer sombra sobre la pantalla y poder ver algo.
En eso es donde es importante el brillo y lo bien que actúe de manera automática ante los cambios lumínicos para ajustarse a las necesidades de cada ambiente.  Si estamos de noche con un brillo mínimo podemos ver bien la pantalla, eso es fácil y cualquier móvil por mala que sea su pantalla puede leerse sin problemas.  Sin embargo a plena luz del día la pantalla tiene que tener mucha cantidad de brillo y eso muy pocas pantallas lo tienen y menos aún que cambien de forma automática.

La fiabilidad del color es otro tema delicado, aunque muy poca gente suele darse cuenta de éste punto.  Normalmente las pantallas y los propios SO o App saturan los colores para que se vean más llamativos y de paso camuflan lo malas que suelen ser las cámaras de fotos.  Es muy común que una persona haga una foto con su móvil y te diga: “mira que pedazo fotos hace mi móvil”; ahí yo suelo responder: “vamos a verla desde el monitor del ordenador o pasarla a papel a ver qué opinas”.
Los que más notamos éste punto creo que somos los aficionados a la fotografía, que nos fijamos mucho en la iluminación de las cosas y los colores que realmente tienen, pero como digo muy poca gente suele ser consciente de éste punto.

El último punto es otro gran desconocido: la eficiencia energética de las pantallas.  Si miramos el consumo de batería de nuestro terminal veremos que entre los tres primeros puestos siempre vamos a encontrar a nuestra amiga la pantalla.  Es lógico que la pantalla consuma mucha batería: está encendida, son grandes y muestran gran cantidad de pixeles en movimiento, por eso que sea muy eficiente energéticamente es importante para que la batería, en general, dure más.
Incluso en muchos sitios ya se comienza a hablar de lo bueno que es un teléfono porque con la batería original del teléfono: “aguanta 5 horas de pantalla activa”,  para que veáis la importancia que tiene éste tema en círculos más “frikis” por así decirlo.

Como ya he comentado al principio muchos blogs afirman que, en estos puntos, el Galaxy S5 es el que incluye la mejor pantalla actual.  Otras marcas también reconocidas por la calidad de sus pantallas es Nokia y Apple.
Pero claro, aunque es muy importante un teléfono no es sólo su pantalla 🙂

No hay comentarios todavía... ¡Sé el primero en dejar uno!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: