No existe la privacidad, y en internet menos.


El tema de la privacidad en internet, el derecho al anonimato y demás zarandajas es recurrente, imagino que es un tema fácil para que los blogs consigan muchas visitas y los periódicos llenen alguna página de vez en cuando de una forma sencilla.

 

En este aspecto hay que saber diferenciar entre lo legal y reconocido por los gobiernos y lo que luego realmente hagan.  Si se supone que realmente nos preocupan estos temas, lo primero que tenemos que hacer es ser realistas.  Por supuesto, no debemos permitir bajo ningún concepto una ley que les de carta blanca a los gobiernos a hacer lo que les de la gana, no voy a liarme aquí a poner siglas raras de intentos de leyes que todos conocemos porque me da pereza.

Los gobiernos siempre van a intentar aprobar leyes para poder hacer y deshacer lo que les de la gana, son leyes muy exageradas que nunca se aprueban.  Pero con la “excusa” de que esa ley tan bestia no ha sido aprobada sacan otra similar mas “normal” que les va acercando poco a poco a lo que ellos quieren.

privacidad-Internet1

Eso es por el aspecto legal y en el que nosotros siempre  vamos a quejarnos y oponernos.  Otra cosa muy distinta es que los gobiernos no puedan hacer y hagan lo que les de la gana, cuando les de la gana y a quien les de la gana.

No podemos escandalizarnos y gritar “no hay derecho a que lean mis correos eléctricos” o similares.  En primer lugar debe primar nuestro sentido común, no escribas en un simple correo electrónico algo que no te importe que cualquiera lea.  Lo mismo ocurre con las conversaciones a través de sistemas de mensajería o cualquier otro medio.

 

Un buen ejemplo es el correo postal, dependiendo de la edad que tengáis claro.  Nosotros podíamos escribir una postal a un amigo.  La postal la podía leer cualquier persona por la que pasase por sus manos, los que trabajaban en la oficina de correos, el cartero… Éramos conscientes de ello y solo escribíamos tonterías en ellas.  Esto es exactamente igual  que enviar un correo normal o utilizar cualquier sistema de mensajería.

Luego podíamos escribir una carta metida en un sobre, no eran difíciles de abrir esos sobres, pero ya requería algo más de tiempo y realmente tenía que estar interesado alguien en abrirlo, aún así no era complicado y se podía hacer.  Esto equivaldría a cifrar de una forma sencilla nuestras conversaciones para evitar miradas curiosas, ¿es medianamente importante lo que voy a decir como para no querer que alguien lo lea?  Entonces lo protejo.

Por último, podíamos escribir esa carta metida en un sobre y darle una vuelva de celo adicional a la parte que cerraba ese sobre.  Ahí ya es imposible que alguien pueda abrirla para ver lo que hay dentro sin que se note.  Podemos utilizar un sistema de cifrado muy potente para estar seguros de que nadie, salvo su destinatario, va a leer lo que pongo en él.

 

Está muy bien luchar porque no se aprueben leyes abusivas, pero no debemos ser tan cándidos como para no saber que luego, él que quiera hará lo que le de la gana, no solo los gobiernos sino las grandes empresas, mafias o quien sea.  Los primeros que debemos preocuparnos de que puedan leer o saber algún dato acerca de nosotros debemos ser nosotros mismos y preocuparnos en proteger aquello que creamos que debe ser protegido.

No hay comentarios todavía... ¡Sé el primero en dejar uno!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: