Anuncios

Fanboycito conoce a Fandroicín


Érase una vez que se era, en un mundo binario, un niño llamado “Fanboycito”. Vivía en una casa de aluminio puro con sus queridos papás “Fanboy” y“Lamparita” y su hermano mayor “Maquerito”. Tenían una vida apacible en un lujoso barrio, pero Fanboycito notaba que le faltaba algo, se divertía mucho jugando con su perrito “Shuflicín” y aprendiendo cosas nuevas con su hermano, pero quería conocer a oros niños, así que un buen día, se dirigió a sus padres y les dijo:

Fanboycito-Papá, mamá… Quiero ir al colegio -Dijo tranquilo pensando que era una petición lógica, pobre Fanboycito no esperaba la reacción de sus papás.

Lamparita se desmayó y el Sr. Fanboy pudo sujetarla justo a tiempo para que no cayese al suelo.

-Pero hijo -Dijo el Sr. Fanboy- ¿Acaso no eres feliz? ¿No tienes todo lo que necesitas aquí? ¿Por qué le das este disgusto a tus padres?

-Papá claro que soy feliz, pero quiero conocer a otros niños de mi edad y jugar con ellos, ¿qué tiene de malo, papá? -Preguntó tembloroso Fanboycito al ver a sus padres con miedo.

-Nada hijo, tu interés no tiene nada de malo -Respondió Fanboy- Ve a jugar y hablaré con tu madre.

Fanboycito salió al jardín de manzanos de su casa y llamó a Shuflicín para jugar con él hasta que lo llamasen sus padres. Mientras jugaba vio a su hermano Maquerito acercarse a él y se alegró, tal vez él pudiese explicarle que le ocurría a sus padres.

-Hola Fanboycito -Dijo Maquerito sentándose junto a él, comenzó a rascarle la pinza a Shuflicín. Mamá me ha dicho que venga a hablar contigo.

-Yo solo he dicho que quiero ir al colegio, eso no es malo, ¿verdad? Ya tengo edad suficiente y quiero aprender más cosas y conocer a otros niños y…

-Lo sé, lo sé hermanito, te entiendo. -Dijo Maquerito- Pero papá y mamá tienen miedo de lo que puedas encontrar fuera de la seguridad de nuestro entorno, y yo también si te soy sincero

-Pero hermano, todos habéis ido al colegio, incluso habéis viajado por otros países. Tú fuiste al lejano mundo de las ventanas, mamá recorrió todo el mundo como modelo. ¡Incluso tiene una escultura en el Museo de Arte Moderno de Nueva York! ¿Y yo no puedo ir al colegio?

-Lo sé y tienes razón… por eso papá y mamá si que te dejan que vayas al colegio. Pero quieren que tengas cuidado. – Nunca hemos sido muy populares, pero ahora lo estamos Fandroicínsiendo y por eso es más peligroso todo, tú aún eres joven y nunca has tenido que salir al exterior, pero ahora vas a hacerlo y tendrás que ir solo.

Maquerito abrazó a su hermano, lanzó una manzana a Shuflicín y se marcho hacia casa. Fanboycito estaba contento, todo estaba solucionado por fin iría al colegio y conocería a niños nuevos con los que jugar, sin embargo sus padres no parecían entenderlo. Le sonreían y le daban ánimos, pero sus sonrisas no sonaban como cuando las acciones de la compañía subían en bolsa.

Se fue a su cuarto y comenzó a preparar su mochila, solo cogería las cosas imprescindibles que fuese a necesitar, tras reducir la lista todo lo que pudo para no llevar cosas innecesarias solo cogió dos cosas: la pulsera iPhone y la Visa Platino.

A la mañana siguiente desayunaron en familia, Lamparita no paraba de abrazarlo y darle besos, Fanboy le daba fuertes palmadas en la espalda y lo miraba con ojos brillantes de orgullo y una expresión de preocupación y Maquerito estaba a una prudente distancia sin saber que decir. El más contento era Shuflicín, porque como parece que ninguno tenía muchas ganas de desayunar se hartó de comer manzanas asadas.

El Sr. Safari pasó a recogerlo en el coche familiar, era la primera vez que iba a salir del “Bucle infinito”, la zona residencial en la que vivían, para entrar en el “Valle de Silicio”. Todo era nuevo para Fanboycito y a pesar de haber visto todo en la televisión y su Mac nunca lo había visto directamente.

El coche se detuvo frente al colegio, el Sr. Safari le dijo que le estaría esperando cuando terminasen las clases, le deseó suerte y se marchó con el coche. Fanboycito se dirigió contento hacia la entrada del colegio, pero algo le golpeó en la espalda y cayó al suelo, extrañado se giró sin levantarse del suelo para ver lo que ocurría y había un grupo de niños con malas pintas mirándolos, el que estaba al frente se acercó a él y le dijo.

-Yo soy Fandroicito y éstos son mis amigos Fandroids y vamos a enseñarte porque éste sitio no es para tí, niño pijo.

Fanboycito y Fandroicín

Anuncios

2 comentarios para “Fanboycito conoce a Fandroicín”

  1. Te excitas mientras imaginabas esta historia??

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: