Anuncios

Comienzo una novela: Renacer


Por fin, me animo a comenzar una tarea que tengo pendiente desde hace – creo- unos diez años, escribir una novela que me ronda por la cabeza.

Antes de empezar, decir que esta novela no tiene nada que ver con la tecnología je,je. Aunque continuaré publicando los “relatos geek” porque me divierto mucho escribiéndolos y la verdad es que tienen mucho éxito.

La intención que tengo es publicar un capítulo al mes como mínimo, al comienzo me costará arrancar pero espero coger pronto el ritmo y no fallar. En esta tarea tengo la suerte de contar con una amiga que me ayudará haciendo unas ilustraciones para acompañar cada parte que publique. Debo añadir que vaya pedazo de ilustraciones que me está haciendo Rosa, a la que podéis seguir en su cuenta de Flickr ,y donde podréis ver las ilustraciones que acompañan al texto en su tamaño completo. Aprovecho para pediros que dejéis comentarios animándola, a ver si entre todos conseguimos que empiece a escribir artículos sobre diseño e ilustración, que a mí siempre me dice que sí pero luego le da corte je,je.

Nada mas tengo que decir, de momento. Iré escribiendo artículos de los problemas que me vaya encontrando a la hora de escribir la novela, las ideas que vaya teniendo y, por supuesto, cada mes un nuevo capítulo.

Y la novela comienza, así…

Prólogo de Renacer

Miedo, incertidumbre… se van juntando hasta convertirse en terror en estado puro, y es el manjar mas exquisito que puedo encontrar. Camina despacio, encogiéndose sobre sí misma, mientras avanza sin saber hacia donde.
Sus infantiles pies se arrastran inseguros porque nadie les dice hacia donde deben dirigirse. No entiende como ha podido aparecer en este paraje desolado. Estaba en su precioso cuarto jugando con su nueva casita de muñecas y de pronto está en un bosque muerto caminando sobre un mullido suelo de hojas putrefactas.

Comienza a ser consciente de su situación y las lágrimas no tardan en surcar su carita de ángel. Gracias a eso noto nuevas energías, comienzo a despertarme.
Esperanza… una tenue luz comienza a arder en su corazón. Ve una casa al final de un camino que no había visto hasta ahora. Es una lástima no tener labios, ahora aparecería una sonrisa en ellos, estos pequeños momentos son los único que me divierten.
Comienza a correr, deja de llorar y una sonrisa de esperanza se dibuja en sus finos labios; -perfecto- el terror serán aún mayor y saciará mi hambre.
Está cerca, ve la casa mas detenidamente y sus piernas pierden vigor. El aire comienza a soplar con mas fuerza levantando hojas del suelo que le rozan produciéndole una terrible sensación de asco.

Una casa abandonada desde hace años. Faltan tejas, las paredes están sucias por la humedad y el jardín parece una pequeña selva…. ¿Por qué ninguna se pregunta como ha aparecido una casa de varias plantas en medio de la nada?
Avanza temblorosa y choca contra una verja oxidada, se extraña de no haberla visto antes pero continua. Su mano se posa temblorosa y empuja para intentar pasar, pero no logra moverla. Apoya las dos manos, ahora con decisión, y lo empuja con todas sus fuerzas consiguiendo abrirla de golpe, su suave piel sufre un rasguño y, gracias a ello, paladeo el sabor metálico de su sangre; mientras entrañables recuerdos vuelven a mí.
Entra ansiosa en el jardín acelerando el paso para llegar a lo que cree su salvación. El aire aumenta de improviso, un vendaval está a punto de tirarla al suelo. En la casa: las contraventanas comienzan a batirse, la veleta gira produciendo un chirrido que le taladra el cerebro. Se queda paralizada unos instantes, es un hervidero de dudas y temores… Y eso me encanta, es la mejor parte de la cacería sin lugar a dudas.
Comienza a avanzar hacia la puerta principal, ignora las hierbas que parecen querer detenerla y continúa hacia la puerta. Por fin llega al portal, noto como vuelve a brotar la esperanza en ella. Me encanta esta chica, parece que no aprende y eso hace el juego más emocionante.

Tiene un nuevo cambio: impotencia y miedo se convierten en rabia, en lugar de temor. -Adoro a esta niña-. Los cristales de las ventanas estallan y una mortífera lluvia se precipita sobre ella, la ignora y se abalanza sobre la puerta sufriendo tan solo ligeros cortes… -esto me recuerda una libación-, su sangre me rejuvenece.
La alegría sube a su punto álgido al cerrar la puerta tras de sí, nuevos ríos de lágrimas surcan sus mejillas; aunque en esta ocasión es por la emoción de sentirse a salvo. Gente, una familia, teléfono, comida… todas esas ideas cruzan su mente a velocidad de vértigo y ya se imagina en casa abrazando a sus queridos padres; aunque en el fondo no siente gran cosa por ellos. Casi me da pena sacarla de su error.
Tras la euforia inicial es consciente de su entorno irreal. Una mesa preparada para la cena en un amplio salón con la chimenea encendida, una enorme librería atestada de viejos volúmenes, una enorme lámpara repleta de velas encendidas que no consiguen alumbrar toda la estancia… Su corazón se acelera, como el de una gacela cuando descubre a un león oculto. Sabía que elegía bien: “esta niña promete”.

Recorre despacio la estancia. Lo primero que hace es dirigirse a la chimenea para coger el atizador y esgrimirlo como si se tratase de una cachiporra; es una pena la influencia de las películas baratas en estos niños. Tras dar varias vueltas por el comedor se decide a subir por las escaleras a la planta superior, sube unos pocos peldaños y se detiene a escuchar. No tiene muy claro que le atemoriza más,si percibir algún ruido o no escuchar ninguno.

Continúa el ascenso lentamente, atreviéndose incluso a decir un tímido: ¿hola? No obtiene respuesta, y aumenta su ansiedad a la par que mi energía.
-¿Hola? -Pregunta una voz infantil desde lo alto de la escalera.
-¡Hola! -Exclama ella como respuesta, con el corazón a punto de salírsele del pecho por la alegría. -Me llamo Adela y estoy perdida, ¿puedes ayudarme, por favor?
-Me llamo Adela y estoy perdida, ¿puedes ayudarme, por favor? -Responde la voz que comienza a tomar forma materializándose de la nada a pocos metros de la, ahora sí, horrorizada niña.

Es idéntica a mí, piensa mi pequeña presa. Sus vestidos, rasgos e incluso movimientos… son como dos gotas de agua. Lentamente continúa materializándose mientras disminuye la intensidad de las velas y aumenta el frío de la estancia. El terror la paraliza, noto como chorrea sudor frío y se le corta la respiración; su peor pesadilla está mirándola con ojos inexpresivos. Que niña mas original, no he conocido a nadie mas cuyo mayor temor sea: ¿un gemelo?

Ve como avanza hacia ella, flotando. Algo similar a una descarga eléctrica la atraviesa y comienza a correr. No sabe ni le importa hacia donde va, tan solo piensa en alejarse de esa espectral aparición. Incluso se ha olvidado del atizador de la chimenea, algo en su interior le dice que no servirá de nada golpearle con él…

Arremete con todas sus fuerzas contra la primera puerta que ve, ni tan siquiera intenta abrirla, directamente la golpea con su hombro lanzada a la carrera. Mira fugazmente en su derredor e imagina que está en una cocina antigua: cazuelas dispersas sobre una amplia encimera, diversos utensilios colgados de ganchos en la pared… y una pequeña puerta al fondo, no disminuye su carrera y se lanza contra ella. Sale a un jardín que en otro tiempo debió ser hermoso: árboles frutales, macizos de rosas , un estanque con una pequeña cascada y una enorme piscina. Este sin duda era el jardín que cualquier niña querría para jugar… pero no éste. El tiempo y la ausencia de cuidados lo habían convertido en una broma de sí mismo: los árboles estaban secos rodeados de sus putrefactos frutos, el estanque y la piscina cubiertas de limo y marchitos pétalos de las rosas, junto con una cargada atmósfera.
-¿Te gusta tu hogar? -le susurró una gélida voz al oído.
Se había olvidado completamente de la niña fantasmal. Comenzó a correr sin volver la vista, sabiendo a ciencia cierta que no tenía donde huir. Las lágrimas le nublaron la visión, aunque ya no le importa. Su corazón y espíritu están vacíos, ya no hay nada: miedo, esperanza, terror, rabia… todo ha desaparecido y lo único que queda es resignación. -Ya es mía-.

Resbala y cae a la piscina, un frío que quema le atenaza, no puede moverse y no siente nada. Sus ojos empiezan a pesarle y una extraña sensación de paz se apodera de ella. Todo ha desaparecido: piscina, jardín incluso la casa y su extraña gemela. “Ha debido ser un sueño”.
Ese es su último pensamiento y está bien. No sufras más mi niña, nunca nadie podrá hacerte daño. Ahora eres parte de mí, y yo soy inmortal.

Anuncios

3 comentarios para “Comienzo una novela: Renacer”

  1. Muy flojo, este género está lleno de monstruos (literarios) y se agradece tu esfuerzo y ganas pero un consejo, guárdalo mejor en un rincón y cuando tengas varios capítulos escritos léelos y mira a ver si tienen la fuerza suficiente. Lo de ilustrarlo lo veo un poco infantil, de hacer algún relato a escribir un libro hay un abismo y en mi caso, escribo temas inconexos que luego se encuentran (y con toda mi vehemencia no pasan de líneas que ni mi familia lee). Saludos cordiales (me da lástima no ver ni un mísero comentario,cuando el silencio impera,lleva muchas palabras consigo)

    • Gracias por el comentario Ángel y por el consejo, aunque voy a ignorarlo 😉

      Si lo voy publicando es porque si lo guardo y no lo enseño no me pongo a escribir, de esta forma me obligo a continuar escribiendo y enseñándolo. La ilustración es mas por acompañar al texto porque en un blog, si ves muchas letras seguidas, suele dar bastante pereza leer el texto entero, cosa que obviamente no ocurre en una novela. Y de paso, las ilustraciones están muy bien hechas.
      Los comentarios al ser éste el blog de un podcast se mueven mas por Twitter, la gente se suscribe al feed y no entran nunca al blog… una pena la verdad, pero es lo que traen las redes sociales, espero que cambie ahora que voy a centrarme mas en el blog que en el audio.
      Un saludo.

  2. Yo creo que una novela es como un café, no basta con olerlo para hacer una valoración, se necesita sorber, paladear y experimentar como responde el cuerpo al asimilarlo.

    Este fragmento aporta un aroma cargado de promesas. Con el tiempo, porque escribir es algo que requiere del tiempo y sobre todo del momento (tener tiempo cuando no es el momento adecuado y la musa o las ganas no acompañan es inútil) veremos si esas promesas se cumplen o no. De momento, Olé! por la iniciativa.

    Yo escribí una novela un tanto polémica al menos para mi entorno de amigos y familiares, único público al que en su día alcanzó. Algún dia reuniré fuerzas para bajar del trastero mi antiquísimo Amstrad PCW9512 y portar mi novela a un soporte actual, pero eso será algún día.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: